¿Y esto no es malversación?

Me lo preguntaba Gorka Mostajo en Twitter y solo pude responder que, en mi opinión, sí: después de todo lo que estamos viendo la justicia española debería de entrar a valorar si es malversación la campaña que lanzaba el gobierno español ayer, asegurando en castellano e inglés que el suyo es un estado democrático, al mismo tiempo que salía la sentencia a los presos políticos del Procés. Una campaña que es la del gobierno pero también la del PSOE y que está pagada por todos, también por los que creemos que la sentencia es una salvajada y por las familias de los condenados.

El delito es la intención

Si a alguien le quedaban dudas de que los catalanes no son políticos presos (eso lo son los del PP a los que trincaron por corrupción) sino presos políticos, la sentencia de ayer lo confirmaba: “Actos simbólicos condenados con cárcel. No es que la realidad supere a la ficción; es que la realidad castiga la ficción”. Esto lo tuiteaba Roberto Enríquez, una de las figuras televisivas del momento y para nada sospechoso de connivencia con el nacionalismo. Solo hay que tener ojos en la cara para darse cuenta de que cuando Puigdemont proclamó la república catalana y luego la dejó en suspenso ni arrió la bandera española.

¿Y qué resuelve? Nada

José Corbacho nunca me ha gustado, pero lo de ayer no va ni de filias ni de fobias, sino de tener o no la sensibilidad suficiente. Junto a una imagen completamente negra, el director dejaba en su Instagram esta reflexión sobre las condenas: “Muchos años. Demasiados. Muchos días tristes llevamos ya y muchos otros vendrán. Hoy es uno de esos días. La tristeza es algo individual. Puedes sentirla o no. Yo hoy la siento. Y no pienso como ellos. Ni los conozco personalmente. Pero me siento triste. Por ellos, por sus familias y por sus amigos. Y lo peor de todo, es que las cosas no van a mejorar con esta decisión. Al contrario”.

Nos afecta a todas y todos

El periodista Arturo Puente destacaba de la extensa sentencia la explicación por la condena a Jordi Cuixart (9 años de prisión): básicamente, los jueces consideran desobediencia a cualquier acto en el que un grupo de personas se oponga al orden establecido. El humorista gráfico catalán Ferrán Martín quiso poner en Twitter el énfasis también en esta cuestión porque no se trata ya de condenar que uno sea nacionalista y actúe en consecuencia, sino de poner a disposición de los jueces cualquier queja y un riesgo de pena grave: “¿Que la sentencia no os afecta? ¿Seguro? ¿Seguro?”. No, esto no es solo un aviso a los vascos.

Sí, queremos que se manifiesten

Ante la salvaje sentencia de ayer igual que ante la exhumación de Franco uno no puede permanecer indiferente: o pones pie en pared o dejas que te avasallen y te arrastren. Hay que elegir. Y del mismo modo que si no te importa la salida de Franco de su mausoleo, entérate, eres franquista, si crees que la sentencia es justa e incluso insuficiente, y pones el acento en que en poco tiempo puede que estén en la calle (lo veremos), no estás enterándote de nada. Lo de ayer fue un ataque a la línea de flotación de la democracia, y que el FC Barcelona se haya manifestado en contra solo honra al club y su directiva.

Y va Errejón, y se hace un Iglesias

Cuando todo el viendo le era favorable a Errejón, empezando por el mediático de los que van de progres, va el ex de Podemos y se marca un Pablo Iglesias: Clara Serra, que fue su número dos en Madrid (es cierto que en contra del criterio del propio Errejón) anuncia que deja Más País. Solo hace unos días Alfredo Pascual ya anunciaba en El Confidencial el lío que se le venía al que fue apartado por Iglesias: fuentes internas de Más Madrid anticipaban el choque de trenes, básicamente, por las formas de Errejón, al que acusaban de arrinconar y despreciar a quien no es de su confianza, como Clara Serra.

Tanto da PSOE como PP

Y mientras nos entretenemos viendo a la izquierda devorarse y a Rivera, hundirse en la derecha (que por otro lado, servirá al PP para reforzarse y a Vox para mantenerse), la realidad es que Sánchez hace lo que le da la gana desde su posición “en funciones”: “Interior envía a decenas de antidisturbios a Cataluña ante la inminencia de la sentencia del ‘procés’” (República.com). ¿Qué más da Sánchez que Rajoy? ¿Qué más dará Casado que Sánchez? Si todos hacen lo mismo ante el conflicto catalán: enviar policía y amenazar con el 155. Y todos carecen de lo mínimo: empatía y capacidad de diálogo y negociación.

Y tanto da PP como Más País

No soy ningún exagerado: ¿qué diferencia hay entre que Casado imponga sus listas al PP vasco a que lo haga Errejón, como hemos visto más arriba y en Bizkaia? Ninguna. Y les diré más: entre los planteamientos políticos hay mucho maquillaje para destacar lo que les separa pero la piel es centralista y dura en ambos casos. Y ya se pueden rasgar las vestiduras los que van de progres, que les conocemos bien. Eso es lo que tenemos… Y lo que tienen: ¿qué va a vender ahora Alfonso Alonso, que solo sabe volcar contra el lehendakari Urkullu la frustración que le genera Casado, que ha vuelto a dictarle las listas?

Girauta entra en campaña

Mucha sopa de letras en la España política… Pero el caldo es el mismo: unos dictan sus listas en Euskadi, otros tienen la misma posición contra Catalunya. Y como cucharada de muestra, Girauta, que después de pasar por PSOE y PP, y acabar en Ciudadanos, después de colaborar con los Peones Negros en Madrid que se empeñaban en vincular al 11-M con ETA, entra ahora en campaña, en plan matón salvapatrias, calificando así al PSC: “Un partido de lameculos paniaguados mezclados con ladrones pijos. Traidores, acomplejados, inmorales y nacionalistas dedicados a servirle a Pujol la cabeza del área metropolitana”.

La supercarrera ya ha empezado

Aunque les parezca difícil de creer hay personas que disfrutan corriendo 100 kilómetros en el desierto del Sahara en solo tres días. Entre ellas, Begoña Beristain, directora y conductora de Mendirun en Onda Vasca, una de las nuestras y una de las buenas. Junto a Bego, un bilbaino en la expedición: Denis Larrea. Ambos intentarán completar la carrera y el reto, y lo harán, estoy seguro, con el mejor ánimo posible. De momento, su periplo ha comenzado (en realidad, empezó mucho antes, con meses de duros entrenamientos) y lo pueden seguir, cómo no, en el Instagram de los corredores. Por cierto, llueve en Túnez.

Les da igual la legalidad

Estoy de acuerdo con César Calderón en que si en Vox hubieran jugado mejor sus cartas ahora estarían bien colocados para el 10-N: podrían presentarse como el partido antiestablishment tras el fracaso del propio establishment. Por desgracia para ellos, han preferido cubrirse de una capa de caspa antes que del barniz populista que brilla mucho pero por poco tiempo (que se lo digan a Iglesias o Rivera). Sobre la exhumación del dictador, Santiago Abascal tuteó esto: “Nos da igual que sea legal o no la intención del gobierno de profanar tumbas”. A ellos la legalidad se la trae al pairo, literalmente.

¿Esto no es delito?

Quienes se andan con pocos rodeos son los del Movimiento Por España, “colectivo franquista” con el que han hablado en el digital El Plural y han respondido en estos términos: “El tiempo que tarde Franco en salir del Valle de los Caídos, es el que le queda de vida al que lo saque. (…) Vamos a defender a Franco como sea y de la manera que sea. (…) Llegará un momento en el que nos cabreemos y pasarán muchas desastres. Van a tener que poner crespones negros en muchas partes. (…) Se está poniendo la cosa muy mal. (…) Está jugando con la vida de las personas”, dice su portavoz, Eduardo Moreno.

