Rajoy, trending topic

No podía ser de otra manera en estos tiempos cuando el presidente del gobierno de un estado es llamado a declarar como testigo por un escándalo (con todas las letras) de corrupción en el partido que igualmente preside. Su comparecencia, comentada en Twitter hasta el hastío se resume en un esperado “yo no sé nada” y en una foto que tendría que suponer una vergüenza para el partido, el estado y el propio Rajoy. Y el único responsable de esa mala imagen es el testigo.

La cárcel daña

Hace muchos años los hermanos menesianos nos llevaron de excursión a Nanclares de Oca, donde el seminario estaba muy cerca de la prisión. Allí un sacerdote nos contó que la cárcel, a la que acudía con regularidad, era un sitio terrible y trágico en el que siempre hacía frío. Supongo que esta lección la recibimos muchos en la niñez, así que la petición de Ignacio González de libertad condicional porque la cárcel le está afectando es solo otro ejemplo de la impunidad con la que han vivido los más alejados de la realidad.

Siempre estuvo mal

Estoy de acuerdo con Julio Lleonart cuando tuitea que el acoso a políticos estuvo mal antes, cuando lo aplaudía y hasta fomentaba Podemos, y lo está ahora que Pablo Iglesias y otros dirigentes han sido víctimas de estos ataques personales en la calle. El que fuera diputado por UPyD apela a la coherencia, un rasgo que se disuelve en esta época de Twitter, mensajes rápidos y modas efímeras que se nos amontonan. Pero Lleonart tiene razón: siempre estuvo mal.

¡Qué pereza!

Por si no lo saben, Taburete es el grupo en el que cantan el hijo de Luis Bárcenas y el nieto de Gerardo Díaz Ferrán, y está de moda entre la juventud española conservadora. Y Los Chikos del Maíz serían sus antagonistas: una formación que abandera (sobre todo su lider, “el Nega”) la revolución de “la gente” (en el sentido de Podemos, sí). Pues bien, ambos se han enzarzado… ¡en un debate en Twitter! Bien acompañados por sus defensores ideologizados. ¡Qué pereza, por favor!

Twitter aburre

Mal verano preveo en Twitter cuando es evidente que lo que llevamos de estación la red social ha perdido muchos, muchos enteros. De aquel bar en el que más o menos nos conocíamos todos y en el que el ingenio era el único mérito necesario para amasar seguidores, hemos pasado a un Twitter de personas con una capacidad asombrosa para indignarse por todo con sus correspondientes legiones de aplaudidores… y de odiadores. Esto empieza a aburrir y eso no es bueno.

Community manager y político

20160414_community

Julio Lleonart ocupó el escaño de Toni Cantó en el congreso de los diputados y, de algún modo, su hueco en las redes sociales de UPyD. Ahora se despacha en una entrevista en El Confidencial contra los usuarios que siguen perfiles políticos en Twitter, y también contra quienes venden el humo de las redes. Pero la entrevista, en general, es bastante interesante para quienes se mueven en este entorno. Por cierto: Lleonart también abandonó UPyD.

La presión se traslada a Podemos

Seguro que en todos los partidos hay personas dispuestas a dar codazos a sus compañeros y quedarse en el Congreso de los Diputados. Pero da la sensación de que ante la repetición de elecciones, el desánimo en PSOE y PP puede dejar huecos que serán aprovechados. En Ciudadanos, la verticalidad que impone Rivera también será facilitadora. Pero a Podemos le cae toda la presión, con las estructuras engordadas y la piel del oso a la venta desde hace tiempo.

Yo también creo que habrá Gobierno

Me parece que por primera vez estoy de acuerdo con Alberto Ruiz-Gallardón cuando opina que, en el último minuto, habrá un gobierno es España. Con parte del contenido del resto de la entrevista también podría estar de acuerdo si no supiera que su posición “progresista” es tan forzada como falsa. Valga como ejemplo su petición de primarias en el PP cuando nunca se sometió a ellas. También asegura Gallardón que no volverá a la política, y tampoco me lo creo.

Yo veo la burbuja

Yo soy de los que cree que el neuromarketing es solo una burbuja más hinchada por quienes creen que el marketing, la comunicación y la sociología no tienen suficientes mecanismos científicos para ofrecer resultados fiables. Estudiosos acomplejados, en definitiva, que necesitan aparatos, cables, enchufes y que técnicos e informáticos lean por ellos los resultados de los análisis. En Puro Marketing son más optimistas (tampoco esperaba otra cosa).

Negocio y fútbol

A estas alturas ha quedado sobradamente demostrado que el fútbol y el negocio se llevan muy bien, y no pasa nada. Bueno, en Euskadi sí porque ser aficionado sale caro, con precios prohibitivos para el merchandising y más altos que la media europea para las entradas. Pero aceptar el juego tal y como viene no implica indolencia ante lo que vemos en casos como el de Neymar: millonadas infames pagadas por gestores que piensan en su negocio, no en el club ni en el deporte. En cualquier caso, también estoy seguro de que Neymar es solo el botón de muestra.