Qué puta desgracia

Lo que está haciendo el gobierno ultra de Israel es una puta desgracia mundial que no podemos seguir permitiéndonos. La foto que ha elegido Oscar Mijallo para ilustrar su tuit, con dos niños abatidos bajo los escombros, desgarra. Y su mensaje araña por dentro: “Netanyahu sabe que cuantos más muertos haya en Gaza más protestas habrá en Estados Unidos y que las protestas perjudican más a Biden que a Trump, su gran aliado. En noviembre hay elecciones en USA… Me temo que habrá muchos muertos en Rafah”. Niñas y niños asesinados por necesidad política. Quien no haga todo lo que pueda por pararlo es culpable de que siga sucediendo.

Y qué vergüenza

Vergüenza debería de dar a quienes aprobaron la ley de vivienda antes de una campaña solo para tener un argumentario electoral las consecuencias de su obra: “El precio de la vivienda sube un 7,4% en abril: así está por capitales” (Expansión). Y todavía hoy las y los representantes de la izquierda en las tertulias de televisión y radio siguen hablando con suficiencia del problema, como si el gobierno español no hubiese tenido mayoría y tiempo suficiente para hacer una normativa efectiva, útil, que fomente la oferta en vez de retraerla, y que explique la realidad del problema, en vez de buscar el titular, el tuit y el voto.

Alguien sí lo ve

ERC fue uno de los que votaron a favor de esa ley, junto a Bildu y el gobierno español de coalición. Después, el partido del president Aragonès se descolgó por la invasión competencial evidente de la norma, pero seguía teniendo capacidad ejecutiva para aplicarla. Sin embargo, algo no ha debido de ir bien: “Activistas por la vivienda revientan un acto de ERC en Barcelona: ‘No vengáis a vender humo’” (El Nacional). Estoy radicalmente en contra de que nadie boicotee los actos de campaña de ningún partido (además, es delito), pero la noticia en El Nacional evidencia carencias legislativas, ejecutivas o ambas.

El debate sucesorio en el PSOE

Igual que la ley de vivienda española está generando mucha frustración por sus resultados, inversos a los esperados salvo por la parte electoral de quienes aún la defienden (Bildu y los partidos del gobierno español de coalición), la decisión de Sánchez de quedarse en Moncloa después de su reflexión televisada ha generado frustración en el PSOE, donde muchas y muchos ven un problema a la hora de organizar el relevo de quien ha convertido el partido en una cuestión personal. Un problema que el líder radicaliza a cada paso: “El PSOE aleja hasta ‘finales de 2025’ el congreso previsto en otoño para enterrar el debate sucesorio” (EPE).

A mí me resulta caro

Quien me conoce y quien me lea habitualmente sabe que muy monárquico no soy. Mi aversión ante semejante anacronismo que una referencia a la “tradición” no sostiene es global: aunque la casa real británica me genere más curiosidad por su imbricación en la vida pública, todas me parecen prescindibles. Prescindibles por extemporáneas, por inútiles y por caras: en El Imparcial leo que “Felipe VI vuelve a jurar la bandera en Zaragoza con la Princesa Leonor de testigo”. Solo el acto de agenda que genera gasto por desplazamientos, mantenimiento del traje militar y dietas (el Rey no va a comer un poke-bowl), ya me parece prescindible.

¿Todavía alguien se lo cree?

La reflexión de Pedro Sánchez, con un CIS lanzado en tiempo récord mientras el presidente se lo pensaba, con una entrevista posterior en La1, y con el resultado que hemos visto, de un Pedro Sánchez victimizado y una Begoña Gómez que parece que no tiene que dar ninguna explicación (pero tendrá que darlas), formaba parte de un plan, de una maniobra electoral, es ya evidente. De hecho, defender lo contrario hoy me parece hasta cándido. Y de entre todo, lo más grave, sin duda, es lo de La1, es esa utilización de los medios públicos para culminar un plan personalísimo y más mecánico que filosófico.

Y el CIS, por supuesto

La Junta Electoral no sanciona a RTVE aunque cree que el ente tiene que compensar al resto de partidos. Pero, ¿qué habría pasado si el Lehendakari Urkullu hubiese montado un sainete similar y hubiera acabado con una entrevista en prime-time en EITB? ¿Y qué habría pasado si, además, hubiese usado el gabinete de prospección sociológica del Gobierno Vasco antes de tomar su decisión final? Por eso sí que “la Junta Electoral abre expediente a Tezanos por su encuesta ‘flash’ sobre la carta de Sánchez” (El Imparcial). Estas no son cuestiones menores ni deberían de pasar desapercibidas solo porque sucedan en España.

Esto también es electoral

La manifestación que ha convocado el PP buscando el único fin de semana no electoral del mes de mayo, es evidentemente un acto de precampaña: “Una protesta contra los ‘bulos’ de Pedro Sánchez el 26 de mayo en Madrid” (El Cronista). Borja Sémper, que habla siempre como si todo el mundo fuera idiota menos él, lo define como “acto cívico”. Pero curiosamente lo más civilizado sería precisamente combatir esos bulos y, para empezar, decir la verdad: la protesta será contra eso, contra la amnistía que se aprueba, contra el “caso Koldo”, contra Begoña Gómez y contra todo lo que se menea en el PSOE y que el PP pone en el disparadero.

No es solo una serie documental

El fallecimiento de Victoria Prego ha servido, como todos los decesos, para recordar su vida y obra. No obstante, algunos textos críticos, como el que leímos en el digital de Pablo Iglesias, resultaban poco oportunos por muy por adecuado que fuera el análisis. Es tan sencillo como tener sensibilidad: no hay que esperar al deceso para poner los puntos sobre las íes. Por el mismo motivo me parece extemporánea la petición del PP: “Emitir las series de Victoria Prego sobre la Transición ‘por su interés general’” (El Independiente). Aquel relato pertenece a un momento y, apurando, a un bando. Hoy, descontextualizado, solo aportaría más división.

El blanqueamiento que no cesa

Precisamente fue el PP el que mostró al resto de partidos cómo podía instrumentalizarse el dolor. Algunos tomaron buenos apuntes sobre cómo victimizarse, primero, y usar a víctimas ajenas para blanquearse, después: “Ikasle Abertzaleak inicia en el campus de Leioa de la UPV/EHU una acampada en apoyo al pueblo palestino” (Europa Press). Pues muy bien. Una vez más, como cuando yo era estudiante, en el siglo pasado, volverán a darnos lecciones sobre sufrimiento, solidaridad y derechos humanos quienes nunca fueron capaces de empatizar con quien se sentaba en el banco de al lado. Pero, ¿a quién le importan hoy las contradicciones?

Que vienen las europeas

Vienen las elecciones europeas y apenas nos estamos dando cuenta. Malo. Son unas elecciones muy importantes que nada tienen que ver con la lucha que mantienen PP y PSOE por demostrar si España se dirige mejor con la extrema derecha o con todos los partidos menos Vox. Pero lo cierto es que el PP se lo ha tomado bastante en serio: “Llevará a tres eurodiputados de Cs en su lista de las europeas y ‘ficha’ a Fernando Savater” (El Imparcial). Esto es de todo menos friki, aunque los personajes lo parezcan: ensancha su base de derechas y podría colocar en el grupo europeo liberal a esos satélites de Ciudadanos.

El PSOE lo hace peor

Vista la maniobra del PP, que mira a la vez a Bruselas y a Madrid, la del PSOE parece bastante más torpe, porque ni siquiera atiende a su propio partido: “La lista europea del PSOE deja heridas en algunas federaciones socialistas” (EPE). Este PSOE personalista ha provocado laceraciones en Aragón, Andalucía y Galiza, cuando menos: el presidente de la primera se ha quejado en voz alta y, según explican en el digital “sólo cabe la lectura de castigo” en los tres casos. Praxis preocupante para quien hace menos de una semana clamaba juego limpio en casas ajenas mientras maniobraba en la propia al más puro estilo… socialista.

