El dolor es cosa suya

Arnaldo Otegi sugiere que el dolor es suyo. Por lo menos, el dolor de los presos de ETA y sus familiares que sufren, no solo largas penas a consecuencias de los actos de los primeros, también una dispersión especialmente injusta desde que la banda se rindió. “Los presos” son cosa de todos según el argumentario oficial del entorno pero cuando alguien que no sea quien lo controla hace algo, malo. Malo, sobre todo, porque puede generar dudas: ¿y si hace más por “los presos” quien no obliga a contratar a ciertos abogados o pertenecer a ciertos colectivos y quien no decide sobre los beneficios a las que se acogerán?

Primer permiso penitenciario para Cuixart

Cada salida y entrada a la cárcel de Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Oriol Junqueras o cualquiera de los presos políticos catalanes es una oportunidad para denunciar la injusticia que están viviendo. Cuixart está disfrutando de 48 horas en su casa, con su hijo de cuatro meses y el resto de su familia, antes de volver a estar recluido entre cuatro paredes por subirse al techo de un coche de la Guardia Civil y pedir a la ciudadanía que mantuviera la calma y las vías pacíficas. A eso en España lo llaman “sedición” y cuesta nueve años de cárcel. Solo se me ocurren las palabras “venganza” y “vergüenza” para definirlo.

No hay carné de aita y ama

Como hablar de los hijos de los demás me incomoda lo haré de los míos si no les importa: ¿y si mi hija o mi hijo dentro de unos años siente que le gustan las personas del mismo sexo, no quieren decírmelo, se avergüenza, se siente raro, se siente mal… Y descubre en una charla sobre sexualidad en su ikastola que no le pasa nada malo, empieza a sentirse mejor, me lo cuenta y puedo darle un abrazo para reconfortarle? Pues eso intenta impedir el PIN parental de Vox, Ciudadanos y el PP, que pretenden que los padres nieguen ese alivio a sus hijos y que los menores sigan sufriendo porque les han tocado progenitores trogloditas.

Un partido como otro cualquiera

Aunque el marketing logró convencer a muchos de lo contrario durante un tiempo, Podemos siempre fue un partido nuevo con todos los vicios de los viejos. Y ahora que pisan moqueta, que se preparen sus dirigentes, porque tendrá que gestionar la insatisfacción que existe en todas las organizaciones. Y también tendrán que gestionar esas pequeñas miserias que, generalmente, se arreglan con dinero, como el que recibirá la escolta de Irene Montero que le hacía los recados (para Montero, sus hijos con Iglesias y hasta para el perro), ejercía de chófer y le calentaba el coche, según enumeran en El Confidencial.

Ya están aquí los e-boys y las e-girls

En Magnet les definen como un “nuevo gremio” que “forma parte de la ya considerada segunda generación de influencers”. Antes lo llamábamos “tribus”: los mode, los rockers, los punkies… Y ahora, los e-boys y las e-girls que, como la descripción en el blog y su nombre indican, son una tipología de jóvenes que reinan en Internet, en concreto, en Tiktok, con una estética muy particular que mezcla lo emo, el cosplay y el hip-hop con toques de los 90 que han rescatado de las series de finales del siglo XX que se recopilan en YouTube. Pero que nadie se asuste: toda esta evolución es natural solo que ahora también digital.

Pues, sí, Pablo Iglesias ha ganado

No me gusta Pablo Iglesias, principalmente, por su suficiencia y por la manera de entender las lealtades que transmite. Tampoco me gusta Pablo Iglesias porque creo que nadie puede defender un discurso de clase obrera como si formase parte de ella… Cuando está muy lejos de ser clase obrera (y eso también vale para unos cuantos vascos de izquierdas). Al revés: me parece más honesto defender los derechos universales desde cualquier posición socioeconómica. Pero es innegable que Pablo Iglesias será el gran vencedor en la España política en 2020 y que se lo ha ganado metro a metro.

La era dorada de la desinformación

Si una persona joven que milita en un partido político es capaz de decir a un representante de la ciudadanía de otro partido: “Si hay que fusilarte, lo haremos”, es porque alguien está haciendo muy, pero que muy bien sus labores de desinformación y muchos están siendo impactados y permeables a esos argumentos. Y me da igual que sea una militante de Vox la que se lo diga a un representante de Teruel Existe o si lo dice uno que quiere entrar en ETA a otro de cualquier de partido en Euskadi. Es evidente que la máquina de propaganda está a tope y que siempre hay muchos tontos dispuestos a ser intoxicados.

Europa golea a España

Uno de los temas sobre los que más desinformación se ha vertido es el catalán: España, sobre lo que sucedió y sucede en Catalunya, está absolutamente intoxicada. También lo están algunos en Euskadi, seguramente embriagados por su propio anhelo, pero ese es otro tema. Por suerte, en Europa tienen la cabeza un poco más fría y eso les permite medir mejor: la jugada del grupo de la Alianza Verde Europea en el Parlamento Europeo de nombrar vicepresidente a Oriol Junqueras es maestra para marcar otro gol a España. Y van un montón. Lo que urge ahora es que alguien reaccione entre Pirineos y Tarifa.

La guerra de los tuits

El tamaño de la bandera es lo de menos, porque cualquiera puede tejerla más grande que la del vecino. Es lo que haces con lo que esa bandera representa lo que marca la diferencia. Es decir, mi nacionalismo no es de bandera (aunque me emocione con ella) sino de país: si avanza, si es justo, si es solidario, si es respetuoso seguiré amándolo. Así que la de Saeed Jalili, secretario del Consejo Superior de Seguridad Nacional de Irán, a Trump, tuiteando una bandera de Irán, es una gran respuesta dentro del marco absurdo que el estadounidense ha generado. Lo malo es que la guerra no es solo de tuits y está costando ya vidas.

Una supercopa de mierda

Lo más grave no es que una federación deportiva condicione la competitividad al dinero. Lo más grave no es que organice un evento al que no podrán acudir los aficionados. Es grave que elija para ello un país machista y nos lo venda como algo bueno. Es lo que ha hecho la RFEF con esta supercopa que no vale para casi nada y que genera más interés por el error que supone que por el propio fútbol. El “casi”, por cierto, es que estamos pudiendo denunciar la injustísima situación de las mujeres en Arabia Saudí. Pero Rubiales y quien pone el dinero encima de la mesa pretendían justo lo contrario. Eso sí es lo más grave.

España descubre la política

Puede que hoy, por fin, haya un gobierno en España. Con un retraso injustificado desde que votamos en abril, Sánchez puede ser hoy presidente. Para eso, en el PSOE han tenido que negociar con los de ERC que le tumbaron los PGE dándole la excusa, con los de Podemos tras el fracaso de abril y con el PNV entre otros partidos. Lógicamente, Sánchez y el PSOE han tenido que ceder. Eso es una negociación. Eso es la política. Y si no es así hablamos de otra cosa: o de una dictadura o de un negocio (o las dos cosas). Me sorprende que a estas alturas haya españoles capaces de sorprenderse ante la política más básica.

Lo que urge

Espero que el nuevo gobierno meta mano rápidamente a la factura eléctrica que es, sin duda, la mayor estafa consentida que hayamos presenciado: “El precio medio del mercado eléctrico diario español en 2019 fue de 47,7 euros por megavatio hora, lo que representa un 26,5% más que el de Alemania y un 20,9% más caro que el de Francia, según datos de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía” (El Periódico de la Energía). ¿Por qué? ¿Y por qué a ese precio tenemos que sumar peajes y compensaciones a una industria que tiene un margen de beneficio mayor, permitido y sin justificar?

Lo que es obsceno

El televisivo Quique Peinado me pareció obsceno cuando tuiteó: “Ganar 130.000 al año es la puta hostia de dinero. Os lo digo yo que me pasé 36 años sin ganarlos y ahora sé lo que es”. Pero lo realmente obsceno es que redactores, columnistas y contertulios hayan clamado contra esta subida de impuestos. Lo que no tiene ninguna lógica es que quien cobra menos de 130.000 € sea beligerante (y lo hemos visto en Twitter) porque los que sí lo cobran tengan que pagar más impuestos. Lo que es una pasada es cómo la derecha y la extrema derecha protegen a las clases más favorecidas y mueven al voto a las menos favorecidas.

Necesitan una España normal

Los que nos queremos ir estamos asistiendo a cómo España prepara el escenario más favorable a que lo hagamos. Incluso la extrema derecha calienta el “Spexit” cada vez que Europa actúa de un modo que no le gusta. Pero si somos solidarios y pensamos en los que quedarán en esa España sin Euskadi y Catalunya, y dividida, tenemos que darnos cuenta de que necesitan otro país, no ya con un nuevo modelo económico, también político y judicial: si “Estrasburgo condena a España a indemnizar a los dos jóvenes catalanes que quemaron fotos del Rey” (Europa Press) es porque la caverna les condenó antes.

Sí, va de esto

Tiene razón Luis Tudanca: la extrema derecha no deja de hablar de la unidad de España y de traición de quienes apoyan al gobierno que, si nada se tuerce, saldrá hoy, y lo hace por un motivo claro. “En realidad, todo el ruido, todo el humo es para tratar de que no se llegue a la subida del SMI, de las pensiones, a la ley contra el cambio climático, a la Memoria Histórica, a las subidas de impuestos a los que más tienen… No lo olvidéis”. Eso es lo que está en juego: el modelo de su patria y el encaje en ella, o no, de quienes no estamos a gusto ni con ese modelo ni con ninguno pasado.

El daño irreparable que nos hacemos

No me gusta la moralina ni ser un Pepito Grillo, pero creo que el día de hoy es el más adecuado para que les hable del consumismo que nos va a devorar: en El Confidencial encontramos una pieza muy interesante sobre cómo los productos tecnológicos chinos que compramos en Internet, mucho más baratos y menos duraderos, son tremendamente dañinos con nuestro planeta. Pero la culpa no es de quien los fabrica ni de quien los vende, sino de quienes los demandamos: para producirlos se necesitan los mismos recursos que para un producto similar más caro y duradero y, por supuesto, nadie los repara.

El problema no es China

La dictadura china no me gusta como no me gusta ninguna dictadura. Y menos cuando es blanqueada por la izquierda y por los liberales en nombre de la revolución y el mercado. Cosas de este incomprensible siglo XXI. Pero en cuestiones de consumo el problema no son los chinos que se limitan a fabricar lo que reclamamos desde el resto del mundo: baratijas conectadas a Internet. Ellos tienen tecnología y conocimientos de sobra y lo suelen demostrar: en Shangai sustituyeron la pirotecnia por drones durante la Nochevieja y crearon un espectáculo fascinante que hacía “viejo” cualquier otro.

¿Estrenan algún videojuego hoy?

No sería raro que algún miembro de la casa estrenase hoy un videojuego traído por los Reyes Magos de Oriente. Para los que lo traen es un chollo porque pesan poco. Para los que los reciben, un acierto casi seguro. Y para el que los produce otro motivo para continuar: el sector ha facturado en todo el mundo “alrededor de 107.490 millones de euros en 2019, lo que supone un 3% más que la cifra del año anterior, siendo Fortnite el videojuego que más beneficios ha generado” (La Información). Hablamos de una industria que puede superar a la del cine o la música y que, por lo tanto, no es menor.

Pero no nos volvamos locos con la tecnología…

Vivo de contar lo que pasa en Internet o de trasladar contenidos a la gran red y me gusta (siempre lo ha hecho) la tecnología, lo que hace que me interese por ella y la conozca un poquito. Por todo lo que les he contado sé muy bien que la tecnología nos idiotiza y que muchas veces perdemos el norte y el sentido de la realidad: no tiene ninguna lógica que Renfe vaya a cancelar sus ventanillas para billetes, como no la tiene el cierre progresivo de todas las oficinas bancarias, ya que limita el acceso a millones de personas que todavía no se ven capaces de hacer gestiones on-line y que no son más tontas.

