Problema Inocente

Posición
Blancas: Re1; Te8; Tf3
Negras: Ra1
Juegan blancas y dan mate en 2.

El día ideal para poner este problema es sin duda el 28 de Diciembre o en su defecto, jornadas especiales como la última clase del año o fin de curso.
La solución, pilla donde las haya, no deja de ser instructiva tomando en consideración la siguiente explicación:
Hasta finales del siglo XX, la normativa FIDE decía:
“El enroque es una jugada con el rey y una torre. El rey se mueve en línea recta a la siguiente casilla del mismo color, reduciendo la distancia entre él y la torre que participa en el enroque. Entonces la torre se mueve sobre el rey para ocupar la casilla que el rey acaba de cruzar. El enroque no puede tener lugar si el rey o la torre ya se han movido. El enroque se previene temporalmente si: a) hay cualquier pieza de cualquier color entre la torre y el rey; b) si la casilla en la que el rey está, o la que tiene que cruzar, o la que va a ocupar, está bajo ataque de una o más piezas del oponente. Estas condiciones no se aplican a la torre”.
Pero Max Pam, ideó el problema planteado cuya solución respeta escrupulosamente dicha normativa. Para hallar la solución es preciso tomar en consideración de dónde proviene la torre sita en e8.
Esta travesura, forzó a la FIDE a modificar su normativa sobre el enroque, especificando que debía acontecer en la primera u octava fila.

Ahogado

Mientras puede haber ¡jaque! sin mate, no puede haber mate sin jaque. La propia expresión jaque mate así nos lo recuerda. De modo que, si el rival en su turno, libre de jaque, no pudiera ejecutar movimiento legal alguno, fuera con su Rey o cualquier otra pieza, la partida habría concluido ¡Sí! pero por Ahogado, con resultado de tablas, como le sucede a las negras en el diagrama precedente.


Las posiciones de ahogado más frecuentes son las derivadas de finales de peones donde el bando débil jugando correctamente hace inviable la coronación del peón de más de su contrario; El mate Amazona de Rey y Dama contra Rey, y otros mates propios del Final, también pueden concluir en tablas por falta de atención; Son frecuentes las posiciones de ahogado por despiste o insuficiencia técnica, cuando el bando fuerte utiliza demasiado material en la ejecución de acorralamiento.

Con todo, el ahogado puede convertirse en recurso táctico, empleado por ejemplo en el final de Rey y peón de alfil en séptima contra Rey y Dama donde el bando débil tiene la argucia de abandonar a su suerte al peón yéndose al rincón dado que de ser capturado por la Dama la posición es ahogado.Más espectacular resultan los casos de piezas Kamikaces que ofrecen su captura insistentemente provocando bien el jaque continuo o el ahogado.

Finalmente, hay ocasiones en que el Rey débil logra el ahogado del bando fuerte, verbigracia, en finales con peón de Torre donde el bando fuerte para hacer progresar la posición captura el peón de Torre adversario, momento aprovechado por el Rey del bando débil para no dejarle salir de la banda mediante oposición vertical.