El Athletic termina la tortura

Me ha costado mucho escribir esta semana. De hecho pasan cuatro días desde el último partido oficial de esta temporada, pero como iba a escribir casi lo mismo que el partido anterior he esperado, por lo menos, hasta que hubiesen finalizado toda la labor.

Despedida contra el Santutxu (Foto: Athletic Club)
Ayer ganaron al Santutxu 4 a 0 en la fiesta del centenario del equipo bilbaino. Un resultado positivo… estamos en racha.
Perdonadme la coña pero es que este año ha sido muy duro. Y más duro que hubiese sido si no hubiese habido esos tres últimos equipos de la clasificación que se han empeñado en hacerlo rematadamente mal. Mucho peor que nuestros chicos rojiblancos. Gracias de verdad a ellos.
La segunda peor clasificación de la historia. Ahí es nada.
Esta misma semana hemos conocido al primer damnificado… Saborit al que no se le renueva el contrato. De Kike Sola ni digo nada.
Creo que mañana van a presentar al nuevo entrenador. Espero que siga con las bajas, aunque éstas nos salgan más caras. De este terrible año yo solo salvaría a los porteros (otra vez digo: gracias Kepa por quedarte), a los centrales, a Rico, a Córdoba, a Muni y en algún momento a Raúl, a Aritz y a Markel. Los demás… buf…
Eso sí, en cuanto digan el nuevo entrenador y empiecen a incorporar alguna cara nueva (por favor, por favor, que sean varias e importantes), me ilusionaré como siempre y esperaré lo mejor de éstos y de los nuevos jugadores. En su mano está conseguirlo… y lo espero sin excusas de… es que este entrenador no ha sabido sacar lo mejor de mí. No. No. Tú eres el que tiene que dar lo mejor por estos colores. Tú.
Agur, Cuco (Foto: Athletic Club)
Y sobre Cuco Ziganda despedirle y decirle que le deseo lo mejor. Aquí ha tenido además de muy mala suerte con las lesiones, una clara desconexión con los jugadores que creo ha derivado en lo que hemos sufrido todos. Un Athletic sin alma, sentido de equipo o juego definido. Un desastre vamos. Pero culpas… compartidas desde luego, con los ya mencionados jugadores y con esta directiva que no ha hecho los años anteriores ninguna incorporación, abocando al equipo a lo que ya intuimos que iba a pasar viendo el último año de Txingurri Valverde. Lo dicho Ziganda, mucha suerte, y gracias por todo, porque aunque nada ha acompañado eres Athletic 100 × 100, y un señor que se ha callado mucho. Mila esker por tu dedicación en todos estos años, tanto de jugador, como de entrenador.
Ahora el Club a ponerse las pilas y a levantar esto, que falta hace.
¡Aúpa Athletic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *