El PSOE haciendo del PSOE

No es nuevo que el partido al que pertenezca el presidente del gobierno español se comprometa a algo con un partido político vasco después de una negociación y, luego, no cumpla. Así es la política en el Congreso de los Diputados, por lo menos, desde que yo la sigo y tengo algo de uso de razón. Pensar que todo va a cambiar de un plumazo solo porque un nuevo actor entra en juego es tan cándido que parece irreal. Pero es lo que ha pasado: el PSOE votó en contra de la derogación de la reforma laboral después de forzar una repetición de la votación, dejando a Bildu con un palmo de narices.

Y Bildu haciendo… ¿De qué?

Lo que ha hecho el PSOE encaja perfectamente en la tradición política española. Nada nuevo bajo el sol. Estas son las cartas: PSOE y PP las reparten, inician el juego y, cuando les da la gana, cogen más del mazo o, directamente, se las quitan de la mano al otro jugador. Pero, ¿qué está haciendo Bildu? ¿De verdad se pensaban que los pactos con ellos iban a ser diferentes porque sí? ¿De verdad no se lo esperaban? ¿De verdad tienen el cuajo de mantener los tuits con los que celebran el primer resultado favorable después de que el PSOE mandara repetir la votación para evitar que prosperase?

Así se trata a Vox

Vox ha estado en Ermua y nadie se ha enterado. ¿Por qué? Porque no tienen representación en la CAV y, por lo tanto, no tienen hueco en las televisiones, porque su discurso no aporta nada, porque su puesta en espera es muy triste (un señor lanzando vivas a España) y, lo más importante, porque nadie se enfrentó a ellos, así que nadie sacó la foto ni hubo actos vandálicos de los que se llaman “antifascistas”. Así es como se trata a los de Vox: haciéndoles el vacío, negándoles la notoriedad que otros les han regalado y se han regalado para que sus viejos líderes puedan tuitear contra la Ertzaintza.

Un boicot… Para la galería

Anunciantes importantes han accedido a dejar de invertir en Facebook sumándose así a un boicot contra la red social, que no se libra de las acusaciones de racismo e incentivar un discurso del odio. ¡Claro que en esta red social y en todas, y en YouTube, y en TikTok, y en toda Internet, hay muestras de xenofobia u homofobia! Pero el problema no son las redes, sino las personas. En cualquier caso, en El Confidencial explican que el agujero económico por el boicot no será tan grande: esas marcas siguen comprando espacios a Facebook en otros soportes, y las empresas medianas siguen en la red social.

“Sorpresas” del Brexit

El colmo del Brexit es el matrimonio británico que vive en el Sur de Francia, que no quiso pedir la doble nacionalidad, vota a favor de que su país abandone la UE y, cuando esta salida se consuma, llaman al hijo para que les soluciones su situación. Por eso en Magnet lo llaman la parábola “del hijo idiota”, que “considera su nacionalidad un mero instrumento para conseguir lo que siempre desee por derecho histórico”, echa la culpa a Bruselas e intenta que el alcalde de la localidad medie para que sus padres puedan seguir haciendo su vida al Sur de Francia, ¡y hasta pide una compensación económica!

¡Cómo nos conocen… Estos de Madrid!

Unos huevos con chorizo y una botella de sidra, eso es lo que desayuna el personaje que va del verde de Bildu mientras el que viste del rojo del PSOE está adormilados y el que va de morado de Podemos avisa de que hay un malvado, Urkutron, que, claro, es Urkullu. La campaña de Podemos quiere llamar la atención y lo ha logrado, pero si nunca he aprobado eso de que “lo importante es que hablen de uno aunque sea bien”, en plena campaña lo creo todavía menos adecuado. Podemos ha ocupado las conversaciones y los grupos en WhatsApp pero para mal: fuera de contexto, fuera del momento, que es grave, y fuera de lugar.

Estaba más claro…

A nadie le sorprende a estas alturas que Rosa Díez arrope al candidato de Vox en Bizkaia, sobre todo, después de que su aproximación al PP fuera fallida. Lo único que puede llamar la atención es que haya tardado anda tanto porque la mujer esfuerzos ya ha hecho, como en sus participaciones en programas digitales de esas estrellas comunicativas (que no periodísticas) de la extrema derecha. La nueva normalidad para Rosa Díez ha consistido en quitarse la mascarilla más que en ponérsela: las cosas, claras. Del PSOE a UPyD, de UPyD al PP, y del PP a Vox. No puede decir que no tiene libertad para elegir.

Reyes visitando a pobres y peligrosos

La visita de Felipe VI y Letizia Ortiz al barrio sevillano conocido como “de las 3.000 viviendas” es un error comunicativo como una casa. Está claro que su periplo por España ha sido organizado por alguien con un nivel de caspa digno de la Casa Real. ¿Dónde van los Reyes? ¡Al barrio más pobre de España! Y, ¿cómo van? Estrenando coche blindado de 550.000 € por lo que pudiera pasar. ¿Cuál es el mensaje? No hace falta ni ponerlo en negro sobre blanco. Quien alaba este recorrido, esas fotos y aquellos gestos (el del coche blindado a estrenar de medio millonazo entre pobres y armados) tiene que estar en el ajo.

La historia de una foto. La historia de un país

El matrimonio McCloskey vive en un casoplón en San Luis, Missouri. Ambos son abogados especializados en lesiones. Él tiene un rifle de asalto y ella una pistola (igual tiene más armas, pero solo hemos visto esas). Y se vieron obligados a sacarlos para proteger su propiedad, como reconoce la ley estadounidense, ya que se vieron amenazados por unos manifestantes negros que atravesaron su propiedad para llegar hasta la casa de la alcaldesa de la ciudad, que ha filtrado los nombres de quienes reclaman mayor control sobre la policía. La historia de la ya famosa foto la cuentan bien en El Confidencial, y es la crónica de un país.

¿Qué buscan las apps?

Durante el confinamiento me abrí una cuenta en TikTok. Siempre intento comprender los mecanismos que hacen que algo guste a mucha gente, como esta app que, a mis ojos, solo es una versión concentrada de lo peor que puedes encontrar en YouTube. Pero en Magnet nos explican lo que obtiene la aplicación china: “Tu nombre y apellidos, predecir con un bajo margen de error con quién convives y quiénes son tu pareja o amigos, cuál es tu banco, cuáles son las contraseñas de otras aplicaciones, el dinero que tienes y extraer más datos sobre tus datos biométricos”. ¿Para qué? Esa es otra historia.

Confirmado: somos más tontos

Puede que el texto que hemos encontrado en Magnet sea un poco farragoso o puede que yo no tenga la inteligencia suficiente para comprenderlo a la primera. Pero después de dos lecturas creo que me ha quedado claro: los test de inteligencia dan resultados cada vez peores desde 1975, lo que supone que, efectivamente, nos estamos volviendo más tontos. ¿Qué significa eso? Que comprendemos y resolvemos peor que nuestros predecesores. ¿Por qué? Porque hay más máquinas y ordenadores que lo hacen por nosotros, y dejamos de hacer el esfuerzo. No seré muy listo, pero no me parece una buena noticia.

No me creo que estén discutiendo esto

Estoy muy de acuerdo con que el problema de la izquierda mundial actual es que ha ido recolectando todo tipo de reivindicaciones, que ya no se acuerda de sus verdaderos objetivos y que, en su afán de no dejarse ningún conflicto en el que implicarse, se contradice constantemente. Fruto de todo esto es el último motivo de discusión en el gobierno español: el PSOE defiende una visión del feminismo que puede dejar fuera a las mujeres transexuales y Podemos considera que todas son mujeres con reivindicaciones. Me da igual a quien pueda molestar: en el PSOE están absolutamente equivocados.

Vuelven el fútbol… Y las apuestas

Al final, la prohibición de exhibir marcas de empresas de apuestas en las equipaciones oficiales ha durado… Lo que ha durado el parón. Vuelve la Liga y el Gobierno deroga la norma que iba en un conjunto para evitar que durante el confinamiento las apuestas on-line fueran accesibles. Una iniciativa tan adecuada como insuficiente. Y no soy un mojigato: las casas de apuestas no son el diablo, pero su regulación es necesaria para que no se instalen, como lleva décadas pasando en el Reino Unido, en los barrios deprimidos. Del mismo modo, su derivada on-line no puede impactar a los más vulnerables.

Estos sí son mojigatos

Censurar Lo Que El Viento Se Llevó por racista es una mojigatada como un templo. Internet, lejos de traernos el acceso a la cultura y el conocimiento, nos está dejando un rastro de protestas dirigidas a obras culturales y autores que solo necesitan contexto para ser comprendidos. Pero señalar, protestar vía tuit y montar campañas de acoso es más fácil. La reflexión de Juan Soto Ivars al respecto es muy adecuada: los críticos solo llevan la cuenta y los creadores les justifican para seguir trabajando. Pero no creando, porque los autores tienen cada vez menos libertad ante una turba ignorante y adolescente.

Mascarilla y distancia. No es tan difícil

Los repuntes que estamos viviendo en la CAV tienen que llevarnos a no bajar la guardia ante la amenaza del coronavirus. Lo dijo el lehendakari: mientras no haya vacuna no podremos olvidar ni la mascarilla ni la distancia social. Es tan fácil como cumplir eso y añadir un poco de gel hidroalcóholico. Juan Ignacio Pérez escribió en su blog de DEIA un extenso post sobre cómo nos comportamos y los riesgos que conlleva. Por desgracia, es desolador comprobar cómo muchos ni llevan mascarillas en la ciudad ni son conscientes de que mantener una distancia mínima con otras personas salva vidas. Empezando por la suya propia.

No, no lo han hecho

Todas las interpretaciones sobre los actos de Isabel Díaz Ayuso que he leído me parecen plausibles: que es muy lista, que es muy tonta, que es la más trumpiana, o que quiso ser influencer y tuvo que conformarse con la presidencia de la Comunidad de Madrid. Y cuando parece que su colección de sainetes va a terminarse, renueva la temporada y empieza fuerte, con declaraciones en la Asamblea que no dejan a nadie indiferente. Sobre los dos apartamentos que usa durante el confinamiento afirma que “cualquier otro presidente habría hecho lo mismo” cuando es evidente que ninguno lo ha hecho.

¿Un “pesebrero” queda invalidado?

No seré yo el que ponga en duda la capacidad profesional de Víctor Rey después de haber abandonado la práctica política en Podemos. De hecho, son otros los que ponen permanentemente en duda la valía profesional de cualquiera que pase por un partido político (diferente al suyo) o los que hablan sistemáticamente de puertas giratorias. En concreto, Iglesias llamó “pesebreros” a los colaboradores de los partidos, y son los de su entorno los que señalan contratos privados que siempre parecen sospechosos… Como podrían ser ahora los de Rey para un medio digital dirigido por una ex asesora de Iglesias.

Y en la centrifugadora

En política, tan importante puede ser para alguien pasar por un cargo… Como que el cargo pase por él. Es decir: Iglesias tiene que ser otro después de ser vicepresidente, y Garzón también tiene que transformarse después de pasar por un ministerio. Hay una evolución para bien… Pero también se endurece la piel por todo lo que dejas atrás en lo personal y lo político. Podemos empieza a perder lastre y también músculo con la salida de los anticapitalistas que, lo han demostrado una vez más, cuando toca gobernar prefieren huir. Algunos no han nacido para construir. Solo son y serán “anti”.


En El Blog Salmón se preguntan: “¿Es necesaria una ley general del teletrabajo?”. La respuesta es clara: sí. Y cuanto antes, mejor, porque sin vacuna contra el coronavirus y viendo cómo se toman algunos la desescalada, vamos a volver a estar confinados. Hoy en España solo está vigente un acuerdo marco de 2002. Desde entonces han cambiado las herramientas y, sobre todo, la capacidad para estar conectados a nuestro correo electrónico y nuestros archivos, lo que lo cambia todo de tal manera que, por supuesto, es necesario regular el derecho al trabajo pero también al descanso estemos o no confinados.

Y no

Lo que no podemos permitir que se extienda es la idea entre los más jóvenes de que precisamente eso, las ideas, no tienen dueño, que la creación nace de la imaginación y, por lo tanto, no tiene coste ni valor. Es lo que millones de jóvenes en todo el mundo están percibiendo por culpa de Tiktok donde, como bien explican en Magnet, el plagio, antes mal visto y después discutido, con la popularización de las redes sociales digitales, ahora es sustituido por la viralidad. A ninguno le importa quién lo hizo primero, lo que quieren es hacerlo ellos, grabarlo, subirlo y que le den al “like”. ¿Y cuando sea su idea?

Que sí, que esto va en serio

Tenía muy claro que no íbamos a salir de este confinamiento mejor como sociedad. Cuando veo o me cuentan cómo se toman muchos la desescalada sé que salimos peor: los que siguen vivos siguen igual y los que han fallecido no pueden cogerles de la solapa y conminarles a que respeten las puñeteras normas. Esto va en serio: este virus mata. Y si no te mata, te deja muy tocado. Y una desescalada relajada, ligerita, de poteo, solo nos puede llevar al escenario alemán, donde, como bien describen en Magent, habían “mantenido a raya el ritmo de contagios. Hasta que llegó el desconfinamiento”.

La “nueva normalidad” será larga

Ya lo dijo Juan Ignacio Pérez en el Teleberri: tenemos que aprender a llevar las mascarillas y a convivir con las medidas de distanciamiento y protección porque no podemos vivir confinados. Esas son las alternativas. Vivir como antes no es una posibilidad ni a corto ni medio plazo. El que no se haya hecho ya a la idea, que vaya poniéndose a ello con textos como este de Xataka: “Según Soumya Swaminathan, científica clínica y al frente de la OMS, pasarán cuatro o cinco años hasta que tengamos la COVID-19 bajo control”. Y todo depende de si hay una vacuna y el virus no muta. Estamos empezando una nueva vida.

No nos echemos todos a la bebida…

Del alcalde socialista de Badalona al portavoz del PP en la diputación de Cádiz: otro al que han cazado conduciendo y triplicando la tasa de alcohol permitida en sangre. No voy a decir que no entiendo que la gente se eche a la bebida porque poco a poco he ido acabando con mi fondo de armario de cervezas durante el confinamiento. Pero me cuesta más entender lo de coger el coche después. Y más si eres un representante de un partido en una institución. Pero seamos sinceros: en todos los partidos puede pasar. Todos los que se pasan años representando a un partido y unos votantes pueden cometer un error.

Un millón de euros “currando”

Sí, ya sé que se trata de un millón en patrimonio, no necesariamente en líquido, pero no sé cómo alguien puede ahorrar ese millón de euros “currando”, en palabras de Albert Rivera. Igual es que formo parte de un sector de pobres, el de los periodistas de andar por casa, pero creo que todas las personas que conozco que pueden ser millonarias ya partían con un patrimonio previo. Igual que muchos emprendedores que pueden arriesgarse a pegársela porque siempre tendrán un familiar que les ofrezca un trabajo… O los que van de rojos y pobres, y son el hijo del dueño millonario, que de esos también hay.

Me representan

Somos muchos y muchas quienes tenemos que teletrabajar con hijas e hijos pequeños en casa. Eso supone ayudarles con las fichas de la ikastola, preparar comida para todos, recoger constantemente y pasear con ellos una hora al día. Pero no me considero un héroe: al contrario, pasar el confinamiento con mis hijos me ha ayudado a mantener rutinas, a centrar mi atención u optimizar mi tiempo, y me ha dado alegrías. Pero también es cierto que muchas veces nos sentimos “al borde de un ataque de nervios” porque “queríamos teletrabajo, no esclavitud” (El Confidencial), y no es culpa de nuestros hijos, precisamente.