A una fiesta… A provocar

Antes, Cake Minuesa era el único que se presentaba en celebraciones ajenas (también electorales) para provocar. Ahora, hasta a él le ha salido competencia: Hugo Pereira y Cristina Seguí (del canal en YouTube de Javier Negre) también acudieron ayer a la Diada a ver si encontraban la bronca que tanto buscan. Minuesa, Negre, Pereira o Seguí son las mejores muestras y, a la vez, los peores exponentes de cómo algunos manosean el “periodismo” o la “información”. Dos conceptos, dos elementos tan importantes hoy y, al mismo tiempo, más maltratados que nunca por aprovechados como ellos y sus secuaces.

La mentira vuela

Un usuario de Twitter que se hace llamar Sheldon (nunca he entendido cómo la distribuidora no ha parado la utilización del personaje) y acumula más de 89.500 seguidores ha difundido la mentira de que Igor González, el preso de ETA que se ha suicidado, ampliando la historia de tragedias que nos deja la banda, fue quien secuestró y asesinó a Miguel Ángel Blanco. Una búsqueda en Twitter de 10 segundos permite comprobar que no es cierto, pero su falsedad ya tiene más de 13.000 retuits. El tuit de Diego Barros desmintiéndolo con contundencia, solo 16. Así va esto. Así lo manejan los difamadores. Así de mal nos va todo.

Ellos lo hicieron una cuestión de Estado

La supuesta financiación ilegal de uno de los principales partidos políticos españoles y que esta fuera posible por mordidas a receptores de obra pública es, evidentemente, una cuestión de Estado. Por eso la moción de censura no solo fue posible, también fue correctamente inevitable. Pero fue el PP quien elevó el asunto antes que nadie tirando de fondos reservados para pagar a soplones, como el chófer de Bárcenas. Lo hacían por su propio interés, para lograr la voladura controlada que buscaba Cospedal, pero el volumen de lo que estaba pasando era tan grande que todavía seguimos asombrándonos.

El gobierno más de izquierdas

La entrada de Podemos en el gobierno ha podido suponer algún cambio menor, como la futura prohibición de las líneas 902, pero en las cuestiones grandes siguen resbalando hacia la derecha. Javier Vizcaíno recopilaba varios titulares en pocas horas bastante sorprendentes: la congelación del sueldo a los funcionarios, que los ERTE consuman tiempo de paro, ampliación de la edad de jubilación o que las universidades públicas busquen empresas privadas que las patrocinen. Si estas medidas las proponen otros gobiernos ya tendríamos a los sindicatos convocando paros. La “izquierda” se dice, pero no se hace.

Sí, es importante

La expectación que ha levantado solo el tráiler de la nueva versión de Dune es la última muestra de la relevancia creciente de la ciencia ficción. Un género que siempre ha sido tratado como menor, como producto de entretenimiento sin capacidad de analizarnos a nosotros mismos, como mercado (no solo cultural, también de merchandising o hasta videojuegos) para frikis. Pero no lo es: la ciencia ficción hace tiempo ya que reclama su espacio cultural, que retrata sociedades y comportamientos humanos tan bien como cualquier otra expresión artística, y que es capaz de alcanzar a grandes públicos. Sí, importa.

La legión que pago yo

Cada vasco paga más por la legión que cada español. Vía cupo, aportamos por los servicios que no tenemos (como los legionarios) más de lo que nos corresponde por población y PIB, así que estoy en disposición de exigir que el escándalo del supuesto asesinato encubierto salga a la luz y sea investigado hasta sus últimas consecuencias. No solo un soldado de 22 años falleció, hasta ocho personas participaron en el encubrimiento de las causas de lo sucedido, y prepararon y ensayaron una coartada. ¿Por qué? Eso lo decidirá el juez, pero gracias a todo lo que he aprendido en las novelas, creo que algo ocultan y bueno no es.

