La distinta efectividad hace que el Madrid mate al Athletic

El Athletic el sábado me gustó casi tanto como contra el Barcelona pero nos vino a pasar prácticamente lo mismo que contra ellos.

Javier Eraso, primer gol en Liga (Foto: AFP)
Javier Eraso, primer gol en Liga (Foto: AFP)
Pusimos el juego y las oportunidades y los dos equipos grandes pusieron los goles. El primer tiempo del Athletic fue de nuevo muy bueno y tuvo hasta cinco oportunidades de gol, pero nosotros somos los que somos y la afectividad ya sabemos cuál es. Los rojiblancos si quieren sacar algo contra los grandes, tienen que jugar todos los partidos contra ellos al 100% o más y además de eso tener una efectividad en la misma proporción. Vamos, los llamados milagros, y el sábado no ocurrió. De todas formas me quedo con el juego y con el saber que si siguen jugando así esas oportunidades acabaran entrando, ya que el equipo contrario no tendrá las mismas armas para pararte que el Barça y el Madrid.
El primer gol de Cristiano fue un golazo. ¡Qué jugador! Es casi tan bueno como desagradable. No lo digo por este partido que estuvo casi discreto sino por la trayectoria que tiene, mejorada este año con sus 5 agresiones sin que los árbitros sancionasen ninguna (¡Qué casualidad que no las vieran!). Pero es buenísimo, las cosas como son. El Athletic a pesar del mazazo en el minuto dos siguió como últimamente a lo suyo. Y empató enseguida por medio de Javier Eraso (primer gol en Liga) y siguió combinando y creando ocasiones. Hasta que James se inventó un tiro del borde del área imparable. En fin. Impresionante. Lo que no tiene un pase es que a falta de un minuto para acabar el primer tiempo dejes a Kroos totalmente solo en el centro del área. Laporte, Laporte,… ¿Dónde estabas?. Gol y con cara de tonto y un 3 a 1 a la caseta, a pesar del primer gran tiempo. Alguno que no haya visto el partido dirá… que gran primer tiempo ni que vainas… ¡si perdimos 3 a 1!
En el segundo tiempo hubo menos oportunidades que en el primero pero no se jugó nada mal. Aduriz tuvo una pero Keylor Navas estuvo más rápido para evitarla. Un 3 a 2 les hubiese puesto un poco nerviosos pero… Al poco rato vino el segundo de Ronaldo. Gran control en el área. De Marcos que se resbala y gol a placer. ¿Qué les pasa a nuestros jugadores que se resbalan tanto? Ni idea, pero es desesperante.
Elustondo marco el 4 a 2 con un precioso cabezazo. Maquilló el resultado evitando que fuese tan abultado. Bien para la moral y bien para él que no está pudiendo participar casi. Al final, 4 a 2. Nosotros orgullosos por el juego pero vapuleados por la cruda realidad. En esta Liga, la mejor del mundo (¡no se lo creen ni ellos!), hay dos equipos, y de vez en cuando tres, que juegan en otra dimensión. Los demás, a hacer lo que podemos y a intentar en nuestro caso entrar en puestos europeos. Puestos con muchas novias. De hecho estamos los séptimos a cinco del Sevilla, a uno del Eibar y empatados a puntos con el Celta. Hay que luchar, empezando el próximo fin de semana contra la Real Sociedad que lleva ganados tres partidos seguidos y nos quieren echar mano (están a cinco puntos). ¡A por ellos!
Pero antes este jueves el Olympique de Marsella que nos quiere amargar la vida en la otra competición que nos ilusiona, la Europa League. Lo más importante es jugar bien, pero sobre todo meter las oportunidades y dejar la portería a cero.
¡A por el Olympique y aúpa Athletic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *