«El lujo»

Hay muchas cosas que me parecen mal en este extracto del discurso de Arkaitz Rodríguez y en el tuit de Sortu: “No nos dejamos a Josu Muguruza, Santi Brouard, Espe Arana, Jokin Etxeberria y tantos y tantos otros compatriotas a manos de los fascistas para que ahora nos permitamos el lujo de no ir a votar”. La primera, que instrumentalice el dolor por un puñado de votos. Estaba mal cuando lo hacía el PP y está mal ahora. La segunda, que el líder de Sortu, el partido mayoritario en Bildu, olvide, literalmente, a “tantos y tantos otros compatriotas” asesinados por los fascistas a los que Otxandiano no llamó terroristas. Lo del “lujo”, ya, es el remate.

“Si estás harto de la corrupción, vota al PP”

Este tuit de @eVeydeVendetta me parece brillante: “Si estás harto de la corrupción, vota al PP”. Este es el resumen del mensaje que ha puesto Cuca Gamarra en la misma red social, X (existe porque lo he comprobado), con todo su morro: “Si estás harto de la corrupción del Gobierno, del partido y del entorno familiar de Pedro Sánchez, este domingo vota PP”. El tuit-resumen me parece brillante porque deja ver la cara dura de quien, siendo del PP, habla de la posible corrupción de otros. Lo hacen en Euskadi reiteradamente (y así les va) y ahora lo hacen también en España. La corrupción es una pelotita roja para el PP. Si se mueve la vemos más.

Y la foto de Begoña, claro

Si el PSOE quiere que hablemos de Begoña Gómez lo haremos. Tendremos que hablar, entonces, de esos favores que, según cuentan, ha pedido a grandes empresas que han colaborado gratis para sus proyectos. Tendremos que hablar de cómo se presta a que el PSOE maneje su imagen ahora que la de Pedro Sánchez parece quemada. Tendremos que hablar de lo que es una victimización vergonzante, la suya. Y tendremos que hablar de cómo Begoña, Pedro y el PSOE creen que la ciudadanía es tonta y va a tragar con la historia de amor y de lawfare, lo que sea con tal de no hablar de lo que toca: Europa.

La “policrisis”

Europa ya vota: no todos los países esperan al domingo y algunas conciudadanas y conciudadanos lo están haciendo en diferentes puntos del continente que compartimos en medio de una “policrisis”. Un concepto que describen así en Euronews: “El volátil estado de cosas en la década de 2020. Un fenómeno ‘en el que crisis dispares interactúan de tal manera que el impacto global supera con creces la suma de cada una de las partes’, según el Foro Económico Mundial”. Se trata de “crisis consecutivas que han reconfigurado profundamente sus políticas, desafiado sus viejas creencias y ahondado sus temores existenciales”.

Cuánto facha, ¿no?

Sé que parezco un exagerado cuando hablo de que debemos mantener una lucha diaria contra el fascismo de aquí y el de allí, pero en solo un par de días, y solo centrándonos en Madrid, hemos leído varias noticias que nos recuerdan la cantidad de neonazis con los que conviven (en Euskadi lo hacemos con calaña similar): el asesinato de Borja Villacís y la agresión de Alberto ‘Pugilato’ González al cómico Jaime Caravaca. Raúl Díaz, guionista portugalujo y tuitero certero redondeaba así la semana: “Nostálgico soy yo, que echo de menos cuando los nazis no proclamaban sus ideas en público porque estaba mal visto”.

Nos debemos tener memoria

Nos debemos tener memoria, especialmente, como vascas y vascos. Lo que hemos vivido no puede olvidarse como si no hubiese pasado, nuestras hijas y nuestros hijos deben saber que en este país hubo quien mató en su nombre y quien fue asesinado por pensar diferente a quien apretaba el gatillo y justificaba el horror. Nos lo debemos y se lo debemos a quienes se enfrentaron entonces, como hizo el lehendakari Ardanza, a quienes infringían dolor y sufrimiento. Solo hay algo peor que la ausencia de memoria: su manipulación. Y sus consecuencias no se ven en el tuit de Otegi, sino en las respuestas que genera entre los suyos.

50 años de interdependencia

Arnaldo Otegi es líder de Bildu porque Sortu quiso. El candidato a lehendakari de Bildu es el que Sortu quiso. En Sortu está el último jefe de ETA porque en Sortu quieren. Y quienes les hacen los coros con voces blancas, de la misma manera, es porque quieren. Porque quieren mantener su escaño, claro. Y por supuesto, si Sortu quiere retuitear a LAB, que celebra su 50 cumpleaños, ¿quién soy yo para decir nada? Pero si todo esto sucede, y sucede porque todas y todos los implicados quieren, podremos señalarlo, ¿no? Así que, ¿independencia? Yo creo que entre las marcas citadas antes, lo que hay es una gran interdependencia.

¿Se piensa que somos idiotas? (1)

El vídeo de Irene Montero haciendo campaña en Euskadi es para guardarlo: fruto de la necesidad (la urgencia, más bien) y de la ignorancia, habla de las grandes empresas vascas, que son a la vez las grandes empleadoras (sector público, aparte) y las grandes aportadoras a las haciendas vascas (pero eso la de Podemos no lo dice) como si fueran todas contaminadoras y perversas. Para colmo de despropósito, considera contaminante, por ejemplo, a Euskaltel. O ella es una ignorante o piensa que en Euskadi todas y todos somos tontos. No hay más opciones. Así les van las cosas: su única ambición es sacar un escaño y que no lo haga Sumar.

¿Se piensa que somos idiotas? (y 2)

Exactamente la misma afirmación es perfectamente aplicable a un hombre de más edad y ultraconservador: “O es una ignorante o piensa que todas y todos somos tontos”. Eso demuestra que la soberbia, como la idiotez, no entiende de género, edad, condición social, nivel económico, ni sector profesional. Para tenerlo claro solo hace falta leer esta ocurrencia de Javier Tebas: “En Google no aparece nada si buscas ‘quiero comprar cocaína’ o ‘sexo niños’; con ‘fútbol gratis’, sí”. Curiosamente, lo que ha conseguido es que si buscas “quiero comprar cocaína” o “sexo niños” sale Javier Tebas.

Qué bonito es ser del Athletic

“Qué bonito es ser del Athletic, joder”, es una gran frase de mi amigo Gorka. Una frase que esta semana podemos aplicar a miles de imágenes. Y no exagero. Una de mis favoritas, sin duda, es la de Kiko Hurtado que lleva Asís Martín a X: Unai Simón besa a Julen Agirrezabala mientras ambos posan con la Copa. Simón es hoy el único jugador del Athletic que sería titular en cualquier equipo del mundo y, sin embargo, fue suplente durante todo el campeonato. Lejos de enfadarse, asumió su rol con humildad y decidió aportar desde el banco en vez de generar pulsos. Un comportamiento tan extraordinario como todo lo que estamos viviendo.

Esto va de sensibilidad

Hoy no va a leerme nadie, lo sé. Y como lo sé, voy a aprovechar para escribir lo que me dé la gana y, sobre todo, como me dé la gana. Y si tengo que llamar a alguno “sinvergüenza” se lo llamaré sin problemas. También diré sin rubor que Arkaitz Rodríguez muestra una ausencia de sensibilidad absoluta cuando quiere confundir los “ongi etorris” con una supuesta persecución a la izquierda abertzale. Un “ongi etorri” es lo que es, lo protagoniza quien lo protagoniza y lo defiende quien lo defiende. Pero, lo grave, en cualquier caso, es que parece que todo esto no importa. Y hasta habrá quien dé la razón a quien encubre el fascismo.

Hasta el…

Llevo 15 años siendo trabajador autónomo y he vivido muchos aumentos de cuota, novedades en la forma de presentar la declaración trimestral, obligación de facturar telemáticamente, los últimos cambios en la cotización, las acusaciones de no pocos políticos de gastar más de lo que generamos (especialmente de izquierdas y que nunca han sido autónomos, empezando por Patxi López y terminando, de momento, por el ministro Escrivá) y amenazas constantes: “Hacienda vigila y controla a los autónomos a través de estas ocho inspecciones”. Pymes y Autónomos, últimamente, es una colección de alertas para evitar sanciones.

Ni lo discuto

Sigo desahogándome, hoy que puedo porque esta columna no va a leerla nadie: ni entro a discutir que una persona trabajadora con hijas e hijos a su cargo debe disponer de más flexibilidad y prioridad para gestionar sus vacaciones. La mierda de sociedad que estamos construyendo invita a pensar que tener hijas e hijos es una responsabilidad particular, y es todo lo contrario: es una responsabilidad social. Por supuesto, respeto a quien decide no tener descendencia, pero quienes sí la tenemos, disfrutamos y sufrimos a partes casi iguales, tenemos que ser reconocidos y ayudados, porque un embarazo es una buena noticia colectiva.

Qué sinvergonzada

Hoy toca hablar de fútbol, ¿no? Pues voy a empezar a hacerlo por cómo lo entiendo yo, ya que es el mejor día para decir lo que pienso: el fútbol es un gran negocio para quienes sean muy hábiles haciendo que mucho dinero se mueva muy rápidamente, así, con lo que se les queda entre los dedos acumulan una millonada. Un negocio de truhanes, en una palabra. Y el que mejor lo ha sido, si la justicia empieza a dictar sentencias que confirmen lo que estamos leyendo, es quien protagoniza este titular en EPE: “Los negocios de Rubiales tras dejar la RFEF: hoteles en Granada, Málaga y Dominicana, comisiones y un sueldo de 4.000 euros”.

El día que daba igual todo

Hoy en Bizkaia da igual todo: lo que cueste un viaje a Sevilla, lo que cueste una entrada para ver un partido de fútbol, la manera de conseguirla, que haya una campaña electoral tras la que vamos a elegir a un nuevo lehendakari… Hoy es el día del Athletic-Mallorca, todo lo demás es secundario y me parece bien. Hoy soy incapaz de escribir la columna de mañana por eso lo hice también ayer, en cualquier caso, no sé qué pasará esta noche. Solo sé lo que deseo: llorar en mi casa de alegría junto a mis personas favoritas sujetando una bufanda roja y blanca. El fútbol nos gusta porque nos emociona, y mi plan es emocionarme tanto como pueda.

¿Cuál es el modelo?

A Sortu no le gusta el modelo de turismo de lujo que hay en Donostia y por eso varios miembros han decidido ocupar dos viviendas destinadas a alquiler turístico. Vale. Pero sabemos que tampoco le gusta el modelo de turismo cultual que propone el Guggenheim Urdaibai. Ni el turismo popular y populoso porque es de pobres. Entonces, ¿cuál es el modelo? ¿Qué vendieron las y los alcaldes de Bildu que promocionaron en Fitur sus municipios? ¿Qué tipo de turistas son las y los simpatizantes de Sortu que veranean en Cádiz o Les Landes, por ejemplo? ¿Acaso se creen “viajeras” y “viajeros”?

¡Claro que hay un interés político!

A veces hay que levantar un poco el foco, ver lo que pasa en el entorno y volver a mirar en nuestra casa. Por ejemplo, respecto a las huelgas que nos perjudican con evidente interés político, esto es lo que leemos en EPE sobre las ya famosas “tractoradas”: “Vox y el activismo prorruso agitan al sector agrario español para ‘la rebelión del campo’. A menos de 150 días de las elecciones europeas, un gran engranaje de entidades, cuentas de redes sociales, medios digitales, influencers, telepredicadores y terminales automáticas de agitación se han lanzado a instrumentalizar el cansancio”.

¿A quién copian?

Después de la huelga del sector primario en Europa, agitada convenientemente por la extrema derecha y los desestabilizadores (que son los agentes que recogerán los frutos), a España y, por extensión, a Euskadi, le amenaza otro paro, según El Plural: la “Plataforma Nacional” de transportistas, liderada por Manuel Hernández quiere demostrar que pueden desabastecernos. Tanto la plataforma como su líder han sido vinculados con Vox previamente. Y a mí la estrategia me suena: sindicatos que aseguran no estar vinculados a ningún partido generan cabreo en la sociedad por interés partidista.

Tenemos que contar la verdad

Los populismos de derecha e izquierda han ganado la batalla del relato entre quienes quieren oír que la responsabilidad nunca es suya. Así llegamos a las tractoradas, aunque antes y más cerca pasamos por reclamaciones injustas que desequilibran balanzas. Pero es necesario que sigamos contando la verdad: hay que tomar medidas drásticas (empezando por quienes más tienen) para frenar un colapso del que nadie quiere hacerse responsable. El mapa interactivo de Xataka con “las regiones del mundo más amenazadas por la sequía” puede ser un buen punto de arranque.

Por ejemplo

El fin de los combustibles fósiles es un objetivo loable e insustituible, pero es evidente que sí será necesario sustituir la fuente de la energía. Y con la llegada de “lo eléctrico” como solución aparente a los problemas, vamos a tener que admitir la realidad. O nos llenamos de aerogeneradores, placas solares y captadores de olas, o admitimos que la energía nuclear forma parte de la solución y no del problema. Pero poner de foto de perfil en X el logo antinuclear es incompatible con buscar un enchufe con el que recargar el móvil para seguir tuiteando, por muy estupendas y estupendos que nos pongamos.

«Gora Lenin!»

El centenario del fallecimiento de Lenin ha sido celebrado, entre otros, por Sortu en Bilbao, el partido en cuya dirección ha estado Pello Otxandiano, candidato a candidato a lehendakari (¿o en Bildu han renunciado ya al teatrillo?), sí. Cada partido hace los procesos internos y celebra los aniversarios que le da la gana, faltaría más. Pero los referentes históricos que estos eligen libremente importan, y suman o restan. Entre Lenin y el lehendakari Agirre, por ejemplo, hay un océano de distancia. Y entre quien reivindica a uno y a otro, de la misma manera, hay un salto ideológico y, por supuesto, moral.

Los contactos… Para lo que les importa

No son solo los referentes y lo que estos significan, también la política efectiva del día a día define a los partidos. Mientras el mismo Otxandiano hace su ronda de medios hablando del cambio que él cree que necesita Euskadi (más visión y menos gestión, según sus propias palabras), sus compañeros de gran coalición hacen lo que hacen: su apoyo a Pedro Sánchez en la investidura fue a cambio del ayuntamiento de Iruña (moqueta y bastón de mando). Y los contactos en los ministerios “en los últimos años”, liderados por Julen Arzuaga, les han servido para lograr “una nueva perspectiva de política penitenciaria”, según Vozpópuli.

No querer

El caso del músico que tendrá que abandonar la banda municipal de Barcelona porque después de 27 años no ha sido capaz de acreditar un nivel básico de conocimiento del catalán, ha generado mucho ruido en Twitter. Pero entre los llantos de las plañideras y los plañideros, ha destacado por su serenidad el tuit de Agirretxu Jauna: “27 años negándose a estudiar una lengua oficial. ¿Quién ejerce una dictadura lingüística sobre quién?”. Mientras esto pasa en Catalunya, en Euskadi, la justicia se dedica a corregir a legislativo y ejecutivo, y a pasar la apisonadora sobre todo lo construido para garantizar los derechos lingüísticos.

Otra magnífica pregunta

A estas alturas, todas y todos hemos visto el tuit del Barça en el que restriegan a la afición del Athletic las cuatro finales ganadas. Por supuesto, están en su derecho. Pero el acto, también en su caso, les define. El periodista Paul Glibin tuiteaba otra magnífica pregunta y su respuesta: “What’s the difference between class and a referee? You can’t buy class” (“¿cuál es la diferencia entre la clase y un árbitro? No puedes comprar la clase”). Parece que está de moda calentar los partidos contra el Athletic, como ahora hace el community manager culé (con el OK de toda la cadena de responsabilidad). Lo que importa es quién saldrá escaldado.

El casito… comprado

No niego el éxito de la King’s League entre su público objetivo, como no niego el interés de la liga saudí en aquel país. Pero tanto el experimento de Piqué e Ibai Llanos como la competición que apadrinó Cristiano Ronaldo no capta nuestra atención a diario, ni semanalmente. De hecho, “el torneo de futbito” del ex del Barça, como lo definió el cantante de Los Planetas, Jota, ha llegado a las portadas de los diarios deportivos de Catalunya y España… Pagando. Pagando y jugando al engaño con su público. Entonces, ¿sí importan los medios tradicionales? Bienvenida sea la publicidad, en cualquier caso, y la noticia de que los periódicos funcionan.