Todo mal

Ya ha pasado Olentzero así que ya puedo volver a ser un poco malo e ir más allá del “todo mal. Todo” con el que acertadamente describe César Calderón la horrorosa foto de Instagram de Alberto Garzón frente a un gran árbol, con su bebé y su mujer, los tres con jerséis de lana, y un pie de foto que intenta huir de la celebración religiosa. La foto es desacertadísima, tiene razón Calderón, pero, claro, estamos hablando de un futuro ministro que va haciendo acopio de boato. Y para los de la piel fina: sí, uno de izquierdas puede tener arbolazos, familia tradicional y jersey de lana, pero también críticas por una comunicación política pésima.

Cuando tienes una visión corta

LaSexta se ha hecho pasar por una tele progre pese a emitir ficción ultraconservadora estadounidense, valorar a las periodistas por su físico, dar poder a presentadores bien relacionados con la derecha y ser el trampolín de Vox (como antes lo fueron de Podemos, es cierto). En este contexto, lo de Miguel Ángel Revilla como vendedor televisivo de crecepelos no es ideología, es freak-show. Pero ahí sigue él, dejándose sobar por mantener la popularidad soltando chorradas como: “Podemos decir que este país es ingobernable” (El Nacional). Lo será para los políticos de visión corta y sin cintura.

¡Ojalá!

La extrema derecha ya ha empezado a mover la idea de un “Spexit” (no les da el cerebro ni para encontrar un nombre atractivo), si esta toma forma y hay una corriente que la impulsa, nos encontraríamos en el mejor escenario para el independentismo: del mismo modo que la UE no va a dudar a la hora de acoger a Escocia mientras el sur de Gran Bretaña abandona Europa (porque habrá que ver a medio plazo cómo termina lo de Irlanda del Norte), Euskadi y Catalunya serían muy bien acogidas por Europa si lo que queda de España opta por seguir el camino del Brexit españolizado por Abascal.

Sí va calando

En una época en la que ya no bebemos únicamente vino tinto de Rioja y nos hemos abierto a los de Rivera, Toro, Francia, América y hasta Australia, es normal que los cavas que bebemos no sean solo catalanes, pero es innegable que las sucesivas campañas de boicot han impulsado el consumo de los espumosos “alternativos”: “Aragón ha pasado de 700.000 botellas vendidas en 2012 a 1.200.000 en 2018. (…) El cava valenciano pasó de tener una demanda de 1.500.000 millones de unidades en 2012 a otra de 8.000.000 en 2017. El extremeño cerró 2018 con 6.000.000 de botellas vendidas” (Magnet).

Ya sé que voy tarde pero…

Sé que estas líneas habrían sido más útiles antes del paso de Olentzero, pero como en muchos hogares vascos los Reyes Magos también se comen su mazapán y su medio vasito de leche, les dejo el post en Xataka sobre por qué no hay que hacer ciertos regalos aunque estén de moda: “Introducir un micrófono y/o una cámara en la casa de alguien poco ducho en tecnología que no ha pedido tal cosa no es un asunto menor”. Javier Lacort se refiere a esos dispositivos a los que hablas y te dan respuestas, ponen música o cuentan minutos. Y si los regalamos tendremos que explicar todo lo que pueden hacer.

Junqueras tenía inmunidad

Esto es lo más importante del ajetreadísimo día de ayer: Oriol Junqueras tenía inmunidad por su condición de electo para el Parlamento Europeo en el momento en el que fue juzgado y sentenciado por su participación en el proceso de independencia que ninguno llevó a cabo. Así lo ha determinado el Tribunal de Justicia de la UE. Y así Europa también ha ratificado que hablamos de presos políticos que entraron en la cárcel y siguen en ella por sus ideas, después de un juicio que se basó en lo que podían haber hecho y no hicieron… Y después de que el TJUE diga que Junqueras no debió ser condenado. Más claro, imposible.

España insiste en su error

Cómo ha reaccionado España a un varapalo judicial sin precedentes en el que Europa señala que un Estado miembro mantiene en la cárcel a políticos que no debieron ser condenados, quedará para la historia: “La Fiscalía ha dado una respuesta contundente a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Pide que Oriol Junqueras siga en prisión, se ejecute su inhabilitación de trece años y se le impida tener acta de eurodiputado”, leemos en La Vanguardia. Es decir: la fiscalía se pasa por el forro (no se me ocurre una expresión más amable) los derechos de un ciudadano y eurodiputado electo.

Y la justicia española, también

En este escenario, con la justicia española corregida de la manera más drástica por la europea, aparece por la derecha una nueva sentencia contra un político catalán: Quim Torra, condenado a año y medio de inhabilitación y 30.000 € de multa por no quitar los lazos amarillos a petición de la Junta Electoral. Por no quitar un símbolo de solidaridad con políticos que, hasta dicho por Europa, no deberían de estar en la cárcel. Y todavía hay más: porque Puigdemont y Comín también son europarlamentarios electos y no han sido juzgados, por lo que deberían de poder recoger su acta a pesar de la justicia española.

La gran vergüenza nacional

No va a ser fácil para algunos saber que los periódicos de todo el mundo con la suficiente visión como para valorar el calado de la sentencia europea, hoy están dando con la mano abierta a la justicia y política españolas. En El Nacional ya nos mostraron ayer cómo enfocaban en sus webs: la mayoría eran descriptivos (que ya les debería de provocar suficiente sonrojo) pero algunos iban más allá como Le Monde (“un gran revés para la justicia española”), Repubblica (“tiene que ser liberado de la prisión”) o The Guardian (“La sentencia supone un impulso para el movimiento independentista catalán”).

Han abierto el cajón de los más tontos

Y para colmo del esperpento, los ultras (empezando por Espinosa de los Monteros, siguiendo por periodistas necesitados de atención como Cristian Campos y terminando por el ejército de tuiteros para liberar España de la masonería), heridos en la soberanía española, lanzan su campaña para que España abandone la UE: “Spexit”, lo han llamado. No llegan al kilo ni para poner un nombre atractivo a su iniciativa idiota. Pero si quieren seguir que sigan. Yo lo tengo claro: Escocia tras el Brexit y la montaña de atontados que no distinguen si su bandera tienen o no aguilucho, nos marcan el camino.

Pero, ¿qué dices?

José Luis Martínez-Almeida se está convirtiendo en el muñeco de la izquierda que no duda en atizarle por su campaña, la nefasta gestión del asunto de Madrid Central o su pacto de gobierno con Ciudadanos y Vox, partido al que no duda en blanquear: “La extrema izquierda puede campar a sus anchas sin dar explicaciones a nadie mientras acoge a los golpistas en Cibeles y defiende a delincuentes como Alfon y Andrés Bódalo. ¿Por qué tenemos que blanquear a la extrema izquierda y demonizar a Vox? Lecciones de democracia, ni una”. Anotado queda: de Martínez Almeida, lecciones, ni una.

Cuidado con el Rey…

Felipe VI ya ha demostrado que manda más que su padre. Su intervención después del 1 de Octubre fue la primera. La última, sustraer al Congreso (y por extensión, a toda la ciudadanía) la segunda votación en la anterior ronda de para elegir presidente del gobierno español. Su papel es solo el de cumplir los plazos y las formas, si interviene estaríamos hablando de otro tipo de monarquía (y de sistema parlamentario) que nos gusta todavía menos. Así que en esta ronda tendrán que andar con cuidado especialmente en el PSOE para asegurarse de que habrá votaciones, que es de lo que va la democracia.

Hay que leer a Iu Forn

Iu Forn es de esos columnistas a los que hay que leer siempre. Esta misma semana ha sabido templar el clima hostil contra Rafael Ribó. El Síndic catalán ha sido señalado como “un xenófobo y un racista” por un corte que la caverna ha extraído de una entrevista con Josep Cuní (al que también le ha caído lo suyo). Forn exhibe y transcribe la exposición completa de Ribó, en la que se ve y lee un sentido distinto al que le están dando en España para justificar lo que, cada día más, es catalanofobia pura. No soy el mayor defensor de lo que sucede en Catalunya, pero lo de España no tiene ya ningún sentido.

¿Cómo va a ser posible esta España?

Una España que empieza a generar rechazo y termina generando fobia contra todo lo que no sea su centralidad es una España cada vez menos atractiva. Por eso aparecen partidos como Teruel Existe y desafíos menores como la formación de un grupo regionalista en el Congreso, o mayores como las reclamaciones independentistas vasca y catalana. El texto de Pedro Vallín (otro al que hay que leer siempre) de esta semana en La Vanguardia es clarificador: Madrid actúa como agujero negro, absorbe recursos y deja a cualquier región como “gregaria de la Corte”. Y al que no le guste, además, da palos.

Telecinco cancela Gran Hermano… Temporalmente

Al final, la presión ha podido con Telecinco. Pero no se perciben síntomas de arrepentimiento por haber gestionado de la peor manera el posible abuso sexual durante la temporada de 2017 de Gran Hermano: la cadena va a adelantar la emisión de Supervivientes hasta que se calmen las aguas, o lo que es lo mismo, hasta que los anunciantes vuelvan al redil. La presión sí ha surtido efecto en estos anunciantes, por lo menos, temporalmente. Porque esto es todo temporal y durará el cabreo lo que dure, el éxito lo que dure (de momento, muchísimo) y las dudas de los anunciantes… Lo que duren. Lo constante es la Telebasura.

Casado y Abascal siguen siendo pececillos

Casado se ha dejado barbita de experimentado y Abascal va de tipo duro por la vida, pero PSOE y Podemos se la jugaron bien a los dos con la composición de la mesa del Congreso: solo tuvieron que dejarles reducirse en su propio jugo. Es lo que pasa cuando ladras más que muerdes. Pero también es una muestra de a lo que están en la derecha: Casado y Arrimadas viven preocupados porque Abascal no les devore, y los de Vox saben que primero tienen que engordar al monstruo para que este luego dé mejores golpes. Lo de comer está a la derecha y lo de romper, en todos lados.

Vox solo entiende de una cosa

Casado se metió en la jaula del león convencido de que sabría domarlo antes de que le devore… Pero tiene toda la pinta de que no calculó bien el hambre de la bestia. Porque el de la mesa del Congreso es el menor de sus problemas: el propio Abascal ha anunciado en Twitter que apretarán en las comunidades donde PP y Ciudadanos dependen de Vox para gobernar. Así es la ultraderecha: solo entiende la política y la vida apretando, yendo más allá, rompiendo pactos y chantajeando para que las cosas salgan a su manera o se destruyan. Y ese es el juego al que decidieron jugar Casado y Rivera. Suya será la responsabilidad.

Pero, ¿qué dices?

Alguien tan presuntuoso que en Twitter se hace llamar Publio Escipición y que explica que un abuelo suyo fue diputado (sin especificar si lo fue durante las cortes democráticas o las anteriores), intentaba despreciar a Marta Rosique porque, según él, no estaba a la altura. A la altura, ¿de qué? Todos los parlamentos democráticos del mundo están abiertos a la ciudadanía. Esa es la grandeza de la democracia: que no hay que ser doctor en nada ni hablar varios idiomas, solo es necesario ser elegido o elegida. Tampoco importa la edad, el género ni el origen. Y al que le importe no ha entendido nada.

No es menos cierto que…

Bernat Dedéu recibirá muchos palos por su última columna en El Nacional, y aunque tengo la impresión de que le gusta meter los palos en el avispero, creo que tiene razón: quien reivindica algo es la persona más interesada en tomarse en serio su reivindicación, y no es menos cierto que la búsqueda de la originalidad en la causa catalana está infravalorando una serie de reclamaciones justas, desde la independencia a la libertad de los presos políticos. Las camisetas, las proclamas pretenciosas, los mensajes en las papeletas de voto en el Congreso, ¿sirven para legitimar o para todo lo contrario?

En Podemos solo hay tres personas válidas

Cinco años después de su irrupción y varias escabechinas internas después, en Podemos solo quedan tres personas válidas: Pablo Iglesias, Irene Montero y Pablo Echenique que, según leemos en El Confidencial, “se perfila como portavoz en el Congreso en sustitución de Irene Montero”, que irá al Gobierno. Una vez soltado el lastre de Errejón y otros que se fueron con él (y que no fueron capaces de nada), Iglesias, que se mantiene como líder mientras los demás van cayendo (ya ha visto bajarse del escaño a Rubalcaba, Rajoy y Rivera) proyecta la imagen de que solo le valen sus más leales seguidores.

¿Y qué sabrás tú?

El presidente de Ciudadanos en Catalunya, Carlos Carrizosa, respondió a la reclamación de “libertad” que hacían los parlamentarios nacionalistas con un “no pasó ni en las peores épocas del País Vasco”. Carrizosa demuestra saber muy poco. En las peores épocas del terrorismo en Euskadi (supongo que se referirá a eso) había muertos sobre la mesa todas las semanas, tensión en las manifestaciones de repulsa porque algunos defendían a los fascistas de ETA y salían al paso desafiantes, y miedo al pasar cerca de comisarías. Nada es comparable a la Catalunya de hoy, y quien hace la comparación es un ignorante o un manipulador grosero.

Otro que anda despistado

Una pregunta similar me hago ante Pedro Sánchez: ¿es un ignorante o se piensa que todos menos él somos tontos? No ya solo porque nos intente colocar “el relato” del fracaso de las negociaciones y la excusa para unas nuevas elecciones injustificables. También porque se atreve a decir, como explican en Público, que Felipe VI guarda los valores de la II República (sí, yo también he alucinado) y que Podemos es una especie de extrema izquierda con la que no pudo pactar. ¿Intentará pactar con los de Iglesias después del 10-N? ¿De verdad no se da cuenta de que los votantes sí percibimos lo que intenta?

¡Este sí que es listo!

Ángel Carromero es el ejemplo de todo lo que está mal en política. Un tipo que empezó en las juventudes, que no ha tenido empleo conocido en la empresa privada, ni valor reconocido en la cosa pública, pero que siempre está ahí. No solo eso: es que siempre está mejor. Desde esta semana es el nuevo director general de Coordinación de la Alcaldía de Madrid, un puesto con 90.000 € de sueldo al año, según Eldiario.es. ¿Qué ha hecho para merecerlos? En todos los partidos, por cierto, hay un Ángel Carromero o más de uno que siempre está ahí. También en los de la nueva política, aunque les fastidie admitirlo.

No hay donaciones para todos

Íñigo Errejón apostará también por las donaciones y los microcréditos para financiar su proyecto. Me cuesta creer que haya tanta gente dispuesta a dar o prestar su dinero para que dos partidos políticos monten sus campañas, sinceramente. Un modelo de negocio que se basa en la excepcionalidad (solo hay uno que pide esa colaboración ciudadana) no es un modelo de negocio como tal. Pero hay más: en Vozpópuli han buscado los datos de la campaña del pasado mayo (Más Madrid prometía transparencia sobre su financiación) y a las puertas de un nuevo proceso no han publicado ninguna cifra del anterior.

Tampoco hay más público potencial

68 millones de euros al año, lo mismo que el Manchester United, eso es lo que quiere sacar el Liverpool a Nike por su camiseta. Una pretensión que choca con el acuerdo actual que tiene con New Balance, según leemos en Palco 23. Cifras, una vez más, locas, y que las firmas deportivas tendrán que rentabilizar cobrando 100 € por cada réplica (ya ni siquiera es como la camiseta de los futbolistas) al aficionado de a pie. Y los clubs permiten este atraco a mano armada a su base social porque, simplemente, ya no hay más público potencial en el mundo al que impactar y colocar los productos o los partidos. Y lo saben.