Ellos ganaron la guerra

Franco y los suyos ganaron la guerra. Pero nunca perdieron, ni en la Transición (que ya ha quedado claro que modélica solo la consideran los vencedores) ni en Democracia. Por eso hemos llegado hasta este punto, en el que un partido con neonazis y tardofranquistas ronda el 13% de intención de voto empatado con Podemos, y en el que la cuenta oficial en Twitter de la Hospedería del Valle de los Caídos no tiene ningún problema cuando habla de “paz” al referirse al templo del Caudillo, ni cuando llama “paniaguados” a las asociaciones por la Memoria Histórica. Igual es hora ya de que pierdan.

“Humildemente, he hecho historia”

El autor de esos vídeomontajes tan célebres en El Intermedio (el programa que sirve a LaSexta para seguir pareciendo una tele progre mientras hacen el caldo gordo a Vox), Alberto González, ha compartido en Twitter 18 segundos de una intervención de Aznar en la que, como ven en el titular, asegura: “Humildemente, he hecho historia”. Ese es Aznar, el que revive hoy en pleno retroceso hacia la caverna de España, el hombre que cree que ha dirigido mejor que nadie su país y, sin embargo, cuenta con casi todos sus ministros imputados por algún tipo de corruptela. El que nos dijo que estábamos enfermos.

Cayo Lara dice casi toda la verdad

No creo que el independentismo sea un movimiento egoísta. Egoísta, si acaso, es no dejar que se vaya quien quiere irse y, además, te ayuda a pagar las facturas. Tampoco creo que los andaluces quieran vivir subsidiados, de hecho, estoy seguro de que si pudieran, a casi todos les gustaría formar parte de una sociedad más industrializada. Pero Cayo Lara dice la verdad, le fastidie a quien le fastidie, cuando asegura que España no puede permitirse la salida de Catalunya y Euskadi porque, ¿quién quedaría como motor económico? ¿Cantabria y Valencia? ¿La Comunidad de Madrid dejaría de ser la gran insolidaria, como es hoy?

El vídeo más importante

Ni el de Aznar haciendo de Aznar, ni el de Cayo Lara diciendo lo que todo el mundo sabe pero nadie quiere reconocer en voz alta. El vídeo más importante del día de ayer fue el que mostró Manuel García para confrontar, al menos en Twitter, la declaración de un Policía Nacional durante el juicio a los presos políticos del Procés, que aseguraba que fue su cuerpo policial el que salvó la vida de la persona que sufrió un paro cardiaco en Lleida. En el vídeo puede verse cómo un agente incluso empujaba a un manifestante contra quienes reanimaban a la víctima, y cómo la ciudadanía se mantuvo pacífica incluso ante semejante provocación.

A Roig se le acaba el chollo

Si el Celta se salva el Villarreal será el que caiga al pozo de Segunda, salvo sorpresa. Así que Fernando Roig estará bastante nervioso, para empezar, porque se le va a acabar el chollo. Para el empresario ceramista, el club que maneja formaba parte de su modelo de negocio. Es legítimo, es legal y por el camino ha dado alegrías y generado riqueza en la sociedad castellonense. Pero ahora no puede culpar al Athletic de tantear a jugadores vascos de su cantera. ¿Cómo han llegado a ella? ¿Cómo les retendrá si los amarillos bajan a Segunda? Solo acierta en que el Athletic es un grande de Primera.

“Todos los atestados”

Este largo subtítulo de Público es imprescindible para entender cómo se toma el estado español el procés: “El auto del Supremo que da por concluida la instrucción plantea la identidad secreta en Twitter, desenmascarada por Público, del jefe de la Policía Judicial de la Guardia Civil, teniente coronel Daniel Baena, quien firma todos los atestados en los que se basan las acusaciones de rebelión contra los líderes independentistas. La evidente politización de esas investigaciones por un instructor policial que contaminó la instrucción pondrá en cuestión las imputaciones de la Fiscalía”.

La sartén, por el mango

Dadas las circunstancias policiales y judiciales, los catalanes tienen la necesidad inevitable de tomarse muy en serio a sí mismos y a su procés. Y no lo hacen, de ningún modo, cuando desde el Govern impulsan consejos asesores que incluso podrían ofrecer borradores de posibles constituciones, que forman Beatriz Talegón, Antonio Baños o Albano-Dante Fachin, entre otros. Un consell en el que sus integrantes no están elegidos por sus conocimientos pese a que tratarán temas relevantes, sino por decir lo que quieren oír los más cegados, curiosamente, por el mesianismo de Puigdemont.

Rato, a la cárcel

El paseíllo hasta el interior de la cárcel que ha hecho Rodrigo Rato esta semana y que Víctor Lerena, de EFE, ha fotografiado estupendamente mostrando la soledad del ídolo abatido, es una de las imágenes del año. Rato cae por fin y por el empeño de muchos, como la plataforma “15MpaRato”, y se reunirá en la trena con otros compañeros de partido y días de gloria cuando el PP de Aznar se comía el mundo empezando por España y su dinero público. Dicho todo esto, buen apunte de Manuel García en Twitter: Rato es un político preso y Junqueras, un preso político. No son lo mismo.

