Laura Arias: “Amateur es ‘el que ama’, y yo amo cocinar y fotografiar”

Reconocimiento a la instagramer más influyente | Ve la vida a través de sus lentes de 35, 50 y 100 mm., y la ve de un modo muy optimista. Por eso se ha convertido en un referente del “lifestyle” en Euskadi.

Laura Arias (Bilbao, 1973) empezó con un blog, pero los platos y las elaboraciones desde el principio empezaron a competir con las puestas en escena y las fotos. La llegada de Instagram catapultó a Laura Because que con su “receta” ha arrastrado a 20.000 seguidores.

P.: En Internet es conocida como Laura Because. Why?

R.: Aterricé en Instagram cuando tenía el blog de cocina que se llamaba “Because” (“¡porque sí!”) y la gente me asociaba con ese nombre.

P.: ¿Qué le llevó a escribirlo?

R.: Empecé el blog porque hacía unos platos que encantaban en casa, sencillos pero riquísimos y muy vistosos. Por muy despistados, preocupados o cansados que llegasen mi marido y mis hijas a la mesa, el plato siempre llamaba su atención. Esto hizo que me apeteciese dar el salto y compartirlo en Internet, principalmente, para ocupar el tiempo que pasaba en casa mientras mis hijas estudiaban.

P.: ¿En qué punto está? ¿Lo mantiene?

R.: El blog está cerrado porque ya no lo actualizaba con regularidad. Tuvo mucho éxito desde su comienzo y enseguida comencé a recibir propuestas de diferentes marcas y agencias de publicidad para hacer fotografías y recetas para campañas publicitarias, venta de productos… Así que poco a poco comencé a dedicar a la foto el tiempo que antes dedicaba al blog, aunque sigo compartiendo algunas recetas en Instagram y en mi web.

P.: ¿Hoy son más importantes las recetas… O la fotos?

R.: En mi caso, están igualadas. Yo llegué a la fotografía a través de mi afición por la cocina y, a la vez, mi afición por la fotografía culinaria me ha llevado a cocinar más y mejor.

P.: Sin embargo, usted no es ni cocinera ni fotógrafa profesional, ¿cómo explica su éxito?

R.: Yo soy una amateur en ambos terrenos. Amateur es “el que ama”, y yo amo cocinar y fotografiar, y creo que cuando las cosas se hacen con mimo y de una manera natural tienen recorrido. Busco la belleza en lo cotidiano y la comparto en mis recetas y fotografías. Utilizo composiciones sencillas sacadas de mi propia realidad, y platos e ideas de mi día a día. Creo que la gente se identifica con lo que comparto y percibe el mensaje positivo. Algo reconfortante y muy necesario hoy día, por cierto.

P.: ¿Qué le lleva más tiempo, preparar el plato o la foto?

R.: El plato, sin duda. Rara vez la foto se atasca si el plato está perfecto, y para que lo esté hay un trabajo detrás de mucha cocina que comienza desde el estudio de la receta, una selección concienzuda de producto, y mucha prueba y error antes de llegar a la fotografía. Hay que conocer bien el proceso para que todo esté listo cuando llega el momento del click. Y si al final la fotografía no transmite lo que quiero, lo que veo yo en ese plato, analizo si ha tenido algo que ver con la preparación en sí… ¡Y vuelta a empezar en la cocina!

P.: Componer una foto de comida con tanta calidad no es fácil, denos algún consejo a los aficionados, por favor…

R.: Dos muy básicos con los que se puede llegar lejos: luz natural suave y que lo que preparemos tenga el mejor de los aspectos. Uno extra: simplificar en los recipientes y accesorios que acompañen la preparación. Van muy bien los tonos neutros: la gama de grises, arenas y blancos hacen que la receta resalte con naturalidad.

P.: También hace encargos de fotografía para clientes puntuales, ¿es usted su peor jefa… O los ha visto peores?

R.: Soy una jefa exigente. Creo que en fotografía es muy importante la autocrítica porque es la única manera de crear tu propio estilo y poder transmitir. En cuanto a mis clientes: mantengo los mismos desde hace ya unos años y sumo algunos nuevos que se van incorporando. Todos me han contactado porque les gustaba mi estilo y creían que podríamos crear juntos algo interesante. Yo siempre les adelanto que no soy una fotógrafa al uso, que tengo limitado mi tiempo de dedicación y que me tiene que gustar el proyecto que me proponen.

P.: ¿Qué plato va a preparar para celebrar el premio?

Con unos hongos hechos a la plancha con aceite de oliva virgen extra y servidos con unas escamas de sal por encima. Simple, saludable y más delicioso, imposible, ¿no? Estamos en temporada y hay que aprovechar, que es corta

P.: ¿Móvil o portátil?

R.: Móvil.

P.: ¿Cuál es la App que más usa?

R.: Instagram. Y Planoly para planificar las publicaciones.

P.: ¿Cuál es la primera página web que abre en el navegador?

R.: También es Instagram: después de comer dedico 15 o 20 minutos a ver lo que han publicado mis cuentas favoritas mientras tomo un café.

P.: ¿Recuerda su primera foto en Instagram?

R.: La verdad es que no. De hecho, creo que la borré un día haciendo criba de fotos.

P.: ¿Cuántas veces carga el móvil al día?

R.: Un par.

“‘Go!azen’en kasuan, oso publiko gaztea denez, erraza da jakitea Instagramen lortuko dugula arrakasta gehien”

Itxaso Amezaga eta Agurtzane Aramendi, Community Management 2018 Sariaren Irabazkeak | Benetako community managerrak dira biak: egun osoko profesionalak eta zuhurrak. Trebeak dira, eta komunikabideaz asko dakitela erakutsi dute.

Itxaso Amezagak (Trapagaran, 1986) eta Agurtzane Aramendik (Zumarraga, 1978) Go!azen telesailaren arrakasta sare sozialetara heda-tzea lortu dute, hots, gazteen komunikabide nagusira. Dudarik gabe, Pausoka eta ETBren ekoizpena ez litzateke bera izango Interneten ere egongo ez balira.

G.: Hasteko, zorionak biei. ‘Go!azen’ plataforma guztietan egotea lortu duzue, eta ondorioz, telesailaren jarraitzaileak ez direnek ere aktoreen izen eta aurpegiak eta abestiak ikastea ere. Hori artea, magia edo egindako lan handiaren ordainsaria da?

E.: Eskerrik asko! Egia da Go!azen fenomeno bat bilakatu dela euskal gizartean. Haur eta gaztetxo gehienek ezagutzen dituzte Eli, Gari, Ane, Nahia eta gainerako pertsonaiak, baina horren meriturik handiena telesailak berak eta bertan dabiltzan aktoreek daukate. Produktua bera ona da eta horrek mundu digitalean egin beharreko lana erraztu egiten du. Hala ere, magiatik baino gehiago dauka honek guztiak eguneroko lanetik, noski;bai telesaila bera ekoizten duen Pausoka etxearen aldetik, baita EITB taldearen aldetik ere.

G.: Azkenean benetako bi community managerrekin egotea lortu dugu. Zertan datza zuen lanak?

E.: Community manager hitz potolo xamarra da;taldean egiten dugu guk lan. Talde horretan gaude ETBko fikzio saileko arduradunak, Pausoka ekoiztetxeko jendea, eitb.eus-eko kazetariak eta Parte Hartze taldea, ingeniaritzakoen laguntza ere badugu… lantalde handia dago telesailaren unibertso honen atzetik. Agur-tzaneren lana zehazki euskarri digitaletarako Go!azenen inguruko edukiak sortzea edota eskuratzea da eta horien publikazioa koordinatzea, eta nire lana (Itxaso) Parte Hartze taldearen eta EITBko sare sozialen kudeaketa da.

G.: Zein gaitasun behar ditu community manager on batek?

E.: Hasteko, ezinbestekoa da partekatu nahi duzun produktua edo marka ondo ezagutzea. Horrez gainera, argi izan behar duzu ze publikotara iritsi nahi duzun, nolako jendea erakarri nahi duzun, eta noski baita helburu argi batzuk jartzea ere, publiko horrek zer egitea nahi duzun argi izan. Go!azenen kasuan, eduki asko sortzen dira egunero eta antolakun-tza egoki bat eramatea beharrezkoa da. Askotan ondo lan egitearekin bakarrik ez da nahiko, eta moldakortasuna eta kreatibitatea ere landu behar da. Hori da gure produktua besteen gainetik nabarmentzeko modua, hedabidearen ildo editoriala galdu gabe, noski.

G.: Carlos Fernández Guerra Community Management saria irabazitakoak aitortu zuen bezala zuek ere telefonoari begira bizi zarete?

E.: Ez dakit zorionez edo zoritxarrez, baina bai. Hala ere, ez dut uste nire kasuan (Agurtzane) lan kontuengatik bizi naizenik mugikorrari lotuta. Azken finean, ez dago sare sozialetan edo euskarri digitaletan lanean aritu beharrik, mugikorrik gabe galduta sentitzeko. Hala gertatzen zaio gaur egun gizarteko zati handi bati ezta? Orokorrean, gure bizitzako erakusleiho bilakatu zaizkigu sareak. Egia esan, saiatzen naiz nire sare pertsonaletan gehiegi ez publikatzen, baina onartu beharra daukat egunean behin baino gehiagotan begiratzen ditudala zer gertatzen ari den jakiteko.

-Nire kasuan (Itxaso) gauza bera. Harremanak izateko modua aldatu egin dela errealitate bat da eta zurrunbilo horretatik alde egitea ez da erraza, are gehiago sare sozialak zure lana baldin badira. Agurtzane bezala, onartu behar daukat egunean behin baino gehiagotan begiratzen ditudala nire sareak eta beste batzuenak ere, baina beti neurri eta distan-tzia batekin, iparra galdu gabe.

G.: Elkarren aurka dauden bi mundu lotu behar izan dituzue, itxura guztien arabera Internet telebistari aurrea hartzeko heldu baita. Guztiz bateraezinak al dira?

E.: Ez genuke horrelakorik esango. Internetek gehitu eta aldatu egin du. Hala ere, telebistan zein interneten edukiak dira garrantzitsuak eta edukigintzan berdin jarraitu behar da lanean eta inbertsioak egiten. Pantaila handietan zein txikietan ikusiko dugu, seinalea jasotzeko modua ere aldatu da, baina edukiak ikusten, entzuten eta irakurtzen jarraituko dugu. Eta horietan lanean jarraitu beharra daukagu. Noski, argi dago teknologia etengabe aldatzen ari dela eta horrek kontsumo ohiturak ere aldatu dituela. Gaur egun, sarean ditugu ia eduki guztiak, eta nahieran kontsumitu ditzakegu. Teknologia berriek eduki osagarriak sortzeko aukera ere eman dute. Telebista kate tradizionalak lan handia egiten ari dira horretara egokitzeko, baita EITB ere. Edukiak nahieran eskainiz eitb.eus-en, Android TV, HBBTV, appak… Aldatu bai, eduki osagarri berriak sortu ere bai, baina telebistako edukiak kontsumitzen jarrai-tzen dugu. Elkarren osagarri izan behar dira eta ez lehiakideak. Kon-tzeptu hau ulertuz eta elkarrekin lan eginez errazago izango zaigu etorkizunak dakarren aldaketei aurre egitea.

G.: Badaukazue berrikuntza teknologikorik aurtengo denboraldirako?

E.: 2017-2018 denboraldian Goazen appa estreinatu genuen, telesaila ohiko telebistatik haratago eraman nahian. Asteroko atalean gertatu denaz gain, astean zehar pertsonaiek gauzak kontatzen jarraitzen dute APPan. Aurten aplikazio hori hobe-tzen eta egokitzen jarraituko dugu. Baina horrez gainera, on line denda batean lanean ari gara eitb.eus atarian. Bertan EITB taldeko produktuak jarriko dira salgai, eta noski, baita telesaileko produktu guztiak ere.

G.: Telesailaren zerk funtzionatzen du hoberen Interneten?

E.: Atalak osorik, karaoke bideoak eta abestiak dituzten bideoak dira gehien kontsumitzen direnak. Emisio garaian, atalaren ostean appan jar-tzen dugun Altxor Ezkutua bideoak eta GoatsAPPeko elkarrizketek ere arrakasta handia dute.

G.: ‘Go!azen’eko aktoreak Euskadiko ‘influencer’rak bihurtzeko bidean daude. Haientzako aholkurik?

E.: Edonori esango niokeen gauza berbera esango nieke;zentzu komuna erabiltzeko, jendeak zu nola ikusiko zaituen apur bat pentsatzeko eta natural jokatzeko. Denok jakinaren gainean egon behar dugu sare sozialetara igotzen duguna ez dela lagunen artean gelditzen den zerbait, are gutxiago ezagun egin zarenean. Jendeak iritzi bat sortuko du bertan ager-tzen denaren arabera, beraz, garran-tzitsua da zer publikatzen duzun pixka bat pentsatzea. Kasu honetan gainera, gaztetxoak dituzte jarraitzaile eta haien eredu bilakatu dira.

Javi Etxebarria: “En Twitter notas cómo llegas a la gente y eso te anima a seguir”

Reconocimiento al tuitero vasco más relevante | Ni es científico ni cobra por hablar en sus tuits de lo que le piden, pero es una de las cuentas más importantes de divulgación científica en Twitter.

Javi Etxebarria (Balmaseda, 1986), un aficionado a la ciencia y la historia ha logrado 70.000 seguidores en su cuenta de Twitter sobre divulgación científica, basándose, simplemente, en escribir lo que le gustaría leer.

P.: La primera, directa: ¿cómo se consiguen 70.000 seguidores en Twitter?

R.: Son ya casi nueve años tuiteando y la comunidad se va creando poco a poco pero siempre hay tuits que pegan la campanada. La ventaja de Twitter es que si un tuit gusta y se retuitea a veces es imparable. Creo que el secreto es la constancia. La gente que te sigue también te anima mucho: te responden a un tuit felicitándote por la cuenta y, la verdad, te sorprende. Notas cómo llegas a la gente y eso te anima a seguir. Tienen muchísimo más alcance los vídeos o fotos que un enlace sobre una noticia que pueda ser muy interesante. Y eso no hay más que verlo en el número de retuits que tienen uno y otros.

P.: Quienes le seguimos desde hace tiempo sabemos que no siempre estuvo Javi solo con esa cuenta: háblenos del becario en Hoth, por favor.

R.: Efectivamente. No es posible la supervivencia de mi cuenta sin todo el trabajo que el becario realizó en su día. Eneko es un gran amigo mío, también de Balmaseda, que se independizó de mi “tiranía” en 2017 pero fue pieza clave durante años. Siempre solía firmar como “El becario”, ahora vuela libre y da gusto verle tuitear: tiene un espíritu similar al de la Puerta de Tannhäuser pero afina más la puntería hacia la ciencia y el espacio, aunque puedes ver contenidos sobre historia tranquilamente. En resumen, este premio es tan suyo como mío.

P.: Uno se espera que detrás de una cuenta de divulgación científica tan importante esté un profesor de física, por ejemplo. Pero nada más lejos de la realidad…

R.: No, yo vengo de las Humanidades y del Derecho Laboral. Tengo licenciatura y máster en Relaciones Laborales y Recursos Humanos. La verdad que llama la atención porque son ámbitos totalmente diferentes. Son temas que me han interesado siempre. Y como eran disciplinas ajenas, las he consultado siempre desde la curiosidad, como un pasatiempo. Y al final te acaban enganchando.

P.: No solo hay ciencia en Puerta de Tannhäuser, también hay historia y otras curiosidades ¿Cómo definiría su cuenta en Twitter?

R.: La cuenta es una pequeña ensalada de temáticas. En la biografía pone que la cuenta trata los siguientes temas: ciencia, tecnología, espacio, historia, arqueología, arte, naturaleza, folklore y civilizaciones. Intento poner cada día al menos cinco o seis tuits sobre diferentes temas, pero no siempre lo logro. Por ejemplo, hace una buena temporada que no pongo contenidos sobre el espacio aunque intento buscar un equilibrio entre temáticas.

P.: ¿Y qué temas le gustan más a usted?

R.: Me gusta mucho publicar contenido sobre descubrimientos arqueológicos que nos hacen viajar a las antiguas civilizaciones. A pesar de lo que se pueda pensar, hoy se siguen haciendo muchos descubrimientos: en octubre estuve en Pompeya y, cinco días antes de la visita, se acababan de encontrar unas inscripciones que atrasaban dos meses la fecha de erupción del Vesubio, algo que ya se sospechaba. Por supuesto, los contenidos de ciencia también están entre mis favoritos.

P.: Sin embargo, Balmaseda siempre invita a pensar en sus tradicionales putxeras o su bucólico puente

R.: ¡Y no soy el único! Además de Eneko, “El becario”, está Anchiano, al que le han llegado a decir: “Voy a estudiar tal carrera de ciencias porque me encanta el contenido que pones”. Fíjate, sin quererlo, las vocaciones que puedes llegar a despertar en una persona que está a punto de entrar en la universidad, con una humilde cuenta de Twitter. Balmaseda será en 2019 la primera localidad de Euskadi en formar parte del proyecto “Ciudad Ciencia”, una red de ciudades de tamaño medio que tiene como fin que la ciudadanía conozca la importancia de la Ciencia, con unos objetivos muy interesantes. Se trata de introducir la Ciencia en la agenda política de las administraciones. Creo que es una buena noticia para la juventud del pueblo.

P.: Con casi 70.000 seguidores y una temática especializada, ¿se ha convertido ya en un influencer?

R.: Sí que me han pedido ayudar a difundir un determinado evento sobre ciencia o alguna temática que trata la cuenta. La semana pasado, por ejemplo, me pidieron que “meta ruido” para inundar las redes sociales de arte barroco (artes escénicas, música, literatura…). El Museo del Prado, el Museo Thyssen y la Biblioteca Nacional van a colaborar con la iniciativa, nada menos. Twitter es maravilloso por cosas como esta.

P.: ¿Móvil o portátil?

R.: Portátil.

P.: ¿Cuál es la App que más usa?

R.: La cosa está entre Twitter y YouTube.

P.: ¿Cuál es la primera página web que abre en el navegador por la mañana?

R.: Twitter, claro.

P.: ¿Recuerda su primer tuit?

R.: La verdad es que no.

P.: ¿Cuántas veces carga el móvil al día?

R.: Una vez.

¿Quién quiere ser influencer?

En los seis años que DEIA lleva reconociendo las mejores iniciativas digitales en Bizkaia, en el centro de la acción se han situado los bloggers primero, después, los tuiteros y los youtubers, y ahora, los influencers en Instagram.

¿Cuánto durará esto? Es la pregunta que se hacen los expertos en marketing, los creativos y directivos con más experiencia en las agencias de publicidad, los nuevos managers que han surgido, buena parte de los usuarios y, por supuesto, los propios influencers. Nadie lo sabe. Y muy pocos son los que se atreven a hacer una apuesta. Pero mientras tanto lo disfrutan y, reconozcámoslo, lo disfrutamos: todos los que tenemos una cuenta en Instagram seguimos a algún influencer que nos coloca contenido. ¿Y qué?

El mayor problema es la ausencia de un código básico y común. Del mismo modo que en el Periodismo lo tenemos y aplicamos, existe en Publicidad y todo el mundo está más cómodo cuando se pone en práctica. Solo se trata de avisar de que “esto” no es parte de la serie que estás viendo en televisión, sino del bloque publicitario. También es cierto que el Product Placement (colocar una marca durante una ficción) lleva décadas ahí y nadie informa de ello ni con la letra más pequeña en los títulos de crédito.

Hay cierto consenso en fijar en 5.000 la cantidad mínima de seguidores para que una cuenta en Instagram llame la atención de una marca. Esta cifra también es solo una aproximación porque algunas agencias presumen off the record de tener controlados verdaderos influencers locales mucho más discretos: lo importante es el “engagement”, es decir, que la proporción entre “likes” y comentarios, y el número de seguidores, sea alta. Efectivamente, esto se ha convertido en una industria con su propio argot y creciente. ¿Hasta cuándo? La pregunta es recurrente, pero algunas certezas también: la prescripción que antes hacían los famosos se ha trasladado hacia personas que no han destacado en nada previamente. Y eso ha llegado para quedarse. Hubo un momento, cuando Twitter irrumpió (y aquello parecía irreversible pero solo en el tercer trimestre de 2018 ha perdido nueve millones de usuarios según la propia empresa), en que surgió el concepto de “prosumidor”. Es decir, aquella persona que consumía y, al mismo tiempo, relanzaba contenido, prescribiendo. Una especie de Homo Antecessor digital y verdaderamente fugaz. Solo fue necesaria la irrupción de Instagram (que se lanzó en 2010, fue adquirida por Facebook en 2012 por mil millones de dólares, y ha eclosionado justo antes de que se hicieran públicos los problemas de credibilidad de la gran red social, la propia Facebook) para que surgieran los influencers.

Cuando un influencer se profesionaliza y es captado por una empresa de management, la gestión de sus capacidades que la segunda realiza no es nueva: se trata de marca personal, de la de toda la vida. Es nuevo el canal (aunque fotos y vídeos ya se hacían) y es nuevo el contenido (aunque el arte de colocar una marca ya lo practicaban en los años 60, como hemos aprendido viendo Mad Men). Pero sobre todo es nueva la tipología del personaje: una marca personal no es exclusiva ya de quienes se dedican a la política, o de actores y actrices, cantantes y periodistas que quieren rentabilizar su crédito profesional. Un influencer simplemente lo es porque influye. E influye porque gusta a un grupo de personas con unas características similares, y su audiencia se convierte en un target más o menos definido.

El precursor posiblemente sea Rubén Doblas, más conocido como Elrubius. Uno de los grandes youtubers de todos los tiempos, básicamente, porque es muy difícil que se repitan los grandes tiempos de YouTube. Doblas (su canal tiene más de 30 millones de suscriptores) no salía por la tele, pero llegó a facturar un millón de euros en 2015 (posiblemente, su mejor año), según la cuenta de resultados de su sociedad que hizo pública El Confidencial (otros digitales calculan más ingresos en años posteriores pero sin citar ninguna fuente). Elrubius alcanzaba a un público al que nadie llegaba precisamente porque ya no veía la televisión.

De Elrubius a Dulceida solo hay un paso evolutivo. Aída Domenech no es la que más seguidores tiene (2,5 millones), pero sí la más representativa. Las cifras sobre lo que cobra por foto oscilan entre los 1.000 y los 6.000 euros, según cientos de blogs y medios digitales que han jugado a calcular sus ganancias. Pero su modo de vida es admirado por millones de personas que quieren imitarla. ¿Cómo logran ese éxito? ¿Qué hay que poner en juego, en un sentido amplio de la expresión? ¿Quién te ayuda a lograrlo? Estas son algunas de las preguntas que se discuten en mesas como la que ha organizado DEIA el próximo miércoles, durante el evento de entrega de sus Reconocimientos a las Mejores Iniciativas Digitales. En este caso, contaremos con los instagramers Lucas Bojanich y Goizane Avilés, el youtuber Mikel García, las expertas en marketing digital Vanessa Maroco y África Tierro, y la responsable de marketing de Euskaltel, Isabel Canales. Y contigo.

Lucas Bojanich: “Una vez tienes la audiencia, tú decides si vas a por todas o no”

Luchas Bojanich (Lima, 1999) empezó casi por casualidad y hoy tiene 120.000 seguidores en Instagram y una profesión, la de influencer, que se toma muy en serio.

P.: Siempre hay un primer paso.

R.: Empecé haciendo vídeos por diversión. Está claro que la suerte siempre es importante, pero si tu contenido es bueno poco tardará en encontrarte. A mí me pilló el verano de 2017: conocí a un chico que hacía vídeos y que tenía mucho público, le ayude a grabar uno, nos sobró tiempo y decidimos grabar un vídeo también para mí. Así empezó todo. A la gente le gustaba lo que hacía e iba a más rápidamente. Una vez tienes la audiencia, tú decides si vas a por todas o no.

P.: ¿En qué momento se da cuenta de que esto va en serio?

R.: El momento en el que te das cuenta de que esto funciona es cuando alguien te para por la calle para pedirte una foto o se toma la molestia de escribirte. Me encanta este trabajo pero hay que invertir muchas horas. Esta es una profesión como cualquier otra: con nuestro contenido somos capaces de alcanzar cifras de audiencia casi inimaginables. Muchas empresas creen que es una moda que pasará pronto, y no ven el valor de la publicidad que hacemos.

P.: ¿Dónde le gustaría llegar?

R.: Soy muy exigente conmigo mismo y nunca voy a tener un límite. Tengo algo que en este mundo es necesario: mucha ambición.

Mikel García: “Intento transmitir la importancia de disfrutar del momento”

Mikel García (Santurtzi, 1999) tiene 28.000 seguidores en YouTube y más de 12.000 en Instagram porque, en su opinión, intenta transmitir mensajes positivos. Su objetivo es profesionalizarse grabando sus propios viajes.

P.: ¿Qué tiene su día a día que resulta tan atractivo para 40.000 seguidores?

R.: Supongo que les gusta que sea un culo inquieto y que siempre tenga ganas de conocer sitios, y sobre todo la positividad que transmito. Siempre trato de mostrar un estilo de vida sano: deporte, medio ambiente y, especialmente, intento transmitir la importancia de estar siempre en un estado de ánimo optimista y disfrutar del momento.

P.: ¿Son sus vídeos el motivo para hacer surf y apuntarse a otras aventuras?

R.: Al revés: mis aventuras son el motivo de hacer un vídeo. Y el surf, en concreto, lo practico porque disfruto. De hecho, hay pocos videos en mi canal de mí mismo surfeando.

P.: Algunos de sus clips tienen bastante trabajo detrás, ¿cómo es el proceso?

R.: Yo siempre aplico: “Graba todo lo que puedas y luego ya veremos”. Después invierto la mayoría del tiempo en la postproduccion: entre tres y seis horas por vídeo, “creando la magia”.

P.: ¿Le gustaría dedicarse a la elaboración de vídeos, reportajes, etc.?

R.: Sí, desde luego. Mi sueño es ganarme la vida viajando y creando contenido audiovisual.

Goizane Avilés: “Lo que vemos en las redes sociales es solo un espejismo”

Goizane Avilés (Laudio, 1991) tiene a sus casi 20.000 seguidores en Instagram encandilados con sus fotos de buen rollo puro y duro.

P.: Da gusto ver su Instagram, siempre tiene una sonrisa.

R.: Soy una persona muy risueña desde siempre y todos los días intento sonreírle a la vida, aunque a veces cueste. Pero, ojo, también tenemos que ser conscientes de que las redes sociales solo son un espejismo. El creador de contenido elige qué quiere mostrar.

P.: ¿Cómo es su armario de grande?

R.: Bastante. Pero también regalo y vendo mucha de la ropa que enseño en Instagram. Para los más curiosos tengo en mi canal de Youtube un vídeo enseñando mi armario, ¡y es uno de los más vistos!

P.: Muy pocas lo logran: si pudiera, ¿le gustaría ser una influencer profesional?

R: Hace un par de años te hubiese respondido que sí, hoy puedo decir con total seguridad que no. Me gusta como hobby, pero no para estar 7 días a la semana y 24 horas al día pendiente. No existen los fines de semana, las vacaciones, ni los descansos, aunque desde fuera se vea todo muy fácil. Valoro mucho mi privacidad, el tiempo para mí y para mi familia, y creo que con esa profesión sería difícil tenerlo.

P.: ¿A esto se aprende o sale solo?

R.: Es una profesión, como cualquier otra y, por lo tanto, se aprende. Pero no podría mencionar un modelo concreto a seguir. Mi modelo a seguir en la vida es mi madre, y ella no tiene nada que ver con esto.

Vanessa Maroco: “Cuando una empresa prueba con influencers y ve el resultado, repite”

Vanessa Maroco (Barakaldo, 1987) pone en contacto a marcas con influencers en Bilbao y ella misma es una prescriptora que siempre está donde se corta el bacalao.

P.: Es una celebrity local y, además, gestiona el contacto con otros influencers.

R.: No me considero una celebrity local, pero es cierto que soy muy fan de las redes sociales y me gusta mucho relacionarme, así que me muevo bastante y, además, lo cuento. La parte “social” me sale de forma natural. El contacto con influencers es más delicado. Y lo que la empresa o marca espera de tu gestión y de la acción del influencer todavía lo hace más difícil, ¡pero es muy interesante!

P.: ¿Y qué es más satisfactorio?

R.: Sin duda, el trabajo con los influencers. Me gusta ver cómo la conexión que has propiciado genera relaciones profesionales. Y me encanta ver el contenido tan chulo que generan y cómo aporta un valor extra a la marca.

P.: La intensidad de su agenda resulta abrumadora

R.: La verdad es que hay semanas que son una locura porque Bilbao está de moda. Pero con una buena planificación llegas a todo. Como dice mi madre: ¡no puedo parar!

P.: ¿Es Bilbao una buena “plaza” para los influencers?

R.: Sí, por el potencial de la ciudad y porque todavía hay bastante margen de crecimiento: son pocas las empresas que se animan a hacer este tipo de acciones de marketing pero, por mi experiencia, cuando lo prueban y ven los resultados, repiten.

África Tierro: “No basta con captar la atención de un número importante de personas”

África Tierro (Galdakao, 1987) es experta en marketing on-line y ha hecho de su propio nombre su marca y su empresa.

P.: ¿Es más fácil trabajar con su nombre y apellido?

R: Mi verdadera propuesta de valor como empresa no reside solo en mis servicios, sino también en mi forma de ejecutarlos, en mi personalidad, en mis experiencias… “Africa Tierro” es más que una marca personal o una empresa, es una forma de entender el trabajo.

P.: ¿Qué le aporta?

R.: Ser la persona que quiero ser, tanto a nivel profesional como personal, y me posibilita seleccionar los proyectos. Saber filtrar ayuda a hacer las cosas con pasión. Y sobre todo me permite no estar atada a costumbres del ecosistema laboral actual que considero obsoletas. Apuesto por equipos y proyectos flexibles: creo que el crecimiento pasa por rodearme de personas con las que colaborar en cualquier momento y lugar.

P.: Trabaja con influencers y conoce los mecanismos, ¿convertirse en una influencer se decide?

R.: A pesar de que no se necesita ningún título universitario para ser influencer creo que no es fácil llegar a vivir exclusivamente de ello. No basta con tener la habilidad de captar la atención de un número importante de personas: lo que las marcas valoran y por lo que pagan es por tu habilidad para influir en la decisión de compra y por el retorno que ello les genera.

Isabel Canales: “Un influencer es cualquier persona que tiene algo relevante que decir sobre nosotros”

La directora de marketing de Euskaltel, Isabel Canales (Bilbao, 1978), tiene claro que a quienes forman su mercado hoy se les puede escuchar y hablar directamente, y que eso es una gran oportunidad.

P.: Si darse a conocer no es un objetivo, ¿qué hace Euskaltel en redes sociales?

R.: Hablar con nuestros clientes y con quienes quieren serlo. Y sobre todo escucharles. Nuestras redes sociales tienen tres vertientes fundamentales: si bien originariamente se utilizaron como canal de atención al cliente, también se utilizan como soporte de comunicación y, por último, es un canal propio que nos permite ir contando cosas que en otros espacios no podríamos hacer de la misma manera, además de que escuchar lo que dicen de nosotros nos ayuda a acercar la marca a nuestros clientes. De alguna manera, nos permite dialogar y “humanizar” la marca.

P.: ¿Qué relación tiene Euskaltel con los influencers?

R.: Para nosotras un influencer es cualquier persona que tiene algo relevante que decir sobre nosotras o que puede ayudarnos mejorar: desde un cliente que nos envía sugerencias de mejora a una ingeniera que está desarrollando una App. Desde nuestro punto de vista, los influencers no solo están definidos por un número de seguidores. Hemos colaborado con influencers en diferentes acciones, y las que nos han resultado más interesantes han sido las orientadas a compartir novedades. Hemos podido explicar nuestros proyectos y recibir su feedback, que nos ha ayudado a mejorar nuestras ideas.

Markos Ramas: “El trabajo diario de un restaurante da y quita mucho más que cualquier opinión en Internet”

Reconocimiento al Mejor Blogger Vasco del Año | En la nevera de su casa hay más verde que carne, pero en la calle sabe elegir el mejor restaurante para comer una chuleta. Los ha probado todos

Markos Ramas (Vilagarcía de Arousa, 1980), un gallego que no es cocinero, se ha convertido en una de las referencias gastronómicas de Bizkaia con su blog: “La Mejor Chuleta de Bilbao”. Hoy sale con facilidad en los buscadores, tiene miles de seguidores en las redes sociales y colabora con Onda Vasca.

P.: Tiene que contarnos cómo ha sido este recorrido.

R.: Para mí es una afición que mezcla dos de mis pasiones, la gastronomía y la comunicación: empecé hace cinco años sin saber lo que era un blog, con una plantilla muy básica y sin una intención clara. Entonces mucha gente que no entendía que invirtiera mi tiempo libre en algo así, me preguntaba: “¿Para qué lo haces?”, y siempre respondía lo mismo: “No sé a dónde me va a llevar, pero estoy seguro de que no me lleva a ningún mal lugar”. Por ahora parece que no me estoy equivocando. Escribo sin apoyo económico ni patrocinios, por lo que recibir un reconocimiento así es el mayor regalo, un honor.

P.: ¿Es consciente de lo importante que puede llegar a ser su bitácora antes de que un cliente potencial decida ir a un local u otro?

R.: Creo que no somos tan importantes y que el trabajo diario de un restaurante da y quita mucho más que cualquier opinión. Aunque es verdad que nada más empezar con la web supe que todo lo que escribes tiene impacto: una de mis primeras crónicas sobre un asador low cost en Bilbao tuvo muchísima difusión y el propietario del restaurante se puso en contacto conmigo para agradecerme el artículo y el incremento de la facturación que le había supuesto. Me alegré mucho por él.

P.: ¿Cómo lleva esa “presión”?

R.: Hace poco, en un concurso de parrilla, me tocó catar sentado entre dos periodistas gastronómicos a los que admiro mucho. Cuando terminaban su bocado, me miraban en silencio mientras masticaba, muy respetuosamente, esperando a que yo tragara para dar mi veredicto. ¡Entonces sí me sentí presionado!

P.: También ha creado unos premios con la colaboración de los lectores y, luego, un jurado especializado, ¿al final, le ha dado más alegrías o dolores de cabeza?

R.: Ha sido el proyecto más ilusionante alrededor de la web en los últimos dos años. Aproveché unas semanas de vacaciones para lanzarlo y poder centrarme en él, quería que estuviera bien hecho, que fuera serio, objetivo y, sobre todo, que los lectores decidieran directamente una parte del premio. A pesar de que ha recibido algunas críticas, creo que el resultado ha estado a la altura. En 2019 repetiremos… ¡con mejoras!

P.: Enséñeme a elegir, comer y valorar una chuleta.

R.: Elige una vaca lo más vieja posible y que proceda de una raza con alta infiltración de grasa. Las Simenthal y Chaloresas son mis favoritas. Si te la sirven con un pequeño brasero, ten cuidado, no arruines la carne por hacerla demasiado: debes diferenciar tres texturas en el corte de la pieza y que el corazón rojo de la chuleta esté caliente. Utiliza poca sal y fíjate bien en la profundidad del sabor.

P.: ¿Y qué valora usted más en una chuleta?

R.: El sabor, siempre, por encima de la textura, el punto o la jugosidad. Debe ser profundo, duradero, bien equilibrado y con un recuerdo en boca agradable. Huye de las chuletas con exceso de humo, suelen esconder algo. Hace poco un mítico parrillero de Tolosa me dijo: “La parrilla puede maquillarlo todo… Incluso una mala carne”.

P.: ¿Con patatas y pimientos? ¿Sin pimientos pero con ensalada? ¿Sin patatas?

R.: ¡Ese es uno de los debates favoritos en la web! Yo creo que la mejor pareja de baile de una chuleta es un poco de lechuga porque refresca y limpia la boca para que podamos disfrutar mejor de la carne. Pero, ¿quién puede negarse a unos buenos pimientos?

P.: ¿En qué restaurante va a celebrar este reconocimiento?

R.: En Casa Nicolás, el mejor asador de Euskadi ahora mismo. Iré con mi novia, este reconocimiento también es para ella. Es mi primera lectora y la persona más crítica, si no compartiera el proyecto con ella no lo disfrutaría de la misma manera.

P.: ¿Móvil o portátil?

R.: Ambos, pero el móvil gana por goleada en minutos dedicados.

P.: ¿Cuál es la App que más usa?

R.: WhatsApp, como todo el mundo, supongo.

P.: ¿Cuál es la primera página web que abre en el navegador por la mañana?

R.: La primera es una visita rápida al escritorio de la web para comprobar que no se ha roto nada durante la noche y analizar datos. La segunda la abro durante el desayuno y es el correo electrónico de mi trabajo.

P.: ¿Recuerda su primer post?

R.: Sí, claro, era un artículo pretencioso y muy difícil de leer en una web muy rudimentaria que probablemente no interesó a nadie. He cambiado mucho desde entonces, tanto en lo personal como en lo digital: el tono de los artículos y la línea editorial es mucho más cercana, sencilla. Simplemente soy un enamorado de la gastronomía con cierta experiencia al que le gusta escribir.

P.: ¿Cuántas veces carga el móvil al día?

R.: Dos, como mínimo.