Mateu,… ¡¡¡jubílate, por favor!!!

Cada vez que escucho que un partido del Athletic va a ser arbitrado por Mateu Lahoz, como diría el gran Forges, se me abren las carnes.

Mateu, protagonista (Foto: Pere Punti)

Las estadísticas que tenemos con este colegiado son aterradoras. En 30 partidos de Liga 20 derrotas, más del 66%, y sólo 6 victorias, el 20%. Un desastre se mire por donde se mire. Y cada año que pasa, aunque parezca imposible, las estadísticas se van empeorando.

Contra el Getafe el sábado, como es normal y era previsible, nos volvió a perjudicar. Son tantos los detalles que es descarado.

Nada más comenzar el partido le sacó una tarjeta amarilla a Capa, que si bien es tarjeta porque es un agarrón, la jugada viene precedida de un agarrón inicial de Cucurella, que por supuesto no pitó. En un par de jugadas dudosas sobre si eran córner o saque de puerta, él no dudó en ningún momento. Como era en el área del Athletic, por supuesto decretó córner. Y la jugada que fue en el área del Getafe, por supuesto designó saque de puerta. Sin dudarlo. Claro, luego ves las repeticiones y, casualidad, son al revés.

Al final del primer tiempo los jugadores del Athletic pidieron penalti por mano. Lahoz, no dudó. Ni siquiera consultó con el VAR. Mateu nunca duda con nosotros. De nuevo, las repeticiones demuestraron que el remate de cabeza de Unai Núñez que va hacia puerta es cortado por el brazo del defensor que está totalmente separado del cuerpo. Si hubiese sido en el área contraria, sin duda, hubiese consultado con la sala de máquinas , y hubiese sido penalti, pero en el área del Getafe no, ¿para qué va a consultar?… déjate… no vaya a tener que pitar penalti a nuestro favor y le salga un sarpullido…

En el segundo tiempo tras un salto Williams queda doliéndose en el suelo, Mateo pasa por al lado de él, le mira, pero no detiene el partido porque el que estaba atacando era el equipo contrario. Cuando se detiene el juego no pasa absolutamente nada. La repetición nos muestra como el jugador azulón, después de saltar, en el aire, mete una coz en las costillas a Iñaki. El VAR no lo revisa, o si lo revisa, le da igual. Os recuerdo que el año pasado en un partido nuestro el VAR revisó una jugada que el árbitro no había visto y sacaron una tarjeta amarilla a Unai Núñez. El sábado tuvo que ser roja, pero, ¡qué va!… no se quiso sacar.

Seguro que se me está olvidando alguna jugada, pero lo dejo ya. Esto es para demostrar que lo de este árbitro con el Athletic no es casualidad. NO. NO ES CASUALIDAD. IMPOSIBLE

Así que, si el año pasado una de las mayores alegrías de toda la liga y para TODOS los aficionados rojiblancos fue la jubilación de Undiano Mallenco (otro árbitro absolutamente nefasto para nuestros intereses), ahora rogamos, todos juntos… por favor, Mateu,… POR FAVOR ¡¡JUBÍLATE YA!!

Un Athletic rocoso derrota al Eibar

Nunca 45 segundos sirvieron para tanto. Pita el inicio del partido el colegiado, siendo el balón sacado por el Eibar. El Athletic lo recupera y hace una jugada de ataque de ensueño. Pared entre Muniain y Yuri, pase atrás y Raúl García que entra como un toro fusilando a Asier Riesgo. Segundo 45 y uno a cero a favor del Athletic. Demasiado partido por delante para aguantar el resultado. De hecho, el Athletic no jugó a aguantar. Siguió atacando pero sin tanto acierto.

El Eibar, como todos los equipos de Mendilibar, es trabajador, correoso, un equipo que nunca se da por vencido. Y como era lógico se lanzó al ataque con idea de remontar. Pero se encontró delante a un equipo que no tiene nada que ver con el anterior Athletic de Berizzo. Se topó con lo que ha conseguido Garitano en el poco tiempo que lleva al frente de los rojiblancos, un grupo solidario y trabajador que defienden en bloque, desde el primer hasta el último jugador. Un equipo que a pesar de los fallos puntuales de Yeray, que el sábado falló más de lo que nos tiene acostumbrados, no dio ninguna opción a los armeros. De hecho, en el primer tiempo también Beñat tuvo oportunidad de marcar un gol pero su casi vaselina fue al larguero. El Eibar no tuvo oportunidades reseñables.

En el segundo tiempo el Eibar dio un paso adelante pero sin premio porque tampoco tuvo oportunidades, gracias, fundamentalmente, al buen hacer de nuestros jugadores. Eso sí, de cara a puerta volvimos a estar fallones y ninguna de las oportunidades del segundo tiempo pudo subir al marcador. Lo que impidió que viésemos el partido con mayor tranquilidad porque aunque el Eibar no hiciese grandes oportunidades, en cualquier jugada tonta podían haber empatado el partido. Pero al final, la jugada tonta la tuvieron ellos ya que un balón de Cucurella, que iba a las red, lo sacó, con la espalda, Sergi Enrich. Un poco de suerte tampoco nos viene nada mal.

Así acabó un nuevo partido en San Mamés en donde fuimos otra vez testigos de la comunión existente entre el equipo y la grada. Es una gozada ver animar así a La Catedral, que responde al esfuerzo de los jugadores enseñando sus mejores galas, o en este caso, cánticos. Muy bien otra vez el público.

Y así, con 33 puntos, y escalando posiciones. Europa más cerca pero… partido a partido. El domingo a Valencia a jugar contra un equipo entrenado por un entrenador, Marcelino,… que en fin… se está disputando el premio de la Liga con Setien a ver quién hace la declaración post partido más desafortunada. Difícil pugna. Marcelino tras empatar contra el Leganés dijo: «Ser superior y empatar tanto no me había pasado nunca» y, por si fuera poco… no se detiene ahí, el angelito… : «Hemos perdido dos puntos no por méritos del rival sino porque el fútbol nos está quitando mucho». Supongo que se estará refiriendo a que le quita inteligencia porque chulería no le quita, no. ¡Como se puede ser tan sobrado! En fin, no necesita más comentarios. Además, de todos es conocido el cariño que nos tiene. Espero que el fútbol el domingo que viene le siga quitando… aunque su rival, es decir, el Athletic no demuestre tanta calidad y tanta superioridad como ellos demuestran siempre. ¡A por el Valencia! y…

¡Aúpa Athletic!