No han entendido nada

A Ciudadanos se lo ha llevado por delante su soberbia. No es que no hayan entendido nada, es que han demostrado que les daba igual no hacerlo y han seguido intentando colar a todo el mundo eso del “centro” hasta que sus votantes se han ido a los partidos que les representan mejor: la derecha tradicional y la derecha ultra. Lejos de corregirse, en Ciudadanos siguen empeñados en su error, y en vez de leer con los resultados que lo del estado de las autonomías tiene que ir en serio (ahí están el BNG y Teruel Existe) Francisco Igea ofrece su gobierno autonómico y el de Andalucía al PSOE a cambio de entrar en el nacional.

No te vas, te han echado

Uno de los personajes más soberbios y más siniestros que tenía Ciudadanos es Juan Carlos Girauta que, pese a ir el número uno por su circunscripción (Toledo), no ha sacado el escaño. Lejos de sufrir una cura de humildad, el que se ha relacionado con los Peones Negros, ha tirado una vez más de chulería: dice que deja la política después de la renuncia de Rivera aunque la realidad lo que dicta es que los electores le han echado. Pero no se preocupen por él, también en El Plural hemos leído que ha fichado como contertulio en el programa de Risto Mejide en Cuatro. Y seguro que no es el único “naranja” que da el paso a la televisión…

Lo que propone Vox

La mejor manera de hacer frente a Vox es explicar cuáles son sus propuestas. En El Confidencial lo dejan así de claro: “El Pacto de Toledo es una de las grandes instituciones del país que ha quedado en ruinas después de las batallas partidistas de las los últimos años. (…) Al inicio de 2019 el acuerdo estuvo muy cerca, pero los intereses electoralistas de Unidas Podemos tumbaron todo el trabajo hecho. Ahora, la subida de Vox supone la sentencia de muerte para el Pacto de Toledo. Por primera vez hay una formación con peso en el parlamento que quiere desmontar el modelo actual”.

No, Más País no es el problema de Podemos

En Maldito Bulo han hecho los cálculos necesarios para desmontar el bulo que ha corrido por Internet desde la noche del 10-N que decía que, sin Más País, Podemos habría sacado 9 o 10 escaños más. Dando por hecho que todos los que han votado a Errejón hubieran votado a Iglesias (que ya es dar por hecho mucho), solo en algunas circunscripciones los morados hubieran sumado un escaño más. Hasta cuatro, y encima en Catalunya lo hubiera perdido el PSC. Es decir, el nuevo descenso de Podemos solo es responsabilidad de Podemos con o sin el partido que se ha formado de purgados por Pablo Iglesias.

¿Otra red social?

De vez en cuando leemos mensajes alarmistas de que Wikipedia puede desaparecer. Y en todo momento cualquiera que conozca mínimamente Internet sabe que la fiabilidad de esa web es, cuando menos, muy discutible. Pero en este escenario el fundador de Wikipedia sigue empeñado en lanzar su red social: WT:Social. Jimmy Wales ha anunciado que no tendrá publicidad (se mantendrá con donaciones, como Wikipedia), que no comercializará los datos, que no tendrá algoritmos y los posts obtendrán relevancia por un sistema de votaciones, y que lo que publiquen sus usuarios podrá ser editados por el resto.

¿Qué es «barbarie»?

Con el pacto exprés entre Sánchez e Iglesias, las reacciones de los partidos, y los cortes de carreteras en Catalunya, esta noticia de La Vanguardia casi ha pasado desapercibida: “Los CDR amenazan con seguir llevando el caos a Catalunya si no se cumplen una serie de exigencias que anoche hicieron públicas a través de Twitter. Mientras haya ‘rehenes, no haya libertad de reunión y de expresión y no podamos ejercer el derecho a la autodeterminación, habrá caos’. ‘Independencia o barbarie’, apuntan”. ¿A qué se refieren con “barbarie”? Porque en Euskadi ya conocemos a los de “piensa como yo o te mato” y no se lo recomendamos.

Iglesias ya va avisando…

Es evidente que Pablo Iglesias ha ganado la primera mano después del 10-N, pero está por ver si ganará la partida. Antes de que se concrete nada ya va avisando a los suyos de que se lo van a poner difícil. Se está vendando de arriba a abajo sin que nadie le haya hecho el primer rasguño porque sabe que vendrán las laceraciones y hasta quien hurgue en las heridas. Gobernar es muy difícil y generar insatisfacción y frustración, muy fácil, sobre todo si has anunciado el asalto a los cielos y, de momento, vas de sillón en sillón. Como dice un buen amigo: “Cuántos lloros de las plegarias atendidas”.

El equipo económico de Vox

Ahora que ya casi todos llaman ultraderecha a la ultraderecha (algunos de los que han llamado “centro” siempre a Ciudadanos se resisten, como quienes les han aupado en sus programas de televisión), lo mejor que podemos hacer para frenar a Vox es dar a conocer sus medidas, especialmente las económicas. Y parece que nos lo van a poner fácil porque ya han anunciado un equipo económico con cinco expertos que espero que hablen alto y claro de sus ideas ultra, en este caso, ultraliberales como el fin del sistema público de pensiones, el de Sanidad o el fin también de la declaración de la renta.

No, desquiciado por Twitter

Si finalmente José Manuel Soto ha votado a un partido facha, después de hacer campaña por los valores que representa ese partido desde Twitter, no me da ninguna pena que ahora lo linchen metafóricamente en la red social. Pero independientemente de lo que haya hecho, me sirve como ejemplo de lo que es ese ecosistema en miniatura: el cantante empezó a hacer comentarios políticos y hoy es víctima de su propia incontinencia, de la interacción (aunque sea negativa), de cómo cualquiera acaba deseando seguir opinando aunque le zurren porque tiene opiniones de mierda (por retrógradas), como en su caso.

Mejor si lo cambiamos

Para evitar que nos enganchemos a las redes sociales de la peor manera Instagram está probando qué pasa si dejamos de ver los “likes” en una foto. Es decir: podemos dar al “me gusta” pero no podemos ver cuántos corazoncitos tiene esa foto. Así eliminan el componente competitivo y, seguramente, la ansiedad entre los usuarios más vulnerables como los y las adolescentes. Claro que también modifican el modelo de negocio de las y los influencers y esto es importante como apuntan en Trecebits: las empresas tendrían que consultar a Instagram por los datos y eso ubica a la red social en el centro del business.

Un beneficio del pacto PSOE-Podemos

Esperaremos a que se conforme el nuevo gobierno español y a ver qué pasos da para saber si es bueno o no para Euskadi. Pero no podemos negar que el rápido entendimiento entre Sánchez e Iglesias, 200 millones de euros después, sirve como detector de fachas. Y los que se había destapado, como Hermann Tertsch, van lanzados: “Muchos países europeos habrían sacado ya al ejército ya para imponer el orden constitucional de tener una situación similar a la que se da hoy en España. Aquí el gobierno tiene atadas de manos a policía y Guardia Civil para consumar planes del gobierno con sus socios golpistas”.

Antifascistas que no lo son

Muchos se toman lo de “antifascista” como una etiqueta que deciden ponerse, y listo. Pero antifascista se es y se demuestra en todo. No puede uno declarase antifascista y no ser beligerante contra ETA, por ejemplo, ni abrazar el antifascismo y pedir el cierre de medios de comunicación como acaba de hacer Albano-Dante Fachín en Twitter para El País. El motivo, que no le ha gustado la opinión de uno de los periodistas de este medio. Vaya. Malos tiempos para la lírica estos en los que todos aseguran ser los paladines de la libertad mientras intentan callar a los que no les reconocen como tal.

La importancia de lo local

Dani Álvarez tuiteaba: “Un escano para @obloque e falamos máis de Galicia en tres días que en oito anos”, mientras muchos nos preguntamos sobre las posiciones de partida de Teruel Existe y la caverna española se rasga las vestiduras ante la posibilidad de que los partidos nacionalistas vascos y catalanes puedan decidir sobre el próximo gobierno español (algo que por cierto lleva pasando desde el siglo pasado). Todo esto solo refuerza una certeza: lo importante que es que haya partidos y políticos que defiendan lo local. Pero no solo las obsesiones de cada uno, sino lo de todos.

