La falta de gol impide al Athletic ganar al Celta

Si el resultado del partido se decidiese a los puntos el Athletic contra el Celta ayer, hubiese salido claro vencedor de San Mamés.

Raúl celebra el penalti transformado (Foto: Deia)

Pero los goles son los que cuentan y el Athletic tiene un grave problema en esta faceta. Tenemos que crear muchas oportunidades para conseguir el gol y anoche ni así lo logramos. El partido de los rojiblancos no fue nada malo pero sin gol no hay paraíso. Se generaron muchas ocasiones pero la definición este año no es lo nuestro. Ni Raúl, ni Íñigo Martínez, ni Yeray, ni Muniain, ni Yuri,… en el primer tiempo, no hubo manera. Y en el segundo, más de lo mismo… sobre todo Iñaki, ¡qué dos ocasiones tuvo! Pero, tampoco. Nada, que no hubo manera. Para colmo de males se adelantó el Celta en el marcador, lo que multiplicó por 8 sus perdidas de tiempo, eso sí, con la connivencia del árbitro. ¡Cómo le tomaron el pelo! Nuestro gol del empate tuvo que venir de penalti (gracias a una mano de un defensor celtiña). Raúl se encargó de meterlo. Se siguió intentando los últimos 15 minutos, pero cuando es que no, es que no.

Otra ocasión desaprovechada de encaramarnos en la clasificación. Con esos dos puntos estaríamos en puestos europeos y cerca de la Champions, pero sin gol… nada que hacer, salvo meter a Williams triple ración de remates a puerta en los entrenamientos, y clases particulares de Aduriz a todos.. A Aritz parece que le queda poco para poder reincorporarse. ¡Cómo echamos de menos sus goles!

La semana que viene nos toca contra el renacido Espaynol, que ha sido capaz de ganar al Villarreal en su feudo. A ver… si no le seguimos dando alas. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Aprovecho para despedir desde estas líneas a un gran Athleticzale y mejor persona, al que gracias al Athletic conocí hace muchos años, y del que puedo decir que era mi amigo. Pako, el gran Pistongorri, que estará ahora viendo desde ahí arriba, cómo le lloramos, pero también cómo le queremos. Y supongo que aprovechará el tiempo para acabar de escribir su crónica inconclusa de El gran gol de Uriarte. Ten por seguro que todos tus amigos la esperamos impacientes porque era un placer leerte. Y si alguien tiene curiosidad por ver cómo escribías no tiene más que entrar en el blog el Ambigú Zurigorri y releer tus entradas antiguas; o simplemente leer lo que escribiste, con el corazón, este pasado abril cuando otro zurigorri, amigo común (el Tron) falleció, también muy prematuramente. Os pongo el enlace. Él escribe, el primer comentario de la entrada Va por ti Tron, de este mismo blog.

El gran Zar de Guriezo que nos abría siempre, y de par en par, las puertas de su casa (gracias a ti también, Begoña), incluso cuando la enfermedad le tenía muy mermado, dándolo todo, dándonoslo todo con una generosidad y una fortaleza encomiables, y siempre, con una sonrisa en los labios. Un abrazo enorme a Begoña, a Fran y a Sara y, por supuesto, al resto de familiares y amigos, a los que seguro les cuesta llenar este enorme hueco que nos deja a todos en el corazón. Y para acabar, Piston, debo decirte, como siempre… ¡ A sus órdenes mi Almirante!

Goian bego!

Triste final para el Athletic

Ayer titulaba mi comentario en el blog diciendo que este partido era una final para el Athletic.

Penoso (Foto: Deia)

No podía estar más confundida. El partido ha sido todo lo que no tiene que ser una final. Jugar otra vez, un primer tiempo completo sin tensión y sin ambición te puede costar muy caro, como de hecho ha pasado. El Sevilla tampoco estaba haciendo absolutamente nada. Pero un gol de Ben Yedder (aunque casi podíamos decir que era de Dani García) a falta de 2 minutos para acabar el primer tiempo ha sido suficiente.

En el segundo tiempo el Athletic ha estado mejor pero de nuevo ha sido insuficiente. La impotencia, la escasez de ideas y también la falta de pericia de cara a gol nos han penalizado. La ha tenido Raúl, la ha tenido Aritz, y, sobre todo, en el anteúltimo minuto la ha tenido Íñigo Martínez, pero el palo ha evitado su primer gol en el Athletic y, de paso, nuestra clasificación a la Europa League. En la misma jugada en Sevilla nos ha rematado, 2 a 0.

Quizá no hemos merecido ir a Europa. Los partidos de los últimos meses han sido bastante flojos. Y haber dejado los deberes para el final, contra el Sevilla y encima en el Sánchez Pizjuán, que nunca es una plaza propicia, a mí no me invitaba al optimismo. De hecho, con este pobre encuentro, nos quedamos con cara de tontos, ya que el Espanyol sí que ha hecho los deberes, ganando en su campo a la Real, y consiguiendo esa séptima plaza que podía haber sido nuestra.

De todas formas y viendo de dónde veníamos, dónde estábamos en Navidades, es imposible que critique a Garitano. Gaizka ha conseguido un auténtico milagro. Sacar al Athletic de la más absoluta de las miserias futbolísticas, puesto de descenso incluido, y llevarle hasta este último partido en el que incluso podíamos haber conseguido un puesto en Europa. Y aunque nos cueste decirlo porque este último partido te deja muy mal sabor de boca, creo que es obligado decir bien alto y claro un:

¡Enhorabuena buena, Gaizka!

Tienes que ser muy buen entrenador para haber resucitado a este equipo tal y como estaba. A ver si el año que viene lo redondeas con una gran temporada entera, desde el principio, y no quitándole 14 partidos como en ésta.

¡Aúpa Athletic!

Final para el Athletic

No es una final de Copa pero sí que es muy importante.

A darlo todo (Foto: Athletic)

El Athletic se la juega en el Pizjuán. El último partido de liga ha querido ser en uno de los estadios que no es precisamente de los más favorable a los intereses rojiblancos, por no decir que se nos suele dar fatal, pero es lo que hay. El no haber hecho los deberes antes, contra el Getafe, o contra el Alavés… han hecho que los rivales que nos siguen tengan todavía posibilidades de alcanzarnos (están los dos a tres puntos), e incluso de rebasarnos, ya que tanto el Espanyol como la Real Sociedad, con respecto a nosotros tienen el golaverage a favor, y encima, la casualidad ha hecho que se enfrentan entre ellos. Eso sí tenemos la ventaja de que dependemos de nosotros mismos. Si ganamos o empatamos no nos importa lo que hagan los de detrás.

A pesar de ello, miedo me da, no sólo porque en la ecuación también entra el Sevilla, que si nos gana podría ir a Champions, sino porque a veces los míos me hacen desconfiar. No penséis mal. No me refiero a que no quieran ir a la UEFA. No. Estoy segura de que quieren aunque haya 3 previas. De lo que no me fío es de qué partido van a jugar. No sé si van a dar la de cal o la de arena y me da un poco de miedo.

Todos tienen que estar a tope porque el Sevilla de Caparrós no nos lo va a poner nada fácil, aunque últimamente no es que estén muy finos, pero… A ver si Raúl García está tan acertado como el otro día, y bueno como lo ha estado todo el año, y a ver si sus compañeros le acompañan haciendo un partido de gran nivel. Sobre el famoso «biscotto», del que tamto se está hablando esta semana, estoy segura de que no se va a dar. Otra cosa es que se empate, pero sin acuerdos… El Athletic tiene que ir a ganar para clasificarse directamente a la UEFA sin previas… que luego se empata… y hay 3 previas… pues bien venidas sean. La cosa es llegar a Europa, sea como sea.

¡A por el Sevilla! Y…

¡Aúpa Athletic!

El Athletic y Raúl vencen al Atlético

Celebrando el gol (Foto: EFE, Miguel Toña)

Raúl García se merece estar en el título de mi comentario ya que la pasada semana dije que prefería que Gaizka Garitano no le sacase contra su ex equipo, debido a que los partidos que había jugado anteriormente frente a ellos, habían sido bastante malos.

Me alegro infinito que jugase y que me dejase mal. Raúl hizo su mejor partido contra el Atlético de Madrid, y fue partícipe del 2 a 0 que le endosamos al equipo del «Cholo» Simeone. ¡Qué alegría! Fue el Raúl reconocible, luchador y guerrero, que no da un balón por perdido. Impidió muchas veces que sus ex compañeros pudiesen sacar el balón jugado desde atrás. Y encima tuvo participación en el primer gol, pasándole el balón en profundidad a Córdoba, para que éste asistiese a Williams. No le podemos pedir más. De hecho, al poco tiempo Garitano le sustituyó y volvió a recibir una sonora ovación de La Catedral. ¡Bien Raúl!

También quiero destacar a Íñigo Córdoba. Gaizka le concedió pocos minutos pero los aprovechó tan bien, que nada más salir, recuperó un balón, y en la misma jugada como ya he dicho, le hizo el pase de gol a Iñaki. Seguro que esto le da ánimos a pesar de lo poco que está jugando.

Otro que tuvo que salir también contentísimo de San Mamés es Kenan Kodro. Llevaba segundos en el campo cuando consiguió inaugurar su cuenta realizadora. Primer gol, a los que le seguirán muchos porque Kenan tiene muy buena pinta.

Kenan en plena celebración (Foto: EFE)


Sí Córdoba y Kodro fueron decisivos, también tengo que mencionar, obligatoriamente a Gaizka Garitano, por su oportunidad en sacarlos al terreno de juego. ¡Vaya ojo! Efectividad total. En el partido anterior ocurrió lo mismo, puesto que al salir desde el banquillo Ibai, revolucionó el partido y se consiguió el empate frente al Espanyol gracias a su asistencia.¡Qué siga así Gaizka!

Así mismo no me olvido de Ibai Gómez, que como ya he dicho, si en su anterior partido consiguió una asistencia saliendo del banquillo, el sábado, jugando de titular, consiguió otra, poniéndole un balón entre líneas perfecto a Kodro. Además en el primer tiempo participó en las pocas jugadas peligrosas que hubo, sobre todo, en un tiro que hizo demostrar a Oblak que es uno de los mejores porteros del mundo. Bien Ibai.

Y ahora llegamos al parón, en una buena situación que nos permite ver el futuro con ilusión. No voy a decir cuál pero tenemos buen objetivo.

¡Aúpa Athletic!

El VAR mal utilizado

Pensaba haber titulado este comentario como El maldito VAR, pero considerándolo mejor he decidido que el problema no es del VAR en sí, sino de la aplicación que de él se está haciendo.

El VAR en el mundial fue mejor (Foto: FIFA.com)

Este fin de semana en el partido Valencia – Athletic hubo dos jugadas que fueron revisadas y que de nuevo nos demuestran que hay cosas inexplicables. Nada más comenzar el partido Raúl García es derribado en el área y el árbitro hace caso omiso. En pocos segundos le avisan y el VAR revisa la jugada. Poco más tarde, segundos más tarde, rapidísimo, deciden que no hay nada, que no es penalti. Las repeticiones de la televisión no dejan duda, el defensa no toca el balón sino que impacta en el tobillo de Raúl García derribándolo. Penalti. ¿Por qué no lo concedieron? Ni idea.

En el segundo tiempo, De Marcos en un despeje de balón derriba a un contrario también en el área. Se revisa la jugada y se tardan más de 5 minutos en sacar una conclusión. Mientras, se ven repetidas las imágenes y se ve un fuera de juego clarísimo previo a la jugada del derribo. ¿Por qué tardaron tanto en decidir no pitar nada, si era un fuera de juego previo de un metro? Ni idea. ¿O es que quizá querían pitar penalti?

A pesar de que todas las semanas hay alguna jugada, como las de arriba, que son un desastre, nadie me quita de la cabeza que la idea es buena. Los equipos grandes siempre han sido favorecidos por los árbitros. Y cuando hablo de equipos grandes no me refiero al Athletic, que para mí es el más grande, sino al Madrid y al Barcelona. Yo suponía que el VAR debía erradicar esto entre otras cosas. El problema de este nuevo sistema de ayuda con las jugadas polémicas es que quién lo tiene que utilizar es el mismo árbitro que se confundía, se confunde, y se volverá a confundir, y casualmente siempre en una misma dirección. Los árbitros históricamente han demostrado una tendencia clara a favorecer a los mismos. El VAR me parecía una de las mejores formas para que esto dejase de ocurrir. En parte así ha sido, pero no del todo. En demasiadas jugadas pitan o resuelven algo que sólo ellos ven. Siguen siendo personas los que toman la última decisión. No sólo eso, siguen siendo árbitros los que toman la última decisión. Y a veces, ya sabemos lo que quieren ver en las jugadas. Es increíble, pero es así. El VAR sigue muchas veces ayudando a los mismos y perjudicando a los mismos.

Por otro lado, al ser un árbitro el que revisa la jugada, y como siempre se ha dicho que entre bomberos no se pisan la manguera, ha quedado demostrado que entre colegiados tampoco. A veces da la sensación de que se cubren los unos a los otros. Quizá una de las maneras de solucionar esto es que los controles del VAR estuviesen en manos de otro tipo de profesionales, quizá ex-jugadores, entrenadores, o ex-entrenadores… no sé. Como ejemplo, a mí que pongan a Undiano Mallenco en el VAR me pone los pelos de punta. Es un árbitro que nos lleva machacando muchísimos años, que gracias a Dios se retira esta temporada, pero que quizá nos siga masacrando desde el interior. Por favor,… NO.

Para acabar repito que aunque el VAR se confunde, lo sigo considerando necesario para evitar tantas y tantas injusticias. En teoría es un buen sistema, lo que ocurre es que hay que mejorar en bastantes aspectos. Unificar criterios, que no sean árbitros los encargados, que enseñen al publico las mismas imágenes que se ven en el interior, incluso te diría que se escuche por megafonía las decisiones que se toman, como en el fútbol americano,… Todo lo que sea para mejorar. A seguir trabajando en ello.

Y sobre el Athletic en Valencia… un desastre a olvidar (podía haber sido distinto si llegan a sancionar ese penalti en el minuto 4 pero…). Mal, pero… fue coyuntural, y el viernes contra el Espaynol, se va a dar otra imagen totalmente distinta. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!