500.000 € al año

Ese es el sueldo que podría ganar Antonio Miguel Carmona, exdiputado en la Asamblea de Madrid por el PSOE y economista, en Iberdrola. No me resulta tan curiosa la cifra como el momento de su fichaje y el cometido que va a desempeñar: “Limpiar la imagen de Iberdrola en España”. No era Carmona precisamente una de las voces más afables y conciliadoras de la política española cuando ejercía, y no parece que un economista sea el más indicado para implementar campañas que publicidad y relaciones públicas (sí para pagarlas, obviamente). Menos aún cuando su fichaje es un mensaje de las eléctricas al gobierno.

Si nos comparamos perdemos

Es cierto que la subida de las materias primas ha impulsado hacia arriba el precio de la electricidad en todo el mundo. Pero no es menos cierto que “los hogares españoles (y por extensión, también los vascos) son los que más sufren la subida de la luz de toda la UE”. En concreto y según Vozpópuli, destinamos “un 8,4% de su renta neta disponible al pago de la factura de la luz, el porcentaje más alto de toda la Unión Europea”. Es decir: aunque en España no sea donde más suba la luz sí es donde más pobreza genera por el impacto en las cuentas de una familia media. Esto no es aceptable de ninguna manera.

Correcto

Ronen Palan, experto en paraísos fiscales de la University of London, lo tiene claro: “Llegó la hora de perseguir a los abogados y contables que facilitan la evasión fiscal” (The Conversation). Y tiene razón: apenas hemos visto consecuencias después de que se destaparan evasiones fiscales en Panamá, por ejemplo. Y esa ausencia ha permitido que volvamos a estar ante una nueva gran filtración que destapa movimientos de millones por medio planeta para eludir el pago de impuestos. Movimientos que alguien tiene que hacer y por los que cobra, generando entramados y, por lo tanto, una responsabilidad clara ante sus consecuencias.

No ganan nada mal

Ibai Llanos ha salido a asegurar que las cifras que se han filtrado son falsas y, lo más importante, a atajar la inflación de expectativas entre los aspirantes a streamer. No tengo herramientas para valorar si la filtración es cierta o Ibai nos está contando la verdad, pero reconozco que me parece verosímil la millonada (1,52 millones de euros entre agosto de 2019 y octubre de 2021) que Ibai ha ganado. Y no es el que más gana: AuronPlay suma 2,64 millones en el mismo período. Las cifras atraen a cualquiera pero la realidad es que el suyo, aunque esté muy bien pagado, no es un trabajo fácil ni para cualquiera.

¿Qué queremos?

Ya hay un nuevo superrico en el fútbol: el Newcastle, un club que cae simpático en Bilbao desde aquella eliminatoria en 1994, ha cambiado de dueños y de expectativas. Ha pasado de sufrir a verse en manos de un fondo de inversión de Arabia Saudí cuya cabeza visible es Mohamed Bin Salman, otro multimillonario que se beneficia de la riqueza natural del suelo que le pertenece y participa en una dictadura para poder obtener el máximo rendimiento a sus explotaciones. Una parte de la afición estallaba de alegría pero más allá del corto plazo, en Inglaterra como en Euskadi, se trata del modelo.

El 90%

Este tuit de Dani Álvarez resume lo que es hoy una buena noticia: “Euskadi es uno de los lugares del mundo con la tasa de vacunación más alta: el 90%. Sólo el 2.6% de la población ha rechazado la vacuna o está contraindicada. Hay 300.000 dosis de sobra ahora. De momento no hay problemas de almacenaje ni de caducidad. Datos de Laida Basurto”. Después de unos inicios difíciles por la escasez en toda Europa, la CAV es un ejemplo por su gestión de una estructura estresada como Osakidetza, y por la empatía de su sociedad, gilipollas, aparte. No es preciso mirar hacia atrás, hacia aquellos agoreros, ni para coger impulso.