Allá Boadella y los que le ríen las gracias

En este momento en el que los defensores de Franco se están quitando las caretas quien decida pegarse a ellos luego no podrá decir que no lo sabía. Por ejemplo, Albert Boadella recibirá el mes que viene el premio “Unidad de España” de la asociación ultraconservadora Hazte Oír (esa que Rajoy declaró “de utilidad pública”), junto a Francisco Serrano, la cara visible (y no precisamente amable) de Vox en Andalucía. Lo dicho, luego Boadella que no vaya de artista integral y transversal, que lleva años coqueteando con los más ultras. ¡Y nos lo vendieron como el paladín de la pluralidad en Catalunya!

Echenique se queda solo

Desde que empezamos a conocer a los de Podemos tuve la sensación de que todos estaban sobrevalorados. Hasta los más válidos han sido pintados como estrategas y mentes tan importantes que no hacían justicia a su verdadera capacidad. Pero el caso de Echenique cantaba. Hoy, su situación es tan complicada, señalado dentro y fuera de Podemos como uno de los principales culpables de casi todo, que hasta peligra su escaño por Aragón el 10-N. Todo dependerá de la capacidad de pegada de Errejón con la Chunta en la circunscripción. Los aragonesistas lo tenían claro: con Echenique, no.

Estamos llenos de prejuicios

La delantera del Atlético de Madrid y de la selección brasileña de fútbol, Ludmila Silva, ha colgado un vídeo en su Instagram para denunciar el acoso que sufre en los supermercados españoles, donde por su aspecto es seguida por el personal de seguridad. Si en vez de una jugadora hubiera sido un jugador con las mismas características, delantero de Atlético y la Canarinha, sin duda sería ampliamente conocido. Pero el hecho de ser mujer, negra y con el aspecto particular que lucen algunos futbolistas de élite, hace que en vez de respeto a una deportista de primera tengamos prejuicios hacia ella.

¡Pero si te ofreció tres ministerios!

Miren, lo de PSOE y Podemos, lo de Sánchez e Iglesias, es imposible. Lo es ahora, lo será después del 10 de noviembre y lo ha sido en todo momento, desde que Pablo presentara a sus ministros en una rueda de prensa, en 2016, mientras Pedro se reunía con Felipe VI. Y nos mienten claramente cuando hablan, sin pudor, sin arrepentimiento: Pablo Iglesias no puede decir que Sánchez lo que quiere es meter a Rivera en el gobierno cuando él mismo rechazó tres ministerios y una vicepresidencia. No defiendo con esto a Sánchez, que también nos miente, solo recuerdo que ambos nos toman el pelo.

Todo puede mejorar, pero…

Dani Álvarez fue el que lanzó el tuit con el pantallazo, el link y el mensaje de que la CAV y Nafarroa son las dos comunidades españolas que más invertían en gasto social (la tercera es Extremadura, por si se lo preguntan). A partir de ahí supongo que el de Radio Euskadi tuvo que abrir el paraguas porque si algo tenemos cerca es una buena cantidad de fans del “cuanto peor, mejor”, y a muchos de ellos les han dicho que se hagan cuenta en Twitter. Pero la realidad es tozuda: todo puede mejorar y si buscamos encontraremos mejores ratios en el mundo, pero las cosas aquí se hacen bien y también mejor.

Por ejemplo, en Andalucía

No solo en Euskadi (entendida como la CAV y Nafarroa) las cosas se hacen bien y mejor que en el entorno, es que en España hay regiones que han puesto la marcha atrás. Por ejemplo, Andalucía, donde siguen usando las políticas de ahorro más como políticas que como prácticas de ahorro: Juan Miguel Baquero, autor de los anuarios sobre memoria histórica en la comunidad del Sur, ha anunciado en Twitter que la Junta no financiará la publicación del volumen correspondiente al curso 2018-2019. Baquero anuncia que él seguirá adelante, “ya veré cómo”. Las víctimas lo necesitan. Los victimarios, lo contrario.

También degrada a las mujeres

No me pareció afortunado el titular que había dejado la actriz Macarena Gómez en 20 Minutos: “El feminismo radical está continuamente degradando al hombre”, básicamente porque no me siento degradado por ningún feminismo. Pero sí me pareció absolutamente desacertado el comentario de Irantzu Varela en Twitter: “Su marido le hace la cena. Pobriña”. Una muestra de que ese feminismo radical también degrada a la mujer… Que lo cuestiona. Cualquier movimiento que es llevado hasta el extremo servirá a sus líderes para que lo sigan siendo (aunque sea a hachazos) pero deja de ser útil a quien dice representar.