Guaidó sí reconoce a Áñez

El tuit de Juan Guaidó parece un chiste pero no lo es: “Desde el Gobierno legítimo de Venezuela reconocemos a Jeanine Áñez como Presidenta interina de Bolivia, en su misión de guiar una transición constitucional hacia una elección presidencial. Son una inspiración para nuestro país, tenemos la convicción que lograremos la libertad”. El venezolano, que desde que se autoproclamó presidente de su país ha ido perdiendo fuelle da la bienvenida a su paraíso de presidentes designados por sí mismos, la gracia de Dios y algún apoyo externo… Pero que no logran ocupar lo que pretenden. Y esa es una buena noticia.

A ver si ha sido un golpe de estado…

Javier Solana, que no arriesga nada nunca, ha tuiteado: “Evo Morales se asila en Méjico. Bolivia ha sufrido un golpe de estado por el ejército” (sic). No ha podido ser más preciso, y si hasta él lo reconoce es que podemos hablar de golpe de estado en Bolivia. Tal vez Morales no actuara de la manera más transparente para mantenerse en el poder, pero la consecuencia no puede ser una sustitución por la fuerza del jefe del gobierno. Internet sí ha sido positivo para esto: ¿cuántas autoproclamaciones de falsos presidentes nos han colado en la historia? Hoy, la opinión pública mundial vigila y no perdona.

«Hostia puta, cuánto facha»

El humorista gráfico catalán, Mia Font, resumía mejor que nadie en su explícito tuit la jornada electoral: “Hostia puta, cuánto facha”. Siempre he creído que el votante es sagrado y que su decisión es absolutamente respetable, pero empiezo a dudar de mí mismo porque votar a Vox no es como ser capaz de votar a Bildu, el PP o Ciudadanos, es ir un paso más allá y legitimar en España la historia más negra de ese país. Es revanchimo, es avalar la xenofobia, la homofobia y el machismo. Porque el movimiento de Vox es mucho más concreto y directo que el de Trump o Le Pen: hace solo 45 años eran los que mandaban.

Sí, eran ellos

Dani Bordas también clavaba el diagnóstico en Twitter: “Los que votaban a Ciudadanos, para no ser de izquierdas ni de derechas, han resultado ser de ultraderecha”. Los números, además, son muy claros: lo que ha perdido Ciudadanos se ha ido a Vox, sobre todo, y un poco al PP. Antes, toda esa bolsa de votos era del PP, que aglutinaba desde el centro-derecha hasta el extremo diestro. La irrupción de los de Rivera empezó a resquebrajar su flanco más derecho (pocas cosas más perniciosas ha habido en España que entrar en el juego de llamar “centro” a Ciudadanos) y al final la mano dura les ha arrancado lo que es suyo.

Y los medios españoles, ¿de qué se sorprenden?

Aunque fastidie, también hay que tener en cuenta avisos como el que hacía el guionista Raúl Díaz: “Un juego para esa gente que trabaja en medios y reclama autocrítica a políticos: a ver si adivináis qué parte de culpa tenéis en la frase ‘solo hace 11 meses no teníamos ninguna representación en España, solo hace 11 meses. Hoy somos la tercera fuerza política, con 52 diputados’”. Porque los que se sumaron desde su tribuna al “Ciudadanos es el centro” son casi los mismos que han sido colaboracionistas con la extrema derecha. Y cuanto antes enmienden lo hecho (nadie pide que se inmolen), mejor para ellos y para todos.

Tezanos no hizo sociología, hizo campaña

Las elecciones más innecesarias solo las quiso el PSOE y, sobre todo, las ha perdido el PSOE. Si Sánchez no fue capaz de sacar adelante el escenario de abril no será capaz de sacar este de noviembre a menos que se rodee, para variar, de viejos políticos que saben de cosas de Estado. En vez de ellos, hasta ahora ha preferido el marketing, el consulting y Tezanos, que pasó de hacer sociología a hacer campaña para ver si la teoría que se cumple a si misma obraba el milagro. Pero no lo hizo. Al contrario: ahora Sánchez tiene más de cincuenta fachas en la cámara y la obligación de entenderse con Podemos a cualquier precio.