15 euros

La subida del SMI solo es una buena noticia y la patronal hace mal en no sumarse a ella. Quien esté pagando el salario mínimo a sus empleadas y empleados no puede poner como excusa 15 euros por persona y mes para amenazar con el cierre: esto no le puede generar más problemas que el aumento del precio de la luz, de los suministros o que su modelo de negocio no esté suficientemente perfilado. Cada aumento de este límite salarial supone una sociedad más justa y una economía más alegre, que es de lo que se trata, que luego viene una pandemia y te roba un año y medio de vida casi sin darte cuenta.

Moncloa, eufórica

Esta es una buena noticia con aristas: es positivo que ambas partes (porque el Govern ha insistido en que repetirá y ERC ya saca pecho) estén satisfechas con la primera mesa de diálogo entre España y Cataluña, pero cuando una de las partes, y precisamente la que no es independentistas, se muestra “eufórica” (El Independiente), cuidado. Todos nos conocemos y sabemos interpretar los gestos. Lo que me sorprende es el silencio de Bildu, que ha sido muy efusivo en su relación con ERC hasta la Diada (no ha pasado ni una semana) y ahora calla ante los desprecios a Turull y Sànchez, y las facilidades a España.

Avanza la “relocalización”

En esta columna ya hemos hablado del fenómeno de la relocalización: empresas que abandonaron otras partes de Europa por el sur, y esta región por Oriente, van regresando. Esta semana hemos conocido otro caso significativo: “HP relocaliza una división de software de la India a León”. ¿El motivo? “La calidad del trabajo es excepcional” (Eldiario.es). Una vez más, la noticia es buena pero contiene aristas como el “reempobrecimiento” de las zonas en las que se desmontan las plantas. Pero ya somos adultos, pagamos impuestos, tenemos hijos y esas cosas, y tenemos que afrontar los debates y las consecuencias sin que nos infantilicen.

Un vasco en el New York Times

Ibai Llanos no es un vasco cualquiera: es el vasco con el mejor sentido del espectáculo que hay ahora mismo. Su capacidad para comunicar y, lo que es más importante, conectar con su público, son abrumadoras. Tanto que The New York Times le ha dedicado un reportaje: ¿por qué todo el mundo habla a Ibai Llanos? El medio estadounidense vincula el éxito del streamer con la entrada de lleno en el mundo del fútbol y su relación personal con el mejor jugador del mundo, Leo Messi, y la profesional que mantiene con Gerard Piqué, que es quien le ha catapultado… Y quien puede encajonarle (esto no es del Times, es mío).

«Las eléctricas amenazan»

El titular de RTVE que se repitió en varios medios con escasas variaciones es de esos que no podemos olvidar: “Las eléctricas amenazan con parar las nucleares ante las medidas del Gobierno”. La chulería descarada de los distribuidores de un bien necesario es absolutamente injustificable. Pero, claro, estas cosas pasan porque alguien las tolera: el precio de la luz, con todos esos peajes y pagos diferidos, no ha pasado nunca de ser una estafa legalizada. Y como la historia nos ha enseñado, si intentas rebajar el beneficio a un estafador, este se revela, amenaza y aumenta su extorsión. Y eso estamos viendo.

Si estos te sobran, malo

Más de diez años leyendo a canallas en Twitter y sigo siendo un cándido: ni por un momento pensé que Pere Aragonès iba a dejar fuera de la mesa con el gobierno español a Jordi Sànchez y Jordi Turull, a propuesta de Junts. Si estas dos personas sobran en un proceso de resolución, malo. Pero si estos dos políticos, presos por su ideología, son la excusa de alguien para reventar la entente entre dos partidos, peor. Limitar ahora la relación a gobiernos en activo, únicamente, es tener miras cortas porque el proceso catalán, si algo sabemos, es que es de largo recorrido, pero no siempre de altura política, está claro.

Ese tonito de perdonavidas

Mientras Aragonès en Catalunya maniobra para que parezca que todo empieza con él, sin importarle el coste, en Madrid, a Gabriel Rufián se le está poniendo un tonito de perdonavidas muy poco recomendable cuando vas a iniciar una mesa de negociación que llevas meses persiguiendo. La política va de facilitar, no de entorpecer, va de sumar, no de restar, y va de incluir, no de amenazar. Sin embargo, cualquiera diría que ERC apuesta por entorpecer, restar y amenazar cuando todo está cogido con alfileres, como ha quedado en evidencia. ¿Por qué? ¿Con qué fin? ¿Alguna vez dirán la verdad a la ciudadanía?

Y esa actitud de reyezuelo

Luis Ángel Garrido ha decidido que las recomendaciones sanitarias y los plazos para asegurar cada paso contra la pandemia no van con él. Ya lo avisó en Radio Popular cuando rebajó, según su criterio, a los epidemiólogos a la categoría de médico de cabecera con un cursillo, como si eso no bastara, por cierto. Y lo demuestra a cada caso, negando al Gobierno Vasco la posibilidad de gestionar la pandemia con sus herramientas (887 folios de alegaciones sobre los aforos) porque para herramienta, amigos, está la suya. Qué casualidad que no encontremos ahora a jueces ni juezas vascas en los medios explicándonos la vida.

Cuando las cosas empiezan a ir mal

Después de la derrota del FC Barcelona contra el Bayern de Munich, Òscar Nin tuietaba con sarcasmo y con razón: “Esperando a que salgan con Ibai todos los que hoy han chutado a portería”. El rollo de Piqué o Agüero, entre otros, con Llanos es llamativo cuando todo va bien, pero cuando las cosas empiezan a ir mal escama: ¿acaso creían que nadie iba a criticar sus escarceos digitales jugando a videojuegos o despreciando el papel de la prensa? ¿Acaso el streamer piensa que su relación con Piqué y su empresa, Kosmos, no le va a encajonar como no lo ha hecho antes ninguna otra compañía?

Cambio de banda

Es probable que mañana debute Leo Messi con el PSG. Con ese tipo de jugadores ningún club puede arriesgarse a un falso anuncio: cuando Pocchetino lo dijo sabía que estaba generando millones de euros de inversión publicitaria pero también tecnológica: todo el mundo quiere ver el primer partido de Messi con otro escudo. Lo llamativo es que en España lo ofrecerá Ibai Llanos en su canal de Twitch. Un cambio de banda (de paradigma televisivo, en este caso) a la altura de los del mejor Xabi Alonso. Ahora, a ver cómo hace el control Llanos.

Juego en equipo

Ibai Llanos no está solo: “Piqué compra los derechos de la Liga francesa con la baza de Messi” (El Nacional). Evidentemente, no estamos ante una casualidad, y menos cuando Piqué ya ha “regalado” a Llanos la emisión de la Copa América después de que su empresa, Kosmos, comprara los derechos de emisión en España. El intento de cambio de banda y paradigma es real: personajes como Piqué quieren protagonizar revoluciones y tienen el dinero para hacerlo, y aunque la televisión siga reinando y el periódico siga siendo la guarda de nuestra memoria, vía crónica, Internet es la referencia de la generación que viene.

El falso nueve

Raúl Díaz ha sabido recuperar de su memoria en el momento adecuado las palabras que importan, en este caso, las de Florentino Pérez cuando presentó en “El Chiringuito” aquel megaproyecto de la Superliga europea: “En 2024 estamos todos muertos. La situación es muy dramática. Este año teníamos que ingresar 900 millones y vamos a ingresar 600”. Estas frases suenan de otra manera (aunque nunca lo hicieron con gravedad) después de saber que el Real Madrid ha ofrecido 160 millones de euros por un jugador que además le va a costar una fortuna cada año. Ver a un millonario llorar esta vez tampoco es triste, sino repugnante.

Piscineros

Llevaba mucho tiempo desencantado con la prensa deportiva y este verano, después de leer “Saber Perder” de David Trueba, sé por fin por qué: por cómo la mayoría de la especializada diferencia entre club y jugadores por interés. No ha acabado agosto y estoy presenciando lo que el escritor madrileño describía en su novela: cómo una parte de los periodistas atacan a Umtiti por aferrarse a su contrato y querer trabajar para ganarse un puesto. Hablamos de acoso, de señalamiento diario, de púlpitos que sirven para destruir en nombre de una institución, e incluso de mobbing, aunque se trate de fútbol.

