La crónica que hay que leer (aunque fastidie)

No, Twitter no sirve para informarse, y si el acontecimiento es muy relevante, como lo que estamos viendo en Catalunya, todavía es menos adecuado. Multitud de personas que no saben estar calladas y que no tienen nada que decir generan un ruido insoportable. Por desgracia, tampoco he leído buenas crónicas periodísticas (completa y equilibrada, escrita por alguien que conozca bien el terreno y el tema) salvo algunas excepciones como la de Isabel García Pagán en La Vanguardia. La crónica que hay que escribir, y no creo que le haya sido fácil, en la que Torra es retratado como lo que parece: un incapaz.

Cotarelo vs. Rufián

Nunca me ha caído bien Gabriel Rufián y, ahora, en cuanto ha tenido que ponerse serio se le han visto las costuras. Pero la situación no está para ser fiel a las filias y fobias: ha sido capaz de pisar el suelo de Barcelona, llamar a la calma, rechazar la violencia con claridad y ponerse en la diana de quienes creen que el fuego y los adoquines sirven para algo. Desde luego, Rufián ha pegado mil vueltas a Ramón Cotarelo, que carga contra él de forma injusta e inconsciente, como todo lo que dice. Lo que me lleva a pensar que algunos medios también tienen que hacer autocrítica, esos que legitiman precisamente a los Cotarelo y las Rahola.

Casi nadie muestra la vergüenza mínima

El gesto de dignidad y valor de Rufián y la crónica de García Pagán son excepciones. Sobre Catalunya, la mayoría de lo que leemos y escuchamos es basura. Sobre todo, en Twitter, pero no únicamente en esta red social. En un mitin del PSOE (últimamente, todo pasa mientras alguien del PSOE da un mitin), José Luis Ábalos tuvo el morro de decir: “Lo que está produciéndose hoy en Cataluña es la consecuencia de una acción u omisión de la gestión de Mariano Rajoy”, como si Zapatero no prometiera lealtad al estatuto catalán antes de dejar que lo cepillaran y convirtieran en el germen de todo lo que vino después.

Pero nadie supera a Rivera

Albert Rivera ha basado toda su carrera política en el oportunismo: ser el antagonista de CiU, sumarse al euroescepticismo, aparecer como nueva política y, finalmente, aprovechar la debilidad del PP que le facilitó Vox. Ahora, a Rivera le estará costando entender que le vaya tan mal cuando la oportunidad es de oro: Catalunya arde a manos de los independentistas. Pero nada le funciona: es el perdedor oficial de las próximas elecciones y ya va a tumba abierta, con vídeos sorprendentes de él en primera persona frente a la tele, como si fuera lo último que le han recomendado en un taller de redes sociales.

Nos tocan a todos

La ausencia de crónicas fiables salvo excepciones como la que hemos señalado en esta columna, hacen que uno mire con recelo tanto la violencia extrema que se adjudica a los manifestantes como la desproporción sistemática de la que son acusados mossos y policías nacionales. Pero hay un hecho que nunca falla: cuando los periodistas son agredidos la parte agresora no quiere testigos y esa es una señal de alerta. En las batallas del fin de semana en Catalunya periodistas, reporteros y fotógrafos han sido atacados y detenidos. Nadie desea que veamos la verdad y eso, insisto, es lo más preocupante.

La explicación

El Gudari José Moreno tuvo que luchar por su libertad y la de sus conciudadanos en una guerra, ¿qué supondría para él un simple tuit? Nada. Pero el intento de Josu Estarrona de blanquear la nube negra que les cubre no logra pasar de largo: el parlamentario de Bildu comparó a Moreno con el militante de ETA Txabi Etxebarrieta, diciendo que también los de la banda armada eran gudaris. El ejemplo de que no es así es que el propio Moreno pudo haber empuñado un arma de nuevo pero supo distinguir entre un ejército legítimo y una banda de asesinos que nunca lograrán legitimarse.

Se llama Selección de Euskadi

Los mismos que blanquean tienen otra manía: la de toquetear para intentar apropiarse de todo a lo que llegan tarde. Por ejemplo, la selección de Euskadi. Del mismo modo que los gudaris tienen que ser los suyos (que no) porque los Gudaris de la Guerra Civil no lo eran, la verdadera selección vasca tiene que ser la de ahora porque cuando surgió la original ellos ni existían. Pero miren, no: no podemos ser el único país sin nombre porque algunos (minoritarios, por mucho ruido que hagan) no llegaron a tiempo. En octubre Argentina se enfrentará a Euskadi. No a “la selección vasca”. ¿O es que quieren ser como “la roja”?

En el otro extremo

Carlos Salvador quiso hacer una crítica al PNV en Twitter y le salió todo lo contrario. Primero, porque señaló como némesis de UPN a los nacionalistas vascos. Segundo, porque difundió una foto positiva para los jeltzales, la de Urkullu estrechando la mano al Papa Francisco. Tercero, porque sin quererlo puso el foco en el motivo de la visita: una propuesta humanitaria y bien acogida. Y cuarto y último, porque además señaló que esta proximidad a la Iglesia no está reñida con posiciones no enrocadas sobre el aborto y la eutanasia. Parece que Salvador sigue sin admitir la derrota y que eso le ciega. Allá él.

Sánchez, te toca

Una de las mejores crónicas sobre la propuesta humanitaria del lehendakari Urkullu la ha escrito Enric Juliana en La Vanguardia, pero le traigo a esta columna por otro motivo: su hilo estupendo sobre las consecuencias para España de la nueva situación política de Italia. En el país de más allá de los Alpes han logrado formar gobierno sacudiéndose a un Salvini que se queda fuera del foco. Europa respira y centra su atención ahora en España, donde Sánchez tiene la llave para parar unas nuevas elecciones que pueden reforzar a la extrema derecha. No vota Europa, pero los jefes de allí toman nota. ¿Lo hará Sánchez?

Reino, sí. Unido, no

En el Reino Unido la reina ha mandado disolver el parlamento en un momento clave para el Brexit. Ha tomado una decisión que en ninguna democracia realmente moderna podría ser tomada, ha dilapidado el crédito del parlamentarismo inglés, se ha puesto al servicio de un tipo que parece que está loco, como Johnson, y lejos de unir a sus súbditos, ha puesto a toda máquina la centrifugadora. Irlanda del Norte y Escocia están muy atentos para ver si es necesario dar un salto y alejarse, y la ciudadanía (empezando por sus representantes y los periodistas) se ha arremangado para echar un pulso y demostrar quién manda.

No es lo que hace, es lo que dice

Por supuesto, Vox sí aceptará los 9 millones de euros en subvenciones que le corresponden como partido político: si no es una formación ilegalizada por su ideología tiene derecho a cobrarlos. Pero en este caso lo importante no es lo que hacen, porque realmente nunca pensaron en dejar de poner las manos cuando el dinero cae, por mucho que en su argumentario digan que está en contra de esas subvenciones. Lo importante es lo que dice: miente y genera alarmismo ante un hecho necesario, que es mejor una política pagada por todos que una pagada por mecenas… Como tuvo Vox hasta las subvenciones.

¡Qué sorpresa!

Estoy siendo sarcástico, por supuesto, porque no me sorprende nada que Trivago posicione mejor a las empresas que más dinero pagan a la web en los resultados que ofrece, según FACUA. Por supuesto, debería de anunciar qué hoteles y ofertas son las promocionadas, y no caer en subterfugios como ordenar las opciones por “recomendadas” (por la web y en función de la facturación, y no por los usuarios y su experiencia), pero espero que a estas alturas por lo menos la sospecha de que este es el modelo de negocio estuviera extendida. Al final, lo más fiable de Internet serán los módulos de publicidad.

Facebook también dejará de escucharnos

Después de que lo hayan hecho Apple y Google, Facebook también admite que ha escuchado las conversaciones de sus clientes. En la red social aseguran que lo han hecho para valorar el nivel de las transcripciones de Messenger. Pueden poner la excusa que quieran y prometernos solemnemente con la mano derecha apoyada sobre la biografía de Mark Zuckerberg que no volverán a hacerlo, que no me creo nada. Un aviso más para que actuemos con inteligencia y no hagamos nada raro con una App. Se lo recuerdo: hoy con la tecnología todo es posible. Por eso yo siempre actúo como si me estuvieran escuchando.

El cambio climático ya está aquí

En lo cercano lo notamos con variaciones de temperatura extremas, pero en lo lejano también podemos observar claramente los efectos del cambio climático que hemos generado (y no solo por comer carne): el Okjökull, en Islandia, pasará a la historia como el primer glaciar declarado oficialmente muerto. Por desgracia, según La Vanguardia, en los próximos 200 años todos los glaciares acabarán de la misma manera. Ahora, que no nos vengan los paletos de turno, arrogantes como todos los ignorantes, a decir que lo del cambio climático es un cuento. Esto es real. Y los principales culpables tienen que pagar.

Todo lo peor del fútbol, en una foto

Mientras escribo esta columna desconozco si Neymar fichará por el Barcelona o por el Real Madrid, pero estoy seguro, como lo he estado desde que conocí al personaje y a su cohorte, de que este jugador representa todo lo malo del fútbol contemporáneo: una colección de intermediarios, un padre que comisionista por el morro, un futbolista hábil pero que no hace equipo, denuncias de acoso sexual y vinculaciones política con Bolsonaro… No se le puede pedir más a un tío que parece ajeno a todo mientras gana una millonada cada hora. El equipo que lo fiche cuenta ya con mi desprecio.

Populismo en mayúsculas

Si no ofrecemos sueldos atractivos a nuestros representantes políticos estos serán personas con mucho dinero y tiempo (volveríamos a la casilla de salida de la democracia representativa) o personas sin otras aspiraciones laborales. Difícilmente podremos atraer a la política municipal a ingenieros, profesores de universidad o funcionarios de carrera con sueldos que no les igualen, por lo menos, lo que perciben para meterse en más líos que no necesitan. Con la bajada de sueldos, Bildu (que también ha votado antes incrementos) tiende la trampa del populismo: algunos han caído y otros le están ayudando a desplegarla.

Iglesias, diga la verdad

Otro que tira de manual populista es Pablo Iglesias, que sigue empeñado en tocar poder (él personalmente, no su partido) de la mano de Sánchez y, si no, pincha el balón. Pero esta vez parece que no va a poder: los sondeos marcan otro descenso para Podemos en caso de repetición electoral, así que no va a atreverse, como hace cuatro años, a mandarnos de nuevo a otra campaña. Sánchez lo sabe y sigue dejando hacer, al más puro estilo de Rajoy, por cierto: si Iglesias quiere vender que será el Congreso el que decida si entra en el gobierno, que lo venda. Sánchez se ve ya presidente en segunda votación.

Buenas noticias

La puesta en libertad de Carola Rackete es una buena noticia para todos y todas: la humanidad queda por encima de la interpretación estricta de la ley que puede hacer un ministro de la extrema derecha italiana. Así que hoy me he reconciliado un poco con el Mundo gracias a la jueza que no ve delito en la actividad de la capitana que rescata a personas que arriesgan su vida huyendo de la peor cara del ser humano. ¿Debemos entrar en el problema de fondo y evitar que haya países controlados por mafias, expoliadores y extorsionadores? Sí, pero de momento el trabajo de quienes rescatan a los refugiados solo merece elogio.

Una gran entrevista

Bittor Arginzoniz es un personaje que despierta una gran curiosidad: un perfeccionista que obtiene uno de los mayores reconocimientos en su profesión pero él solo quiere seguir trabajando. Y Cristina Jolonch le ha hecho una entrevista extraordinaria en La Vanguardia, de esas que dibujan al personaje en pinceladas y que cumplen el sobado halago: “Para enseñarla en las facultades de periodismo”. Esta entrevista sí merece ser mostrada como un gran trabajo periodístico: da con el personaje y el momento, y deja a Arginzoniz que se haga un autorretrato ayudado por las preguntas.

Las trampas al solitario

Habría preferido que el Athletic no hubiese incorporado a Bibiane Schulze, igual que habría preferido que no lo hubiera hecho en los casos de Diarra o Laporte, por mucho que nos haya reportado en lo deportivo y lo económico el francés. En definitiva, me gustaría que mi Athletic no se hiciese más trampas al solitario, como bien apunta Iker Fernández en El Desmarque. Al mismo tiempo, me preocupa porque me pone frente al espejo el acertadísimo tuit de Albert: “Los argumentos anti-Bibiane me recuerdan demasiado al ‘eres español porque lo pone en tu DNI’”. Y sobre todo, me asombra la actual maquinaria de dar o quitar la razón.

Rivera sigue apostando por sí mismo

La nueva política la inventó UPyD, hay que reconocerle el mérito si entendemos la nueva política como los proyectos personalistas en los que los líderes apuestan siempre y únicamente por sí mismos. Después del desvanecimiento de los de Rosa Díez y el centrifugado de Podemos, ahora vamos con la ruptura de Ciudadanos, la más cruenta de las tres, si la memoria no me falla. En La Vanguardia hay una frase que me parece muy representativa: “La decisión ya está tomada”, en referencia a que Rivera será fiel a su plan de intentar superar al PP cueste lo que cueste. Pues parece que el coste lo va a pagar quien más tiene que perder.

Y tira balones fuera

Sobre su crisis, evidente, pero también potenciada por los medios españoles, Albert Rivera no ha tuiteado nada. Él prefiere hacerlo sobre la ruptura de España, los pactos de otros, y el terrorismo, como en su tuit sobre la “vergüenza” y el “escándalo” que supone que en Gasteiz se haya exhibido un cartel con la cara de Diego Ugarte, condenado por el asesino de Fernando Buesa y Jorge Díez. Partiendo de la base de que el cualquier homenaje a un asesino está mal, no está bien que Rivera acuse de indolencia a PSE y PNV, los partidos precisamente en el que militó y con el que compartió gobierno Buesa.

Ciudadanos ha perdido el norte

Parece que la falta de encuestas y sondeos preelectorales ha dejado a Ciudadanos sin rumbo. Hasta el punto de que la campaña sobre los “pactos de la infamia” que ha lanzado en Twitter le ha explotado en la cara, acusando al PSOE por ejemplo de ceder alcaldías en Catalunya a partidos nacionalistas con mayoría absoluta o, en el caso de Zigoitia, que el PSOE haya facilitado la alcaldía al PNV en virtud de su pacto global. Da la casualidad, como recuerdan en El Jueves (sí, la revista satírica se ha dado cuenta del ridículo naranja), de que la alternativa era un gobierno de Bildu. ¿Eso es lo que querían los de Rivera?

Lo otro lo tienen bien marcado

Aunque en las asignaturas de democracia interna y pactos Ciudadanos parece que no llega al cinco, hay una en la que sí tiene claro lo aprendido: en Córdoba, el ayuntamiento en manos de PP y los de Rivera ha tomado su primera medida, según Público, que no es otra que recuperar los nombres franquistas en dos calles y una plaza. En este tema no caben titubeos, balones fuera o sorpresas: lo primero es lo primero, incluso aunque los cambios del callejero estén amparados por la ley y aunque la Memoria Histórica cuente con un consenso y un crédito importantes. El régimen debe ser reparado.

Habrá más oportunidades

La selección española de fútbol ha abandonado el Mundial haciendo frente a una de las favoritas al título. Esta noticia sería portada en los medios deportivos y también en los generalistas si fueran jugadores y no jugadoras. El Mundial sigue y podremos disfrutar de buenos partidos, jugadas y paradas. Y el fenómeno del fútbol femenino, fútbol al fin y al cabo, también continúa creciendo: nunca más habrá un Mundial con jugadoras y un espacio tan exiguo en los medios. Los periodistas tenemos una responsabilidad y debemos ejercerla. Y si no, exigirla. Zorionak a Paredes, Lucía y Naihakari García, y Quiñones.