Peronismo a la española

Ha llamado mi atención esta lectura en Xataka sobre la actualidad política: “El PSOE más peronista: el cóctel de movilización y política emocional que Pedro Sánchez ha instalado en su partido”. Me llama la atención, primero, porque en el blog no suelen meterse en estos temas, lo que significa que los cinco días de reflexión presidencial ha ido más allá de las mesas políticas. Y después, porque han definido bastante bien los planes del líder socialista: “Un proyecto basado en la figura de Sánchez y sin una alternativa de liderazgo”. “El eje pasa del debate ideológico a la política sentimental”. ¿Con acierto? Parece que sí.

Pero efectivo

Nadie puede negar que Pedro Sánchez ha sabido devorar a sus hijos e hijas políticas. Primero, abrió la puerta de la casita de paja al lobo Pablo Iglesias, y se lo comió. Después, abrió la puerta de la casita de madera a la loba Yolanda Díaz, y se la ha jamado igualmente: “Sumar se diluye: la mitad de sus votantes se irían a otros partidos si hubiera elecciones” (Vozpópuli). Ya hemos visto cómo ha ido a la izquierda a la izquierda del PSOE en Galiza (de donde es Díaz, precisamente) y la CAV. Y sobre todo, ya lo ha visto Sánchez, cuya ambición junto con la flojera del rojerío, invitan a pensar en un adelanto electoral sin reflexión previa.

Tendrá que gobernar, ¿no?

Más allá de las reflexiones, los cálculos electorales, las campañas y las negociaciones con todos los partidos que le sujetan en el gobierno, Pedro Sánchez tendrá que gobernar, ¿no? España tiene problemas y ni sin pocos ni son pequeños. Uno de ellos lo destacan en El Blog Salmón porque, además, tiene que ver con las elecciones que se nos echan encima: “La Unión Europea nos da la razón a los pesimistas con las pensiones en España: o más subidas de impuestos o tendrán que bajar en el futuro”. Así están las cosas mientras hablamos de los ataques a Begoña Gómez, el CIS y los golpes de efecto de un político kamikaze.

No son solo los del botellón

Los seis minutos y medio de Carles Francino en su regreso a la SER después de pasar el coronavirus han volado por Twitter. Si falta alguien por ver su intervención que la busque en Google porque merece el tiempo que hay que dedicarle. Y no pocos de quienes ya la han escuchado tendrían que volver a hacerlo porque estoy seguro de que el periodista no se dirigía solo a los protagonistas de quedadas multitudinarias, rociadas de alcohol y sin mascarillas: el coronavirus también se propaga en esas quedadas de tamaño mediano entre amigos y familiares de todas las edades. La cepa más virulenta es la relajación ante el virus.

El futuro

Reino Unido va unos meses por delante en la vacunación y sus consecuencias: hace solo unas jornadas, Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte no contabilizaron muertes por coronavirus en 24 horas: los 4 decesos de Gales fueron todos los del estado. Con esos datos, Johnson relajará las restricciones notoriamente en poco más de un mes, pero, de momento, su desescalada es mucho más sensata que la que firman gobierno y justicia españoles: a partir del 17 de mayo solo podrán juntarse seis personas y dos unidades convivenciales, y los pubs abrirán sus interiores pero con muchas restricciones en un país casi sin muertos.

Las vacunas, única opción

La vacunación no se ha convertido en la principal herramienta del gobierno español para contener los contagios, sino en la única: el lío normativo y judicial al que invita a las comunidades autónomas y la justicia no ayuda en nada a que estemos cada vez mejor sanitaria, social y mentalmente. Más bien, al contrario. Así que más vale que todo siga yendo como, de momento, va: récord tras récord y con todas las comunidades en muy altos porcentajes de dosis administradas. La CAV, por cierto, está entre las primeras, para desgracia de los “siempremalistas”, como los llamaba Javier Vizcaíno.

¿Por qué?

¿Por qué las comunidades autónomas rehúsan a recurrir al Supremo o solicitar estados de alarma particulares? Básicamente porque supone entrar en el terreno de la incertidumbre, que es justo lo que menos necesitamos en plena pandemia y al inicio de una recuperación económica. Sánchez ha decidido que él ni prohíbe ni se desgasta, y que se apañen otros con sus medidas y las consecuencias. Básicamente, después de los vaivenes, el presidente español ha hecho dejación de responsabilidades porque le toca asumir un estado de alarma seguro y homogéneo, en vez de abrir los que pueden tumbar las instancias judiciales.

“Ayuso, ven a Catalunya”

Si Pedro Sánchez y su equipo de asesores del PSOE se vieron con tanta fuerza como para promover mociones de censura junto a Ciudadanos en varias autonomías y en plena pandemia para desgastar a la vez a Podemos y PP, tendrían que haberla tenido también para aguantar el tirón de su rotundo fracaso, culminado en el golpe sobre la mesa de Días Ayuso. Pero Sánchez ha acabado más tocado de lo que debería y la de Madrid se ha convertido, gracias al PSOE, en la Juana de Arco de una libertad mal entendida que ahora todos quieren para sí: “El ocio nocturno estalla contra el Govern: ‘¡Ayuso, ven a Cataluña!’”, publican en El Imparcial.

Pero, ¿qué tiene ese asiento?

¿Qué tiene el puesto de delegado del gobierno español en la CAV que ha agriado hasta al que parecía más abierto de los que hemos conocido? ¿El del virreinato es un virus que vive en un sillón, que está esperando en un despacho a su siguiente morador? Cuando se rebaja un político se rebaja la política: sugerir que es el PNV el que tiene que aportar algo al esclarecimiento de la muerte de Mikel Zabalza cuando es el gobierno y el partido de Denis Itxaso los que mantienen los secretos oficiales bajo llave resulta insultante. Como sus ataques esta semana a la consejera Tapia y, antes, al lehendakari Urkullu.

Que se preocupe de lo suyo

Denis Itxaso es el delegado de un gobierno que abraza a los turistas extranjeros (pese a las restricciones) mientras la ciudadanía vasca y la ciudadanía española tienen que aumentar su aislamiento por culpa de la pandemia (y quienes incumplen las normas, claro). Si Itxaso atendiese esta realidad o, simplemente, intentase explicarla, tendría menos tiempo para columpiarse verbalmente. Una vez más, en la web satírica El Mundo Today han estado acertados: “Los españoles empiezan a salir al balcón a las ocho de la tarde a aplaudir a los turistas” que vienen a salvar la economía del sector turístico.

Y que no nos tomen el pelo

No existe el milagro madrileño, pero sí es real este titular de La Vanguardia: “Madrid acumula el 40% de los contagios en España”. La “libertad” que cacarean Díaz Ayuso o Martínez Almeida se convierte, pasados 15 días, en enfermedad. Esa es la realidad. Y en ese escenario se van a mover las y los turistas y, lo que es peor, la ciudadanía madrileña que, sin embargo, tiene la oportunidad de mandar a su casa, o al bar que esté abierto, a la presidenta madrileña el próximo 4 de mayo. Pese al puente aéreo y la alta velocidad ferroviaria low-cost que acaba de inaugurarse, para llegar a algunas noticias Barcelona queda muy lejos.

¿Cuántas carpetas deja abiertas?

El discurso político de Pablo Iglesias es, por lo general, bastante adolescente: básico y agresivo, como si pudiera decir y hacer lo que le venga en gana sin consecuencias. Y yo ya estoy un poco mayor para aguantar otra adolescencia que no sea la que tendrán mis hijos. También lo estoy para conocer el medio en el que me muevo, así que cuando el de Podemos anunció su candidatura a la Comunidad de Madrid me pregunté: ¿cuántas carpetas deja abiertas encima de la mesa? La vicepresidenta Calviño las resuelve sus dudas con más contundencia: “Me sorprende que se vaya con tanto por hacer” (El Imparcial).

No es su dinero

Porque conozco el medio en el que me muevo sé que los presupuestos siempre son políticos. Como las huelgas. Y también sé que la acumulación de titulares no siempre conlleva que haya un hecho noticioso. Sin embargo, suele ser así: aunque me haya resistido a acercarme al caso de los 53 millones que el gobierno español ha inyectado en la aerolínea Plus Ultra porque me parecía otra oportunidad para que algunos sigan asustando con la palabra “Venezuela”, la realidad se impone y ayer hasta los digitales más próximos a los partidos del gobierno español intentaban iluminar los puntos negros de este extraño y caro rescate.