Sí, es un exceso

Ibai Llanos es, seguramente, el vasco con mayor sentido del espectáculo. Un auténtico talento creativo lleno de energía, insultantemente joven y que consigue un milagro: conectar con el público más difícil (la juventud con cierta capacidad de gasto) en sus propios canales. Primero, lo hizo como “caster” o narrador de videojuegos. Ahora, simplemente, como showman: vive en una casa que le paga su nueva empresa y se graba haciendo lo que se le pasa por la cabeza. Siete días a la semana durante seis años, sin descanso. Lo ha contado en una entrevista y a algunos nos ha parecido una exageración, también, por lo que muestra a su público.

No hay polémica: hay caso

Ibai Llanos se ha revelado contra las críticas: se considera un privilegiado (“hago literalmente lo que me da la gana”) bien pagado. Pero el mensaje me parece terrible: su joven público está viendo que el trabajo a destajo es una opción real (no, no lo es: existe el derecho al descanso), y otros “generadores de contenido” (como se autodenominan) apoyan el modelo de negocio sin privacidad y sin tregua que les posibilita Internet. ¿Esa es la liberación que nos iba a traer la gran red? ¿Así nos facilita la vida la tecnología? No hay polémica: están equivocados y ese mensaje es pernicioso. Lo que debería de haber es caso de oficio y regulación.

Teletrabajar desde un parque público

Con todas las barbaridades que estoy leyendo, a estas alturas, podría abrir una serie: “No lo llames esclavitud, llámalo ‘teletrabajo’”. Empezando por quienes nos invitan a creer que hemos teletrabajado durante el confinamiento con nuestros hijos en casa, siguiendo por quienes nos invitan a llevarnos el trabajo a la playa y terminando por quienes nos recomiendan teletrabajar desde un parque con una wifi pública. Eso no es trabajo, es una especie de mendicidad, una puta mierda, una gilipollez y un mensaje que merece una contestación en toda la cara. El trabajo es digno o es un abuso. Y punto.

No estudies: solo pelea

Trabajar a destajo, desde cualquier sitio (lo que implica, también, en cualquier momento) y haciendo que todo dependa de ti: ¿ese es el mercado laboral que queremos dejar a nuestras hijas e hijos? Pues más vale que vayamos espabilando y frenando la tendencia. En La Información leemos que, en el Reino Unido, según Linkedin, “el mercado laboral es actualmente tres veces más competitivo” con puestos de trabajo para los que no hace falta titulación, solo algo de formación: desarrollo, marketing on-line, servicio al cliente, ventas, análisis de datos… ¿Ese es el mensaje: compite y no estudies? ¿Quién gana con él?

Las fotos del verano

Dicen que Felipe VI está muy bien preparado para ser Jefe de Estado. Me gustaría verle en un entorno militar o uno laboral reales, con minúscula, y sin apellido ni contactos. Pero sé que no pasará, que toda la vida será un Borbón, con o sin trono. De momento, este año está haciendo una gran labor: un álbum de fotos precioso por la geografía española, posando cerca de la gente pero sin tocarla. Una serie de cuadros costumbristas increíbles, como el de Benidorm: ellos, impecables; el pueblo, medio metro más abajo, con sus lorzas postconfinamiento, sus bañadores del año pasado y sus móviles para inmortalizarles la espalda.

¿Qué PP vasco quieres ser?

De momento, a Alfonso Alonso le valía con seguir siendo el PP vasco porque su partido iba camino de la desaparición. Ahora, tras las duras críticas de Cayetana Álvarez de Toledo y la vía de agua abierta por los suyos, las probabilidades de esfumarse han crecido. Críticas a las que, por supuesto, se han sumado los más contumaces secuaces de la caverna en Euskadi, como Carlos Martínez Gorriarán, que en Twitter dice extrañar aquel PP de Gregorio Ordóñez (al que ETA no dio tiempo a casi nada), Mayor Oreja y María San Gil, y que el resto de presidentes del PP vasco han sido blandos con el PNV. Y el de UPyD, ¿dónde está ahora?

La investidura es un clamor

En El Confidencial, Juan Soto Ivars, que reconoce haber votado casi siempre a opciones de izquierdas, no opinaba que habrá un crecimiento de la abstención el 10-N entre los votantes como él, ¡lo reclamaba! Según el periodista, solo así la izquierda notará el toque de la ciudadanía. Más explícitos son en Ctxt, un digital de referencia entre los votantes progresistas, donde piden que Sánchez e Iglesias no tiren a la basura con una nueva cita electoral los votos que recibieron. La investidura, y esto está en la calle, es para muchos la única opción posible. Nadie quiere volver a votar, y casi nadie quiere otra campaña.

Y ellos, ¿qué se ofrecen?

