Feliz lunes a las y los autónomos

Pocas autónomas y autónomos quedarán sin saber que nos han subido la cuota. Es cierto que se trata de la segunda parte de una subida programada desde 2018, pero también es cierto que en este 2020 tan horroroso en el gobierno de “la gente” no parece que hayan movido un dedo para congelar la medida. Así que todos esos hosteleros y comerciantes que calculan hoy cuánto podrán aguantar abiertos durante la pandemia se encuentran que a su preocupación tienen que añadir otra. Porque no es la subida de varios euros ni que sea retroactiva en parte: es la indefensión y la sensación de que lo pagamos todo.

Y el gobierno español se sube el sueldo

Lo único claro de esta subida es que sabemos a dónde va exactamente: lo que nos cargan a los autónomos irá para pagar a los funcionarios y al gobierno español, por extensión. Después de que el Senado parase la intención de PSOE y Podemos de subir el sueldo a presidentes, vicepresidentes, ministros y demás, este aumento ha venido vía funcionariado. Que sí, que ya sé que estoy siendo reduccionista y que nada se explica de un modo tan sencillo nunca, y menos en política o impuestos. Pero los hechos son tan claros y contundentes como indignantes en este tiempo tan convulso, complicado y agotador.

Progres de postal y escaparate

El gobierno de “la gente”, el más progre, el más ecologista (y no tenía ni idea nadie de que los diésel a precio de derribo los habían comprado familias de clase media) y el que más se preocupa por los demás, de momento, ha preparado para la Casa Real española “la mayor subida presupuestaria en una década. El presupuesto para el próximo año será de 8.431.150 millones de euros, lo que supone un incremento de un 6,5% (544.000 euros) respecto a las cuentas vigentes desde 2018” (Vozpópuli). Y esto, ¿cómo van a explicarlo? O mejor: ¿quién va a poner el tuit que desvíe la atención, Echenique o López de Uralde?

La valentía se puede medir

Pero no es solo que la partida para la Casa Real española haya aumentado en los presupuestos que han acordado PSOE y Podemos, es que se mantienen los gastos de la institución distribuidos por diferentes ministerios. Patrimonio inmobiliario (los Borbón no tienen ninguna vivienda en propiedad, tampoco Letizia Ortiz, ni los Urdangarín) y de cualquier otro tipo, ciervos incluidos, según Vanitatis, van a cargo de diferentes carteras y ministros. Y ni PSOE, ni Podemos, ni IU lo han evitado. Al contrario. Así que, sí, la valentía se puede medir en número de privilegios que se laminan a Felipe VI. O los que se mantienen.

Y el Valle de los Caídos, también

Por la boca muere el pez: “El Ministerio de Presidencia mantiene la subvención a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos” (La Información). Mucho gobierno de “la gente”, mucho asaltar los cielos, mucha cara de aflicción de Pablo Iglesias en las entrevistas, pero nadie evita que los autónomos paguen más, ni que el Rey cobre menos, ni que la jefatura de Estado siga riéndose de todos, ni que el gobierno español se aumente el sueldo, ni que el Valle de los Caídos se quede sin subvención. Y ahora, ¿qué? ¿Dejarán de tomarnos el pelo y de mirarnos por encima del hombro los de Podemos, o seguirán autoengañándose?

Políticos y privilegiados

A ver con qué cara sale el ministro español de Sanidad o el de Justicia a hablarnos de toques de queda, estados de alarma y posibles confinamientos, perimetrales o no, después de que les hayan pillado en la fiesta de Pedro J. Ramírez para promocionar su digital, El Español, junto a otras 150 personas, muchas de ellas sin mascarilla. Políticos, empresarios y varios CEO con pelo de Taburete posaron para la foto, algunos muy apretaditos. Pero el tuit de Electomanía que levantó la liebre no es correcto: en la galería se ven políticos de PSOE, PP y Ciudadanos. Así que “casi todo el arco parlamentario” se quedó en casa. Que conste.

En el nombre de la izquierda…

Vamos con más indeseables: los que se declaran independentistas y de izquierdas en Catalunya pero solo son unos vándalos que buscan excusas para liberar su violencia y sociopatía. En Euskadi conocemos bien a su versión vasca: son los que aprovechan un mitin de Vox para destrozar el mobiliario urbano. Tontos del bote que, en el caso catalán, se han manifestado contra el toque de queda. Luego, habrá que oírles que en los puestos de trabajo o el transporte público es donde se dan contagios que no se cuentan. En el fondo, la suya fue una fiesta como la de Pedro J. pero a cargo de los impuestos de todos.

Que paguen los que más tienen… Pero de verdad

Desconozco si los ministros que acudieron a la party de Pedro J. se despertaron con resaca o no al día siguiente, pero sí lo hicieron con la noticia de que PSOE y Podemos han llegado a un acuerdo para presentar los PGE del Gobierno a los grupos en el Congreso. Digitales como Público repetían el titular: subida de impuestos a grandes fortunas y más inversión en Sanidad. ¿Quién puede estar en contra de esto? Yo, de saque, confío… Pero espero que, más allá del titular, no sea la clase media la que soporte la mayor parte de la subida impositiva, como siempre ha sucedido, vía IVA y tramos que funcionan solo en la teoría.

Hablando de gentuza con dinero…

El presidente del Málaga apartado por sus irregularidades en la gestión, el jeque catarí Abdullah ben Nasser Al Thani, utilizó su cuenta en Twitter para amenazar al presidente Emmanuel Macron: “Si no hay una disculpa oficial para todos los países musulmanes con respecto al discurso de racismo, incitación al odio, recomendaremos las acciones ofensivas del Mensajero de Dios, Así que soporta las consecuencias”. El dueño del Málaga respondía al francés, que durante el funeral y los homenajes a Samuel Paty había sido contundente con los integristas islámicos que le habían asesinado y quienes les justifican.

La derecha se reestructura

Hay un nuevo chiste recurrente en Twitter desde el pasado fin de semana, el de la falsa “avalancha” de nuevos afiliados a Vox… Que solo eran cinco personas en la foto más favorecida. Las exageraciones de la extrema derecha muestran su debilidad. Pero es cierto que el discurso de Pablo Casado ha movido a pequeña escala algunas piedrecitas en la derecha. No tengo duda de que la reubicación del PP también tiene que ver con el abandono de Patricia Reyes, que deja Ciudadanos, por fin, después de serlo todo con Rivera y no llegar a nada con Arrimadas después de perder su acta de diputada con la debacle electoral.

Garriga y sus cosas de fachas

Ignacio Garriga, que puede ser el candidato de Vox a las elecciones catalanas, casualmente, fue el que presentó la moción de censura con la típica colección de fascistadas que se podía esperar: el virus chino, la inmigración ilegal, la inseguridad y la oposición a la lucha feminista marcaron su texto como si hubiera traducido alguna intervención de Trump. No fue interesante ni carismático y cayó en algún truco, como el de la repetición, para cuando no tienes más recursos, pero fue mejor que Abascal. Y sobre todo fue de extrema derecha. Lo que Vox se ha empeñado en demostrar que es desde que las cámaras le enfocan.

Dejad que Abascal se acerque a los micrófonos

El apagón mediático a la extrema derecha debería de ser indiscutible… Salvo cuando habla Abascal: hay que dejar la cámara en plano fijo y abrir bien los micros, porque en un discurso largo como el de ayer, el de Vox muestra su incapacidad no solo discursiva. Abascal hizo el ridículo y, al mismo tiempo, lo más difícil: aliviar a Casado, que tuvo fácil centrarse ante la colección de despropósitos, chapuzas y etiquetas que pronunció el de la extrema derecha. Un discurso lesivo pero sobre todo para Vox y Abascal que, me temo, ha escrito uno de sus capítulos finales. Espinosa de los Monteros ya calienta en la banda.

Y Sánchez hizo de Sánchez

El volumen de tuits cayó mucho cuando Sánchez tomó la palabra. Hablo de tuits reales, de personas que tienen su propia opinión y la expresan libremente, no hablo de la acción coordinada de Vox en Twitter. Lo cierto es que Sánchez no sorprendió a nadie: sabía que tenía todo que ganar si no arriesgaba… Y no arriesgó. Se enfrentó a Vox después de que Abascal lo dejara fácil, fácil, y enumeró un montón de iniciativas de su gobierno. La moción para Sánchez fue un regalo y el presidente español no lo despreció. Hizo lo que le tocaba y lo hizo para su parroquia pero sin brillantez. Ahora, que haga lo importante.