Y punto

Una manifestación de personas que ponen en duda la existencia de una pandemia que ha matado a miles, que se oponen a las medidas dirigidas a reducir su efecto, y que seguramente no guarden las recomendaciones de seguridad, debe ser disuelta sin miramientos como han hecho en Alemania. En Bilbao ya hemos visto un par de concentraciones similares que acaban con la toma de datos de algunos de los presentes y poco más. Esa falta de contundencia permite que sus ideas se expandan al mismo tiempo que lo hace el virus, y mientras algunos nos jodemos cumpliendo, otros disfrutan desafiando.

Racismo extremo

Lo de EE.UU. no es una cuestión de prejuicios: es racismo con todas las letras. Porque incluso un millonario como Brandon Marshall, exjugador de fútbol americano, tuvo que verse explicando a la policía que solo intentaba acceder a su nieva vivienda después de que un guarda de seguridad llamara a los agentes al ver a una persona negra (con sus dos hijos y de mudanza) entrar a la urbanización sin que estuviera registrado. Un racismo que siempre estuvo ahí y que ahora se expresa de la manera más cruda porque lo alienta un presidente como Trump, que se apoya en la extrema derecha sin ruborizarse.

Poco duran

La nueva política española la encabezaron Podemos y Ciudadanos, pero la ha abanderado Vox. Los tres partidos coinciden en autocalificarse como renovadores y en que devoran las fases de las formaciones más tradicionales hasta la decrepitud. En Vox, el juez Francisco Serrano, candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y punta de lanza de los acuerdos con PP y Ciudadanos, ha anunciado, solo un par de años después, que abandona la política porque está siendo investigado por un supuesto fraude con unas subvenciones que recibió su empresa (porque con lo de juez, al parecer, no le llegaba).

El inmenso complot contra la clase media

La clase media ya no lo es por motivos socioeconómicos o por nivel educativo, sino porque sostiene el sistema: entre los que reciben los subsidios y los que cuentan con arquitectura fiscal para evitar el pago de impuestos estamos los que corremos con todos los gastos. Y además, contentos. Pero incluso siendo consciente de todo esto, no creo que los gobiernos del mundo, y menos durante la pandemia, se alíen contra la clase media: “Se abren los colegios para que los padres se gasten 300 € de media por crío en libros. Cuando las editoriales hayan hecho caja, todos a casa confinados”, leemos en Twitter. Pues miren, no.

El juez epidemiólogo

No me escondo: durante esta crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia me he puesto del lado de los gobiernos. Creo que hay que apoyar a quien ha sido elegido por la mayoría para tomar decisiones, especialmente en situaciones tan inverosímiles. Sé que no puedo esperar lo mismo del resto de la profesión, ni de otros sectores, ni de la sociedad, pero me sorprende que los jueces sean tan exquisitos ante situaciones tan excepcionales. Iur Forn ironiza con el papel de los “jueces epidemiólogos” que toman decisiones que nos sorprenden y, como hemos visto, ayudan a propagar el virus.

El gestor fotógrafo

Otra combinación de oficios muy particular que ha surgido durante la pandemia es la de gestor fotógrafo. Para mí, es el responsable de un gobierno que deja de recibir el apoyo durante la crisis, aunque sea difícil, por hacer anuncios que responden más a la foto que a la capacidad de actuar desde su puesto de responsabilidad. El desastre del Ingreso Mínimo Vital, que ha invadido sin vergüenza otras ayudas como la RGI, es ya innegable: “La mitad de las provincias no tienen citas previas disponibles para solicitar el ingreso mínimo vital” ni siquiera “para dentro de varios meses”, leemos en El Independiente.

El cazafantasmas virólogo

Iker Jiménez anuncia el regreso de su televisiva “Nave del Misterio” y se compromete a “llegar al origen del coronavirus”. El mismo hombre que nos ha enseñado fantasmas y huellas que prueban la existencia de bichos mitológicos, y que considera que los gobiernos de todo el mundo nos ocultan que ha habido contactos con los extraterrestres, se ha autoelegido para enseñarnos de dónde salió realmente el coronavirus. No podía ser de otra manera, es evidente, y su espectáculo televisivo no me parece censurable si se queda en eso, en un show. Para la ciencia ya hay otros periodistas y publicaciones.

El bulo desmentido

Después de la propagación de ciertos bulos y de la publicación de su desmentido, me ha sorprendido leer o escuchar que, bueno, si lo han dicho será porque hay algo de cierto en esa mentira. Insisto, esa respuesta se da incluso ante explicaciones científicas suficientes. Además, en la mayor parte de las ocasiones la explicación no llega ni a la décima parte de la población que ha sido impactada por el bulo. Lo mismo pasará con esto que leemos en Maldita: “No, Tasuku Honjo, nobel de Medicina, no ha dicho que el coronavirus haya sido creado por el ser humano”. El desmentido será insuficiente y aún así generará dudas.

El futbolista coherente

Termino esta serie de suma de ideas con Pacheta, el ya exentrenador del Elche, que dejaba hace unos días esta lección de realidad: “Que no tengan prisa. Ni jugadores, ni agentes, ni padres, ni tíos, ni amigos. Volvemos locos a los futbolistas y a la élite llega uno de un millón. Estudiad, creced”. José Rojo, que no pilló los años de los sueldos locos en este deporte como jugador, sabe lo que cuesta vivir del fútbol y lo que se obtiene en la mayoría de las ocasiones. En su caso, su salida después de haber llevado al Elche de Segunda B a Primera, es en sí misma, una dura lección de vida en carne ajena.

Cada día que amanece…

No sé si el número de tontos crece, pero sí estoy seguro de que cada día que amanece vemos más tontos. Y no porque los busquemos: se exhiben sin rubor. Como los que se manifestaron en Madrid sin mascarilla asegurando que la pandemia es falsa y que las medidas para protegernos son para controlarnos. El tema da pie a muchos chistes pero no podemos perder de vista la gravedad del fondo: la protesta estaba promovida desde el entorno de la extrema derecha española, y aunque el fascismo no tuviera nada que ver, solo el hecho de que se extienda este escepticismo equivocado ya es preocupante.

Sí, seguimos pagando

“El CNI habría dado cobertura a la salida de España de Juan Carlos I y estaría ayudando en el dispositivo de seguridad que tiene el rey emérito”, leemos en El Nacional, y confirmamos que, efectivamente, seguimos pagando gastos que genera el padre de Felipe VI. No sabíamos hasta ayer dónde estaba, no sabemos qué hace, pero sí sabemos (ya lo intuíamos) que le pagamos la seguridad, cuando menos. Vamos, que sí hay mucha gente que sabía lo de los Emiratos Árabes, y si la mayoría lo desconocíamos es porque el velo mediático funciona pese a que la opinión pública (fuera y dentro) ya mira por los descosidos.

Se cree en la democracia o no se cree

Donald Trump no cree en el voto por correo. Dice que se puede manipular. Y a las puertas de un otoño complicado (votarán el 3 de noviembre) en el que el voto por correo será una opción real para muchos estadounidenses, la creencia del actual presidente es preocupante. Sobre todo, porque su intención es no facilitar los recursos necesarios para garantizarlo a quien quiera ejercerlo. Así, parece que Donald Trump no cree en la democracia: fue presidente sin quererlo, sin tener un discurso sólido y con el apoyo de la extrema derecha. De esos mimbres, estos cestos. Pero más temo los que vendrán.

Negre, ni youtuber

Javier Negre se ha quedado sin comentar en su canal de YouTube la manifestación de los que niegan la pandemia, y si fuera estadounidense estaría haciéndole la campaña a Trump, por supuesto. Pero no puede hacer ni una cosa ni la otra porque YouTube le ha cerrado el canal “por infringir la política de acoso, amenazas y ciberacoso”. Por lo general, la plataforma solo actúa “de oficio” en casos de pornografía, así que han sido los usuarios los que le han tumbado las emisiones. No soy partidario de coartar la libertad de expresión, pero a Negre ya le conocemos y sus contenidos, que firmaría Vox, están mejor sin emitir.

