«Hace lo que le da la gana»

No lo digo yo, desbocado columnista de ese grupo de cuatro periódicos y una radio en el que permiten hablar claramente de una Euskadi independiente, lo dice una fuente de Zarzuela a El Confidencial y lo recogen en El Plural: no solo Juan Carlos I hace lo que le da la gana, es que es “ingobernable” y es un tío insoportable “deriva responsabilidades propias a terceros”. Una joyita. ¡Y qué risas va a hacer este fin de semana en Sanxenxo, con sus amigos ricachones, mientras se celebra una regata! Eso, sí, el refuerzo en la seguridad lo pagamos entre todos porque El Campechano tiene que seguir sintiéndose impune.

Yolanda Díaz ya camina sola. O no

Yolanda Díaz, Aitor Esteban y Gabriel Rufián van a ser las estrellas del rock en las próximas elecciones generales que, esta vez sí, parece que Sánchez convocará tan cerca como pueda de noviembre de 2023, cuando tocan. Los diputados vasco y catalán tienen sus propias bandas: EAJ-PNV y ERC les cubren con sus instrumentos. Pero Díaz va de solista, de cantautora, y eso puede llenar estadios pero no urnas. De momento, la vicepresidenta ha lanzado una asociación, Sumar, para iniciar “un proceso de escucha”. Seguiremos los pasos que dé, pero, de momento, nada suena original, ni nuevo, ni disruptivo, precisamente.

Víctima y culpable

Puedo entender que Susana Griso se haya dejado llevar por una corriente de opinión que le lleva a decir lo que denuncia José Ignacio Chaparro en Twitter: “Algo debemos estar haciendo mal porque los abortos los embarazos no deseados siguen aumentando y los abortos también”. El propio periodista rectifica a la presentadora: “Los datos de Sanidad reflejan una caída constante desde 2011 en términos absolutos y relativos”. Lo que no es defendible es que Griso no haya tenido la curiosidad de ver si su propia impresión es cierta, y lo que es peor: ¿qué fuentes maneja? ¿Quién informa a quien informa, en este caso, Susana Griso?

¿Un gánster?

Está claro que Luis Rubiales no solo es un artero al que parece que le da lo mismo el fútbol, aunque preside la Federación Española, siempre que él y los suyos puedan sacar tajada. Rubiales ya empieza a tener gestos de gánster: “Grabó también a José Guirao, ministro de Cultura y Deporte de Pedro Sánchez”. Es decir, no solo lo hizo a la secretaria de Estado. Y si todo esto que recogen en República.com se confirma solo se sumaría a otras noticias que vamos conociendo, como que perjudicó al Deportivo de A Coruña conscientemente, y que llevó la Supercopa a Arabia facilitando el acceso a la competición a Real Madrid y Barcelona.

Merecerá la pena

Sí, desconectarnos de Rusia nos va a costar mucho dinero a todos. Pero merecerá la pena. Solo espero que el plan de Bruselas, que busca reducir la dependencia de Europa de las materias primas con las que Putin financia su invasión sobre Ucrania, no contemple recurrir a otras dictaduras formales o de facto. No soy optimista al respecto, la verdad, pero cada paso que nos aleje de un sátrapa puede servir para acercarnos a una solución más justa. En cualquier caso, aprovecho estas líneas para insistir: el debate no debe de estar en el origen de la energía, sino en nuestra forma de consumirla, como individuos y sociedad.

¿Y tú quién eres, pavo?

A Vladímir Putin y a Serguéi Lavrov hay que empezar a tratarles como lo que son: chulos de barrio que, algún día, se equivocarán de persona (o de país) con el que meterse, y recibirán una buena hostia. De hecho, ya les ha pasado: Ucrania no es ese enemigo débil que presumían, y el ejército ruso daña (y lo hemos visto trágicamente) pero no vence. Ahora, Putin y Lavrov se meten con Finlandia porque el gobierno de este país, elegido democráticamente (no podemos decir lo mismo de Rusia), ha decidido entrar en la OTAN ejerciendo su soberanía. Una OTAN que ha reverdecido Putin con su invasión por el morro a otro país.

Especulación pura y dura

En El Blog Salmón he encontrado una de las mejores piezas sobre qué ha pasado con las monedas digitales que se han esfumado esta semana. Alejandro Nieto parte de una base general: no puedes invertir en algo que no entiendas y el funcionamiento de estas monedas era tan complejo que resultaba ininteligible. Y de otra base más concreta: todas las monedas virtuales se basan en la especulación y en ese mar siempre van a alimentarse mejor los tiburones. De hecho, sí, hay quien se ha enriquecido mientras otros perdían todo el dinero que habían metido en una tecnología destinada a nada más que a especular.

Empadronada para beneficiarse

Quién y Macarena Olona ha acabado empadronada en una casa que no es su domicilio habitual para poder beneficiarse de un mecanismo garantista y democrático: la alicantina reside ahora en Salobreña, “en casa de un dirigente de Vox” (El Plural) y lo hace solo “para ser candidata” en las elecciones a la Junta de Andalucía. Pero no creo que esta maniobra, puede que legal pero claramente antiestética, debilite la candidatura: parece que Vox va lanzado en las encuestas y que, como en Castilla y León, el PP ha medido mal su fuerza contra el monstruo de la extrema derecha que ellos mismos han cebado y siguen cebando.

Podemos sí tenía plan B

Al contrario que a Macarena Olona, la maniobra de Podemos que ha acabado en fiasco sí va a pasar factura electoral a la candidatura de izquierdas. Uno no puede lanzarse a una carrera, lo que es una campaña, descalzo. No solo han salido sin zapatillas ni calcetines, se empeñan en elegir los caminos con más piedritas hasta la derrota final: César Calderón mostraba en Twitter que “Según la web de la Junta Electoral Andaluza, Podemos se presenta en las 8 provincias. A ver, esto no quiere decir que finalmente presenten listas, eso no lo sabremos hasta el día 16, lo que confirma es que tenían un plan B, cosa que no ha hecho el resto de la coalición”.

La inmensidad

Es difícil entender el mecanismo de las criptomonedas porque está diseñado para que lo sea, para que parezca que esta inversión está al alcance de solo unos pocos enterados. Y a muchos de ellos acaban de desplumarlos. Pero hay otros elementos que me resultan incomprensibles y, a la vez, me maravillan: la visión que tenemos desde esta semana del agujero negro que puede devorar nuestra galaxia es impresionante, pero aún lo es más que dedujeran que existe y que descubrieran dónde está y qué hace está sin poder vislumbrarlo siquiera. La grandeza de esas mentes y la inmensidad de nuestro universo me sobrecogen. Y me gusta.

Una buena cuestión

El acceso de Pablo Iglesias al CNI por medio de su vicepresidencia fue una noticia muy comentada y, por supuesto, criticada desde las bancadas del PP, Vox y Ciudadanos. Después de que haya saltado la liebre del espionaje del gobierno (en serio, ¿a alguien le sorprende?) su presencia en esas reuniones en las que se hablaba de cosas del CN me ha generado ciertas preguntas que Pedro Sánchez ha intentado responder como si estuviera en un libro de John le Carre, esto es, sin decir nada claramente: “Sánchez protege a Robles y sitúa a Iglesias como el instigador de la crisis del CNI” (El Confidencial).

Pues eso, dimisiones

Mientras pensaba en qué había estado haciendo en esas reuniones sobre cosas de Inteligencia española, me he encontrado con esta noticia de El Independiente: “Belarra apunta a dimisiones por los espionajes: ‘Tiene que haber responsabilidades políticas’”. Y estoy completamente de acuerdo con ella: si Iglesias no tenía ni idea y a las ministras y ministros de Podemos les han ninguneado, evidentemente, tienen que dimitir. Pero me refiero a las y los que lidera Ione Belarra. ¿Qué sentido tienen que sigan? ¿Por qué lo hacen, por qué se aferran a la cartera ministerial? ¿A cambio de qué? ¿Por qué no hablan claro?