Maroto, a la radio

En Euskadi hemos aguantado a muchos políticos de medio pelo que en la prensa española, de izquierdas (también) y de derechas, han sido valorados con excesivo cariño. Por ejemplo, Javier Maroto… Hasta el día que su coqueteo con la xenofobia le cerró la puerta de la alcaldía de Gasteiz y tuvo que dedicarse, de lleno, a la política en Madrid, donde a muchos se les ven las costuras: una parte importante de Twitter reaccionó ayer con virulencia a la entrevista del vitoriano con Pepa Bueno, entre otras cosas, por su lamento porque los golpes de Estado no se den ya con tanques en la calle.

Un ciudadano que no es de Ciudadanos

Hace solo unos días comentábamos el incidente de Albert Rivera, sus escoltas y el trabajador de la seguridad del aeropuerto de El Prat al que los agentes de la Policía Nacional impidieron hacer un control aleatorio al político y, además, acabaron denunciando. Al respecto, en El Plural han rescatado con acierto un tuit de Jon Inarritu en el que explicaba cómo había pasado por segunda vez en una semana el mismo control que Rivera se saltó. Es decir, el senador de Bildu fue un ciudadano más (con mala suerte en la cola del aeropuerto), lo que no fue el de Ciudadanos, curiosamente.

Sí, eran fachas

El ascenso de la ultraderecha en Europa se explica en parte por la colaboración necesaria de quienes no saben reconocer a un facha cuando lo tienen delante. Así, la manifestación a favor del uso del español en Catalunya poco o nada tenía que ver con constitucionalistas o el bilingüismo (que ya existe), y para comprobarlo solo había que echar un vistazo a la convocatoria que difundió Manuel García en Twitter: grupos de ultraderecha escondidos de las más diferentes formas eran quienes llamaban a concentrarse. Quien a partir de ahí les vistió de demócratas es un colaboracionista de libro.

No, no han acertado

¿Hay que hacer frente al fascismo directamente? Sí, sin duda. Pero poco favor hacen a la lucha contra el fascismo precisamente quienes le ponen en bandeja que se blanquee. Así, los CDR han propiciado la imagen que muchos medios, periodistas y contertulios profesionales necesitaban: la del boicot a “una marcha por la escuela bilingüe”. El titular de El Confidencial es de los que deja sin respiración por el modo que tiene de blanquear a una banda de fachas. Pero el error de cálculo de quienes les regalan la legitimidad es también de bulto: todas las imágenes son de un catalanismo agresivo.

Por ejemplo…

Hermann Tertsch es, como Alfonso Rojo, un fascistilla de esos que se chivarían a las SS de reuniones clandestinas de sus vecinos judíos, y también de los alemanes no suficientemente nazis. En la España de hoy son solo halagadores de una ultraderecha más peligrosa de lo que parece. Las defensas que ha hecho Tertsch el pasado fin de semana de Salvini (al que un ministro luxemburgués mandó acertadamente a la mierda) y Viktor Orbán son para tener en cuenta. Puede que Tertsch, igual que Rojo, sea justo lo que desean: que cuando por fin triunfen los Orbán y Salvini españoles les den su premio.

En tus sueños

En el otro extremo tenemos a los Valtònyc y Pablo Hasel, que se creen líderes de una revolución que consiste en rapear y tuitear con mal gusto. En este caso, los colaboracionistas son los jueces españoles rancios que han considerado que pueden decidir que el mal gusto sea delito. Y de aquellos polvos, estos lodos: “Han conseguido mucho más Valtònyc y Gonzalo Boye por la libertad de expresión esta mañana que todos los ‘Llamazares’, ‘Pablos’ y ‘Adas’ españoles en 40 años”, leí ayer en Twitter. Ni por el forro. La lucha de los raperos-tuiteros solo tiene una causa: ellos mismos.

Perio-indigno

Nunca me ha gustado el uso de la etiqueta “periodigno” que algunos utilizan a su criterio en Internet. Como si quien la pone pudiera decidir (en función de si el contenido da la razón a sus presupuestos, principalmente) qué periodismo es digno, y despreciar el resto. Pero de lo que no me cabe duda es de que hay un periodismo indigno. Y no me refiero al de Tertsch o Rojo, que no es periodismo, es contar lo que la extrema derecha quiere oír: lo que hacen en Abc (donde publica Tertsch, por cierto) defenestrando la tesis doctoral de Pedro Sánchez es sonrojante pero no por ello menos grave.

¿Eres autónomo? Lo siento

20170204_autonomo

¿Ayudas al emprendimiento? ¿Medidas de fomento de la actividad económica? ¿Impulso a jóvenes con ideas, ganas e ilusión? ¿Acompañamiento y facilidades a quienes generan puestos de trabajo? Que no me vengan con milongas: la subida de un 8% en la cuota de los trabajadores autónomos es la mayor constatación de que el español es un Estado que solo piensa en la recaudación y en paliar sus propias urgencias, y al que no le importa condenar a quienes se ponen por su cuenta.