La política en tiempos de Facebook

No critico la actuación de Facebook, solo intento encuadrarla para que todos tengamos claro con qué cartas jugamos quienes emitimos y recibimos mensajes por medio de esta red social… Y de todas, en general. Ane Irazabal llevaba a Twitter la noticia de que las cuentas en Instagram y Facebook de dos partidos fascistas italianos han sido eliminadas de Instagram y Facebook después del cambio de gobierno. ¿Por qué estaban activas hasta ahora? Porque las redes son soportes publicitarios y, como cualquier empresa potente del sector, hacen de las relaciones públicas (con un ministro de Interior, por ejemplo) uno de sus puntos fuertes.

Otro mundo que está ahí mismo

El fenómeno actual de los videojuegos me parece fascinante, sobre todo, porque está ahí mismo y no somos capaces de verlo. Desde que los de mi generación los vieran nacer, los videojuegos están en constante avance técnico y social: de jugar solo en casa con consolas y PC de chiste, pasamos a hacerlo en las lonjas y en las casas de amigos con las primeras máquinas que ya ofrecían algo distinto, después, a hacerlo en red y, ahora, a vivirlo como un fenómeno global y social: el “gamer” (aunque ya no solo eso) PewDiePie es la primera persona en alcanzar los 100 millones de seguidores en YouTube, no sin polémicas (o también por ellas).

Y muchas y muchos quieren sumarse

Este mundo de la notoriedad virtual mueve mucho dinero pero la realidad es que la mayor parte de las ganancias se quedan en unos pocos prescriptores y muchos se quedan con las migajas después de pelearlas, incluso, hasta haciendo el ridículo. Porque los casos que recogen con sorna en Photolari no son de éxito, precisamente: “Influencers” que en vez de viajar se pegan con Photoshop cutremente en los destinos vacacionales o que reutilizan los fotomontajes para escarnio y diversión de los críticos. Con todo, insisto: el negocio de Internet no es menor ni para aficionados ni de chiste. Al contrario.

No solo juegan los más jóvenes

Los superordenadores son para los más aficionados, las consolas las usan, sobre todo, los más jóvenes, pero los juegos en el móvil son transversales, es decir, hay para todos los gustos y todas las edades, y generarán 68,5 billones de dólares en 2019, según adelanta Techcrunh y recoge Urtzi Jauregibeitia (que algo sabe del sector) en Twitter. Estas cifras, junto a las que empezamos a conocer de exclusivas que han cobrado algunos jugadores (10 millones al año ha pagado Microsfot a Ninja para que muestre en su plataforma sus partidas) tienen que servirnos para que prestemos más atención a esta sencilla “afición”.

Adidas ya les patrocina

Precisamente Ninja (Tyler Blevins) ha protagonizado otra de las noticias económicas sobre los videojuegos: después de su millonario fichaje por Microsoft ha formalizado otro de patrocinio con Adidas. Son muchos los que se han reído del mismo, ya que un jugador de eSports parece que no necesitará unas zapatillas específicas o unas camisetas especialmente transpirables. Pero esto, en esencia, da igual: lo único importante es el número de seguidores de la estrella (15 millones solo en Instagram) y posicionarse primero en un mercado que no deja de crecer, mover dinero y sorprendernos.

Una historia antigua

Después de todo lo que les he contado voy a acabar la columna con una de esos hilos en Twitter que merece la pena: el de la primera marca que se atrevió a hacer negocio con las equipaciones deportivas. Se trata de Admiral (que hoy día no dice nada a casi nadie), donde el visionario Bert Patrick ofreció a la federación inglesa de fútbol pagar un canon por vestir y vender las camisetas, pantalones y medias como las que llevaban los jugadores en 1966. Después, se introdujeron en los clubes y lanzaron líneas de ropa deportiva (chándales y polos) y en 1974 hasta se atrevió a poner su logo en las equipaciones.