Gambito de dama

Es evidente que las ministras de Podemos, especialmente Belarra y Montero, están intentando hacer una jugada a la ministra Robles, del PSOE. Un juego de tronos en toda regla, de esos que tanto han gustado siempre en el partido morado, pero que está erosionando a todas y todos. Lo del espionaje del CNI es indefendible, pero no me parece tampoco decoroso lo que estamos viendo, esa manera de lanzarse cuchillos en el consejo de ministras y ministros, y en el Congreso, lanzarse partidos (que se dejan lanzar, ojo). ¿En nombre de qué? Porque en nombre de la calidad democrática y un Ejecutivo de garantías, desde luego, no es.

¿ERC o el caos? Sánchez lo tiene claro

A la hora a la que mando esta columna no habíamos visto movimientos después del ultimátum que lanzó Gabriel Rufián: “ERC da 48 horas al PSOE para explicar Pegasus o tumbará el Plan de choque” (El Plural). No creo yo que eso vaya a poner nervioso a Sánchez, que tiene muy claro que puede vivir en el caos porque ya lo ha demostrado. Por eso tampoco le abandonan las ministras y ministros de Podemos. A mí lo que me llama la atención es la reacción de esos partidos que votaron a favor de la Reforma Laboral porque era necesaria pese a invadir competencias pero ahora, si invaden su privacidad, tumban planes anticrisis.

¿Y Yolanda Díaz?

A Ione Belarra e Irene Montero les importa menos Yolanda Díaz que lo que le importa a Pedro Sánchez. Esto es evidente. Tanto como lo es que la actual vicepresidenta es la que heredó los “poderes” de Pablo Iglesias, incluido el de estar en las reuniones en las que se hablaba del CNI o, directamente, con personas del centro español de inteligencia, y es la que más silencio guarda, una vez más. Un silencio elocuente, como dice el oxímoron, por el mismo motivo por el que Pablo Iglesias es señalado por Pedro Sánchez con la boca pequeña. En este juego de espías y cortesanos, no puede ser de otra manera, ya no me creo a nadie.

El don de la ubicuidad (1/2)

No solo existe el don de la ubicuidad, es que solo en Madrid hemos encontrado dos ejemplos esta misma semana. Primero, en El Plural y el PP: “Los albaranes de Filomena: El PP contrató 4 tractores capaces de quitar nieve más de 24 horas al día en dos ciudades a la vez. Vehículos ‘milagrosos’, provistos del don de la ubicuidad, la reconversión e incluso la resurrección por apenas 700.000 euros”. En el mismo digital, por cierto, encontramos también esta noticia con otro milagro, el de la resurrección: “La empresa de vinos contratada por el PP para Filomena cobró por quitar nieve con un vehículo que había sido desguazado en 1992”.

El don de la ubicuidad (2/2)

No solo en el PP: en IU Madrid también han descubierto cómo se consigue estar en dos sitios al mismo tiempo (que lo chiven, y así no tengo que decidir si le robo horas al trabajo o a mi familia cada día). En este caso, han copiado la fórmula a Bildu, que cuando gobernó en Gipuzkoa conseguía estar en la pancarta y el despacho al mismo tiempo: “Hoy hace 19 años que asesinaron al periodista José Couso, 19 años de injusticia e impunidad. Esta tarde, nos concentramos para exigir justicia frente al Ministerio de Justicia a las 19:00”. A Bildu no le fue muy bien, la verdad, igual a los del gobierno progre les va mejor.

La derrota es absoluta

No quiero que se acabe el domingo ni la semana para mostrar mi asombro porque la derrota del gobierno español (en el que se integra Podemos, precisamente) ante la dictadura marroquí es absoluta. Pedro Sánchez está poniendo la cara para que se la partan, algún día espero entender por qué, y Mohamed VI se ha puesto los guantes de ocho onzas para obligarle a sentarse delante de una bandera española boca abajo y de repetir al mundo su rendición en el Sáhara Occidental: “Sánchez reitera ante Mohamed VI su respaldo a la posición marroquí” (El Independiente). Pero esto no es solo política: son personas bajo un yugo.

No lo olvidemos

La actualidad local madrileña, sobre todo, está haciendo que prestemos menos atención a Ucrania, pero allí la tragedia continúa y el agresor sigue siendo el mismo. Lo vemos cada día, nos toca con cada noticia, lo sentimos en cada foto. Este tuit de Mercutio insiste en lo básico, y es justo lo básico lo que no debemos olvidar nunca: “Os recuerdo que sin genocidios, sin asesinatos de civiles, sin desplazar población a la fuerza, sin bombardear ciudades, sin un solo crimen de guerra y hasta con respeto escrupuloso de los Convenios de Ginebra, Rusia seguiría siendo el invasor violento de un país soberano”.