En El Español (digital del que cada día me fío menos) han publicado que socialistas importantes creen que nadie les comprará el argumentario de que Sánchez no quería una repetición electoral (la segunda consecutiva). Pero parece que el líder del PSOE no da su brazo a torcer: o ahora es presidente completamente gratis o elecciones. ¿Y qué le dicen quienes tienen que facilitárselo? PNV y ERC le darán su apoyo. Pero en Podemos siguen buscando fórmulas “imaginativas” (por no escribir directamente “disparatadas”) como una coalición a prueba. En serio, ¿no saben nada de política real estos politólogos?

Las personas importan, pero no tanto

Gabriel Rufián me está gustando esta temporada por tuits como este: “Yo diría que las diferencias que hay entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias son mucho mayores que las que hay entre un votante del PSOE y un votante de Podemos. Por lo que la pregunta es: ¿por qué las fobias personales de dos personas deben llevar a votar a más de 12.000.000?”. En política, las personas son importantes por sus ideas y su capacidad de liderazgo, pero en partidos con larga trayectoria como el PSOE saben que eso es relativo, igual que las filias y las fobias de turno.

Ibai lo explica como nadie

El narrador de videojuegos y, para mí, la persona con mayor y mejor sentido del espectáculo que hay en Euskadi, Ibai Llanos, ha resumido en un tuit la crónica anunciada de la política española: “Decisión acertada de Pedro Sánchez la de no llegar a un acuerdo con Podemos. De esta manera convocas otras elecciones, ganas, vuelves a necesitar el apoyo de Podemos, no llegas a un acuerdo y vuelves a convocar elecciones. Y así hasta 2037. Qué guapo y listo es este tipo”. A menos que Sánchez no esté pensando en insuflar aire a Rivera después del 10-N, el anuncio de Llanos será la realidad más probable.

El chico de moda

Sí, me hago viejo: he llamado “chico” a un hombre que pasa los 50. Pero no se fijen en eso, fíjense en lo que dice en Twitter el fotógrafo Edu Nividhia: “Hasta un fotomatón es una fiesta con Aitor Esteban. Cuando terminas las fotos dan ganas de echarle la mano al hombro y llevártelo a un bar”. Me parece el corolario perfecto a la pasada semana, brillante, del diputado, el vasco de moda en Madrid, y el corolario también a un curso político intenso y duro en lo político (y más allá) para quien argumentó aprobar los presupuestos al PP y tumbar a Rajoy casi en la misma semana.

Es Nadal

Sigo invadido por el espíritu navideño, así que paso de un político que, para variar, genera buen rollo, a un deportista generoso, que es otra rareza en este mundo de enfadados exagerados. Después de ver a Nadal limpiando lodo tras las inundaciones en Mallorca y de saber que ofreció las instalaciones de sus complejos deportivos, la pasada semana nos enteramos de que ha donado un millón de euros para los damnificados porque no ha podido jugar por lesión el partido benéfico que había programado. Y todavía saldrá alguno a quejarse incluso en Nochebuena.

Pero sin pasarnos de buenismo

Con esta columna pretendo que en las horas previas a la Nochebuena nos fijemos en algo positivo, pero sin pasarnos tampoco de frenada. Ya saben lo que opino: lo políticamente correcto se nos ha ido de las manos y hemos dejado el campo abonado a los que siembran truenos. A modo de advertencia el tuit de Javier Muñoz me parece muy acertado: “Ni Regreso al Furuto, ni Blade Runner. La película que realmente vaticinó la mierda de sociedad en la que vivimos fue Demolition Man. Al final nos van a multar por mandar a la mierda a alguien y nos van a encarcelar por contar un chiste malo”.

Casi me sale

Al final no voy a poder evitarlo y meteré un poco de guindilla a la columna, porque si no comparto con ustedes este tuit de Ibai Llanos al que tantas vueltas he dado durante días no me van a entrar bien los langostinos esta noche: “Aquí estamos todos de acuerdo en que el talento sin trabajo/esfuerzo es una puta mierda o no”. Creo que voy a mandar un WhatsApp de última hora a Olentzero y pedirle que, por favor, todos estemos de acuerdo en la primera parte de la provocación de este genio de la comunicación: el talento sin esfuerzo solo es un desperdicio. ¿O no lo es?

El mejor

Para dejarles un buen sabor de boca antes de la cena voy a recurrir a uno que nunca falla: Barack Obama visitó hace unos días un hospital de la mano de la Fundación Children’s National, que se dedica a proporcionar asistencia médica a los más pequeños sin que importen las circunstancias de sus padres (ya saben que en EE.UU. necesitas un seguro médico privado para que te atiendan en un hospital). El vídeo, como todo lo que graba Obama, es estupendo. Pero su labor es todavía mejor: la de una persona comprometida con su sociedad y con sus principios. Olentzero, tráenos muchos Obamas.