Un mal cristiano

Es necesario ser mala persona y mal cristiano para utilizar un asesinato en una iglesia y, con él, azuzar el odio al diferente: “Unos les abren las puertas, otros los financian y el pueblo los sufre. No podemos tolerar que el islamismo avance en nuestro suelo”. Esto es lo que tuitea Santiago Abascal y lo que aplauden los descerebrados de extrema derecha. Un discurso xenófobo que hay que señalar expresamente y contra el que hay que posicionarse. Y quien evite la confrontación por cálculo político, porque justifica ese razonamiento o por ambas cosas pasará al bando colaboracionista automáticamente.

Aguantamos demasiado

Estoy bastante seguro de que aguantamos demasiado. En concreto, aguantamos demasiado a los idiotas. Aguantamos demasiado a fascistas que con sus tuits deberían de enfrentarse a un proceso judicial por incitación al odio, y a mentecatos incapaces de distinguir entre un agresor y un agredido, entre un régimen autocrático que colabora con la extrema derecha mundial para desestabilizar a Occidente y una democracia heredera de un sistema comunista. Ignorantes peligrosos como Pompeyo, acusado de mandar cartas bomba, de herir a un trabajador de la embajada ucraniana en España, y de defender a Rusia en Internet.

Todas y todos lo vimos

Todas y todos vimos los excesos de muchos policías nacionales que cargaron contra la ciudadanía catalana aquel 1 de Octubre. Ciudadanía que solo quería votar y que, en todo momento, se manifestó pacíficamente para evitar que las fuerzas del orden impidiesen un referéndum de autodeterminación no vinculante. Aquella violencia directa vino precedida de otra, estructural, que se fue cebando al grito de “a por ellos” y con declaraciones irresponsables de políticos, periodistas y contertulios. Ahora, un juez ve indicios de delito en aquella actuación desmedida, y aunque llegue tarde solo espero que llegue hasta el final.

“Lo va a hacer Rita”

Rita Maestre será la candidata de Más Madrid al ayuntamiento de la capital de España. Y como no tiene que gobernar ha decidido lanzar su campaña cuatro meses antes de las elecciones. Una campaña directa: “Lo va a hacer Rita”. Directa y acertada: pone directamente a la persona en acción, llama la atención, apela al humor (eso siempre es positivo) y al movimiento. Más Madrid acierta aunque arriesga dejando fuera de su alcance a un segmento más maduro que demográficamente es muy importante y culturalmente tal vez no se vea interpelado por ese argot. O sí. En cualquier caso, la campaña mola. Y eso también importa.

Dadme más como Al Gore

Al Gore prefirió dejar gobernar antes de poner en tela de juicio el sistema democrático estadounidense. Después de aquella derrota electoral que siempre quedará en el alero, se ha dedicado en cuerpo y alma a denunciar las atrocidades que estamos haciendo contra nuestro planeta. Y ahora que el cambio climático le da la razón con empeño, el exvicepresidente se muestra más impetuoso que nunca cuando denuncia, como esta misma semana, que ningún líder mundial está actuando a la altura de lo que demanda la crisis ambiental, que se acerca a un “cataclismo global”. Yo también creo que no es alarmismo, que es la realidad.

Una buena noticia

Esta en República me ha parecido una buena noticia: “El soberanismo moderado catalán irá junto a las elecciones municipales”. Quien ha puesto en marcha la iniciativa sabe de política, sabe lo importante que son las y los concejales, las alcaldesas y los alcaldes, y por eso inicia el camino en las elecciones municipales, dejando claro que no solo piensa en parlamentarios, presidents o diputados a cortes españolas o en Bruselas. Además, ERC es hoy un lobo con piel de cordero que ocupa el centro nacionalista del tablero político catalán, un espacio que necesita una fuerza propia natural que debe refundarse, y parece que en ello están. Por fin.

Todo lo que está mal

En el rincón contrario, este tuit de Abc contiene todo lo que está mal en la política española: “Santiago Abascal defiende ‘la necesidad de una movilización permanente y masiva hasta la expulsión del autócrata Pedro Sánchez del poder’. Síguelo aquí en directo”. Está mal, para empezar, que un medio de comunicación legitime un discurso que está mal porque Sánchez no es un autócrata, como sí lo es Putin, el amigo de los partidos de extrema derecha de toda Europa. Está mal mostrar a los ultras con fotos amables y patrióticas. Y está mal elevar a acontecimiento una reunión de fachas que hacen del insulto su bandera, literalmente.

Y algo que está bien

A las y los ultraderechistas se les trata de una manera completamente diferente a la que lo han hecho Abc y el PP, todo sea dicho. “Alemania prohíbe la entrada de por vida a la falangista Isabel Peralta”, es la noticia de El Español que ha llegado a la portada de Menéame. Y me parece bien lo que hacen en Alemania, donde conocen el peligro de la extrema derecha. También lo conocen en esa España que gobernó Franco a golpe de sable. Pero en el país teutón parece que no quieren repetir experiencias trágicas y en el que nos ha tocado de vecino del sur parece que no les importa desandar el camino al abismo.

A tope. Pero hasta el final

“Las horas extras son un mal del sistema laboral español. El 49% de ellas no se remunera. En total, hasta 13 millones de horas que se trabajan al mes en España no son pagadas por las empresas, lo que se traduce en uno de los fraudes laborales más grandes”. (Magnet). Claro que me parece bien que el ministerio español de Trabajo, por fin, quiera acabar con este abuso. Lo que no me parece coherente es que lo haga en plena precampaña porque en las sedes de PSOE y Podemos, como en las oficinas de Sumar, es probable que estén superando el número de horas de trabajo sin remuneración o compensación posible hasta verano de 2024.

Game over

Con Elon Musk se cumple eso de que puedes engañar a mucha gente durante poco tiempo o a poca gente, durante mucho, pero que no es posible engañar a todo el mundo todo el tiempo. Solo los muy envenenados siguen viendo en él a un Leonardo Da Vinci de nuestros días y a un visionario. La mayoría, por suerte, solo vemos ya al sociópata que, borracho de dinero, pierde millones a espuertas por su propia torpeza. No solo en Twitter: las acciones de Tesla valen un 72% menos que hace un año, ya hay más oferta que demanda, sus coches no son subvencionables en EE.UU. y hasta el mercado de segunda mano de la marca ha caído.

Él lo sabe

José Barrionuevo sabe muy bien lo que dice. Posiblemente, lo sabe todo o casi todo de la guerra sucia contra ETA y contra la democracia. Pero lo que sabe perfectamente es que es impune, por eso lo dice, por eso lo cuenta, por eso ni se azora cuando habla de secuestros, asesinatos, guerra y lo que todo esto tiene en común: miedo y dolor. El problema que tenemos con Barrionuevo, con el “señor X” del PSOE (el PSOE que acaba de celebrar 40 años del primer gobierno socialista como si el GAL no hubiese existido), no es solo lo que hicieron: es lo que saben que no van a hacer contra ellos. Es la puta impunidad española.

Un tipo peligroso

Ni la picaresca, ni las cunetas, el mayor pecado de España (que está vinculado con lo anterior) es la impunidad, como la que siente José Barrionuevo y como la que permite a la extrema derecha manifestarse, votar a los suyos y tuitear gilipolleces negacionistas sobre el cambio climático, como ha hecho Abascal intentando posicionarse contra Pedro Sánchez: “Sánchez miente. Pero la mentira no es invención suya, solo la repite por obediencia a esa secta de poderosos y fanáticos que están arruinando a las clases medias de Europa. Y citan a ‘la ciencia’ sin soporte alguno, como los charlatanes, para atizar el terror y lograr la sumisión”.