Visto desde aquí

El debate de ayer, visto desde aquí, fue totalmente innecesario. Y no solo el de ayer: la mayoría de rifi-rafes en Madrid a los que asistimos vía televisión nos resultan intrascendentes por graves que se pongan, como el que provocó la senadora del PP, María Adelaida Pedrosa, involucrando a Irene Montero, a la que preguntaba: “¿Siente usted vergüenza por compartir su vida con un machista o va a seguir callada? ¿Es usted una mujer sumisa a un macho alfa?”. Itxaso Atutxa zanjaba en Twitter: “La degradación de la política desde la política. O de cómo una mujer puede agredir a otra de la forma más machista y degradante”.

Innovación, al fin y al cabo

En un plano más práctico y cercano, es bastante relevante el anuncio del Gobierno Vasco de que explorará el voto electrónico. Personalmente, sigo teniendo recelos y me sigue gustando el sistema tradicional, básicamente, porque cualquiera que ha formado parte de él sabe que es enormemente garantista. Pero como el propio Gobierno apunta en su proyecto piloto, el voto exterior necesita una vuelta: se quedan miles de vascos sin poder ejercer su derecho a votar por culpa de procedimientos engorrosos y, por lo visto, mucho menos garantistas. En cualquier caso, las innovaciones siempre merecen una oportunidad.

¿Cómo creían que iba a acabar?

Todavía no ha acabado: la legislatura en la que PP y Ciudadanos decidieron echarse a los brazos de Vox se les puede hacer muy larga a los dos primeros partidos si, como parece, los de extrema derecha les aprietan las tuercas cada día un poco más. “Si el PP vota contra la moción de censura, Vox pedirá entrar en los Gobiernos de Madrid y de Andalucía”, leemos en República.com. ¿Acaso se pensaban Casado y, entonces, Rivera, que los de Abascal iban a ser mansos? ¿No son los fascistas auténticos antisistema a los que no les importa que salten todos los resortes de estabilidad? ¿No han aprendido nada?

No, Sánchez, tú tampoco podrás domarlo

Para mi desgracia, esta semana tendré que leer y escribir sobre la moción de censura promovida por Vox. La fascistada siempre va a lo suyo, a desestabilizar. El gobierno español no parece nervioso: nadie cree que pueda salir, ni siquiera quienes la proponen (lo que muestra qué tipo de políticos son). De hecho, Sánchez parece satisfecho ante la que le ha montado Vox: sabe que enfrentarse a la extrema derecha aprieta sus filas y debilita a Casado, al que se le vuelve a esfumar intención de voto por la derecha. Pero que no se confunda el presidente español: él tampoco podrá domar a la bestia fascista.

Todos muertos salvo Díaz Ayuso

José María Lorenzo es asesor en la consejería de Educación del gobierno de Madrid, y para felicitar a Isabel Díaz Ayuso por su cumpleaños vía Twitter no se le ocurrió una idea mejor que pegar la cara de la presidenta en una pintura en la que únicamente Agustina de Aragón quedaba en pie, rodeada de cadáveres. Por si no fuera poco, al montaje ha añadido como un pegote la bandera de la comunidad de Madrid. Una “ideaza” que, como responde algún tuitero, en la cabeza de Lorenzo sería espectacular, pero que no pasa de ocurrencia, error mayúsculo y lamida de pies vergonzante.

¿Bulos… en una ficción?

Una de las derivadas lógicas de “la nueva política” son “los nuevos sindicatos”. Como los de la Policía, que se sitúan entre la derecha y la pared, y ya han dado muestra de su atrevimiento y, por extensión, su conocimiento de la vida. Sirva como ejemplo uno de sus últimos tuits de Jupol, en el que critican la serie ‘Antidisturbios’ porque, según ellos, está llena de “bulos”. No sé si alguien les ha dicho que se trata de una ficción y que, como tal, los autores pueden tomarse licencias… O reflejar la realidad con más libertad, que igual es lo que temen los del sindicato policial y por eso han lanzado su campaña.