Y si lo hago yo todo, ¿por qué me cobras?

Insisto: sé lo que hay detrás de una web y en ocasiones hasta puedo calcular los costes, pero si hay algo que me fastidia es pagar la comisión por gestión en una compra on-line. Si lo hago yo todo no pueden cobrarme más por el mantenimiento de la web, la pasarela de pago y la custodia de los datos. Y punto. Así que tampoco me parece bien que esos mismos bancos que nos obligan a gestionar on-line nuestro dinero o préstamos nos inflen a comisiones pero, según Merca2, es lo que nos viene: Sabadell y Santander son los primeros que han empezado a cobrar hasta por las cuentas con domiciliaciones.

España, ante un espejo

Calculo que todo se fue al traste a mediados de la década que este año termina: hasta 2015 España era políticamente pobre y se asomaba a su terror más íntimo, un conflicto nacionalista sin ETA, pacífico y en Catalunya. Pero fue aquel “M. Rajoy” de los papeles de Bárcenas el que tumbó a su tocayo, y el agujero que dejó el PP fue grande en lo político y en lo trincado: el PSOE se hizo el harakiri y los de la nueva política eran vendedores de crecepelo. Hoy, “un camión recorrerá Madrid con vídeos de Sánchez criticando al independentismo” (El Nacional) pagado por la “Asociación Tolerancia”. Ese camión es España ante su reflejo.

¿Qué quieren decir?

Por supuesto, tenemos todo el derecho del mundo a encararnos y pedir explicaciones a los Inda de turno que no hacen más que comparaciones entre la España actual y la de 1936. En OK Diario han publicado que hasta el calendario es igual. ¿Qué coño quieren decir? ¿Que el gobierno con un apoyo plural y progresista acabará derrocado por un golpe de Estado fascista? Pues que lo expongan claramente para que sepan a cuántos tendrán enfrente. Y si no, que dejen de amagar, que dejen de hacerse el chulo de la discoteca, que dejen de esconderse: son fachas y se sienten fuertes porque la transición española fue una puta mierda.

¿Cómo traga una reina, Girauta?

En la sesión de hoy en el Congreso no echaremos de menos a Juan Carlos Girauta. Al contrario, será él quien eche de menos los focos, aplaudir a rabiar a Rivera desde su escaño y quejarse airadamente cuando otros hablan, porque el respeto al discurso de los demás nunca ha ido con ellos. Pero Girauta, como Rosa Díez y otros necesitados de atención, estarán presentes en Twitter. Y por culpa de su adición a que la gente les haga casito, cada vez son más exagerados: “El político socialista traga como una reina”, ha tuiteado el de Ciudadanos. ¿Cómo tragará la reina, que tan bien lo sabe Girauta?

Pero, ¿esto de qué va?

Los portavoces irán haciendo durante el fin de semana los autorretratos de los distintos partidos con sus intervenciones. En condiciones normales, sin fascistas ni colaboracionistas, este sería un momento muy interesante. Pero ha mutado en preocupante. También por las consecuencias más allá de los amagos de los fachas: muchos presentimos que, en Catalunya, los partidos que forman el gobierno de coalición serán los que se claven el cuchillo. Y eso no es bueno para ningún nacionalista: “ERC teme que Torra y Puigdemont se venguen con unas elecciones inminentes” (El Confidencial).

La idiocia es global

Hace siglos que la humanidad no sufre una pandemia, ya son 80 años sin una guerra mundial y el planeta está superpoblado y carente de recursos. Así que toca que nos vayamos a la mierda. Y no, el desastre no empezará por España porque en Europa y el mundo no genera la atención suficiente, el desastre lo empezará o ha empezado ya EE.UU. con Trump a la cabeza. El país ha iniciado una guerra con Irán anunciada vía Twitter por su presidente, que ha tuiteado una gran bandera estadounidense. El fin del mundo lo provocará un tipo peligroso empoderado, bien relacionado con la extrema derecha y con un teléfono móvil.