El más grande

El impune más grande en España desde que la familia Franco disfruta de casi la totalidad de lo robado, es Juan Carlos I. ¿Me creo a Corinna Larsen cuando dice que el jefe del Estado español, en el ejercicio de su cargo, llegaba muy contento con bolsas llenas de billetes? Pues, por lo menos, no niego la mayor como sí están haciendo otros medios, algunos autoproclamados como muy modernos, que se empeñan en dibujar a la amiga del Rey como una despechada con intenciones. De momento, tenemos muchos indicios para considerar plausible lo que cuenta ella e imaginar que follaban sobre la cama después de esparcir los billetes.

¡Ay, Pablo!

Igual que Obama ha vuelto para echar una mano al Partido Demócrata, Pablo Iglesias hace lo propio con Podemos. Y de su discurso lo que más me ha llamado la atención son, precisamente, sus contradicciones: además de la evidente, que es la de rechazar ahora su propia elección para la sucesión (Yolanda Díaz), me llamó la atención su actual defensa de la estructura de partidos (que tanto criticó como contertulio) y del municipalismo (cuando él mismo vetó la marca Podemos en las primeras municipales y forales en las que participó ya como líder de su propio partido). Y lo que nos quedará por ver.

Un Estado fallido

EE.UU. es un estado fallido: el gobierno de la nación es incapaz de garantizar los servicios públicos más básicos a una población que se siente desamparada, y la política está polarizada entre neoliberales que parecen razonables por descarte y una extrema derecha que tiene a Trump como mejor reclamo y que, para sorpresa de Europa, “avanza entre las minorías” (EPE) de tal manera que los análisis aventuran que habrá una mayoría republicana en el Congreso, en las llamadas “Midterm Elections”, o elecciones legislativas de mitad de mandato. EE.UU. está lejos no solo en lo geográfico, cada vez más en lo emocional y, sobre todo, en lo comprensible.

No vamos a ceder

No podemos ceder ni un milímetro ante los hijos de puta. Tenemos que ser claros y directos, tanto como firmes. Así que con esa premisa y llegados a este punto de la invasión rusa sobre Ucrania y de venganzas del Kremlin contra población civil, solo puedo estar de acuerdo con este tuit de Ángel Villarino: “Tratar de destruir un puente estratégico por el que entran las tropas que invaden tu país no es terrorismo. Lanzar bombas en edificios residenciales y parques públicos donde solo hay civiles sí es terrorismo. Y poner las dos cosas en un mismo plano es fanatismo”.

Y detrás de esto, Putin

Vladímir Putin no solo es un dictador sanguinario con su propio pueblo y aquellos a los que considera inferiores y por eso asimila o aniquila. También es un gran desestabilizador que ha mostrado repetidamente una importante relación con la extrema derecha occidental, de EE.UU. a Hungría, que ha hecho un camino muy unido. Así que cuando vemos a Trump en su avión privado animar a Santiago Abascal, rodeado de firikis, posiblemente estemos viendo parte de la obra del Kremlin. Una obra financiada con nuestro dinero a cambio de gas y otros combustibles. El mundo interconectado también era para esto.

Igual de injustificable

Soy periodista. Solo puedo estar a favor de la libertad de expresión. Pero, sí, me parecería bien que empurasen a quienes cantaron “vamos a volver al 36” en el acto de Vox y, a poder ser, también a quien les contrató, les dio un micro y les cedió un público para su propaganda. Por desgracia, sabemos el suelo que pisamos y que Arturo Puente tiene mucha razón con su tuit: “Hay que reconocer que, en un país donde hay músicos condenados a prisión por sus letras, salir en un escenario a cantar ‘vamos a volver al 36’ sin ningún miedo demuestra un conocimiento muy preciso sobre las instituciones judiciales”.

Sí, están para que nos riamos

Miguel Gila nos animaba a que combatiéramos al fascismo con la risa. Y no se me ocurre mejor momento para empezar a hacerlo que el desfile de disfraces ridículos que Vox montó en el mismo acto en el que avisaron unos cantantes desconocidos: “Vamos a volver al 36”. La foto es perfecta para los chistes, la actitud seria de quienes portan los trajes resulta tronchante, pensar en que se vieron de esa guisa y siguieron pensando que era buena idea salir al escenario a reivindicar cualquier cosa de fachas con el terciopelo barato y las barbas que se caen solas es hilarante. Ojalá insistan en ese error.

