Sí se anima en San Mamés, si…

Hace solo 4 días que una parte del público de San Mamés pidió qué Cuco  Ziganda se fuese del equipo.

De Marcos celebra su buen gol (Foto: EFE)

No fue un grito mayoritatio pero sí más extendido de lo normal. Y eso que se ganó el partido. 4 días después, el equipo sale de La Catedral entre aplausos, a pesar de haber perdido dos puntos, pues solo se ha consiguido el empate, eso sí, frente al Valencia, cuarto clasificado de esta Liga y un muy buen equipo. Aplausos finales que venían precedidos durante prácticamente todo el segundo tiempo de ánimos y cánticos repetitivos para intentar arengar a nuestros chavales. Y a lo que voy, con el título es precisamente a esto. En cuanto el equipo hace un poco de juego, en cuanto nos ofrecen dos jugadas de ataque seguidas, nos venimos todos arriba y se anima bastante más de lo que es normal desde que nos hemos trasladado de casa. Llevamos una temporada infame y en poco tiempo hemos pasado de pedir la cabeza del entrenador, a animar bastante. ¿Contradictorio? No. Simplemente yo lo veo como una respuesta a lo que ofrecen los jugadores. Sí el equipo da o juega, la afición se entrega de forma clara. Si no, sólo animan los de siempre. No es que me guste, pero es lo que hay. Y mientras no se consiga arreglar lo de la grada de animación en una esquina… habrá que rezar para que los jugadores jueguen algo, y así el público responderá.

En que el público se anime también influye el árbitro y como ayer Luis Manzano fue un auténtico desastre, con ello aportó su granito de arena a la animación. Del programa Cuarto Milenio es que el 3 del Valencia no se fuese a su casa con tarjeta. ¡Qué manera y variedad de repartir! Por bajo, por alto, en carrera, en parado defendiendo, atacando… una máquina el tío. Y sus compañeros no le iban a la zaga… De hecho, tres de los nuestros acabaron sangrando. Y ¡sólo les sacó dos tarjetas! Gil Manzano eres muy malo, e incluso diría que malvado, porque la falta que pitas a favor del Athletic, cortando un contrataque de Iñaki Williams pareció hecho a bastante mala idea. Harta estoy. Pero gracias árbitro por hacer que San Mamés anime más. Toda ayuda es poca.

Para acabar decir que el mejor partido del Athletic este año hizo que volviese la comunión entre el equipo y la grada. Bienvenido sea y como no va a ser la última vez que ocurra, el Athletic con más juego y más apoyo va a ir hacia arriba seguro.

¡Aúpa Athletic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *