Cosas de alcaldes y alcaldesas

A nadie se le escapa que Joseba Asiron tiene un problema gordo sobre la mesa con los encierros y las corridas de toros durante San Fermín. Pero la cara nunca puede ser más grande que el problema. Así que, no, no vale que el alcalde de Iruña diga en Euskadi Irratia que a él no le corresponde decidir sobre cómo serán las fiestas más famosas del mundo mientras su partido, Bildu, no se corta en exigir a otras alcaldesas y alcaldes a que eliminen las ferias taurinas de sus programas. Ojo, que puedo estar de acuerdo con esa supresión y la de las plazas (pocas obras civiles habrá más feas), pero no con la hipocresía y el morro de algunos.

No, así, no

No, no tiene ni una pizca de gracia el vídeo de Óscar Puente para agradecer el “premio limón” con chistes que solo le gustan a él, a quien se lo ha escrito y a quien le aplaude con el carné del PSOE entre los dientes. El ministro español de Transportes no puede exhibir ese nivel argumentativo, ese serpenteo entre bromas e insultos, hablando de asesores que toman gintónics. Yo no niego que los tomen ni que podamos comentarlo en confianza, pero un vídeo en X no es el lugar para sugerirlo. La política española está en un nivel bajísimo, solo era pero cuando Iglesias era vicepresidente, y Puente está dispuesto a escarbar.

Milei, a topísimo. Sánchez, encantadísimo

Mientras Óscar Puente nos dejaba chistes sin gracia que a él le parecían perlas, Javier Milei daba un baño a todo el PSOE con su estrategia en X: “El hashtag #PedroVigilaATuEsposa fue lanzado por el equipo digital de Milei que dispone de más de 50.000 cuentas falsas y al que se sumó algún influencer más en Argentina y España. Tiene casi 500.000 tuits y Milei lo retuiteó 58 veces hasta el momento. Presumió en sus redes de ser trending topic mundial”, explica Julián Macías. Pero no creo que Pedro Sánchez esté demasiado preocupado: al contrario, está encantado con lanzar la campaña del PSOE a las europeas con la ayuda de Milei.

Enemigos íntimos

Así están las cosas: una crisis internacional, con todos los descalabros que supone diplomáticos, comerciales y bursátiles, está siendo utilizada por los presidentes de los países implicados como una oportunidad para mejorar su notoriedad y valoración. Sánchez lo hace en clave electoral, y Milei en clave interna: “El empleo y los salarios se derrumban en Argentina mientras Milei desata un conflicto con España”, titulan en El Diario como si esta noticia y la crisis internacional no estuvieran conectadas. A mí lo que me pasma es la cantidad de periodistas que compran la mercancía en España y en Argentina.

Lo que dice Moscú

No puedo aportar nada a este tuit de Xavier Colás: “Cada vez que Moscú dice algo, nuestro trabajo es recordar qué dijo antes. 2008: Crimea no es un objetivo, es un caso distinto a Osetia del Sur. 2021: Ucrania no es un objetivo, es un caso distinto a Crimea. 2024: los Bálticos no son un objetivo, son un caso distinto a Ucrania”. Vladímir Putin ha ido atacando territorios, invadiéndolos a golpe de misil, tanque, soldados y, ahora, drones de combate. Mientras hacía esto, desequilibraba Europa políticamente azuzando tensiones internas y a la extrema derecha, y contaba y cuenta con una legión de tontos útiles que no reconocen a un fascista.

¿España, en un tuit?

Me he sentido tentado de titular esta columna sin las interrogaciones: “España, en un tuit”. Pero me he cortado aunque este resumen en X de La Vanguardia resulte casi irresistible: “Renfe pone en servicio dos trenes AVE para ir de Murcia a Málaga… pasando por Madrid. El nuevo servicio, con parada en Atocha, tardará más de siete horas”. Y más cuando el ministro del ramo dedica su tiempo a parecer un hooligan enganchado a su teléfono móvil. Sin embargo, aprovecharé esa noticia para reivindicar la alta velocidad ferroviaria sin madridcentrismo como un transporte eficaz, rápido y muy poco contaminante, también en Euskadi.

La derecha española, en un titular

Aquí tengo menos dudas: el titular en El Diario sí presenta perfectamente lo que es hoy (lo que ha sido siempre) la justicia en España. Me refiero a este: “El presidente del Poder Judicial, tras cinco años en funciones: ‘No vamos a dimitir salvo jubilación o fallecimiento’”. El bloqueo del PP en la renovación del CGPJ y el empeño de la derecha en que sean los jueces quienes se elijan entre ellos nos recuerdan constantemente que quienes imparten justicia en España están fuertemente ideologizados desde hace varias generaciones, y que lo saben perfectamente las y los representantes de ese espectro político que les resulta atractivo.

“76 años de la Nakba”

Como a todos los aitas y a todas las amas, me fascina ver crecer a mi hija y mi hijo, conocerles y descubrir qué les interesa. Precisamente por eso veo el Teleberri con ella y con él, y esta temporada casi a diario les explico algún aspecto del conflicto entre Israel y Palestina buscando la información que me falte en artículos como este en France 24: “76 años de la Nakba: los palestinos rememoran décadas de despojo y en medio de una guerra que escala”. Un texto muy bien hilado con testimonios valiosos: “Mi esperanza en 1948 era regresar, pero mi esperanza hoy es sobrevivir”, dice Mustafa al-Gazzar, que ahora tiene 81 años.

A Trump le está saliendo bien

Las atrocidades del gobierno y el ejército de Israel sobre la población de la franja de Gaza le están viniendo muy bien a Donald Trump. Y no es una causalidad: Benjamin Netanyahu es de los que espera su regreso a la Casa Blanca porque sabe que eso supondrá tenemos las manos aún más libres, lo que es difícil de imaginar. Fijándome en el detalle, me resulta curioso encontrar la noticia sobre lo bien que le va en las encuestas al republicano en el digital de Pablo Iglesias, precisamente, cuando la primera vez que se presentó y ganó, varios líderes de Podemos aseguraban que no era peor que Hillary Clinton.

¡A la mierda!

Los clubes de la Premier League van a votar para decidir si mantienen el VAR o lo mandan a la mierda, que es donde merece estar. La propuesta es del Wolverhampton porque cree que genera “frustración y confusión”, “un ambiente más hostil”, “errores continuos”, interrupciones innecesarias y excesivamente largas del partido y “erosión de la confianza y la reputación” (Iusport) de los árbitros y la competición. No puedo estar más de acuerdo. El VAR solo ha servido, en la liga en la que juega el equipo del que soy socio, para demostrar que siete árbitros (el VAR solo ha beneficiado al colectivo arbitral) son igual de malos que cuatro o incluso peores.

Medirlo bien y explicarlo bien

Hace unos días caí en un hilo en X de Eneko Goia, de titulares sacados de su entrevista en Onda Cero. Un hilo muy interesante porque Goia explicaba muy bien el fenómeno del turismo en Donostia: “Genera empleo y oportunidades. Lo que habría que preguntar es qué se propone en realidad, porque muchas veces se oyen críticas, pero no proposiciones”. Otro: “Se pone de ejemplo a Amsterdam, cuando Donostia va muy por delante a la hora de tomar medidas. Y hay paradojas como la petición de EH Bildu de Pasaia para hacer un hostel en Luzuriaga, término municipal de San Sebastián, cuando en el Ayuntamiento piden restricción total”.

El relato

Este tipo de titulares solo buscan una cosa: desestabilizar. Me refiero al que podemos leer en El Debate: “Illa ganaría las elecciones pero Puigdemont tendría todas las papeletas para lograr la Generalitat”. Lo siento, pero soy más posibilista y creo que la estabilidad en política es un valor, aunque nadie lo reconozca hoy, empezando por el presidente español. La verdad es que sabemos quién ganará las elecciones en Catalunya salvo sorpresa, y no sabemos quién gobernará, pero sí que tenemos que lanzar flotadores, también desde los medios, porque los hay: la amnistía y la normalización en Catalunya son las claves, no la inestabilidad en cascada.

Y la política

Mientras Pedro Sánchez se piensa qué hacer con su responsabilidad, porque en el fondo, va de esto, la política sigue, y tenemos que seguir subrayando o tachando algunos temas y declaraciones, como estas que recoge El Diario en X: “Robles, sobre el gasto en Defensa: ‘Deberíamos hablar de inversión. Es invertir en paz. Y, por tanto, la única manera de evitar las guerras’”. Sí creo que necesitamos invertir en defensa, después de ver cómo actúan sátrapas como Putin. Pero estoy seguro de que no necesitamos esos mensajes que infantilizan a la sociedad. Podemos y debemos de decir las cosas con naturalidad.

También la exterior

Insisto: creo que Europa necesita invertir en defensa. No me escondo a estas alturas de la vida, y los discursos facilones más que encenderme me aburren. A la ciudadanía hay que decirle la verdad, y es verdad que la inversión en defensa es perfectamente compatible con una política exterior pacifista. De hecho, ambas cuestiones forman parte de lo mismo. Además de compatible, es exigible: lo que estamos viendo en Gaza es injustificable y va en contra de todos los valores europeos. Precisamente por eso tenemos que tenerlo en cuenta el próximo 9 de junio: no necesitamos a quienes niegan las evidencias. Ni una, ni la otra.

Eskerrik asko, capitán

La carta de Pedro Sánchez del pasado miércoles y el fin de semana me han impedido dedicar unas líneas de reconocimiento a Iker Muniain. El capitán del Athletic, pese a la imagen que algunos han querido proyectar con la sombra de su deportivo, ha sabido ser humilde en su abundancia. Ha sabido ser rival y compañero. Ha sabido perder y ha sabido, por fin, ganar. Ha sabido liderar un vestuario y a la grada. Y ha sabido irse cuando ha visto que su espacio se achicaba, sin presionar para cobrar bien otro año aunque fuese a cambio de calentar el banquillo. Muniain tiene mucho en su “haber” y poco en su “debe”. Qué lujo irse así.

Vota pensando en quién justifica esto

La masacre de Israel sobre Gaza, igual que la invasión sobre Rusia, nos pilla lejos. Eso no significa que no podamos empatizar, que no podamos estremecernos ante su sufrimiento, que no nos cueste mirar la foto de Mohammed Jad Salem, que ha ganado el World Press Photo por su perfección técnica y su capacidad para describir lo que está viviendo el pueblo palestino. Gaza o Ucrania nos pillan lejos, pero hay quien es capaz de posicionarse con claridad meridiana con Israel y con Rusia. Y a esos que apoyan, justifican o, simplemente, por no condenar sus actos dan rodeos y buscan excusas, también se presentan hoy a las elecciones.

Quienes se ríen de las agresiones también votan

Por culpa de la campaña, esta noticia en El Diario, que es grave, ha pasado desapercibida: “La eurodiputada socialista Iratxe García denuncia pintadas cerca de su casa y que le rajaron las ruedas del coche”. Su denuncia fue posterior al ataque que recibió el exalcalde socialista de Ponferrada, Olegario Ramón. La MEP explicaba en X “que hace meses le rajaron todas las ruedas del coche cuando lo tenía aparcado delante de su domicilio, y que la pasada noche los contenedores han aparecido con mensajes como ‘puta’, ‘golfa’, ‘asco’ y ‘decepción’”. Esto es injustificable, ejerza quien ejerza la violencia. Y hacer mofa de ello también lo es.

Sí, es a todas y todos

Este titular en EPE también ha sido eclipsado por la campaña: “El PSOE se impacienta con la división a su izquierda: ‘Tienen que reflexionar, nos va mal a todos’”. Podemos y Sumar se presentan hoy a las elecciones con el mismo objetivo: ser el partido que quede por encima y, a poder ser, que logre uno o dos parlamentarios y que el otro no los saque. Un objetivo mucho más centrado en mejorar su propia vida y la de su partido, que en mejorar la vida de las y los ciudadanos. Y eso quien vota lo sabe, por eso van a obtener los resultados que vamos a ver esta noche. Podrán justificarlo como quieran, pero su baja política ha quedado a la vista.

¿Quién controla al controlador?

Esto de Rafael Rubio tiene que ver con las elecciones, pero no con las nuestras y, sobre todo, es especialmente interesante: “La comisión electoral india está ordenando a X eliminar contenido de partidos y candidatos de la oposición. X manifiesta públicamente su desacuerdo y baja el contenido. ¿Puede X controlar al controlador?  ¿Y si no es así quién lo controla?”. A ver, la respuesta es muy sencilla: la justicia. Es decir: por medio de una sentencia firme y justificada será posible cerrar el grifo comunicativo, pero esta nunca puede ser una decisión política. Así que, aunque estoy de acuerdo con el fondo, que X actúe por su cuenta me inquieta.

Por desgracia, sí es posible

Si por algo me ha gustado siempre X es porque hay personas que de manera desinteresada te muestran enfoques estupendos, ponen palabras a lo que barruntas, te alegran el ratito con alguna idea sagaz o, simplemente, dejan caer frases extraordinarias casi sin querer: “Yo estoy tranquilo porque ninguna inteligencia artificial podrá sustituir nunca la estupidez humana”, tuiteaba el guionista portugalujo Raúl Díaz. Y aunque estuve tentado en darle la razón, me acordé de otro tuit que había leído la misma mañana: preguntada por el inicio de la guerra civil española, la inteligencia artificial culpaba al gobierno legítimo de enrocarse.

«Qué inmoralidad»

Las dos palabras que utiliza Antonio Agredano para definir las declaraciones de Pello Otxandiano en la SER son suficientes. Aunque sé que no es un tema popular en esta campaña, ni en este país, ni en este momento, yo me niego, como vasco, a enterrarlo en la memoria: en Euskadi sufrimos a un grupo terrorista que asesinaba a quien pensaba diferente, y hoy todavía sufrimos a una banda de fascistas y colaboracionistas que callan o se van por las ramas cuando les preguntan si son capaces de llamar terrorismo al terrorismo. Soy un viejo y estaré fuera de sitio, pero me sorprende que la inmoralidad de Pello Otxandiano y Bildu pase como si nada.

Terrorismo es terrorismo, y masacre es masacre

Ellas y ellos creen que sí, y su clac, esa que manipula vídeos incentivada por el partido político paraguas, también lo cree, pero no: no hay ninguna diferencia entre Pello Otxandiano negándose a llamar “terrorismo” a lo de ETA y Borja Sémper negándose a llamar “masacre” a lo de Israel en Gaza. “Sémper, tras más de 33.000 muertos en Gaza: ‘España no puede ser equidistante entre la dictadura de Irán y la democracia de Israel’”, es el titular que destacan en El Diario para dejar claro quién es el equidistante, el manipulador, el insensible que no duda en echar balones fuera para seguir justificando la violencia que ya justifica.

Hablemos del presente

Pero venga, vale, hablemos del presente. Vamos a actuar como todos los medios vascos, que evitan preguntar a Pello Otxandiano por el elefante en la habitación (que haya tenido que hacerlo Aimar Bretos debería de sonrojar a más de una y uno en Euskadi). Hablemos del presente, de la actividad de Bildu hoy, solo como partido político: “Primer impacto del control del alquiler en Cataluña: la oferta de vivienda cae un 14% y el precio sube un 4,6% en Barcelona” (El Economista). Ese es el resultado de la ley de vivienda que aprobó, abanderó y se ha quedado solo defendiendo con el PSOE y Sumar, incluso aunque invada el autogobierno.

El futuro es de Oriente

Europa tiene un problema: necesita encontrar rápidamente nuevas industrias que liderar, porque la de la automoción, tan clásica nuestra, desaparece: “La demanda de sus autos eléctricos es tan grande en todo el mundo que China se ha encontrado con un problema inesperado: le faltan barcos” (Ludd). Es decir, no es problema ni de oferta, ni de mercado, sino de exportación. Lo más fácil de resolver. Y no es el único sector en el que Oriente va tomando la delantera mientras Europa se adormecerá en la lucha ideológica por culpa de la extrema derecha que hay que erradicar, con eficacia, para avanzar.

Que el dinero no deje de correr

Este titular en 2 Playbook es de los que mejor definen el fútbol de hoy: “El fútbol inglés gasta 560 millones en pagos a agentes por traspasos en 2023-2024”. El fútbol es un negocio perfecto para quienes sean hábiles en hacer que el dinero corra, en eso consiste. Por eso cada temporada las plantillas se renuevan cada verano. Y por eso modelos como el del Athletic (en el que también entran en juego agentes e intermediadores, por supuesto, pero en menor medida) son atípicos y mal mirados por tanta gente. 560 millones de libras en solo un año, solo en una liga y solo en agentes. Es imposible que el fútbol sea sostenible.