Vox no rasca bola

En la calle son estrellas del rock, y en WhatsApp e Instagram los que llenan todo de mierda y mentiras. Pero cuando llega la hora de la verdad, de momento, vemos que se achantan: en la primera semana del juicio a los independentistas catalanes, los abogados de Vox que ejercen la acusación particular no han logrado ni medio titular. Cuando la cosa se pone seria y juegan los mayores el populismo sufre para hacerse un hueco. Ojalá lo viese todo el mundo antes de que llegue el 28 de abril y sea irremediable que la extrema derecha cabalgue el caballo de la indignación insatisfecha.

Decir y hacer

Del mismo modo, ahora que se acerca una campaña electoral larga, es el mejor momento para tener en cuenta noticias como la que hemos encontrado en El Plural: el consejero de Economía andaluz, de Ciudadanos, dice que los 600.000 nuevos empleos en la legislatura que prometió Juanma Moreno, del PP, en campaña (150.000 al año), son una forma de hablar. Se ve que cuando llegaron a un pacto entre ellos y con Vox para formar gobierno no entraron a discutir una promesa electoral tan importante. Se ve que el poder es lo primero, y si se alcanza con mentiras y falta de compromiso a algunos no les importa.

Toca hacer las listas

Me contaba un representante en Madrid que en el PP los sorayistas estaban sorprendidos ante la forma de hacer política de Pablo Casado, que no se reconocían. Supongo que además, ahora, estarán preocupados por sus puestos: Pablo Casado, atrevido como pocos, estaría preparando según Vozpópuli una “limpia” para asegurarse de que sus representantes en el Congreso después de las elecciones le sean todos leales. Eso significa que la manera de pensar y actuar de Casado puede extenderse al resto de portavoces, miembros de comisiones y, en general, diputados. Qué miedo.

El libro de Sánchez

Pedro Sánchez cometió un error publicando su libro durante la legislatura, y creo que solo incidirá en la equivocación si no cambia de opinión entre que escribo estas líneas y usted las lee. Si no lo ha hecho, esta noticia en El Español seguirá teniendo una terrible validez: “Sánchez ‘ficha’ a Mercedes Milá y Jesús Calleja para presentar su ‘Manual de Resistencia’. El libro, disponible desde el martes, será presentado el próximo 21 de febrero en Madrid con la ayuda de los dos populares presentadores”. Si todo sonaba mal ya, conocer a sus compañeros ha roto la partitura.

La cantera del Athletic

La cuenta sobre estadísticas del Athletic más interesante en Twitter lanzaba hace unos días estas cifras: “En los últimos 5 años, Lezama ha sido la séptima cantera de las 5 grandes Ligas Europeas en minutos jugados y la sexta en número de jugadores (48 en 21 clubes). El Athletic es el equipo que más jugadores usa de su propia cantera. 116.000 minutos, un 60% del total”. Es decir, la cantera sigue siendo importante para nosotros no sólo por sus máximos exponentes hoy (Williams y Muniain), sino por todos esos que forman parte de los equipos de las grandes ligas.

“Cualquier tipo de mecanismo”

Aunque nadie en este PP ha dado la más mínima muestra de responsabilidad, confío en que lo de hoy no sea un punto de partida sino una piedra de toque, y que en función no solo del número, sino también del tipo de compañía y de la famosa “foto”, alguien reflexione en Génova 13 sobre si seguir o no en este camino hacia el precipicio de la extrema derecha. Porque como bien denuncia Pedro Vallín en Twitter, lo de Pablo Casado esta semana es un error de proporciones históricas cuando declara que no descarta utilizar “cualquier tipo de mecanismo contra Pedro Sánchez por su alta traición a España”.

Han roto el fachómetro

El PP podría utilizar la irrupción de Vox para centrarse y quitarse la etiqueta de partido heredero de Franco por ser fundado por un ministro franquista, por no haber condenado el golpe de Estado ni la dictadura, y por ser el que más “buenas familias” del franquismo alberga. Lejos de eso, su aportación ha hecho que se rompa el fachómetro español por sobreexposición, por ejemplo, “gracias a” la senadora del PP, Esther Martínez, que se ha quejado de la inversión de quince millones en memoria histórica porque es “para desenterrar unos huesos”.

España se va a la mierda

España está muy mal. La España política es la del PP desatado y Abascal sobre un caballo blanco mientras Sánchez recibe de los suyos y los otros. La social es la España de las desigualdades crecientes y los recortes que no se corrigen. Y la España judicial es la que deja libre a La Manada, encarcela a los Altsasu y, preventivamente, a políticos catalanes, y en la que el fiscal de Criminalidad Informática de la Fiscalía General del Estado, Jorge Bermúdez, amenaza vía Twitter haciéndose el gracioso. España se les va por el desagüe y nos arrastra. Si hay que desatar el lazo lo haremos.

El chavista era Errejón

Y en esta situación política desesperada Podemos decide anularse como actor político útil. La batalla que están librando internamente, según El Español, por defenestrar a Íñigo Errejón, genera una mezcla de vergüenza y preocupación nada deseable. Según el medio de Pedro J. Ramírez, en los grupos de WhatsApp y Telegram internos estarían haciendo circular el vídeo en el que el enésimo traidor clamaba: “Chávez vive, la lucha sigue”, y la idea de que el más chavista de los morados era el propio Errejón, reconvertido a la socialdemocracia junto a Carmena a marchas forzadas.

El Athletic se mueve

¿Cómo anunciar algo? Haciendo un spot. Tan fácil como eso. Si quieres dar a conocer que tienes una masa social con ambición, que tienes posibilidades de hacer algo bueno y que cuentas entre los tuyos con los mejores, como Kerman Lejarraga, y además tienes el dinero para llevarlo a cabo, solo tienes que hacer un anuncio. Y la nueva junta directiva del Athletic lo ha hecho. Podemos poner pegas: largo, más efectista que efectivo… Pero ahí está: un lema estupendo (“todos a por el Barça”), un vídeo que dan ganas de compartir en Facebook, y un sentimiento que rebrota porque, por fin, algo se mueve en comunicación.

Es tu libertad, Albert

Albert Rivera ejerce su libertad de expresión cuando pasa por Altsasu y, sin bajarse del coche, saca una foto al cartel de la autopista para tuitear: “On the road. ¡Viva la Guardia Civil, viva la libertad!”. Es difícil ser más “cuñado” con tan pocas palabras. Y también es difícil ser más hiriente, porque lo que falta en Altsasu es libertad, la de una serie de jóvenes que cometieron un error, eso es innegable, pero lo están pagando tan caro como la justicia española quiere que lo paguen. Rivera lo sabe y por eso usa esa palabra, “libertad”, utilizando el sufrimiento ajeno en beneficio político propio.

Es una pandemia

Montxo Armendariz es de los que dignifica Twitter y justifica el tiempo que dedicamos a esta herramienta: “Tiene que ser un virus extraterrestre, me resisto a creer que tanta imbecilidad se esté extendiendo de forma exponencial por todo el planeta”, lamentaba ante la noticia de que la ministra de la Mujer del gobierno brasileño justificaba con una cita de la Biblia que le hubiesen cazado presumiendo de unos títulos académicos que no posee. Por lo menos sabemos que la imbecilidad se extiende por medio del populismo que se ha instalado también en Brasil. Sabemos dónde atacar.

Ni un zulo, ni un pisazo

Por desgracia, la clarividencia de Armendariz es una excepción en Twitter: lo normal es la batalla que te roba tiempo y no te lleva a ningún sitio. Por ejemplo, las horas de discusión que algunos han dedicado a afirmar que el piso de 68 metros de El Nega, el cantante de Los Chikos del Maíz, es un piso pequeño o uno de pijos. Él, por supuesto, aseguraba que era minúsculo, porque a proletario no le puede ganar nadie. Y muchos, lo contrario, que eso era un pisazo, mucho más grande que la media. Lo curioso es que los que ponían cierta mesura recibieron también su ración de desprecios.

