«24.000 millones»

En Menéame han puesto de nuevo de actualidad la entrevista de Jordi Évole a la periodista Carmen Monforte, que explicaba el gran problema de la factura de la luz que pagamos: no es el precio de la electricidad, sino los famosos peajes que abonamos a las empresas para que hagan su trabajo, como buscar nuevas fuentes de energía, o la compensación por las nucleares no terminadas. Pero la madre del cordero es el “déficit tarifario”, que es lo que apoquinamos como cuota fija para compensar los 24.000 millones, más intereses, que debemos a las compañías. Ese montante hará, según Monforte en 2012, que la factura suba siempre.

“41%”

Como vasco independentista la cifra que hizo público el Sociómetro del Gobierno Vasco el miércoles me preocupa: “El 21% de los vascos apoya la independencia de Euskadi frente al 41% que la rechaza”, resumen en República.com. En la anterior encuesta el rechazo era del 34%. No creo que haya aumentado la simpatía por España, pero sí se ha afianzado el marco español y, sobre todo, la vía catalana ha sido un estupendo repelente para quienes podían aproximarse al sentimiento independentista. Pero voy a ser optimista: creo que cuaja la idea de que para autónomo dentro de Europa no hay que salirse de ningún sitio.

“2 millones de euros”

Ya solo nos acordamos de la aplicación “Radar Covid” los muy cafeteros, los que hemos estado encima de estos temas desde el principio de la pandemia. Pero sigue activa para arrojar un resultado paupérrimo: “Apenas ha registrado en su base de datos el 0,8% de los casos totales en España” (El Independiente). Y eso que su desarrollo costó dos millones de euros, no estuvo lista hasta agosto y fue utilizada por los más jacobinos para señalar a quienes defendemos que el acceso en euskera a lo que esté desarrollado con dinero público es un derecho y no un capricho. Otro desastre pandémico que nadie asumirá.

“320 millones garantizados”

Tapado por el tema de la vacunación a los integrantes de “la roja” la Federación Española de Fútbol nos ha metido otro gol: la Supercopa, ya sin restricciones por el Coronavirus, se celebrará en Arabia Saudí hasta 2029. El nuevo plazo le reportará a la dueña del torneo hasta 320 millones de euros garantizados por esta dictadura asentada sobre pozos de petróleo. De momento, la próxima edición la jugará de nuevo el Athletic, como finalista, otra vez, y además defenderá el título. Por supuesto que el Club tiene que acudir a la cita, somos quienes lo contemos los que tenemos que estar atentos para que no nos cuelen el blanqueo.

“30 millones de pinchazos”

Termino con una cifra estupenda, la que destaca Ícaro Moyano sobre las vacunaciones en España: 30 millones de pinchazos (11, con la pauta ya completa) y “se cumplen los hitos previstos”. Esta es solo una buena noticia. Igual que lo es la del millón de vacunados en la CAV con, al menos, una dosis. Y no me voy a cansar ni de retuitear ni de comentar estos tuits, porque si lo hemos hecho con las malas noticias y con los argumentos de la oposición cuando venían mal dadas, ahora nos toca celebrar las buenas nuevas y el silencio de quien ya no sabe que decir y por eso busca y difunde la estadística más negativa que sea capaz de encontrar.

Seguimos creyendo en los unicornios

Si los unicornios económicos existen es porque nos empeñamos en que así sea. Igual que cuando hablamos de “start-ups”: solo con decir que las creamos ya existen, no hace falta que demuestren un inicio sorprendente. Si empezamos por ahí es fácil que después hablemos de una inflación de empresas que valen más de 1.000 millones de dólares (los unicornios). Sí, es fácil, por lo menos mucho más que antes, porque cada vez hay más inversores que persiguen su unicornio montados sobre caballos que se llaman dinero rápido y dinero fácil. Todos creen haber dado con el nuevo Google pero, ¿qué sucede a medio plazo?

Pues esto

Deliveroo, Globo o Just Eat eran empresas de esas que iban como un cohete: sus fundadores daban entrevistas, hablaban de nuevos modelos de negocio, de innovación y de cambios de paradigma, y el dinero empezaba a llover. Alguien elucubraba sobre su valor y las rondas de inversión acababan siendo rondas de champán. Hasta que llega la realidad, el estatuto de los trabajadores y el juez que dice que por los currelas hay que cotizar, que no son “riders”, que son personas. Entonces, el modelo no es viable y el problema es de esa cosa llamada Hacienda y de los impuestos. No eran unicornios, siempre fueron burros.

Una concentración lisérgica

Cuando leí que “50 empresas representan ya el 28% de la economía mundial” me pareció aterrador. Sin embargo, parece que la mayoría lleva muy bien esta concentración supranacional que nadie va a poder contener. En El Cuervo Ingenuo han hecho una radiografía estupenda sobre este nuevo sector, el del acaparamiento: empresas grandes que tienen que ver con la tecnología, varias de ellas son chinas (y por extensión, con participación estatal), eluden muchos impuestos y, sobre todo, buscan aumentar la brecha y ser cada vez más grandes ahogando a los pequeños. No alimentar a los monstruos es labor de todos.

Otro ejemplo

¿Cuál es el negocio de Amazon hoy? La venta on-line de libros seguro que no. Ni siquiera la venta on-line de todo lo demás. Amazon es el propietario de los servidores que otros comercializan como “la nube”. Pero el instinto cazador de Bezos y su equipo no tiene límite: acaban de comprar Metro Goldwyn Mayer por 8.450 millones de dólares. ¿Para qué? Para competir con Disney o Netflix, claramente. Su oferta hoy puede ser la mejor en calidad-precio (está incluido en el servicio de Prime de la tienda), lo que invita a pensar que, en el fondo, es deficitario. Pero ahora tiene más sentido: ya tiene una base de clientes.

Y uno más

¿Quieres dar a tus productos un toque tecnológico, hablar en el idioma en el que hablan los más enterados hoy y, además, ganar algo de dinero? Puedes hacerlo con un partner turco que comercializa bitcoins y, sobre todo, si no tienes vergüenza: la selección española ha entrado en el negocio del “blockchain”. ¿Cómo? Vendiendo una especie de “cromos digitales” de sus jugadores. Unas creaciones únicas gracias a esta tecnología que flipará a los más cuñadetes. A tope con el eso que Alejandro Izaguirre define así en Twitter: “Blockchain como detector de cretinos. Todo el mundo buscándole una aplicación y la teníamos delante”.

Que sea una fiesta

Ya sé que no es la primera final vasca de Copa, pero hace tantos años del Arenas – Real Unión que para todos los que estamos vivos lo es. Así que habrá que celebrarla como algo histórico: una jornada de hermanamiento. Solo en el campo los leones tienen que merendarse a las cebras y los gipuzkoanos desayunar bizcochos. En Sevilla, Donostia y Bilbao, pero también en Gasteiz, Iruña, Baiona y cualquier municipio vasco, tiene que percibirse un pueblo unido. Con una rivalidad futbolística evidente y con miedo a perder, como es lógico, pero unido. Políticamente y en plena precampaña, por cierto, el gol lo marcó el PNV.

Una fiesta del fútbol y vasca

Andaba yo emocionado desde que Muniain le pone el pase a Berchiche antes de que el lateral marcase cuando vi el tuit de Pablo Zabaleta… Y me dejé llevar. El lateral argentino del West Ham, de ascendencia vasca, publicó una foto de sí mismo de niño, vestido para una fiesta con su txapela, su pañuelo, su gerriko y la Ikurriña a la altura del corazón, y el mensaje: “Zorionak al fútbol vasco”. La del 18 de abril tiene que ser una fiesta del fútbol… Y vasca. Eso implica, sobre todo, que sea una fiesta con un buen rollo desbordante y gastando dinero como si no costara. La fiesta del fútbol español será otra.

San Yuri

El gol de Yuri Berchiche de ayer me levantó del sofá, como a todos los aficionados del Athletic que estuvieran sentados. Y no es la primera vez que el lateral consigue elevarnos como un mago. El fútbol nos gusta porque nos emociona, y jugadores como él ayudan a generar esa emoción. Esta Copa es de Yuri pero también es de todos los que tienen fe, empezando por Garitano, que logra ejecutar sus planteamientos (acertados o no). Y también es la Copa de Herrerín, que lo para todo, literal y figuradamente. Y la de Martínez, y la de Muniain, que es el que más finales ha perdido en la plantilla y está convencido de que esta la ganará.

Y después, a Arabia Saudí

Del mismo modo que jugar la Copa del Rey no legitima la monarquía, lo hace quien decide regalarle una competición para que le aplaudan (o piten), que Athletic y Real Sociedad vayan a jugar a Arabia Saudí (la RFEF anunció que ya estaban clasificados) no legitima el régimen, lo hace quien organiza la Supercopa allí y así. Los equipos de fútbol jugarán y cobrarán, y quienes les seguimos podremos (y deberemos) exponer una vez más lo que sucede en esa dictadura y cómo la Federación se ha vendido a ella. Pero es importante no señalar a todos como colaboradores… Para marcarse tantos de cara a tu galería.

Twitter, qué perjudicial eres…

Twitter es de las peores cosas que le han pasado al fútbol. La promesa de influencia e incluso de la capitalización de tus tuits, empujan a los juveniles y a los profesionales a un espacio lleno de gente que no tiene ni idea, básicamente. Que no ha empatado con nadie. Que no ha llegado ni a acercarse a la primera división de lo suyo o no ha jugado ni un partido de solteros contra casados. Pero que opina. Sí, cualquiera puede opinar. Pero el ensañamiento no es opinión, es ensañamiento. Y la cobardía tuitera es, de entre todo lo malo, lo peor. Leeremos muchas mierdas, pero lo haremos como finalistas en Donostia y Bilbao.

Va de fútbol… O no

El fútbol no es solo un deporte, es un fenómeno global que también sirve para explicarnos a nosotros mismos. Por supuesto, la prensa deportiva es un elemento digno de observación por sus contradicciones y destellos. El pasado domingo, el diario Marca contradijo su propia fama con un destello, y todo para bien: la foto de portada para anunciar la final de la Supercopa la protagonizaba un matrimonio saudí normal, es decir, ella iba completamente tapada. Esa imagen es el retrato de la realidad de una fiesta del fútbol pagada por un estado machista, y es la foto un gol, el del periodismo a la RFEF.

No es lo mismo

Me parece mejor lo que han hecho en Marca que lo que ha hecho Isabel Díaz Ayuso no porque tenga más paquete a los políticos madrileños del PP que al diario, sino porque hay una diferencia de base: Marca lo ha hecho con las mismas armas que siempre, y Díaz Ayuso desde un palco VIP y su condición de presidenta de la Comunidad. Que sí, que muy bien lo de entregar la supercopa sin velo y manga francesa, pero los gestos necesitan cierta coherencia, y desde luego, el PP que la aúpa a categoría de heroína, no la tiene si pacta con otros machistas y favorece la venta de armas a otros regímenes.

La dignidad… De quien le fichó

Sigo con fútbol: no me parece bien de ninguna manera lo que está haciendo el FC Barcelona a Ernesto Valverde. No solo porque el club esté ninguneando a un entrenador que mantiene líder al equipo en Liga y Champions después de perder una semifinal de un torneo menor. También porque Valverde, por lo que ha demostrado como entrenador y persona, no se lo merece. Pero así es la directiva… Que le fichó en tiempo récord cuando decidió no seguir entrenando al Athletic. Entonces nadie se creyó aquella patraña y es evidente que el mismo Barcelona se dirigió al entrenador con contrato de un rival.

La próxima vez, a animar

Comparto al 100% la opinión de Endika Río sobre la “fiesta” del fútbol femenino en San Mamés. Ya hemos batido un récord de asistencia, y ya hemos llevado a nuestras hijas e hijos al campo a precios populares. La próxima vez que las chicas del Athletic jueguen en el estadio tendremos que ir a animar y no a hacer una ola con un 0-1. Eso es igualdad y lo demás, una foto sin contenido. Pero tampoco creo que debamos flagelarnos ni buscar culpables. Al contrario: hemos roto el hielo entre todos y ahora toca dar calor de verdad a las leonas, e ir a nuestros asientos con nuestros carnés a rugir al rival.

