Vamos ganando

Hasta que el Kremlin empiece una guerra nuclear es evidente que vamos ganando: “Una Rusia debilitada por la guerra en Ucrania pierde pie en su esfera de influencia ante China” (El Confidencial). Y además Occidente (a quien ha declarado Putin la guerra) ha demostrado mucha habilidad dando la vuelta a la situación y convirtiendo a China en un factor desestabilizador para Rusia. No me cabe duda de que esta es una batalla que libran las y los ucranianos en el frente, y las y los grandes estrategas políticos y económicos del mundo desarrollado en la retaguardia. Y en medio, nosotros contra los colaboracionistas.

Abel, déjalo

El espectáculo de luces de Navidad en Vigo fue una mala idea desde el principio: el gasto ingente de energía para salir en el Telediario no compensaba y Vigo, desde luego, no se ha convertido en la ciudad a la que todos queremos viajar para hacer las compras navideñas. Pero Abel Caballero, del PSOE, sí se ha convertido en un político un poco friki y muy bien iluminado. Es lo malo de los errores, que si te empeñas en ponerles luz acaban brillando. Con el precio actual del kilowatio/hora aquella mala idea se ha convertido en un problema que Caballero sigue empeorando: “Suprimir el alumbrado navideño significaría que ganó Putin” (EPE).

“La okupación”

No sé si Begoña Villacís sabe lo que es “la okupación” pero sí nos ha dejado claro que le da igual que parezca que no tiene ni idea de lo que habla: desmantelar chabolas y ofrecer alternativas públicas de alojamiento es una gran noticia política. Enfocarla de una manera xenófoba (“mientras otros les abren las puertas”) y mezclarla con un tema de la agenda facha (“la okupación”) es una decisión que la política y su gabinete toman libremente para que el estado del bienestar (que es el que más favorece la convivencia y solo se alcanza con dinero público) quede arrinconado por el populismo y el oportunismo.

Otro ejemplo

La lucha contra ese populismo y ese fascismo incrustado en los mensajes no la libramos solo en Euskadi (donde reconocemos fácilmente a quienes justifican el asesinato selectivo), en Madrid o en Europa: “El Partido Republicano es un partido de psicópatas hijos de perra. Ayer el gobernador de Texas llenó un bus de inmigrantes sin documentos y los llevó a DC para dejarlos tirados y montar el número delante de la residencia de la vicepresidenta Harris”, tuiteaba hace unos días Diego Barros, profesor en una universidad estadounidense. Parece increíble, pero la redacción es fiel a los hechos. Esto ha sucedido porque hemos dejado crecer la mala hierba.

Yo digo “sí”

Estoy a favor de la propuesta de la ministra suiza de Medio Ambiente, Simonetta Sommaruga, que nos ha invitado a ducharnos “en pareja para reducir el gasto energético”. La idea no me parece, en absoluto, “controvertida” (La Vanguardia), sino un acierto. Porque hay que decir “sí” a la diversión, a jugar, a reír, a pasarlo bien y a empezar algo con lo que puedes terminar contento. Que hay mucha cabrona y mucho cabrón dispuesto a amargarte el día, aquí y en el Kremlin, y que la vida de pronto te suelta una hostia y para cuando quieres darte cuenta ya te ha soltado la segunda. Estamos aquí para pasarlo bien, que no se nos olvide.

«El paraíso»

La eliminación del impuesto de patrimonio en Andalucía ha supuesto una buena noticia para Isabel Díaz Ayuso, que no ha dudado en comentar la noticia en Twitter: “Andaluces: bienvenidos al paraíso”. En el PP no se esconden: gobiernan para los suyos y los suyos son los más ricos, los que más se benefician de esa supresión. El paraíso no es para los pobres que sostenemos el estado de bienestar en mayor proporción e incluso volumen. Eso es lo que hay que tener en cuenta antes de ir a votar. También hay que tener en cuenta, por cierto, que Catalunya y la CAV son las comunidades en que más ingresos recaudan con este impuesto.

