El Athletic respira ante el Villarreal

El Athletic necesitaba ganar este domingo en San Mamés fuese como fuese y lo consiguió.

Alegría tras el gol (Foto: Oskar M. Bernal)

10 semanas sin conseguir la victoria eran demasiadas y los cuatro últimos partidos perdidos consecutivamente pesaban como una losa en el equipo. A pesar de no hacer muchas oportunidades en los anteriores partidos, si se mereció en varios de ellos bastante mejor resultado, pero los goles son los que dan puntos y no estamos muy sobrados, y además, las decisiones arbitrales tampoco estaban ayudando mucho. Ayer en el primer tiempo el árbitro también consiguió desquiciar al público, por no pitar un más que probable penalti a Muniain. El linier, uniéndose a la fiesta levantó el banderín pitando un fuera de juego alucinante en el minuto 41, con Capa 4 ó 5 metros por detrás del defensor… y cortando un contraataque de libro. En la siguiente jugada Ander quizá propiciado por lo anterior, entró fuerte y tarde ante Cazorla, al que pisó. Entrada fea. Los del Villarreal pidieron algo más que la amarilla que le sacó el árbitro.

En el segundo tiempo el colegiado en dos ocasiones, también ayudado por el VAR, consideró mano de los jugadores del Villarreal en el área, por lo que señaló sendos penaltis. Ya era hora que nos pitasen una mano a favor. ¡Ya era hora! Raúl transformó el primero, pero Williams, el segundo, lo tiró rematadamente mal, impidiendo así al equipo y al público estar más tranquilos con un resultado más holgado. El Athletic tuvo también más oportunidades pero un Asenjo espectacular impidió que el marcador cambiese. El Villarreal también dispuso de algunas, pero no estuvieron finos. Pidieron un penalti de Núñez, pero aunque nuestro defensa no tocó el balón, tampoco contactó con Alcácer, así que no fue penalti.

De esta manera, sumamos los tres puntos que nos saben a gloria y nos dan la suficiente moral, para ir esta semana a Granada a tope a disputar el partido más importante, hasta ahora, de esta temporada. La Copa es primordial y hay que ir a por todas para conseguir estar en la final. Como dijo ayer Íñigo Martínez al acabar el partido, hay que ir a ganar porque aunque vamos desde aquí con un 1 a 0 a favor, hacer otra cosa sería un suicidio. Así que… ¡a por el Granada! Y… como siempre, pero más que nunca…

¡Aúpa Athletic!

¡Enorme corazón, Athletic y a cuartos!

Me resulta imposible empezar de otra manera el comentario: ZORIONAK ATHLETIC!, ¡ESTAMOS EN CUARTOS!

Clasificados (Foto: El Desmarque Bizkaia)

¡Qué derroche de energía, trabajo, tesón, insistencia y fe! Kilos de fe para sacar adelante un partido que se puso imposible en el minuto 1 y para el 7 era un auténtico desastre. Pero… ESTE ES MI EQUIPO, por convicción, por ganas, por insistencia, por su lucha contra viento y marea. Por ser auténticos LEONES, que no se rinden. No puedo hacer otra cosa que aplaudirles. Garitano avisaba que el partido podía ser tan peligroso o más que el del Elche. ¡Madre mía, ni que lo hubiese visto! El árbitro, un amigo, en el minuto 1 dejó claro que, efectivamente, iba a ser así. Un infierno. Fallo defensivo, Iago sale a la desesperada y llega tarde y choca con el delantero del Tenerife en su intento inicial de darle de cabeza, ya que era fuera del área. Expulsión. Para mí severísima porque estaba Núñez un poco por detrás y porque es un choque. Amarilla y adelante. Pero… el árbitro ni duda ni pestañea. Roja. Habla con los del VAR pero no tiene ni la decencia de ir a ver las imágenes.

Sale Ezkieta, debutante, y en esa falta, Williams salta, poniéndose de espaldas, sin ni siquiera mirar al balón, con el brazo pegado al cuerpo. Pero… le da en la mano y penalti. Absurdo pero penalti. Aquí sí consulta al VAR yendo a ver las imágenes. En fin… penalti y gol para el minuto 7. Ya, a partir de ahí todo fue tirar de épica. Aguantar un partido con un jugador menos desde el minuto dos, es un milagro. El desgaste físico fue monumental, además pensando todo el partido que iba a ser un derroche para morir en la orilla. Un morir matando. Pero… la fe mueve montañas… (aunque yo no lo he visto), pero la fe mueve a este Athletic y esto sí que lo he visto.

Williams empata. Nos dura poco la alegría porque nos meten el segundo gol tras error de Yuri. Se sigue luchando y en el segundo tiempo vuelve a llegar al empate, que nos permite llegar a la prórroga. Eso sí, seguíamos con diez. Hasta que en el primer tiempo expulsaron a uno de ellos igualándose así la contienda. Para completar el infortunio, Íñigo Lekue, que estaba completando un partidazo, subiendo y bajando sin descanso, supongo que al final asfixiado, comete un penalti claro en el último minuto de la primera parte de la prórroga. Otra vez por detrás en el marcador. Parecía la definitiva.

Pero se siguió, se siguió, y se siguió luchando,… y se siguió intentándolo, hasta que Yuri metió el gol del empate a tres, a dos minutos del final. Otro milagro consumado y a los penaltis. Eso sí, con un baby en la portería, pero que ya salvó un gol ante un taconazo de Joselu haciéndole un paradón. Momento de Ezkieta que… madre mía… no nos defraudó. Paró uno, paradón, y otro fue al travesaño. El Búfalo de Gernika (¡ qué sangre fría!), ni se inmutó. Metió el definitivo para consumar el milagro definitivo.

ZORIONAK ATHLETIC!!!!!

¡IMPRESIONANTE!

¿Qué hay errores que corregir? Pues claro que sí, pero que no se los voy a echar en cara ahora, también. Ya sé que van a trabajar para solucionarlos. ¡Ah! Y que quede claro que aunque se hubiese perdido al final, de todas formas viendo como fue todo no puedo más que repetir… otra vez…

ZORIONAK ATHLETIC!

Y… ¡A POR LA COPA!… Bueno… aunque primero… ¡A por el Getafe! Y…

¡Aúpa Athletic!

¡Grande Iago y a octavos!

Siempre me alegro cuando un jugador suplente hace un buen partido.

Enorme (Foto: Athletic)

Pero en este caso es algo más que un buen partido ya que podríamos decir que Iago ha clasificado al Athletic para octavos en la Copa. En el primer tiempo salvó un remate a bocajarro (que resultó ser fuera de juego, pero la parada ahí queda) y poco después despejó un tiro alto y fuerte cerca de la escuadra que sacó con una mano tras estirada de mérito. Muy difícil. En el gol del Elche no pudo hacer nada porque fue un remate inapelable (a pesar de que la tocó) por la cercanía y la fuerza. También sacó algún otro balón de puños. No tuvo más trabajo…

Mientras, sus compañeros, tras meter el gol Williams en el minuto 5, se relajaron de forma preocupante. De hecho, el peso del partido a partir del minuto 15 fue de los ilicitanos, que consiguieron el gol tras internada por la banda derecha, facilitado por Balenziaga, que reculó en exceso dejando al defensa que realizase un pase sin oposición. El rematador se encontró el regalo en el centro del área pequeña sin que nadie del Athletic le cubriese o le molestase lo más mínimo. ¡Qué fácil! Y a partir de ahí, las prisas y, de nuevo, la incapacidad.

El segundo tiempo fue completo de los rojiblancos que dominaron el balón, se acercaron hasta el área, pero no hicieron prácticamente ninguna ocasión de gol. De hecho, la única ocasión clara del segundo tiempo fue en el minuto 85 y del Elche, que prácticamente a puerta vacía, nos hizo el favor de tirarla fuera. Primer milagro.

La prórroga dominada por el Athletic y con alguna oportunidad de Raúl, Núñez y sobre todo Villalibre,… pero con pólvora mojada y paradón del cancerbero contrario. Y de ahí al sufrimiento de los penaltis.

Raúl e Unai López fallan los suyos (los para el portero, San Román), y el Elche se pone 3 a 1. Todos, incluido Herrerín lo vimos perdido, pero aquí surgió el segundo, e incluso el tercer milagro. Nosotros los metemos todos y dos de ellos que tiraban para meter y ya ganar la eliminatoria, uno lo tira fuera y el segundo… es parado por Iago que lo hace perfecto. Parar lo convierte en perfecto. Sobre todo porque no lo mandó repetir el árbitro que al no haber VAR no debió ver que Iago se adelantó. ¡Genial! Tampoco mandó repetir el de Raúl… lo digo porque en el primer penalti el portero ilicitano también se adelanta. De hecho, se podían haber repetido unos cuantos. Pero esta vez la suerte nos ha sonreído… ¡Ya era hora! Además del trabajo de nuestro portero. A partir de ahí, nosotros metimos los dos siguientes y Tekio falló el suyo lanzándolo fuera. Iago adivinó el lado y cubrió muy bien el palo. ¡Perfecto! Así Iago se convirtió en el héroe de la noche. Me alegro porque según reconoció al final del partido lo debe estar pasando mal porque debe estar recibiendo insultos de aficionados… A lo que digo yo… ¡Pues vaya aficionados! No voy a poner calificativo porque se califican o descalifican solos. Una pena. Aunque también sé que esto no lo hace mucha afición y espero que él sepa distinguir. Supongo que será cosa de las redes sociales, que las carga el diablo.

Para acabar decir, que el partido me dio una doble alegría porque el Athletic pasó la eliminatoria, y por el muy bien partido de Herrerín. ¡Ànimo Iago!

Ahora a recuperarse, que el sábado a la una ya estamos otra vez en juego en Cornella. ¡A por el Espaynol! Y…

¡Aúpa Athletic!

Pena de penalti en Mallorca

No recuerdo muchas críticas mías a Aritz Aduriz. Quizá alguna por alguna tarjeta que le sacaron debido a sus protestas. No mucho más.

Penalti y homenaje (Foto: Marca)

Pero si alguien piensa que este comentario es para criticarle que deje de leer porque no es así. En realidad esto va a ser una reflexión en alto. Creo que Aritz no debió tirar el penalti. Quizá alguno consideréis ventajista la frase, pero en me descargo diré, que la dije en cuanto el árbitro pitó la pena máxima. » Por favor, que no lo tiré Aduriz, que lo tiré Rulo. Por favor, por favor…»

Me encanta Aritz, como seguro a todos vosotros, tira los penaltis muy bien y el tanto por ciento de acierto es muy elevado. A pesar de eso, considero que ayer no era el día más apropiado. En San Mamés mucha parte del público, sobre todo los que llevamos yendo muchos años, tenemos la creencia de que cuando en los prolegómenos del partido hay algún homenaje, siempre acabamos palmando. No sé si la creencia tiene mucha base científica, si está apoyada en datos, pero es algo que siempre comentamos. ¡No, un homenaje no! Por algo será. Quizá, por esto mismo, creo que Raúl García debería haber sido el que lo lanzase. En Mallorca a nuestro delantero centro se le quiere con locura. De hecho, al empezar el partido le hicieron un homenaje. Simplemente ese detalle pienso que podía hacer que el «Zorro» emocionalmente no estuviese igual que en otra situación. Solo por eso. Lo falló, pero soy consciente que también lo podía haber metido… y aunque lo hubiese hecho, yo me quedaría con la misma sensación de que no debería haber tirado él el penalti.

Pero que quede claro que no es una crítica. No tengo ninguna duda que Aritz estaba convencido que él era el más indicado para tirarlo. Que lo iba a meter. Pero como es normal, el que lo tira es el que tiene posibilidad de fallarlo y así fue. Una pena. Por supuesto, el jugador al acabar el partido se sintió dolido y apenado por sus compañeros, y por los aficionados que fueron hasta allí, a los que pidió disculpas, ya que él había fallado.

Dos preguntas que dejó en el aire. ¿La decisión está en manos del jugador o podía haber sido el entrenador el que dijese quién lo tiraba? ¿La llamada jerarquía es la que hace que quizá Garitano ayer no tuviese nada que decir?

Para acabar decir que había que haber repetido el penalti porque un jugador mallorquín estaba casi a la altura del punto de penalti cuando Aritz chutó. Pero ya era demasiado pedirle al árbitro…

Y así, el Athletic está con un punto más y gracias, porque también podíamos haber perdido. De hecho, durante todo el segundo tiempo estuve con la sensación de que lo íbamos a perder. Así que… bienvenido sea el punto y…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic plano en Marsella

Lo mejor del Athletic ayer sin duda la fotografía de San Mamés engalanada de morado apoyando así a la mujer trabajadora, uniéndose al clamor que fue Bilbao durante todo el día.

El Athletic con la mujer (Foto: Athletic Club)

Del partido sería mejor no hablar. Este mismo martes yo deseaba que el Athletic con este partido me diese un zasca en toda la boca y presentase una imagen mucho mejor que la que nos ha estado ofreciendo hasta ahora, pero en un deseo se ha quedado. De nuevo un Athletic lamentable y plano facilita el camino a un Olympique de Marsella, muy buen equipo, que nos ha pasado por encima. Lo mejor de todo,sin duda, el resultado porque nos podía haber caído un carro de goles si no es por Herrerín. Para llorar. Encima nuevo récord en la competición ya que el gol que hemos recibido ha sido el más tempranero. Es decir, ridículo desde el segundo 46 de partido…
El penalti que ha pitado a nuestro favor y que ha maquillado un poco el resultado del primer tiempo, aunque en la mayor parte de los sitios he leído que no era penalti, a mí sí me lo ha parecido, pero no el que han sacado en la imagen en la tele, sino segundos antes otra mano mucho más clara que también se ha visto pero de manera más fugaz.
El segundo tiempo también ha sido otro despropósito de difícil digestión. El Olympique jugando totalmente a placer y pudiéndonos golear. Paradas de Iago, sacada bajo palos de Etxeita,… pero ha habido suerte y solo ha caído uno más.
Para reflexionar… ¿ qué les pasa a Mikel San José, a Iñaki Williams, De Marcos ayer…?, ¿tenía que haber reaparecido Balenziaga en un partido tan exigente?
Habrá que esperar tiempos mejores, y si son el jueves que viene, con un 2 a 0 mejor que mejor, porque si nos echan de la Europa League, el aguantar la Liga hasta que acabe va a ser algo muy complicado.
Y el domingo contra el Leganés. En fin… no digo nada más. Bueno sólo…
¡Aúpa Athletic!