Y Junts está fuera

Junts, como la CUP, Ciudadanos y Vox, se ha quedado fuera del Govern de la Generalitat. Lo ha hecho por decisión propia. Y al hacerlo, además, ha dado alas al posibilismo y al autonomismo que ahora lidera ERC, significativamente, el partido aliado de Bildu (que busca la misma combinación para la CAV de izquierda abertzale, alguien de la vieja escuela de EA, socialistas y de Podemos). ¿Es bueno para Junts? ¿Es bueno para Catalunya? ¿Es bueno para el independentismo? Desde luego, este es otro error más de ese espacio nacionalista catalán (importante y necesario) que no se identifica con ERC y menos con la CUP, ni quiere hacerlo.

La pólvora del rey

Si Núñez Feijóo mantiene el calendario de pulsos que Pablo Casado dejó clavado en la pared de su despacho, en Génova 13, y el PP sigue ganando elecciones autonómicas, la española será una sociedad cada vez más subsidiada: después de que PSOE y Podemos se la hayan pegado, y bien, en Andalucía, el gobierno español ha activado una nueva batería de medidas basadas, simplemente, en la inyección económica, en los anabolizantes económicos, en tirar con pólvora del rey o en la primera solución que ofrecen en El Rincón del Vago de la política. ¿Está bien que bajen el IVA de la factura eléctrica? Mejor estaría frenar la ambición de las eléctricas.

Si pierdes, convences a más y vuelves

Una lección muy diferente de la derrota electoral es la que aprendió y, de paso, enseña el Scottish National Party al mundo: “Nicola Sturgeon insiste en que celebrará un nuevo referéndum de independencia este Octubre. ‘El pueblo escocés ha elegido un parlamento comprometido con otórgales poder de decisión y eso debe respetarse’. El gobierno británico ya ha declarado que no autorizará la consulta” (The Political Room en Twitter). Ya llevamos avisando, también en esta columna, que especialmente desde el Brexit se ha activado la conciencia nacional escocesa y, sin aspavientos ni violencia, van a por la victoria final.

Señoros

Por alocado que parezca hay quien quiere importar a Europa el gravísimo problema que tienen en EE.UU. con su interpretación del cristianismo. Y después de todo lo que hemos visto, de la victoria de los retrógrados, ya no podemos tomarnos a broma nada, ni siquiera la manifestación contra el aborto que encabezaron nada menos que Santiago Abascal y Jaime Mayor Oreja, entre varios otros hombres mayores que quieren decidir sobre el cuerpo de las mujeres jóvenes. La foto, que comenta Edu Galán y publica El Mundo, es suficientemente elocuente: o ellos o la cordura. No podemos dar nada por hecho.

Correcto

Me parece correcto que investiguen a las personas instigadoras y que, además, de manera directa o indirecta, se llevaron cacho en la operación que acabó con la Supercopa de España de fútbol convertida en un espectáculo para que los ricachones de Arabia Saudí vean ganar a Real Madrid o FC Barcelona. Gerard Piqué (al que se le acumulan las carpetas marrones) y Luis Rubiales podrían ser acusados “por los delitos de administración desleal y corrupción” (República). El presidente de la Federación, cómo no, echa la culpa a la prensa y Tebas (otro poco recomendable) y se refugia en los ingresos que ha logrado para su entidad.

¡Qué casualidad!

“El PSG ficha a Qatar Airways como patrocinador principal por más de 60 millones por temporada. La aerolínea sustituirá a partir de la próxima temporada a la cadena hotelera Accor Hotels, ‘main spsonsor’ del club desde 2019-2020. El equipo parisino llevará el logo de la empresa en las camisetas del primer equipo masculino y femenino”, leemos en 2Playbook. Evidentemente, no es una casualidad, como tampoco es que la cadena hotelera fuera la elegida por la organización del mundial en Qatar, precisamente, como principal red de acomodación. Y lo sabemos todos, empezando por quien lo permite y quien lo deja pasar.