“No” a los eufemismos

El fallecimiento del José Antonio Alonso por culpa del cáncer ha generado cierta polémica en Internet por el uso del eufemismo “una larga enfermedad”. Es cierto que hay eufemismos que se hacen insoportables en esta época en la que lo políticamente correcto se extiende erróneamente. Por ejemplo: no hay “pobreza energética”. Hay pobreza que impide a las familias calentarse en invierno porque la factura de la luz es insoportable. Y en Podemos no hay una “crisis de crecimiento”, como dice Bescansa, hay una crisis como la copa de un pino.

Una urna como “provocación”

Pero si hay algo peor que escribir eufemismos es escribir con la tontería subida: ¡cómo puede resultar una provocación el dibujo de una urna en un estado democrático! Pues es lo que denuncian en OK Diario. Sí, el digital de Eduardo Inda es sensacionalista y busca justo eso, provocar, pero creo, como Manuel García en Twitter, que esta vez deja ver una ideología nada recomendable que parte de la base de que preguntar y comprometerse a atender a la respuesta es negativo.

La extrema derecha se viene arriba

Un periodista francés ha sido agredido por un escolta de Marine Le Pen después de que haber lanzado una pregunta a la líder de ultraderecha por una contratación irregular. La agresión se puede calificar como tal porque le ha impedido hacer su trabajo con empujones y poniéndole la mano encima. Este comportamiento es un síntoma de lo mal que podemos estar si se extiende la tendencia que inicia Trump desde la derecha de maltratar a los periodistas.

Yo sí quiero saber cómo piensan los futbolistas

Sobre Zozulya, el jugador ucraniano del Betis que la afición del Rayo Vallecano ha rechazado como cedido en su club por su proximidad a la ideología nazi, les recomiendo el texto en Diarios de Fútbol. Borja Barba viene a decir que no tenemos argumentos suficientes para saber si el ideario político del ucraniano es filofascista. En cualquier caso, yo lo tengo claro: sí quiero saber cómo piensan los futbolistas y, también, eso condicionará mi apoyo a los mismos. Igual que me causan rechazo los que defraudan a Hacienda.

Y la complementaria

20160510_complementaria

No creo que a Podemos le falte propaganda a favor ni en contra. Así que la respuesta de Juan Carlos Monedero en Twitter, a cuenta de la noticia que publicaron en OK Diario, me parece bastante acertada: “¡Han aparecido otros 270.000 euros! ¡Por fin vamos a poder comprar a Pablo Echenique un dragón morado y a Iñigo Errejón la Play con núcleo irradiador!”. Y hubiera sido una respuesta de diez si el propio Monedero no se hubiera visto obligado a hacer una declaración complementaria cuando le pillaron con una SL para pagar menos impuestos de abultados ingresos desde el extranjero.

Las provincias

Manuel García se queja en Twitter de que tres de los cuatro principales partidos en España utilicen las listas electorales al Congreso en Catalunya para colocar “residentes en Madrid”. La queja está hecha con mucha retranca, pero guarda, como todo sarcasmo, una parte de realidad incómoda: el modo en que los partidos con sede en Madrid instrumentalizan las “delegaciones” territoriales. Y este modo de actuar lo han copiado, directamente, los más nuevos de los viejos.

Y los provincianos

Son solo 10 segundos de vídeo que han volado en Twitter: en ellos se ve a un periodista de TV3 hacer una pregunta en catalán a Kiko Casilla (portero catalán del Real Madrid), y a un trabajador de este “club señor” prohibiéndole utilizar este idioma. Así, periodista, entrevistado y, lo que es más importante, audiencia, tuvieron que usar el castellano en una televisión que emite en catalán para catalanes. Quienes dicen que los que coaccionan con el uso de un idioma son unos provincianos… Tienen razón.

Silbidos a la bandera española en Vigo

La anteúltima jornada de Liga nos ha dejado otra mezcla intencionada de política y deporte: en Balaidos tuvieron la idea de despedir la temporada con un paracaidista descendiendo hasta el centro del campo con una bandera española desplegada. La afición se dividió entre pitos y aplausos ante el espectáculo nacionalista, y, sinceramente, no entiendo a quién tomó la decisión de preparar un acto que podía visibilizar esta división. No se trata de ocultarla, por supuesto, pero tampoco de imponer una bandera a un público que no se siente representado por ella.

Verdades que duelen

El periodista Hibai Arbide ha publicado en Twitter su propia visión de la liberación de los tres periodistas secuestrados: “Hoy es el día en el que los medios que pagan 60 pavos por repor publican artículos denunciando la precariedad de los freelance secuestrados” (sic). Y como periodista solo puedo darle la razón: la profesión recibe una buena noticia pero también un recordatorio, el de las condiciones en las que se desplazan los compañeros, ¿a cambio de qué?