La sociedad en la que vivimos

Cuando habla de Euskadi a Enric Juliana se le nota que mezcla deseo con realidad, pero cuando opina de cosas inconcretas o escribe sus crónicas de Catalunya merece la pena leerle. Su columna sobre el conflicto del taxi es estupenda porque le sirve para reflexionar sobre la sociedad española, pero también la catalana y la vasca: la digitalización de la indignación ha provocado que esta sea más violenta e injustificada ante un sistema cuyas garantías se ponen realmente en juego como si no importasen las consecuencias. Solo importa el postureo y los más indeseables son los que lo manejan mejor.

A mí sí me fastidia

He esperado varios días a propósito para poder trasladar con calma lo que pienso respecto al derby entre el Athletic y la Real: sí me fastidia (el fin de semana hubiera escrito que “me jode”) que los rojiblancos pierdan contra la Real más que contra otros equipos. Porque es nuestro derby y ese partido siempre hay que ganarlo, por definición. Si no, no sería un derby. Pero lo es, insisto. Así que bienvenida esa intensidad donostiarra y hasta ese punto de humillación que llevamos sufriendo esta semana en Bilbao si la temporada que viene nos ponemos las pilas en los dos partidos, para jugar y ganar.

El triunfo de todas y de todos

Es la singularidad de un club que mantiene su esencia (salvo alguna cosa, como diría Rajoy). Es el acierto de una institución que ha pagado la novatada de los asientos sin numerar pero que siempre tendrá en su haber abrir de par en par San Mamés para las leonas. Es la sensibilidad de una ciudadanía convencida de que la sociedad vasca será plenamente igualitaria o no será. Es la acumulación de políticas públicas, iniciativas parlamentarias, trabajo de las asociaciones y respaldo de la prensa a leyes y programas a favor de la igualdad. Y sobre todo es porque las jugadoras del Athletic se lo han ganado jugando al fútbol.

Hazlo o no lo hagas

Borja Sémper quiere seguir haciendo como que no, pero es que sí. “Si el populismo reaccionario nos arrastra, yo no pinto nada en política”, leo en República.com antes de preguntarme: ¿cuántas pruebas necesita el gipuzkoano para darse cuenta de que su partido hace meses que ha caído en el populismo reaccionario? ¿Cuántas veces va a tener que ver a Yolanda Couceiro en sus actos de partido? ¿Cuántas declaraciones populistas de Alfonso Alonso o Amaia Fernández más necesita? Y todo eso, sin salir del PP, porque podríamos seguir por los socios que ha elegido Casado.

Y esto, ¿cómo lo justificáis?

No me gusta lo que está pasando en Venezuela, no me gusta que alguien apoyado por los EE.UU. de Trump sea el elegido para devolver la democracia, y no me gusta nada que se aliente un enfrentamiento civil. Pero lo que no entiendo es que alguien sea capaz de defender a Nicolás Maduro, el responsable del empobrecimiento de un país rico, el que no ha dudado en vaciar de poder los espacios que ganaba la oposición para concentrarlo, el que ha encarcelado a los opositores, el que no convoca elecciones transparentes, y el que se apoya en un ejército que siempre, siempre ha decidido el poder en Venezuela.

¿Cuánto durará Facebook?

Hace solo unos días lo comentaba con una compañera de una agencia de publicidad: mi apuesta es que Facebook será una herramienta útil todavía para las campañas en las elecciones de mayo, pero no creo que lo sea en las siguientes (presumiblemente, generales). Pero después vi esta noticia en Trecebits y me entró la duda: la mitad de las cuentas en esta red social son falsas. Es decir, de la cifra de usuarios que ofrece Facebook para su negocio solo la mitad corresponde a personas. El resto son cuentas duplicadas que no afectan a la medición de audiencia. Hola, Instagram.

Lo emiten porque lo ven

Ya han pasado varios días desde que retiraron el cuerpo sin vida de un niño que había caído en un pozo de más de cien metros. Ya nadie juega con la esperanza de una familia desgarrada doblemente por el dolor. Ya no hay especiales de telebasura. Ahora toca reflexionar, pero soy bastante pesimista: sí, mi profesión también incluye cubrir del peor modo una tragedia. Y sí, en Euskadi consumimos esos programas: “Los medios masivos no ‘engañan’: dan, dentro de la legalidad, lo que el espectador quiere. Y el espectador no es ‘engañado’ sino que quiere lo que dan los medios masivos”, tuiteaba Edu Galán.

Alfonso Guerra, fuera de su tiempo

Iu Forn da muy duro a Alfonso Guerra en su columna en El Nacional. Y lo hace con motivo, porque lo de Alfonso Guerra no se sostiene. Si Felipe González es un personaje que no suma al PSOE actual, Guerra resta claramente. Lo último en el “debe” del socialista es su atrevimiento de señalar dictaduras buenas porque son eficaces en lo económico como la de Pinochet en Chile para defenestrar a Maduro. ¿Qué le pueden responder los descendientes de los represaliados? ¿Qué le puede responder cualquier persona con dos dedos de frente? Como sugiere Forn: que se retire, que su tiempo ha pasado.

Villacís, por delante

Aunque Manuela Carmena ganaría las elecciones en la capital de España (bajando cinco concejales), Begoña Villacís tiene más papeletas para ser la alcaldesa si los madrileños votan como ha adelantado una encuesta de Telemadrid: Ciudadanos sería la primera fuerza del “trifachito” (PP, Ciudadanos y Vox), por lo que las otras dos formaciones deberían de facilitar su ascenso (puede que Vox simplemente tuviera que abstenerse). En Madrid, la nueva política sí se come a PSOE y PP, y la entrada de la ultraderecha es la que lo trastoca todo. Mientras tanto, las izquierdas siguen a lo suyo.

Y Podemos, empeñado en hundirse

Pablo Iglesias quiere a Iñigo Errejón fuera de Podemos: le ofrece negociar una integración de listas siempre que el que fuera su número dos abandone la formación morada y se convierta en un actor político más. El lío no es pequeño. Además de las intrigas palaciegas que nos pueden entretener, está en juego algo mucho más serio: la irrupción de una derecha liberada por las peticiones de Vox. Ya ha pasado en Andalucía, donde Podemos, con la ensalada de nombres que le acompañaba, prefirió atacar al PSOE y su propio victimismo antes que impedir el ascenso de PP, Ciudadanos y Vox.

¡Todos a San Mamés!

Me uno a la petición de mi amigo y compañero, Iker Fernández: “Que no se quede ninguna en el cajón”. Se refiere a las entradas que el Athletic Club ha distribuido hasta agotar por completo las existencias más de 24 horas antes del partido, en una serie de acciones que han premiado por igual a socios y a aficionados, y que es justo reconocer y poner en el haber de esta nueva junta directiva. Igual que los chicos nos han necesitado en la Liga las últimas semanas, las chicas nos necesitan hoy para superar los cuartos de final de la Copa frente al Atlético de Madrid. Aupa, Athletic!

Las reinas del fútbol

El avance del fútbol femenino es imparable en Bizkaia y más allá. Una gran noticia. El siguiente paso será pagar por las entradas, pero no voy a aguarnos la fiesta, que para eso ya están los de siempre: demostrar tanto interés es un avance firme y tenemos que celebrarlo. Ya estamos más cerca de lo que sucede en Brasil, según leemos en la web de la revista Panenka: Marta Vieira es una estrella en uno de los países con más pasión por este deporte. No es para menos: 16 años como profesional en los que ha ganado 6 veces el título de mejor jugadora del mundo. Una referencia para todos los aficionados.