Es hábil

Elon Musk es hábil, eso es innegable: se ha convertido en la persona más rica del mundo, hizo lo que quiso con los bitcoin (y esto me pareció bien por lo que dejó expuesto), ha hecho creer que su modelo de negocio es ecológico cuando consiste en vender el derecho de Tesla a contaminar, y ahora se ha hecho con poco más de un 10% de Twitter, la red social que, al final, se ha mantenido más estable, y ya juega a sugerir cambios deseados desde hace tiempo el botón que permita editar los tuits lanzados. Y todo esto con una sociopatía bastante evidente, a mi juicio, y un ego que como su cuenta corriente.

Sinvergüenzas

No están los ánimos para que nos toreen ni para que nos tomen el pelo, no estamos, y voy directo al grano, para que las gasolineras suban otra vez los precios después de que el gobierno español anuncie una medida para que no nos cueste tanto llenar el depósito. Quienes tomaron esa decisión son unos sinvergüenzas, sin matices ni paliativos, y son los enemigos directos de una sociedad agotada de sentirse secuestrada por elementos que no controla, como una pandemia o un ruso loco con acceso al botón nuclear, y por elementos con la cara dura y el riñón forrado por si alguien les suelta un hook.

Y más

Puedo entender que estemos rodeados de sinvergüenzas, pero me niego a aceptar que hayamos construido una sociedad en la que se les premia, aúpa y sostiene: “Vin Doré 24K, la empresa dedicada ‘a la elaboración, compra y venta de uvas, vinos y alcoholes’ que recibió 17,5 millones por parte del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en base a la venta de mascarillas y material sanitario en la pandemia del coronavirus, también fue contratada por el PP para quitar nieve en Filomena” (El Plural). Entonces, fueron 215.000 € los que se llevó la empresa de Diego Suárez, que mantiene “innumerables conexiones en la derecha española”.

El ascua, a su sardina

Es una pena que en Podemos/Ahal Dugu hayan resbalado cuando han intentado hacer una apropiación tan evidente como innecesaria del hallazgo de la que es la mayor fosa común de la Guerra Civil en Euskadi, y que compartían para su desgracia milicianos y gudaris que defendieron juntos Bilbao. Los morados han sido los únicos que han eliminado a una parte de los fallecidos, mencionando expresamente solo a los milicianos, y además han intentado mostrar como una aportación suya una exhumación e investigación que está financiada por el Ayuntamiento de Bilbao. Han resbalado intentando anotarse el tanto.

¿No les hemos impuesto su clásico?

Celebro que más de 91.000 personas se hayan juntado esta semana en el Camp Nou para ver fútbol femenino. Creo que el logro del FC Barcelona y la sociedad catalana está fuera de toda duda y merece todo el reconocimiento. Pero también me temo que tenemos que dar una vuelta a lo de que la prensa deportiva tradicional haya impuesto al fútbol femenino “el clásico” del fútbol masculino, y más cuando el Real Madrid es un equipo que no está a la altura del Barcelona ni en calidad ni en recorrido en la Liga Iberdrola. Si ellas quieren que sea su partido del año, estupendo, pero no lo decidiremos los que solo les vemos a ellos.

Su media sonrisa

Bruce Willis ha anunciado esta semana que padece afasia y deja de actuar. Para mi generación supone que no veremos en papeles nuevos a un actor que nos marcó desde la década de los 80. El tipo duro de la Jungla de Cristal, El Protegido, El Último Boy Scout, el boxeador de Pulp Fiction, el más cuerdo de los 12 Monos, el más afortunado de El Quinto Elemento, el más ligón en Luz de Luna fue quien nos enseñó, como escribe el guionista Raúl Díaz, que “no puedes coger a un tío y partirle la cara. Tienes que decir primero algo chulo”. La voz de Ramón Langa forma parte de la leyenda que mejor maneja la media sonrisa. Se merece no perderla nunca.