¿Qué pasa con Fortnite?

En este ritmo trepidante de consumo de contenidos que potencia Internet ni siquiera las grandes estrellas del medio sobreviven mucho tiempo. Así, Fortnite no es hoy lo que era hace solo un par de años, pero sigue siendo un juego con muchos seguidores que, ahora, no está disponible en las plataformas de Apple ni de Android para su descarga (en este último soporte es más fácil obtenerlo en otros espacios y que siga funcionando en el móvil). El motivo: que Fortnite ha desarrollado un sistema de pago que se salta a las plataformas y su mordida (un 30% del precio), lo que es injusto, básicamente, para el resto de desarrolladores.

Iglesias, saca las cuentas

Pablo Iglesias no quiere que Ciudadanos apruebe los presupuestos del Gobierno Español, del que forma parte, y al mismo tiempo, quiere echar al PNV del Gobierno Vasco. ¿Qué van a hacer PSOE y Podemos sin el apoyo del PNV? ¿O creen que el grupo de Aitor Esteban seguiría sosteniendo una mayoría tan frágil con Urkullu expulsado de Ajuria Enea? ¿Han hecho los números bien en Madrid? Igual sí los han hecho y prefieren una lehendakari socialista (porque tengo claro que a Mendia se lo van a ofrecer), reventar el Congreso y volver a convocar unas Generales, puede que con doble vuelta, como le gustan a Sánchez.

Un músico verdaderamente universal

Sigo con Iglesias, porque este es de los que lo aprovechan todo: con la muerte de Ennio Morricone le ha aparecido una oportunidad para hablar del antifascismo de Novecento… Y del suyo propio. Curiosamente, el responsable de prensa de Vox aprovechó también el deceso del compositor para sacar su bandera, en este caso, la religiosa, porque Morricone fue el autor de la BSO de La Misión. Así es la grandeza en la nueva normalidad y en la nueva política: te mueres y todos te utilizan para el tuit, para el guiño, para molar. Lo malo es que te tienes que morir para ser trending topic. Bueno, lo malo es Twitter. Directamente.

A Echenique, como a todos

Pablo Echenique volvió a dar muestras de ser el político español más sobrevalorado del momento cuando hizo suyo un vídeo del digital de Podemos (por lo menos, el que Podemos promociona en sus canales oficiales, en los que pide a sus afiliados que se abonen al medio) criticando a Vicente Vallés. Echenique no me gusta. Vallés me deja más indiferente que a la mayoría. Y sí, me parece mal que el político señale al periodista, igual que me lo ha parecido en todos los casos anteriores. Por eso lo critico. Los que dicen que solo señalamos a Echenique que se miren el ombligo y nos dejen en paz.

Así lo han querido

Tenemos elecciones en Euskadi, estoy bastante seguro de que la geometría variable de PSOE y Podemos va a acabar por enfadar a todos los partidos, por lo que tendremos elecciones generales en 2021, y porque toca también las habrá en Catalunya. Unas elecciones que, según El Nacional, ganaría ERC ampliamente. ¡Cómo no! El PdeCat sigue desmembrándose (ahora ha nacido un Partido Nacionalista Catalán y hay una amenaza de escisión) y parece que tampoco les importa ni a Puigdemont, ni a Torra, ni a Bonvehí. Una cosa era refundar CiU y otra, esto. Su travesía del desierto va a ser muy larga. Y con compañeros sospechosos.

Cuando el problema es la ley

Nadie quiere que ocupen su casa. La presión vecinal como en Portugalete está anticipándose a la acción judicial. Y ahora sabemos que en Baleares el fiscal superior de Baleares “autoriza a las fuerzas de seguridad a desalojar una vivienda sin intervención de un juez. Si los agentes ven la situación clara, están legalmente amparados para abrir la puerta y expulsar a los okupas, lleven allí el tiempo que sea. Incluso los pueden detener” (El Confidencial). “Solo se necesita que el propietario denuncie”. El resultado es que se “ha reducido el problema”. Vaya. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que lo solucionen.