Un Athletic rocoso derrota al Eibar

Nunca 45 segundos sirvieron para tanto. Pita el inicio del partido el colegiado, siendo el balón sacado por el Eibar. El Athletic lo recupera y hace una jugada de ataque de ensueño. Pared entre Muniain y Yuri, pase atrás y Raúl García que entra como un toro fusilando a Asier Riesgo. Segundo 45 y uno a cero a favor del Athletic. Demasiado partido por delante para aguantar el resultado. De hecho, el Athletic no jugó a aguantar. Siguió atacando pero sin tanto acierto.

El Eibar, como todos los equipos de Mendilibar, es trabajador, correoso, un equipo que nunca se da por vencido. Y como era lógico se lanzó al ataque con idea de remontar. Pero se encontró delante a un equipo que no tiene nada que ver con el anterior Athletic de Berizzo. Se topó con lo que ha conseguido Garitano en el poco tiempo que lleva al frente de los rojiblancos, un grupo solidario y trabajador que defienden en bloque, desde el primer hasta el último jugador. Un equipo que a pesar de los fallos puntuales de Yeray, que el sábado falló más de lo que nos tiene acostumbrados, no dio ninguna opción a los armeros. De hecho, en el primer tiempo también Beñat tuvo oportunidad de marcar un gol pero su casi vaselina fue al larguero. El Eibar no tuvo oportunidades reseñables.

En el segundo tiempo el Eibar dio un paso adelante pero sin premio porque tampoco tuvo oportunidades, gracias, fundamentalmente, al buen hacer de nuestros jugadores. Eso sí, de cara a puerta volvimos a estar fallones y ninguna de las oportunidades del segundo tiempo pudo subir al marcador. Lo que impidió que viésemos el partido con mayor tranquilidad porque aunque el Eibar no hiciese grandes oportunidades, en cualquier jugada tonta podían haber empatado el partido. Pero al final, la jugada tonta la tuvieron ellos ya que un balón de Cucurella, que iba a las red, lo sacó, con la espalda, Sergi Enrich. Un poco de suerte tampoco nos viene nada mal.

Así acabó un nuevo partido en San Mamés en donde fuimos otra vez testigos de la comunión existente entre el equipo y la grada. Es una gozada ver animar así a La Catedral, que responde al esfuerzo de los jugadores enseñando sus mejores galas, o en este caso, cánticos. Muy bien otra vez el público.

Y así, con 33 puntos, y escalando posiciones. Europa más cerca pero… partido a partido. El domingo a Valencia a jugar contra un equipo entrenado por un entrenador, Marcelino,… que en fin… se está disputando el premio de la Liga con Setien a ver quién hace la declaración post partido más desafortunada. Difícil pugna. Marcelino tras empatar contra el Leganés dijo: «Ser superior y empatar tanto no me había pasado nunca» y, por si fuera poco… no se detiene ahí, el angelito… : «Hemos perdido dos puntos no por méritos del rival sino porque el fútbol nos está quitando mucho». Supongo que se estará refiriendo a que le quita inteligencia porque chulería no le quita, no. ¡Como se puede ser tan sobrado! En fin, no necesita más comentarios. Además, de todos es conocido el cariño que nos tiene. Espero que el fútbol el domingo que viene le siga quitando… aunque su rival, es decir, el Athletic no demuestre tanta calidad y tanta superioridad como ellos demuestran siempre. ¡A por el Valencia! y…

¡Aúpa Athletic!

¿Hizo bien Berizzo rectificando?

El sábado en el partido del Athletic contra el Valencia en la Catedral asistimos a un cambio de timón en la dirección del equipo por parte de nuestro entrenador.

Protagonista por el cambio de rumbo (Foto: EFE)
Algunos le han criticado fuertemente por ello, cuando a mí la lógica me dice que es lo que tenía que hacer, ya que todo lo anterior no le había dado resultado.
Cuando llegó el Toto al Athletic, allá por mayo, comentó que quería hacer del equipo un grupo protagonista que quisiese el balón y el buen juego, basándose sobre todo en la combinación, pero teniendo como meta el ataque.
De las intenciones a los hechos va un trecho y el bueno de Berizzo todavía no ha encontrado el camino, más bien se ha dado con el muro de la realidad. Estos jugadores rojiblancos quizá no son los ideales para hacer lo que él pretendía. Los dos últimos partidos contra el Eibar y contra el Rayo Vallecano así lo han vuelto a demostrar. Sobre estos encuentros no escribí ya que mis comentarios se centraron en la Asamblea de compromisarios. Pero casi mejor, porque fueron tan horrorosos que yo creo que han sido la razón por la cual el entrenador le ha dado la vuelta a su concepción del fútbol para el Athletic, por lo menos hasta que encuentre una solución para la sangría que estábamos sufriendo.
Me parece perfecto. El equipo defensivamente era un coladero. El tiki taka se estrellaba continuamente en los pases erróneos o en las pérdidas absurdas. Si en Eibar no perdimos fue porque los milagros existen. En Vallecas fue por la vergüenza torera de Raúl García, que con su trabajo e intensidad, contagiò a todos en el segundo tiempo. Vistos los goles encajados, los resultados, y los jugadores que tenemos el sábado Berizzo pensaría en proteger o fortalezar al equipo desde el centro del campo, al que dotó de muchísimo músculo. San José y Mikel Rico junto a Dani García. Bien. Pierdes creación pero de momento ya se consiguió que el Athletic acabase el partido sin encajar un gol, algo que no ocurría en toda la temporada. Es un paso. Yo le agradezco el cambio al entrenador. Si su idea inicial no prospera, habrá que probar otras cosas, sobre todo en esta situación de premuras clasificatorias. Hubiera sido mejor sacar lo 3 puntos contra los valencianos, pero había un equipo delante que quería lo mismo que tú, ganar el partido. En este caso el Valencia, con Marcelino al mando, y con sus necesidades apremiantes también. Otro rey del empate y con pocos puntos en el casillero, como nosotros. Un buen equipo con buenos jugadores ante los que si tienes perdidas absurdas te pueden hacer un lío. El blindaje del centro del campo hizo que los ches no estuviesen cómodos en todo el partido. Nosotros no hicimos muchas oportunidades pero ellos tampoco. Así que empate merecido, por mucho que Marcelino dijese que merecieron más. Pues no. También Raúl García tuvo en el último segundo una ocasion que pudo hacer que el partido acabase con 1 a 0. No fue así. Iago también, se encargó, con un paradón de evitar poco antes el 0 a 1. Tablas merecidas. También quiero destacar a los «nuevos» San José y Rico, que cumplieron de sobra y con buena nota a pesar de estar, sobre todo Rico, casi inédito en esta Liga.
Ahora esperemos que a partir de esa solidez se pueda empezar a crear y a hacer alguna ocasión de gol, porque el pobre Aduriz se tuvo que ir desesperado a casa. No tuvo nada que echarse ni al pie ni a la cabeza para rematar. Así no se puede. Pero volviendo a los partidos anteriores en los que el centro del campo era más creativo y con menos músculo, pregunto… ¿se crearon más oportunidades de gol? No. NO rotundo con mayúsculas. Bueno, entonces parecido a lo del sábado. Así que, para mí, bien Berizzo. Primero solidez y ya irá volviendo a su idea de creación y protagonismo atacante. Necesitamos puntos y no nos podemos poner exquisitos. Mejor un punto que nada.
En los próximos partidos nos enfrentaremos a dos de los gallos actuales, el Espaynol y el Atlético… más difícil no se puede poner. Pero tranquilos que hay tiempo.
¡Aúpa Toto y aúpa Athletic!

Ejercicio de impotencia del Athletic frente al Villarreal

La definición del partido del sábado con unas pocas palabras sería: Un quiero y no puedo, por parte del Athletic.

Querer y no poder (Foto: Athletic Club)
Querer y no poder (Foto: Athletic Club)
Hay veces que nos olvidamos del equipo que está delante a la hora de hacer el análisis de lo ocurrido. En este caso es imposible porque la solidez del Villarreal fue evidente desde el primer minuto. ¡Madre mía qué peligrosos! No era el mismo equipo que jugó en la Copa contra nosotros. Y no dejaron ni un sólo resquicio por el que colarse nuestros jugadores. De hecho, entre los tres palos no hizo nuestro equipo ni un solo tiro en todo el partido. Y tiros sin ir a puerta, muy poquitos, creo recordar dos de Williams. Y no fue porque no lo intentásemos, porque de nuevo lo dieron todo. Correr, corren más que nadie. También creo que tuvimos más posesión que los de Marcelino, pero sin generar peligro. Mientras, el Villarreal tuvo un par de oportunidades muy claras, que gracias a que Iraizoz estuvo muy inspirado porque sino ahora estaríamos hablando de otra cosa. Una de las ocasiones fue nada más empezar y hubiese sido una losa demasiado pesada y difícil de levantar. Las otras fueron en el segundo tiempo. Pero a lo que voy es que Iraizoz nos mantuvo en la pelea. Bien por él.
Otro nombre propio positivo es el de Lekue. Segundo partido que juega de lateral derecho y el equipo lo agradece. De Marcos no jugó por sanción, pero me gustaría que contra el Real Madrid Iñigo siguiese en el lateral y mientras la banda se la dejaría a De Marcos, ya que Markel Susaeta está el hombre bastante desafortunado. No pasa nada por pasar por el banquillo. Y a ver si así con un poco de descanso vuelve a aportar algo. El sábado perdió la mayor parte de los balones que intentó jugar. Y lo intenta y lo intenta hasta la extenuación pero… no le sale. Una buena opción es la que he dicho. Lekue abajo y De Marcos arriba. A ver.
Sobre Eraso he escuchado críticas y a mí me parece que hizo muy buen papel en la faceta defensiva, pero en la creativa le costó más pero por lo que estoy comentando de la calidad del Villarreal. Javier si tiene minutos va a volver a dar lo que dio al principio de temporada, seguro. Muniain le sustituyó, pero repito, igual que la semana pasada, que necesita tiempo y además mucho. No hay que olvidar que ha estado ocho meses de baja y que la temporada anterior tampoco estaba para echar cohetes. Es decir, necesita tiempo para ser el que fue.
Para acabar decir que el punto conseguido me parece un punto de mérito, por la calidad del rival.
Y el fin de semana que viene al Bernabeu. Buf… ¡Qué pereza! El Madrid según le dé te puede hacer un lío o las puede pasar canutas como contra el Granada o contra el Betis, pero con la pegada que tiene… con que tengas algún despiste hasta cuatro o cinco jugadores te la pueden clavar. Encima, nos van a faltar San José y Williams. Dos piezas importantes cada uno en su labor. Conclusión: los que salgan van a tener que estar con los cinco sentidos y todos los reflejos del mundo para no dejar ni media opción. Además de eso nos tenemos que encomendar a no sé que santo, para que no nos masacre el árbitro de turno, en este caso Alvárez Izquierdo. Ay madre mía, ¡qué miedo!
Sea lo que sea… ¡A por ellos y Aúpa Athletic!