APP para móviles de IGN con la Federación Española de Amigos del Camino de Santiago

En estos tiempos tecnológicos existen muchas aplicaciones (app) dedicadas a los diferentes caminos de Santiago que, poco a poco, iremos presentando en este apartado de «Guías gratis». Hoy, nos referimos a una de las más antiguas, desarrollada por el Instituto Geográfico Nacional/Centro Nacional de Información Geográfica (IGN) en colaboración con la Federación de Amigos de Camino de Santiago, que han desplegado una pauta para caminar por los Caminos de la Estrellas, que se puede llevar en el teléfono móvil, la cual se denomina Camino de Santiago

IGN. La app es gratuita (para iOs y Android) y los mapas e itinerarios se pueden descargar para trabajar sin conexión (offline). El manejo es sencillo y facilita caminar por las etapas de los caminos jacobeos utilizando como fondo la cartografía  y los servicios web del Instituto Geográfico Nacional, añadiendo, lógicamente, toda los detalles proporcionados por la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.

En la primera ventana puede verse un mapa con los diversos caminos existentes; tocando en la parte superior izquierda se despliega un menú con las opciones de; Configuración, Descargas, Ayuda, Guía del Peregrino, etc. Y si pulsamos sobre la imagen podremos escoger el tipo de mapa con la ortografía y capas del IGN a escala 1:25.000.

La app incorpora también informaciones sobre la cultura de cada una de las jornadas a caminar por las peregrinas y peregrinos, con aclaraciones sobre los monumentos, albergues y servicios que encontraremos en nuestro recorrido, además de consejos para comenzar a realizar cualquiera de los Caminos a Santiago.
En el siguiente enlace puede verse cada uno de los detalles de esta aplicación Camino de Santiago IGN 
https://www.caminosantiago.org/cpperegrino/comun/imgcomun/GuiaAPPv1.pdf

El Puente del Diablo del barrio de Kastrexana

Cuentan que en el barrio de Kastrexana en el Camino del Norte hay un puente, cuya denominación es «El puente del Diablo», el cual une Bilbao con la localidad de Barakaldo. A esta pasarela sobre el río Cadagua se le atribuye una leyenda que Antonio Trueba y de la Quintana, escritor del siglo XIX conocido como «Antón, el de los Cantares», escribió en una de sus obras relatando lo que un amigo suyo le narró sobre «El puente del Diablo», nombre con el que se le conoce desde tiempos lejanos. En realidad, esta leyenda tiene muchas variantes, con protagonistas diferentes según en qué lugar del mundo se cuenta, aunque en el fondo del relato se encuentra, finalmente, la moraleja del arrepentimiento para la salvación del alma.


Este es el relato sobre «El puente del Diablo» de Kastrexana.

Cerca de la ermita baracaldesa de Santa Agueda, en las cercanías de río, vivía una hermosa joven enamorada de un apuesto mozo, que habitaba en la orilla de Bilbao; sus amores eran mutuos y, todos los días, se juntaban en el Cadagua, vadeando la corriente de agua a través de unas piedras, para hablar de sus cosas y planear su futuro juntos. Pero las crecidas intempestivas del río ponían en peligro la integridad de los amantes, que en algunas ocasiones ya habían sufrido angustiosos percances. 

La muchacha era fiel devota de la Virgen de Begoña, cuya imagen estaba en la ermita de Santa Agueda colindante a su casa, de forma que rogaba a la Madre de Dios poder casarse con su amado. Pero los progenitores de la doncella consideraron que era todavía muy joven para aceptar el enlace y acordaron con los padres del muchacho alistarlo en el ejercito y, de esta manera, evitar el matrimonio.

Cuando la chica conoció el acuerdo corrió al encuentro de su amado, pero ese día el Cadagua bajaba enfurecido y era imposible cruzar a la otra orilla. Entonces, la joven presa de una gran cólera maldijo desesperada su suerte, postrada de rodillas, clamando al sombrio cielo.

    — ¡Maldita sea mi suerte! no puedo cruzar el río e impedir que mi amado me abandone.

En ese momento, un cegador rayo fue seguido de un estrepitoso trueno; cuando surgió un hombre de pie, cubierto con una capa negra, frente a la atribulada muchacha.

    — Yo puedo ayudarte. Construiré un puente para ti antes de que amanezca y, así, podrás juntarte con tu novio… pero tengo una condición…    

— Cuál es, lo que sea…
    — Que cuando termine el puente, tu alma será mía 
La muchacha asintió y «El Diablo» hizo valer sus poderes y el puente comenzó a levantarse, piedra a piedra.
De esta manera, fue pasando la noche mientras el alba comenzaba a formarse en el horizonte.
Sin embargo, la joven se percató de lo que había hecho y, arrepentida, se encomendó a la Virgen de Begoña, la cual escuchó sus súplicas y envió a Santiago, quien con su bastón impidió que «El Diablo» pusiera la última piedra del puente; entonces, el gallo cantó, dando la bienvenida al luminoso sol, mientras Lucifer desaparecía en medio de una negra nube sin haber cumplido su trato con la joven.
Seguidamente, Santiago con un nuevo golpe con su cayado, colocó la última piedra dejando terminado el puente y, as´í, los enamorados novios corrieron a abrazarse.

El Puente del Diablo hoy en día, por el que cruzan los peregrinos y peregrinas en el Camino del Norte

Esta es una versión más de las muchas que existen en el mundo sobre «El Puente del Diablo», una leyenda con muchas variantes y personajes: jóvenes enamorados, albañiles y constructores o, incluso, ancianos, pastores y militares. La premisa básica es que todos consiguen engañar al Diablo, que se queda sin conseguir el alma de los protagonistas.
En el caso del puente de Kaxtrexana lo cierto es que fue construido en 1435  —autorizado por Isabel, La Católica— por el cantero Pedro Ortiz de Lekeitio; era una forma añadida para cruzar el río Cadagua en el Camino Real y para que los caminantes a Santiago de Compostela pudieran continuar con su camino hacia tierras gallegas.
También durante la Primera Guerra Carlista la lucha por el puente resultó una complicada batalla entre las tropas isabelinas de Espartero y los carlistas de Prudencio de Sopelana, que habían cruzado el puente y desde la posición de la ladera barakaldesa de Santa Águeda aniquilaron a las tropas isabelinas cuando intentaban atravesarlo.

La leyenda del Castillo de los Templarios en la pedanía castreña de Allendelagua

En el Camino del Norte o de la Costa

La rutas para subir al Castillo de Los Templarios desde Castro Urdiales: https://es.wikiloc.com/rutas-a-pie/ascension-al-castillo-de-los-templarios-77483640
Esta otra es circular y un poco más larga
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/circular-por-el-castillo-de-los-templarios-74975549

Cuentan que en el Camino de la Costa o del Norte en la pedanía castreña de Allendelagua había un castillo —hoy en día sólo quedan unas pocas piedras en pie— de la orden de Los Templarios. La fortaleza estaba ocupada por monjes y caballeros penitentes, allá por el siglo XIII,  los cuales se encargaban de vigilar y defender esta parcela marítima del Cantábrico y del Camino de las Estrellas. Y, todavía hoy, relatan que en las noches de tormenta cuando la niebla, desde el mar, oscurece estas faldas del monte Cerredo, se escucha una voz del averno que repite en lastimoso susurro «estoy condenado, estoy condenado». Esta es la historia y la exposición de los supuestos acontecimientos que se cuentan a las peregrinas y peregrinos, que pernoctan en los albergues de las cercanías de Castro Urdiales, pues la ruta Jacobea discurre por Allendelagua, muy cerca del derruido castillo de Los Templarios.

