Ejercicio de impotencia del Athletic frente al Villarreal

La definición del partido del sábado con unas pocas palabras sería: Un quiero y no puedo, por parte del Athletic.

Querer y no poder (Foto: Athletic Club)
Querer y no poder (Foto: Athletic Club)
Hay veces que nos olvidamos del equipo que está delante a la hora de hacer el análisis de lo ocurrido. En este caso es imposible porque la solidez del Villarreal fue evidente desde el primer minuto. ¡Madre mía qué peligrosos! No era el mismo equipo que jugó en la Copa contra nosotros. Y no dejaron ni un sólo resquicio por el que colarse nuestros jugadores. De hecho, entre los tres palos no hizo nuestro equipo ni un solo tiro en todo el partido. Y tiros sin ir a puerta, muy poquitos, creo recordar dos de Williams. Y no fue porque no lo intentásemos, porque de nuevo lo dieron todo. Correr, corren más que nadie. También creo que tuvimos más posesión que los de Marcelino, pero sin generar peligro. Mientras, el Villarreal tuvo un par de oportunidades muy claras, que gracias a que Iraizoz estuvo muy inspirado porque sino ahora estaríamos hablando de otra cosa. Una de las ocasiones fue nada más empezar y hubiese sido una losa demasiado pesada y difícil de levantar. Las otras fueron en el segundo tiempo. Pero a lo que voy es que Iraizoz nos mantuvo en la pelea. Bien por él.
Otro nombre propio positivo es el de Lekue. Segundo partido que juega de lateral derecho y el equipo lo agradece. De Marcos no jugó por sanción, pero me gustaría que contra el Real Madrid Iñigo siguiese en el lateral y mientras la banda se la dejaría a De Marcos, ya que Markel Susaeta está el hombre bastante desafortunado. No pasa nada por pasar por el banquillo. Y a ver si así con un poco de descanso vuelve a aportar algo. El sábado perdió la mayor parte de los balones que intentó jugar. Y lo intenta y lo intenta hasta la extenuación pero… no le sale. Una buena opción es la que he dicho. Lekue abajo y De Marcos arriba. A ver.
Sobre Eraso he escuchado críticas y a mí me parece que hizo muy buen papel en la faceta defensiva, pero en la creativa le costó más pero por lo que estoy comentando de la calidad del Villarreal. Javier si tiene minutos va a volver a dar lo que dio al principio de temporada, seguro. Muniain le sustituyó, pero repito, igual que la semana pasada, que necesita tiempo y además mucho. No hay que olvidar que ha estado ocho meses de baja y que la temporada anterior tampoco estaba para echar cohetes. Es decir, necesita tiempo para ser el que fue.
Para acabar decir que el punto conseguido me parece un punto de mérito, por la calidad del rival.
Y el fin de semana que viene al Bernabeu. Buf… ¡Qué pereza! El Madrid según le dé te puede hacer un lío o las puede pasar canutas como contra el Granada o contra el Betis, pero con la pegada que tiene… con que tengas algún despiste hasta cuatro o cinco jugadores te la pueden clavar. Encima, nos van a faltar San José y Williams. Dos piezas importantes cada uno en su labor. Conclusión: los que salgan van a tener que estar con los cinco sentidos y todos los reflejos del mundo para no dejar ni media opción. Además de eso nos tenemos que encomendar a no sé que santo, para que no nos masacre el árbitro de turno, en este caso Alvárez Izquierdo. Ay madre mía, ¡qué miedo!
Sea lo que sea… ¡A por ellos y Aúpa Athletic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *