Aficionados al trumpismo

España está llena de aficionados al trumpismo. Pese a tratarse de una corriente que representa lo peor de la política, incluso lo peor de la política estadounidense, que ya es la leche, hay personas que quieren parecerse en lo ideológico, al menos, a Trump. Están los de Vox, a los que se acercó (y supongo que algo facturó) Bannon; están las extremadas del PP, lideradas por Isabel Díaz Ayuso y Bea Fanjul; y está en esta lista hasta Pablo Casado, que tuitea bajo el influjo del trumpismo sobre una posible subida de impuestos: “Échense la mano a la cartera. Este es el infierno fiscal que nos espera. Sanchismo o Libertad”.

Y al neoliberalismo

La propuesta del ministro Escrivá de alargar la vida laboral de los pensionistas no es nueva: ya lo hizo el mismísimo Aznar. Pero la discusión sobre la medida en sí es bizantina: la propuesta solo es un síntoma más de que el sistema de pensiones no es viable y los sucesivos gobiernos españoles intentan achicar el agua como pueden. Los titulares sobre los parches impiden ver el tamaño de la rasgadura: las pensiones públicas se agotan y cada modificación ha llevado un tinte neoliberal con el que intentan maquillar la cuenta de resultados. Ya pueden quejarse los pensionistas y los que vamos a serlo, que estamos jodidos.

Pero ya no al Twitter

La decisión de Ada Colau de abandonar Twitter para ser mejor política es muy interesante: la herramienta es inútil para relacionarse directamente con la ciudadanía. Y quien sostenga lo contrario desde la cercanía de una o un político sabe que miente. Pero la decisión de Colau de abandonar Twitter también es efectista y, como tal, no ahonda en el fondo. Las y los políticos pueden tener presencia en Twitter, pero es un error que manejen personalmente sus cuentas: les quita tiempo y desvía su atención de lo importante hacia lo accesorio porque Twitter es hoy un colector cuyos integrantes no representan a nadie.

Qué cagada

Quien llama a Luis Pérez, más conocido como Alvise, para que sea fuente en un reportaje sobre las fake-news, o quiere dar aire a los argumentos de la extrema derecha española o no tiene ni idea de quién es ese tipo, de qué va Twitter, de qué es un bulo ni de cómo funciona. Sin embargo, “Informe Semanal, que lo presentó ante la audiencia como ‘comunicador político’, dijo de él que era ‘uno de los perfiles más polémicos en nuestro país’, y le definió como alguien cuyo propósito es ‘contrarrestar a los grandes medios de comunicación, a los que acusa de manipular’” (Vertele). Así nos va.

Y llegamos a Twitch

Twitch es una herramienta que me tiene fascinado: después del fogonazo de TikTok, que rápidamente se ha convertido en la versión breve de YouTube, ha aparecido esta nueva plataforma que incorpora pasarelas de pago de un modo absolutamente naturalizado y se dirige a una población muy joven y, al mismo tiempo, madura como consumidora. Por si fuera poco, genera un modelo de negocio sostenible. Con estas premisas era inevitable que los asesores políticos quisieran llevar a sus candidatos a Twitch, haciendo de momento un sordo ridículo. En El Confidencial han elaborado un reportaje muy interesante sobre ello.

Tendremos que hablar de esto

Esta es una noticia de ayer titulada con el tono habitual de una agencia, más aséptico de lo normal: “Euskadi supera ya las 200.000 dosis de vacunas anticovid inoculadas a la población”. Y esta, la realidad: en Euskadi, también ayer, después de leer el titular, habría unas cuantas personas, y no pocas, dedicadas a convertir la noticia en una mala noticia. Porque si las cosas van bien a ellos les va mal, por muy grande que sea la tragedia. Cuando acabe todo tendremos que señalar sin dudarlo a quienes han actuado de un modo irresponsable y reprobable por un cálculo político egoísta durante este durísimo año.

Ni una pizca de humanidad

El 11-M se le sigue atragantando al PP. En 2004 Aznar escribió una de las páginas más vergonzosas de la historia política de España por cálculo electoral. Desde entonces, el PP ha preferido dar tumbos antes que reconocer aquel inmenso error, y no le ha importado generar actos paralelos, extender la sombra de la sospecha o intentar apartar a las verdaderas víctimas del atentado de Al Qaeda. Este año, Pablo Casado ha tenido el cuajo de acudir al acto de la AVT y tuitear sobre los 24 muertos del PP a manos de ETA, Pedro Sánchez y Bildu, demostrando con esas líneas de qué pasta está hecho.

Murcia, qué hermoso eres

Lo primero que uno aprende viendo El Ala Oeste es que hay que tener los votos de los representantes bien amarrados. Inés Arrimadas no lo ha hecho y su movimiento en Murcia ha podido ser definitivo para Ciudadanos: “Tres diputados no secundarán la moción de censura y salvan a López Miras” (La Verdad). El partido naranja hoy no sirva para nada: es muleta del PP o del PSOE sin coherencia alguna, y sus integrantes no son de fiar ni para su propio aparato. Con esta descripción, Ciudadanos hoy no tiene crédito ni futuro. Y lo ha dilapidado todo en una comunidad, además, menor. Así que tampoco tiene criterio.

Ningún sentido de la responsabilidad

Entiendo la jugada del PP en Murcia, tentando a políticos de Ciudadanos para mantener el gobierno. Es lo único que entiendo, de hecho, de la tormenta política que se ha desatado esta semana en España. Porque la estabilidad es lo único que me parece comprensible tal y como están las cosas, con la pandemia azotando en lo sanitario, lo económico y lo emocional. “La política española estalla justo cuando tiene que solicitar y ejecutar los fondos europeos”, leo en El Confidencial y asiento desesperanzado: ¡cómo puede alguien ser tan irresponsable de poner en marcha este juego de tronos ahora! ¿No tiene nada mejor que hacer?

No nos despistemos

Es evidente que los actuales líderes españoles no entienden el oficio al que se dedican: la política trata de mejorar la vida de la gente, no de conspirar y atacar continuamente la línea de flotación de aquel con el que tienes que llegar a acuerdos para avanzar. Por desgracia, la oposición vasca ha copiado esta mecánica mucho más sencilla en el corto pero que no trae nada bueno ni en el medio ni en el largo plazo. ¿Nadie se da cuenta de que los bloques se refuerzan? En cualquier caso, la alternativa es peor y no remite: “El 68% de la población mundial vive hoy bajo una autocracia. Diez años antes era el 48%” (Magnet).

Es cuestión de altura política

Llevo más de 15 años observando la política y creo que hoy es un arte que puede practicar cualquiera. No hace falta habilidad ni brillantez. Puede que ya no haga falta ni inteligencia: si tienes resistencia de tuitstar, la política es lo tuyo. Un escaño nunca fue tan barato (y la representante de Vox está en el Parlamento Vasco para demostrarlo), una excusa nunca fue tan poco elaborada y un titular nunca mostró tan poca altura: “El PP teme que pactar con el Gobierno dé más alas a Vox en la oposición” (Público). La buena política se hace justo al revés: primero haces lo necesario por el bien de tu país y luego lo explicas al votante.

Same energy

Creo que Mikel Segovia anduvo muy atinado cuando comparó en El Independiente la escenificación de la apisonadora sobre las armas de ETA que ha organizado el gobierno español esta semana con el circo que montaron los artesanos de la paz en Baiona y alrededores. ¡Lo que tuvimos que aguantar quienes no veíamos nada de heroico, nada de épico, nada de bonista y nada de ciudadano en aquello que olía a ETA que echaba para atrás y que solo buscaba mostrar un falso apoyo social a su rendición! Pues miren, no. Ni entonces ni ahora. La foto de Madrid y la de Baiona emiten las mismas vibraciones.

Los amigos del emérito

Sería muy gracioso que, en el colmo de la sobreprotección a Juan Carlos I, alguno de los que le prestaron el dinero acabase con problemas ante Hacienda o la justicia después de haber sido investigado. De momento, el emérito se va de rositas de todas, también de esa fundación que le regalaba el dinero a paladas, como si fuera una tapadera de sus propias ganancias. Y la última regulación, que nadie sabe si es del total de lo que defraudó o de una ínfima parte, está pasando ahora bajo la lupa de la Hacienda que no le reclama nada no sea que encuentre algo, pero por el lado de los amigos, no del emérito. Faltaría más.

Nuevos escrúpulos

Uno de los efectos secundarios de la pandemia, hayas sido contagiado de coronavirus o no, ha sido la cantidad de nuevos escrúpulos que se han generado espontáneamente: estaban los que no querían vacunarse (aunque se hubieran vacunado de lo que les pidieron para irse de viaje de novios a Tailandia) y ahora están los que creen que es muy sospechoso, e incluso peligroso, tomarse un paracetamol antes del pinchazo para llevar mejor los posibles dolores posteriores. “Lo raro es que dijera a la gente que de metiera un buco de caballo pero, hijo, paracetamol”, respondía Mr. Insustancial a uno de esos tuits, precisamente, sin sustancia.

La burbuja china, la primera

La burbuja del fútbol chino ha explotado definitivamente. Por supuesto, la pandemia tendrá mucho que ver, pero creo que solo en la aceleración del proceso y la llegada del resultado final: aquellos sueldos imposibles por altísimos se acabaron. Y si la noticia ha pasado desapercibida me temo que es porque es una alerta roja en toda regla para la industria mundial del fútbol: ¿qué burbuja será la siguiente? ¿La de los jeques y emires que invierten en clubes? ¿La de la tele? ¿O la global que está basada en audiencias lejanas y precios inasumibles que acaba pagando el aficionado más cercano?

No se lo han explicado bien

Que una secretaria de Estado critique en Twitter abiertamente las declaraciones de una ministra no solo no queda bien, es que está mal. Y sí, ya sé que se trata de dos partidos distintos y que en España no tienen experiencia en coaliciones ni, por lo que se ve, coexistencias. Pero el espectáculo que recurrentemente ofrece Ione Belarra es bastante triste para todos, también para los que no sean ni del PSOE ni Podemos pero sepan que la de gobernar es una cosa muy seria que no puede intentar condicionarse a golpe de tuit. Incluso aunque el tema sea tan grave como investigar o no a Juan Carlos I.

A este no hace falta que se lo expliquen

En Podemos pueden ponerse tan dignos como quieran que no me creo nada: hasta que no metan mano a los gastos que van repartidos en los diferentes ministerios su republicanismo solo será de boquilla. Hoy sabemos que Patrimonio Nacional, dependiente del Ministerio de la Presidencia, “paga los sueldos y viajes del personal desplazado a Emiratos Árabes Unidos para asistir al rey emérito”, incluidos los “tres ayudantes de cámara”. En Eldiario.es también recuerdan que a Hacienda “pertenece el parque móvil, Exteriores paga los viajes oficiales, Interior se hace cargo de la seguridad, y Defensa, de la Guardia Real”.

Y Casado, de atril en atril

Si la versión más actual del Lazarillo de Tormes en España es Juan Carlos I (y sucesores), ¿qué podemos esperar de los principales políticos del país? Ahí está Pablo Casado, hablando desde todos los atriles que le dejan y sacándose fotos como si fuera un ministro. El guionista Toni Díaz lo describía perfectamente en Twitter: “Desde hace meses estoy escribiendo un guion inspirado en ‘Good bye, Lenin!’ (2003) con un señor que, para evitar un disgusto a sus padres, les ha convencido de que ha estudiado en Harvard, se ha sacado un máster en dos patadas y ha ganado unas elecciones generales”.

Todos somos listos. O no

Otro tuit que me ha parecido estupendo esta semana es el de Sergio Ferrer: “En octubre noviembre diciembre enero febrero habrá que hacer un confinamiento total y dirán que no se podía saber, acordaos de mis palabras”. El tuit, además, era una respuesta a sí mismo del pasado agosto: “En junio julio agosto septiembre todos confinados otra vez, os lo digo yo”. Este periodista y biólogo se ríe abiertamente de quienes llevan meses siendo agoreros y, claro, alguna vez tendrán razón porque las malas noticias se amontonan, por desgracia para todos… Y por culpa de todos. Que nos quede claro.

El cascabel del gato

El hilo de Antonio Ortiz sobre las desviaciones entre la medición de resultados en Internet (visitas) y el recuerdo de los usuarios sobre las webs que han visitado es de lo más interesante: la información on-line y en redes sociales es cada vez peor por culpa de la lucha por los clicks en la que hemos entrado todos (yo, el primero, cuando intento “vender” mis columnas en Facebook o Twitter). La medición no diferencia entre lectores de la versión digital de un diario y personas que encuentran un resultado en Google a una duda puntual. Nos hacemos trampa con las mediciones y estamos pagándolo caro.

Pues 2021 empieza bien

Ya sé que cuando una farmacéutica hace un anuncio suben sus acciones, del mismo modo que sé que todos los que señalan que las farmacéuticas ganen dinero hacen el caldo gordo a los antivacunas. Así que, a la mierda los pesimistas, alarmistas, amantes de las conspiraciones y escépticos en general: 2021 puede empezar muy bien si se confirman los “ensayos exitosos de una vacuna (…) para tratar enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple” (Redacción Médica). El anuncio lo hace Biontech, que enlazaría un ciclo muy exitoso como empresa del que nos beneficiaremos como sociedad. Y eso es lo que importa.

Trump and Trumper

Cada uno es libre de hacerse los selfies que le dé la gana, y si Bea Fanjul quiere seguir intentando ser la musa de los que están entre la derecha y la pared, déjale que camele, como decía el Fari. Así que, allá ella si ha decidido pasarse a Parler, la red social a la que se han mudado Trump y los trumpistas de allí y de aquí. Todos hemos sido jóvenes e impulsivos, y hemos hecho cosas que, años después, no haríamos porque para eso están los jóvenes, qué demonios. Lo que yo no entiendo, será que ya no soy joven y nunca fui muy listo, es qué creen que consiguen emulando a Trump desde Bilbao o Madrid.

La p… foto

La política a golpe de tuit o de actualización en Parler no es nueva en el PP, partido en el que siempre se les ha dado muy bien hacer política para la foto. Lo malo es que las redes sociales son carreteras de dos sentidos: la réplica en Twitter de Mikel Iruretagoyena, hijo de Ignacio, el concejal del PP en Zarautz al que asesinó ETA, es demoledora. Mikel escribe en su tuit una petición que va de parte de todos los vascos: “Ya es hora de que vuestra política se base en algo más que en nuestros muertos”, después de anunciar que nadie de la familia acudió al homenaje (para la foto) que le hizo el partido.

Schwarzenegger lo tiene claro

Arnold Schwarzenegger fue gobernador de California con el Partido Republicano de 2003 a 2011. Hoy, es un exculturista, exactor y expolítico al que siguen casi cinco millones de personas en Twitter y que ha sabido usar su popularidad para lanzar un mensaje claro: Trump pasará a la historia como el peor presidente, debe prevalecer la democracia y EE.UU. necesita un líder que dé lo mejor de sí. Por si no queda claro, Schwarzenegger saca la espada de Conan en la parte final del vídeo para criticar lo sucedido en el Capitolio la semana pasado, y cree que solo será otro golpe con el que templar el metal y fortalecerlo.

Si tuiteas… Te retuitean

Llevo más de 10 años escribiendo casi a diario esta columna y si algo he aprendido es que cuando escribes tienes que estar dispuesto a leer. Me refiero a leer críticas, comentarios negativos y hasta insultos de quienes no pueden razonar. Traslado el axioma a las redes sociales: si tuiteas tienes que estar dispuesto a que te retuiteen… Incluso tres años después. Por ejemplo, en 2018, Pablo Iglesias cargaba contra “la falta de previsión” ante una nevada sobre la AP-6 y anunciaba que iba a pedir la comparecencia del ministro de Fomento. Hoy, este tuit ha recuperado su vigencia pero con Iglesias en la vicepresidencia.