Cuenta la leyenda del Castillo de Los Templarios que el caballero Camilo de Carvajales, un valido del rey Fernando IV, el Emplazado, cayó en desgracia ante su monarca por las envidias e insidias de los nobles de Castilla, que veían un competidor demasiado influyente con el monarca para sus particulares intereses. Así, Camilo, menospreciado por los magnates del reino, cayó en desgracia ante el soberano y por ello se decidió a ingresar en la Orden de Los Templarios y luchar por recuperar Jerusalén para la cristiandad. Tres fueron las campañas e incursiones guerreras de Camilo de Carvajales con Los Templarios en Tierra Santa, hasta que, cansado, tomó la decisión de purgar sus pecados y esperar el fin de sus días como asceta y penitente.

La búsqueda de un lugar de penitencia llevó los cansados huesos del caballero castellano hasta la fortaleza-monasterio que Los Templarios poseían en las cercanías de Castro Urdiales, vigilando el mar Cantábrico de posibles hordas invasoras, donde fue acogido por los monjes para recogimiento, expiación de pecados y reposo.

Camilo se convirtió, así, en un anacoreta, que todos los días se acercaba hasta un bosque cercano a orar y pedir perdón por sus flaquezas; cuando en una brumosa mañana de primavera pudo observar como, junto a él en una rama, una tórtola cantaba de forma muy dulce y melodiosa. El caballero monje se abandonó a la fantasía del canto y, arrebatado por la dulzura musical, comenzó a perseguir bosque abajo al ave, que volaba de rama en rama y que, recoveco a recoveco, terminó por convertirse en una preciosa joven por la que el caballero quedó prendado. La persecución llevó a Camilo hasta el cercano y rugiente mar, justo en el borde de los acantilados de Allendelagua, donde la joven extendió su mano tratando de enlazarse con su perseguidor.

El cuerpo de Camilo de Carvajales nunca fue recuperado, tan sólo se encontró su manto de Templario flotando entre los acantilados.

A partir de entonces, los monjes de la fortaleza monasterio bajaban hasta el precipicio todos los días para orar por el alma del desaparecido; hasta que un día, mientras rezaban sus plegarias, se desató una furiosa tormenta del norte, que les atemorizó y llenó de pavor. Llenos de temor volvieron raudos por el bosque hacia su fortín, cuando, entre la niebla, las sombras y reflejos de los rayos, descubrieron a su compañero desaparecido de pie sobre un tronco. Jubilosos se acercaron para socorrerle pero, asombrados, vieron que se había convertido en un espectro del averno. Los piadosos monjes trataron de recuperar su cuerpo para darle cristiana sepultura pero cuando el primer monje intentó tomarle de la mano, un relámpago rasgó el cielo del atardecer mientras la ruidosa descarga eléctrica clamaba: «estoy condenado, estoy condenado para siempre y para siempre soy atormentadoY si quereis probar algo de este tormento poner la mano sobre la mía». Y Camilo de Carvajales desapareció con un escalofriante alarido, que dejó a los monjes aturdidos.

Ese mismo atardecer, los monjes abandonaron la ciudadela fortaleza e ingresaron en la orden de San Juan de Jerusalén, perseguidos por el eco de la perenne condena y tormento de Camilo de Carvajales, al que, todavía hoy en día, puede escucharse cuando la negra tormenta ruge en las faldas del monte Cerredo, en los bosques cercanos al Castillo de Los Templarios. Dicen, que tan sólo el susurro del canto de la plegaria Salve Regina puede mitigar la oscuridad y evitar la grave y oscura voz del Templario Camilo, cuando la tormenta silba entre las piedras de la fortaleza templaria.

Al castillo aún hoy en día le restan algunos pocos de sus cimientos en pie, a pesar del tiempo y los desmanes. La solitaria y antigua atalaya de Los Templarios sigue vigilando los barcos que entran no sólo en Castro Urdiales, sino que también los que enfilan El Abra de la Ría de Bilbao. Al igual que, seguramente, los caballeros Templarios atisbaban en el siglo XIII esta entrada del Cantábrico y donde en algunos atardeceres su escucha la rasgada voz del templario Camilo de Carbajales.

https://caminanteasantiago.blogspot.com