El gráfico que hay que ver

Si el de Tezanos fue el sondeo que más falló antes de las elecciones, el de Politibot es el gráfico más relevante el día después en España: marca las curvas por separado de los cinco partidos. Este sí que no tiene trampa y muestra cómo el PSOE ha dejado pasar la oportunidad, como el PP no remonta lo suficiente, como Ciudadanos se ha hundido sin remedio, como Podemos resiste pero siempre a la baja y como Vox se ha disparado. Que sí, que lo sabemos todos, pero un pelín de perspectiva (toma los datos de las Generales desde 2015) ayuda a situarnos. Ya solo falta que lo vean los citados y formen gobierno de una vez.

Acojonante

Leíamos el viernes en La Vanguardia que 4.500 agentes de la Policía y la Guardia Civil no iban a poder votar hoy porque habían sido desplazados a Catalunya sin tiempo para tramitar el voto por correo. Los sindicatos policiales habían intentado que la Junta Electoral ampliase excepcionalmente el plazo pero no lo habían logrado… Hasta que el Tribunal Supremo ha obligado a permitir esos votos. ¿A quién irán? Solo ellos lo saben pero echando un ojo a los votos por distritos de abril uno puede hacerse una idea de la intención de voto y de la intencionalidad manifiesta de esta decisión. Una más.

Vota para alejar al esperpento

Llevo intentando contarles esta noticia desde la semana pasada y aunque sea sobre la bocina lo voy a hacer: “Pelea en el mitin de Vox: ‘Yo soy más español que tú, que tienes cara de mono’”, leíamos el fin de semana pasado en la web de Marca, en una pieza que lo tenía todo. Para empezar, que saliese en el periódico deportivo, para seguir, el titular y, para terminar, la foto con las banderas de España que fueron usadas para agredirse los unos a los otros. Una joya del periodismo deportivo y de la política española. Pero después de las risas viene la realidad: esos que se pegaron seguramente esta noche celebren una victoria.

Y para parar a los que lo agitan

Hoy vamos a votar porque Pablo Iglesias cayó en la trampa de Sánchez y tensó la cuerda para que el socialista la rompiera. De este modo, el líder del PSOE que ha ido abatiendo a todos sus enemigos nos mandó de nuevo a las urnas y dio, de rebote, una segunda oportunidad al trifachito. La existencia de esa entente entre Vox, PP y Ciudadanos le hace parecer más de izquierdas, pero como denuncia José Miguel Gamboa en Twitter, toma decisiones rancias: “El Ministerio de Cultura ha otorgado al Foro de Promoción, Defensa y Debate de las Novilladas el Premio Nacional de Tauromaquia”.

Sí, los partidos importan

Jorge Dioni ha escrito mejor de lo que yo seré capaz un pensamiento que compartimos con muchos: “Hace cinco años, había un cierto consenso en torno a la obsolescencia de las organizaciones. Creo que la disolución de Ciudadanos y, sobre todo, el frío que está pasando Errejón en comparación a la resistencia de UP, gracias a la estructura de IU, muestran lo contrario”. Los partidos importan por mucho que llevemos años escuchando lo contrario: PNV, PSOE o PP están ahí, Ciudadanos fluctúa como fluctuará Vox (o eso espero) y Podemos resiste porque, aunque sea a cara de perro, han montado una estructura tradicional.

Ongi etorri, Julieta!

Hoy tenemos una cita con las urnas… Pero también con el Athletic en San Mamés: vamos a pasar frío pero vamos a intentar disfrutarlo pero dudo mucho de que ninguno de los habituales se lo pase hoy mejor que Julieta Pérez Compagnucci que, por lo que ella misma contó a José Manuel Monje en Onda Vasca, debuta en nuestro estadio hoy. ¿Quién es esta chica? Una argentina jovencísima que ha enamorado a la parroquia rojiblanca en Instagram y Twitter. Nieta de emigrantes vascos ella misma se considera vasca y está viviendo su sueño: vivir en Bilbao e ir a San Mamés como la athelticzale que es. Ongi etorri!