En efecto, “grandes”

Termino esta columna tan futbolera… Y tan política o social como cualquier otra, con el tuit de Isma Urzaiz a los jugadores del Bilbao Basket. Confieso que no me da tiempo a seguir más actualidad deportiva que la futbolística, pero por supuesto me he enterado del temporadón de los hombres de negro (el domingo, de blanco) y de su clasificación para la Copa. Urzaiz les llama “GRANDES”, así, con mayúsculas, porque es lo que son. Además del beneficio económico directo de tener un equipo de primera en varias disciplinas está el impacto social positivo por motivador y cohesionador. ¡A por la Copa!

Explícalo tú, Pablo

Pablo Iglesias tendrá que echar mano de toda la capacidad didáctica que haya acumulado como profesor universitario para explicar sobre todo a los suyos que es necesario el enorme dispendio que suponen 4 vicepresidencias, una colección de ministros interminable y la cantidad de cargos de designación que conllevan. A mí no tiene que explicármelo porque lo entiendo ahora igual que lo entendía cuando el propio Iglesias llamaba “pesebreros” a quienes cobraban por su actividad profesional ligada a un partido. Y que no nos vengan con lo de la limitación de sueldos o cargos a estas alturas de la película.

Expliquémoslo tantas veces como sea necesario

Si necesitamos explicar algo despacito y de un modo didáctico es cuánto necesitamos a los inmigrantes. Porque la mala imagen que tenemos de ellos no se corresponde con la realidad de ninguna manera. Tampoco en número: en Magnet leemos que nuestro problema es de percepción ya que, en todo el mundo, los encuestados creen que hay el doble o más de inmigrantes en sus países que los que realmente hay. Así que, aunque solo sea por nuestro propio beneficio, tenemos que desmontar los mitos y las falsas creencias (muy útiles para los ultras): necesitamos más inmigrantes que vienen a trabajar.

Finlandia no va a imponer los cuatro días laborables

Por mucho que nos guste nuestro trabajo creo que a casi todos nos parecería una noticia estupenda que en Finlandia impusieran una jornada laboral de seis horas durante los cuatro días laborables a la semana que proponen. Lo siguiente que pediríamos, por supuesto, es que cundiera el ejemplo. Pero no es cierto: la noticia es un bulo que ha desmentido el propio gobierno finés, un bulo que sale de unas declaraciones de su primera ministra antes de tomar posesión de su cargo. Sanna Marin hablaba de una utopía realizable a largo plazo, no de una iniciativa que fuese a considerar ya como jefa de gobierno.

Una historia muy mexicana

Tuve la inmensa suerte de vivir una temporada en el norte de México hace unos diez años. Un sitio estupendo por su gente, una tierra de oportunidad por su buen nivel de vida, un paisaje extraordinario… Y con todo lo malo que tiene México, también, por supuesto. Allá pudimos hablar mucho de “el narco”, también con periodistas amenazados, del modo de vida de quien entra en ese negocio, de sus motivaciones… Unas conversaciones que he recordado al leer el reportaje de Karina García para Público: “Ni monstruos, ni víctimas” escribe con total acierto sobre un fenómeno que empaña un territorio extraordinario.

No nos toméis por tontos

Hoy juegan la Supercopa de España dos equipos de Madrid. Ninguno de ellos ha ganado la Liga o la Copa española. Pero eso no es lo más llamativo del evento: la verán por la tele solo los que tengan Movistar y casi nadie la verá en el campo porque se juega en Arabia Saudí. Todo esto es una simple anécdota si lo comparamos con el empeño que tiene la RFEF en tomarnos por tontos a todos los aficionados a este deporte. No, Arabia Saudí no está dejando de ser machista, ni mucho lo está haciendo porque haya pagado una millonada por acoger este torneo hasta 2022. Así que volveremos a hablar de ello.