Y a Catalunya

No sé si Bad Moon Rising dice la verdad cuando tuitea: “Bien, Jorge, cuéntanos sobre tu agradable experiencia. Y, sobre todo, cuéntame a mí por qué un tío como tú, que no vive aquí, y que hasta ayer no había venido ni a comer calçots, cree saber más sobre la educación de mi hija que yo, que llevo toda la vida viviendo en Barcelona”. Es lo malo de tuitear con avatares graciosos y de temas universales. Pero Jorge Martínez, de Ciudadanos, sí tuiteó esto después de manifestarse por el español en Catalunya: “Me llevo una muy buena experiencia de mi primer viaje a Cataluña. Muchas gracias a todos los que han acudido a hacerse escuchar”.

Una gran lección

En el Reino Unido están tan acostumbrado a dar al mundo lecciones culturales (obviando Irlanda del Norte, las colonias, lo espoliado y las grandes familias aristocráticas) que no se han dado cuenta de que esta vez han hecho todo lo contrario: “Hay que reconocer que los ingleses están dando al mundo una lección de ranciedad”, tuiteaba la periodista Yolanda Gándara. Y no puedo estar más de acuerdo: el interminable funeral de Isabel II ha resultado también injustificable y, de paso, nos ha dejado una colección de jefes de estado por herencia que han acudido como si fueran muñecas y muñecos de porcelana de otro tiempo.

La fotografía

Los planes, las ceremonias, la pompa, el tour de la muerta y las horas de televisión que respondían a una curiosidad mal entendida (pero qué sabré yo) han merecido la pena, no obstante, a cambio de la foto en la que Felipe VI aparece en el extremo de un banco como si nada fuese con él (la pose que mejor le sale), a su izquierda, Letizia Ortiz, muy seria (como si el mundo le molestase), y a la izquierda de esta, Juan Carlos I y Sofía de Grecia riéndose de vaya usted a saber qué chiste de viejo monarca. El humor de la clase más alta es así. Esa foto es estupenda porque representa como ninguna la inutilidad de los cuatro.

Pero qué preciosidad

“Do Kwon, creador de las criptodivisas Terra y Luna, se da a la fuga”, titulan en La Vanguardia. En otros blogs, sobre todo las especializadas en información (positiva) de criptomonedas (que buscan tus dólares o euros contantes) matizan: “Niega haberse fugado, pero no se sabe dónde está” (Hipertextual). Lo que tampoco es posible es conocer su fortuna, aunque es evidente que será una millonada infame e inmerecida (ha hecho perder sus ahorros e inversiones a miles de personas) incluso después de haber quebrado su proyecto. Y ahí puede estar, precisamente, la clave de bóveda: por qué la mantiene, dónde y cuál es la procedencia exacta de su dinero.

Un buen reportaje

Cuando el periodismo es útil de manera tan sencilla es bueno: “Alimentos básicos en el súper: repetimos la compra de hace un año y pagamos un 55% más”. El titular incluso de Nius es suficientemente gráfico (sin “clickbait” ni subterfugios). Y yo realmente tengo poco más que añadir: “Hace un año el pack de ocho yogures naturales costaba 1,99 euros. Hoy su precio es de 2,24. El brick de leche es también 20 céntimos más caro y hasta 70 céntimos se ha incrementado el kilo de café. Todo, o prácticamente todo, ha subido y lo sigue haciendo”, escribe Cristina Herráez de un modo que cualquiera puede entender.

Treintañeros hacinados

No es un grupo de música pop, es la realidad de muchas personas que han alcanzado la treintena pero no tienen una pareja estable con la que compartir los gastos de una casa. Compartir casa, a lo que algunos llaman ahora “coliving” es la manera en la que muchos consiguen salir de la de sus padres y madres o tras una ruptura con su pareja: “La media de edad de las personas que comparten piso es de 31,8 años”. “Casi el 60% de quienes comparten piso son ellas, lo que demuestra que la brecha salarial existe”. “La mayoría de los que comparten son andaluces y madrileños” (El Blog Salmón).

Pero todos vamos a pasarlo mal

El siempre recomendable Xavier Peytibi, entre otros, ha relativizado en El Periódico de España esos mensajes apocalípticos que hemos oído en las últimas semanas a líderes europeos: “Es el fin de la abundancia”. “El fin de la despreocupación”. “Harán falta sacrificios”. “El invierno va a ser largo y durísimo, con mucho sufrimiento”. Peytibi explica que “algunos líderes pueden intentar blindarse”. “A menos incertidumbre, menos quejas airadas cuando lo notemos en nuestros gastos, comida, gasolina, familia”. Mario Saavedra avisa: “Pueden contribuir a una profecía autocumplida. Que el miedo lleve a la parálisis del consumo y la inversión”.

Sí, tiene que ver

Es evidente a estas alturas de que el acceso a la información que permite Internet no ha solucionado la brecha cultural. Al contrario: ha creado nuevas. Porque Internet también ha permitido el acceso a contenidos de mierda que empoderan a quienes son capaces de creer cualquier cosa, como lo que vaya a decir Toni Cantó en una televisión que se sitúa ideológicamente entre la derecha y la pared. Incluso tenemos que convivir con mentecatos de este estilo: “Un evento terraplanista en un cine de Barcelona agota todas las entradas” (La Vanguardia). A 18 € la butaca y con un espectáculo de magia, incluido, para más señas.

Todo de pago

La crisis afecta a los pobres, que nadie lo dude. Si eres ultramillonario vas a seguir siéndolo, incluso más, como ha sucedido durante la crisis por la pandemia. Si todo sube y la inflación se dispara en todo el mundo los de las Big Four y similares ya sabrán blindarse: Twitter, Facebook, Instagram e incluso WhatsApp ya preparan funcionalidades de pago: editar tuits será solo para los que paguen, y acabar con la publicidad en las plataformas también será posible si pagas. Ya sé que en WhatsApp no hay publicidad, pero parece que esto cambiará junto a la aparición de la opción premium. Pasar por caja va a ser trending topic queramos o no.

¿Y a mí que me importa?

Soy tan viejo que pasé de Eurovision porque era un espectáculo para viejos y ahora lo hago porque es para la gente joven, así que no sé si el tercer puesto de Chanel en el concurso es justo porque no he visto su actuación completa y del resto, nada. Pero sí sé que la España eurovisiva, como las otras, también se ha roto: la izquierda despreció a la cantante cuando fue elegida por los expertos de RTVE (con gobierno de PSOE y Podemos), y ahora la derecha pone a Chanel en valor mientras la renovada izquierda (que en un año se actualiza), a golpe de veleta, intenta recolocarse entre Twitter y la televisión, con el feminismo de fondo.

Ya ha pasado todo

Parece que Juan Carlos I volverá a España antes de final de mes, y lo hará, no puede ser de otra manera, rodeado de sus más fieles amigos y como como el ricachón y vividor que es. Después de la primera foto, que será buscada con ahínco, y las primeras crónicas, todo volverá a ser como antes: el emérito hará vida en España y donde le venga en gana con las únicas limitaciones que las de su propia edad. Lo que peor llevo (porque siempre supe que saldría ileso) es que parte de la fiesta, aunque haya quedado acreditado que tiene una fortuna millonaria de origen entre incierto e indignante, la pagarán nuestros impuestos.

Gana España

El impulso independentista en Catalunya ya no es tan preocupante para España: la llegada al poder de ERC, para sorpresa de nadie, ha templado las calderas., y son las y los votantes de Junts y la CUP los que más se aferran ahora a ese sentimiento que, por lo que cuentan en La Vanguardia y muestra César Calderón en Twitter, ya no es efervescente. El modelo catalán de sociedad vira hacia la moderación en cuestiones punzantes como el castellano en las aulas, o más simbólicas, como la candidatura conjunta (con España) para los Juegos Olímpicos de Invierno. “El perfil de independentista: Hombre, viejo y rico”, destaca el consultor.

Rusia está perdiendo la guerra y eso es preocupante

Rusia está perdiendo en todos los frentes la guerra que empezó invadiendo Ucrania. La OTAN está más reforzada de lo que ha estado nunca, aunque el uso de materias primas rusas siga siendo hoy una necesidad y con ello las sanciones económicas les erosionan menos, Europa está preparándose para sustituirlo a medio plazo, hoy día solo les defienden los frikis, y lo que más duela a Putin: Ucrania está ganándole sobre el terreno con armamento del resto del mundo. Lejos de tranquilizarme, este ogro herido me da más miedo porque nada impide llevarse el mundo por delante a quien se siente derrotado.

Uno de los nuestros

Ser del Athletic te cambia la forma de ser y de vivir: lo haces con tus propias normas, lo haces contra todo y todos si es necesario ni te importe, lo haces con un plus de idealismo y fe, y lo haces admirando a quien tiene su estilo o a quien hace del romanticismo su forma de vida. Por eso la despedida de Mark Noble del West Ham United, el club de toda su vida (además de dos cesiones de juventud), nos importa. Porque es alguien que ha luchado por algo que ha creído y que ha logrado hacerlo en el sitio en el que más lógica tenía para él ese esfuerzo. Noble es uno de los nuestros porque se retiró llorando en su campo, en su casa. ¡Qué manera de vivirlo!

El pasado

Al final, el Sinn Féin puede haberse salido con la suya porque no queda muy claro si el borrado que han hecho en su página web ha sido selectivo o generalizado, pero nadie duda (básicamente, porque lo ha reconocido una de sus portavoces) de que ha sido real y que el partido político ha eliminado unas cuantas referencias pasadas a Rusia y la OTAN que en este extraño presente podrían no resultar muy adecuadas. Y si no les preocupa lo que dijeron sobre estos temas en concreto sí parece que les preocupa lo que han dicho sobre estos y otros, en general. Pero el pasado sigue ahí aunque lo borren de su web, como el de todos los partidos.

No aprendemos

Vladímir Putin no va a parar. No va a hacerlo en Ucrania en breve pese a que a veces lo parezca (estoy seguro de que solo es una maniobra de distracción mientras sigue bombardeando el país). Y no va a hacerlo en Europa: “Rusia también advierte a Bosnia sobre un posible ingreso en la OTAN: ‘Responderemos’” (El Independiente). ¿Debe la comunidad internacional esperar a esa respuesta para dar la suya? ¿Seguiremos comprando el gas y el petróleo rusos entre una invasión y otra? ¿Los partidos políticos con remilgos hacia Rusia (ellos sabrán por qué) van a mirar a otro lado una vez más? Pues es Rusia, precisamente, la que está legitimando la OTAN.

“Disruptivo” como sinónimo de algo peor

La OTAN parecía innecesaria… Hasta que Vladímir Putin invadió Ucrania, amenazó al resto del mundo con usar su arsenal nuclear e intentó involucrar a China después del apoyo de Irán. Estamos despertando del sueño antibelicista a bombazos y quien no quiera verlo tiene un problema añadido al que tenemos como civilización. Desde estas certezas cada vez llevo peor que me recomienden lecturas como la entrevista a Lanxin Xiang en La Vanguardia, que es muy disruptiva, es cierto, pero no para bien: cualquier leve justificación de la masacre iniciada por Putin me parece reprobable, y cualquier aplauso, despreciable.

No hay que irse lejos

Hablamos mucho de los ataques a los Derechos Humanos que estamos viendo en Ucrania, a unas pocas horas de avión. Pero también podemos asistir a cómo se pisotean consensos básicos a poco más de media hora de vuelo: “Feijóo recula tras negar que la violencia vicaria sea violencia machista” (El Periódico de España). Lo del nuevo líder del PP va a ser un caso de estudio: ni siquiera ha sido designado como presidente y ya está tomando decisiones erróneas por no querer separarse de la extrema derecha (a la que, de hecho, ha metido en un gobierno). Está claro que Galiza no está en el foco informativo.

Una competición adulterada

Es domingo, día de fútbol, aunque con los horarios tragicómicos que impone la Liga apenas se note ya. Da igual: nosotros hablamos de ello aunque solo sea para no olvidar un tema que saltó a principios de la semana para que quedase eclipsado por la Champions, la Europa League y la jornada del fin de semana: “Lo del límite salarial del Barça es para que no jueguen la siguiente temporada de La Liga. Es escandaloso lo adulterada que esta la competición. Es imposible que un equipo pueda jugar en condiciones de igualdad”, tuiteaban desde una cuenta que homenajea a Pichichi, y ha sido el mejor resumen que he encontrado.