¡Por fin, Athletic!

Da gusto escribir tras una victoria como ésta (3 – 0) y encima frente al Atlético de Madrid. Ya era hora.  Las dos jornadas anteriores se habían dado unos pequeños pasitos que nos hacían ser optimistas, pero que no eran como para echar cohetes, porque encima no habían venido acompañados de puntos, y la alegría definitiva, está claro, que te la dan los puntos. Y si encima de conseguirlos se ve buen partido, miel sobre hojuelas.

A pesar de... no pudieron pararles

Como llevo una temporada larga criticando a Gorka no puedo hacer otra cosa que empezar diciendo que hizo un buen partido, con dos paradas importantes, tanto por los momentos en los que se dieron, como por su calidad. Sacar el tiro de Raúl García a la base del poste era muy muy difícil. En este caso, como en el del Athletic, también he de decir, que ya era hora que hiciese un buen partido. Fenómeno y que siga así.

En segundo lugar quiero resaltar la victoria porque el Atlético estuvo muy bien. El 3-0 no refleja el hecho de que también nuestros chicos pasaron sus apurillos para conseguirlo. Viendo el resultado (sin ver el partido) puedes pensar que fue fácil, y nada más lejos de la realidad. A los de la capital les sobra calidad, y quizá sólo detalles fueron los que influyeron en el resultado final. Por ejemplo, que Iraizoz respondiera en esos dos momentos como lo hizo, fue crucial. Si no llega a ser así quizá ahora estaríamos hablando de otro resultado.

Un recuerdo especial para el árbitro, que como siempre, tiene que aportar su granito de arena particular y si es Muñiz, el granito se suele convertir en paladas y paladas. Para empezar yo vi tres penaltis. El primero el que hicieron a Aduriz nada más empezar, que seguido remató De Marcos al cielo. ¿Dejó ley de la ventaja?  Me extraña mucho. El segundo las manos de Juanfran, también ante Aduriz (más difícil de ver). Y el tercero, por supuesto, también a Aritz, al que el Cata Díaz le intentó arrancar la cabeza, no me acuerdo si en un corner o en una falta lateral. Imposible de no ver. Por supuesto no pitó ninguno. Tampoco vio violencia en la entrada del “Cebolla” Rodríguez a Ekiza. Vaya salvajada. Ni cómo Juanfran le agarró de la camiseta a Muniain. Ni a Godín haciendo de todo, ni a Raúl García dando patada por detrás,… vamos que no vio casi casi ni el partido. Este árbitro desde luego es un amigo para el Athletic.

Para acabar, como ya comenté la semana pasada, al Athletic, a nuestros jugadores no se les ha olvidado jugar al fútbol, al revés, lo siguen haciendo muy bien y vistoso, porque vaya maravilla de dos contraataques, culminados en gol, que nos brindaron. Así da gusto empezar la semana. Que sigan haciendo lo mismo, en Valladolid, este viernes. Se lo agradeceremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *