Un debate difícil

¿Hay que mantener la actividad económica? No lo sé, no soy de esos que tienen las cosas muy claras ante una pandemia y una crisis sanitaria mundial como nunca habíamos visto. Cualquiera puede buscar ejemplos que refuercen la opinión que defiende. Pero llamó mi atención este tuit de Guillermo Dorronsoro, al que, para variar, no le va nada político en la discusión: “El sistema de salud lo sostienen los impuestos de la actividad económica. Vivimos más, con mejor salud, porque podemos pagar un buen sistema de salud. Defendemos la actividad económica, porque sabemos que eso nos ayudará a salvar más vidas”.

No es momento de solemnidad

No es momento ni para la solemnidad ni para los maximalismos, para muchos es momento de reutilizar mascarillas. Así de duro. Así que Pablo Iglesias puede ahorrarse su cita a la Constitución Española: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Los que sugieren que la riqueza es la de los empresarios, los que afirman que esta es una lucha de clases y los que piensan que cuando se cierra una empresa solo se empobrece el propietario, ¿en qué mundo viven? ¿Qué edad mental tienen? Hay que bajar al barro y pensar en las PYME.

Los que lo hacemos posible

Las ingentes cantidades de dinero público que serán necesarias para que no se hunda definitivamente una economía que salía de una larguísima crisis, ¿de dónde creen que salen los que hablan o tuitean como si tuvieran catorce años y lo reducen todo a una lucha de clases especialmente innecesaria en este momento? Del esfuerzo de todos. De todos. Dani Bordas lo clava en su tuit: “Mañana salgo a aplaudir a los que pagamos impuestos, que somos lo que de verdad hacemos posible todo esto”. Esta crisis tiene que servir para que señalemos y aislemos a los evasores. Y para que abramos los ojos a la realidad.

Un gobierno preocupante…

Cuando Sánchez empezó a retrasarse sistemáticamente después de anunciar comparecencias públicas empezaron las malas señales. El retraso en la publicación en el BOE de la norma que iba a afectar a millones de trabajadores por cuenta ajena en España y en Euskadi solo lo confirmó angustiosamente: este gobierno español (en el que confían los de Bildu más que en el vasco, ellos verán) preocupa porque da la sensación de que no se ponen de acuerdo los partidos de la coalición y porque uno no sabe si improvisa o duda hasta el infinito. Y sigo defendiendo que no es momento de crítica. Pero sí de observación.

Un caos de caso…

Ese BOE del domingo por la noche va a convertirse en una triste metáfora de cómo actuó el primer gobierno de España de coalición ante una crisis sin antecedentes: desdiciéndose, siendo desleal a su principal apoyo parlamentario, haciendo feliz a los del cuanto peor, mejor, y abriendo la puerta a un caos laboral de un día… Y un caos económico impredecible. Que en la redacción del propio BOE se haya colado esta errata: “caos” por “caso”, como Dani Álvarez mostraba en Twitter (a mí me lo pasó una buena compañera por WhatsApp) solo refuerza esa metáfora. La del tiempo que vivimos… Y el que viene.

Lo que nos viene va a ser terrible

La portada del New York Times con la gráfica de los tres millones de nuevos desempleados en EE.UU. fue durísima. Pero esa curva de un marzo negrísimo en el empleo se ha repetido a lo largo del mundo, Noruega incluida, como vemos en Magnet. Y esta semana empieza abril en peores condiciones, porque cada día empeoran las consecuencias económicas derivadas de la crisis del coronavirus. Y cuando todo esto pase habrá que ver cómo se resuelven los ERTE (algunos planteados con más morro que necesidad). Como sociedad, tenemos que comprometernos a reactivar también, sobre todo, los pequeños negocios.

Tienen que trabajar

Todos los gobiernos occidentales están ahora desbordados. Todos. Desde el ayuntamiento más pequeño que ha tenido que enfrentarse a mantener sus servicios sociales con enormes dificultades, hasta la Unión Europea (aunque no tenga poderes ejecutivos como tal), pasando, por supuesto, por los gobiernos vasco o español. Cuando pase todo haremos las valoraciones, teniendo en cuenta la realidad, no lo que habríamos deseado todo que hubiese sucedido, e intentando evitar todos los Capitán A Posteriori que van a seguir apareciendo. Ahora sobra el pressing a los gobiernos. Sí, hay que dejar hacer.

Nunca faltan los iluminados

No importa lo que suceda que siempre habrá, por lo menos, un iluminado que lo esperaba, que te lo explica y que, por supuesto, está seguro de que esto supondrá un cambio de paradigma. Yo me mantendré escéptico: no va a producirse ninguna revolución. Al contrario, tendremos que hacer frente a una grave crisis, a muchos pequeños dramas familiares, y a los jetas que querrán encontrar un beneficio económico o político. Más “animados” son algunos, como Carlos Enrique Bayo en Público, que ya vislumbran el fin de la globalización neoliberal. Ya. Y las mascarillas no se compran a China, ¿no?

Miquel Roig lo dice claro, claro

Mi admirado Miquel Roig ha lanzado recientemente uno de esos tuits que, pese a su sencillez aparente, guardan una enorme verdad: “Os voy a decir también que como detector de tonticos esta crisis del coronavirus no tiene precio”. Y tiene razón. No solo los iluminados. No solo los que no saben aportar nada positivo y se limitan a la crítica mecánica. No solo los que niegan las consecuencias tanto de lo inesperado como de su propia acción. Esta crisis nos está enseñando la cantidad de imbéciles que soportamos diariamente, sobre todo, los que pasamos tiempo en Twitter. Pero también los que tienen WhatsApp.

Abramos los ojos

El confinamiento al que estamos sometidos es estresante si conlleva niños y teletrabajo, es duro si conlleva un ERTE y toda su incertidumbre, es angustiosa si sabes que un familiar tiene el jodido coronavirus, es muy triste si has perdido a un allegado y ni siquiera puedes despedirle y abrazar a los tuyos… Y puede ser un infierno para todas esas mujeres que sufren malos tratos. Òscar Nin se acuerda de otro colectivo: “Un abrazo y mucho ánimo a todas las personas con enfermedades mentales y a las personas que se hacen cargo o conviven con ellas”. Para todos es difícil, pero para algunos lo es más.

Cada país cuenta como le da la gana

Creo que cualquier comparativa de cifras por afectados o fallecidos por el coronavirus con China está invalidada porque la dictadura oriental no ha dicho la verdad. Pero me parece que casi cualquier comparativa entre estados, aunque sean vecinos, lo está porque cada país cuenta a sus enfermos y sus muertos como le da la gana. Francia no contabiliza a los fallecidos en residencias o sus casas. Algunos ofrecen la cifra diaria de los muertos “con” coronavirus y otros solo a los fallecidos “por” el virus. Y las cifras de infectados se disparan en cuanto llegan tests a las manos de los sanitarios. Pero no dejamos de ver curvas.

Si esa es su filosofía, que me dejen la mía

Estos días hemos leído mucho sobre las posiciones enfrentadas dentro de la Unión Europea que, para colmo, emplaza a una nueva reunión de los representantes de los países dentro de dos semanas. Dos semanas, insisto. Pero una de las cosas que más me ha llamado la atención es la posición de Holanda, un país que ocupará una de las últimas posiciones de mi lista cuando pueda volver a viajar. Se quejan los holandeses, con fama mundial de avariciosos antes incluso de esta crisis, de los países como Euskadi que sí prestan atención y cuidados a las personas mayores, y sugieren que les dejemos morir en casa.

Y si hablamos de política…

Esta crisis es sanitaria, es de suministro médico a nivel mundial, es social, va a ser económica… Y algunos pretenden que también se convierta en una crisis política para los partidos en los gobiernos a los que quieren sustituir. Para todos ellos va este mensaje de David en Twitter: “No suelo hablar de mi aquí, porque me cuesta abrirme, pero os voy a contar algo: soy celador en un hospital público, como muchos compañeros, me estoy jugando la salud estos días, así que os diré una cosita a los que usáis esto como arma política: me cago en vuestros putos muertos”. Pero los caraduras no se darán por aludidos.

¿Qué periódico?

Llevo tres años viviendo en un nuevo barrio de Bilbao y he visto cerrar otros tantos quioscos o similares. Carlos Malpartida, un romántico del papel, se queja en su blog amargamente pero con estupenda retranca por la contradicción: entre todos hemos matado el periódico en los quioscos (yo mismo soy suscriptor de este diario pero en su versión digital) y hoy, en medio de una pandemia y un confinamiento, son considerados un servicio público insustituible que Malpartida define así: “Una resistencia que tiene más de Sintrom y superstición que de convencimiento o uso y disfrute”.

¡Bien por El Hoyo!

No pude verla en el cine pero estoy deseando hacerlo desde que supe que un vasco había hecho una buena peli de ciencia ficción. Y durante este confinamiento no podré hacerlo porque no tengo Netflix (soy usuario de Amazon Prime Video y, para lo que veo la tele no lineal o tradicional, me vale), pero “El Hoyo” seguirá en mi lista hasta que lo consiga. Y por lo que leo felizmente no soy el único: la peli de Galder Gaztelu Urrutia número uno en Netflix en EE.UU., y lo es por méritos propios porque no va acompañada de una supercampaña de marketing, como suele suceder.

Entonces, ¿para qué sirve?

Si en plena crisis sanitaria mundial la sanidad privada está barajando la solicitud de un ERTE para más de 28.000 empleados (según Público, estos serían los de un consorcio de clínicas privadas, pero podrían sumarse más fuera de esa alianza), ¿para qué sirve? Doy por hecho que estamos hablando de centros estéticos (que también hacen son importantes para las labores de reconstrucción), pero no solo. ¿No se pueden adaptar todos los centros a las necesidades actuales de urgencia más rápidamente que un hotel? ¿No son sus sanitarios hoy valiosos? Desde luego, que la Sanidad Pública es imprescindible ya ni se discute.

No me creo a China

Cada vez que veo una comparativa entre cifras de afectados por el coronavirus en China y en Europa tengo la impresión de que las cifras del gobierno oriental son falsas. ¿En una dictadura con tantas desigualdades han manejado mejor una crisis sanitaria desconocida que en estados europeos con servicios sociales universales? Imposible. El periodista Zigor Aldama ha tuiteado un hilo explicando que esa duda también la tienen en China. De hecho, diarios “locales” (en dimensiones chinas) hablan de cientos de muertos no contabilizados. ¿E infectados? ¿Cuántas personas han quedado y quedan hoy, como siempre en China, al margen?

¿Es el momento de dimisiones?

¿De verdad alguien cree, como sugiere Alberto Olmos en Twitter, que este es momento de dimisiones o ceses por la crisis sanitaria y social actual? ¿De verdad alguien cree que este es el mejor momento para ponerse a buscar nuevos responsables y que estos se pongan al frente de equipos agotados y desanimados que se enfrentan a algo para lo que nadie estaba preparado (absolutamente nadie, y quien diga lo contrario se enfrentará a la cruda realidad)? ¿De verdad alguien cree que es el momento de ver rodar cabezas de políticos y técnicos, entre las de los muertos? ¿De verdad alguien lo quiere?

Nos sobra ansiedad

Entiendo que las personas que estén confinadas en sus casas y estén solas o sin hijos, teletrabajando, lleguen a aburrirse. Pero los que tenemos que combinar el ordenador con la cocina y los pequeños, desde luego, acumulamos estrés. Pero creo que todos llevamos una carga de ansiedad tremenda. Los informativos, Twitter, WhatsApp, son una máquina de producírnosla con el contador de muertos, las noticias sobre funerarias que no dan abasto, el Ifema convertido en hospital o la ronda de ciudades con más casos. Es la realidad, sí. Pero la carrera por el catastrofismo no ayuda a nadie.

¡Cómo que no nos salvará el Estado!

No discuto la valía de Pablo Iglesias ni de ninguna de las ministras o ministros de Podemos. Están tan capacitados como los que podría proponer el PSOE o el PP, y mucho más que cualquiera de los de Vox. Pero me asusto cuando veo declaraciones como las de Rafa Mayoral que hacen propias en Podemos: “De esto no nos va a sacar el Estado, nos vais a sacar vosotros y vosotras. Solo el pueblo salva al pueblo”. ¿Cómo que el Estado no va a sacarnos de esto vía Sanidad Pública y medidas de reactivación de la economía? ¿Cómo que cuatro ministerios y una vicepresidencia no les identifica como “Estado”?

Lo que no necesitamos

En medio de esta crisis mundial, con las cifras de personas fallecidas aumentando cada día, lo que menos necesitamos es a idiotas propagando bulos. Aunque sean médicos como Jesús Candel, más conocido como “Spiriman”. Este personaje, reconocido por populista más que por sanitario, propagó el bulo de que equipos médicos iban a ser enviados a Madrid dejando Andalucía desabastecida. Información que el propio consejero de Sanidad desmintió y explicó. Pero el bulo ya está lanzado, la sombra de la duda, extendida, y el virus del “vete tú a saber”, propagado. También necesitamos contener todo esto.

¿Cuánto tiempo libre tiene Albert?

Parece que el ciudadano Albert Rivera tiene mucho tiempo libre en su nuevo trabajo y que pretende emplearlo en hacerse influencer, y si para eso tiene que extender bulos, pues lo hace. Porque todo clic viene bien para el convento. Y si hay que decir que el CSIC alertó en enero al gobierno español de la peligrosidad del coronavirus aunque el propio Centro Superior de Investigaciones Científicas lo hay negado, se dice. Idafe Martín le respondía en Twitter: “Hace casi 24 horas que el CSIC desmintió esto. Pero el señor Rivera tiene un tuit resultón y aquí vinimos a lo que vinimos. A esparcir mierda”.

Unos y otros son iguales

En este caso, resultan igual de negativos en su papel de esparcidores de bulos quienes aseguran que el PP no recortó la inversión pública en Sanidad allá donde pudo, como hace Álvarez de Toledo, como quienes usan esos recortes para atribuírselos a la Sanidad Vasca, como hacen los que quieren ser Álvarez de Toledo (y en Euskadi, por lo que se ve en Twitter, son unos cuantos). Al virus lo derrotarán los médicos y los científicos, y a los parásitos sociales y políticos tenemos que derrotarles entre todos: a quienes no pagan impuestos, a quienes no cuidan lo público y a quienes mienten por interés electoral.

¡Qué habrán escrito!

Si el confinamiento, además de para parar la epidemia, sirve para que periodísticamente nos saquemos de encima a Fernando Sánchez Dragó y a Alfonso Ussía, puede que hasta merezca la pena el esfuerzo. El primero se ha quejado de que le han echado de El Mundo y el segundo de que, por primera vez, no le han publicado una columna en La Razón. Estas decisiones me reconfortan porque, aunque las dos cabeceras nos hayan acostumbrado a leer barbaridades en sus páginas, por lo menos han sabido jubilar (esperemos que lo de Ussía sea inminente) a viejos que dicen bobadas aunque estén escritas bien.

Si solo te llega por WhatsApp es falso

No necesitamos a Spiriman, no necesitamos a los Albert Rivera que mienten, no necesitamos a las Álvarez de Toledo que manipulan, no necesitamos a quienes se empeñan en parecer copias locales de los anteriores, no necesitamos a los carcas cavernarios, y no necesitamos a quienes nos pasan noticias falsas o memes pidiendo imposibles o echando la culpa a quien no toca. También doy por bueno este confinamiento si nos queda claro lo que Jorge Matías también ha movido en Twitter: “Si lo has leído en WhatsApp es mentira”. Mejor dicho: si solo lo has leído en WhatsApp es mentira. Grabémonoslo en los móviles.