Y el escudo del Athletic

Después de una victoria del Athletic la semana se encara mejor, aunque sea semana de moción de censura en Madrid. Y hasta podemos permitirnos rescatar un tuit del fin de semana que, no podía ser de otra manera, llamó poderosamente nuestra atención: en una serie coreana, Mr. Heart, para público juvenil (el título es bastante elocuente), andaban cortos de creatividad (o presupuesto, que suele ser lo mismo) y encasquetaron el escudo del Athletic a los chándales del instituto o universidad de turno. Lo difundió Crossing Viper en Twitter y, por supuesto, fue una noticia muy comentada… Con el alivio de la victoria.

«El Burger King»

El título de la foto no es mío (y lo lamento, porque es brillante), es del popular tuitero Sr. Jimvill. Y lo clava: en la revista Paris Match hemos visto la foto de Juan Carlos I preparando una barbacoa junto al hijo de Corinna Larsen (antes conocida como Corinna zu Sayn-Wittgenstein), con la gorra hacia atrás, unas buenas ojeras, un bañador amarillo fosoforito, la camisa abierta y unos náuticos. Lo que viene a ser un tío enrollado que intenta ganarse al hijo de la mujer a la que se camela con un buen fajo de billetes saudíes en el bolsillo. Ojo, no seré yo el que le llame viejo verde. Vamos a dejarlo en campechano, lo que ha sido siempre.

No se pagó ni la contadora de billetes

Hace solo unos días que hablábamos de que, que la familia real careciera de propiedades tenía que entenderse como que nosotros les pagamos cada residencia y despacho. Las y los de todos, hermanas y madre de Felipe VI, incluidas, por supuesto. Ahora sabemos que entre 2009 y 2015 la Casa Real compró una contadora de billetes y tres cajas fuertes. O lo que es lo mismo: se lo compramos nosotros para que Juan Carlos I, entre barbacoa y barbacoa, contabilizara y guardara el dinero saudí que ni siquiera declaró. No es un detalle: es la muestra de la desvergüenza y de cómo el Jefe de Estado trataba a España.

Gol de Sánchez

No de Hugo, sino de Pedro: el presidente español ha marcado un gol a Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, y de paso, al PP y a Ciudadanos, ofreciéndose para mediar en la gravísima crisis sanitaria madrileña y accediendo a hacerlo en la sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. La foto de Sánchez entrando a las dependencias de Díaz Ayuso puede ser letal para la presidenta que se ve sobrepasada y necesitada de que el socialista ponga orden en su caos. Esa va a ser la foto. Y Sánchez tiene todo el derecho del mundo a rentabilizar su ayuda igual que el PP, irresponsablemente, ha intentado rentabilizar la pandemia.

Y gol de Hugo

Esta vez es Silva, y no Sánchez, el que remata: el actor ha pegado un corte merecido y certero a Santiago Abascal en Twitter. Uno no sabe si imaginarse al propio Hugo Silva o al personaje de Paccino respondiendo: “No me consta” a un tuit del de Vox mezclando El Ministerio del Tiempo, Stalin y el coronavirus. Una chorrada como un templo, propia del cuñado que solo le OK Diario, que obtuvo una respuesta a la altura en forma de compromiso contra el fascismo… Y las tonterías. Llevo tiempo advirtiendo de que Silva no está suficientemente valorado como actor y persona. Ahora estoy más seguro de ello.

Goool… De los de siempre

He empezado la columna hablando del patrón del Bribón, he usado símiles futbolísticos y ahora la termino juntando las dos cosas: el beneficio de algunos (unos pocos) que saben aprovecharse de la inflación que existe en el mundo del fútbol. Un 25% de cada traspaso va para los representantes, según leemos en Magnet. Y el célebre Jorge Mendes es el máximo exponente pero no el único de este modelo de negocio: la oficina de representación ahora es global y ofrece asesoría también de inversión del dinero al jugador o de imagen, además de gestionar todos los contratos deportivos o publicitarios.