En mi equipo

El fútbol está lleno de historias y de personajes que nos fascinan, y a veces los partidos son intensos y divertidos (o todo lo contrario). Eso hace que el fútbol nos emocione y que sigamos enganchados a este deporte del que depende una inmensa industria llena de piratas. Pero también con personas como Jürgen Klopp. El periodista Jordi Cardero resumía la crónica de una de las mejores jugadas del entrenador: “Algunos aficionados del Liverpool hicieron un cántico homofóbico en la visita a Norwich. Klopp se ha reunido con Paul Amann, fundador Kop Outs (colectivo LGTBI) para denunciarlo”. Además, lo han grabado y lo han difundido.

¿La obra o el autor?

No sé qué pensar a veces, lo confieso una vez más hoy, que retomo la rutina de opinar de cinco temas cada día, por lo menos. Y cuando no sé qué pensar prefiero callarme, una opción cada vez más minoritaria en este mundo en el que podemos escribir lo que se nos ocurra en WhatsApp, Twitter, Facebook o Instagram, al momento. Esa incontinencia la han sufrido en Bildu este verano, pidiendo al Zinemaldi que no otorgue su Premio Donostia a Johnny Depp por las causas abiertas por violencia machista que tiene. Alberto Remírez tiraba de sarcasmo: “Ah, los fachas y sus cancelaciones y campañas contra los artistas”.

¿Qué les diferencia?

Antes de que en Bildu decidieran hacer público que están a favor de la censura preventiva nadie discutía que lo sucedido en el ayuntamiento de Toledo con el cartel anunciador del concierto de Zahara era un atropello: la imagen del grupo, en la que una corona virginal culminaba la imagen de una mujer que fuma mientras mira a la cámara (solo eso, sí) resultaba insultante para Vox y el ayuntamiento, gobernado por el PSOE, acabó por prohibir el cartel. Me parece que en este mundo y este momento tan complicado para comunicar y gobernar es urgente dejar de confundir la corrección política con las mamarrachadas.

¿Provocador?

Seguimos: cuando vi la foto de C. Tangana rodeado de mujeres en bikini en la cubierta de un yate no me extrañó (ya lo avisa él en su último disco: “Ahora que sobran ceros en el banco me piden que cambie”). Cuando la madre de mis hijos me mostró que, además, varias de las chicas eran sobradamente conocidas, me pareció un juego, una imitación más que una provocación porque fotos así ya las han protagonizado Julio Iglesias o Jesús Gil. Lo que sí me sorprendió es el revuelo. Crispas expresaba en Twitter mejor que yo mi propia impresión: “Me fascina que esto sea provocador y ofensivo en el año 2021. Qué maravilla”.

No es una polémica: es una ofensa

Si hay un tema que abandona la arena de la polémica para bañarse en el de la ofensa es el precio de la electricidad en España (y por extensión, Euskadi), una península soleada regada de ríos y con embalses amortizados. La aparente inacción del gobierno español resulta indignante, pero los que cabrean son los tuits tipo de uno de los partidos de ese gobierno: “UP es el único espacio político que ofrece soluciones a los abusos del oligopolio eléctrico. Hay que intervenir el mercado y crear una empresa pública. Para ello hacen falta 2 cosas: valentía y no deberle ni un favor a las eléctricas. Nosotros podemos dar esa batalla, otros, no”.

La cuestión

Hace mucho tiempo que sé que la carne de perro es especialmente indigesta, así que para evitar el Almax de después, aclaro que me incluyo en la parte señalada por el acertado tuit de La Libreta: “La cuestión no es si Ibai Llanos hace periodismo. La cuestión es cuánto periodismo hacemos los periodistas”. Llanos consigue para su show on-line estar donde todos los periodistas queríamos: en la cena de despedida de Messi con los capitanes del Barcelona y en la presentación en París. Como periodista no me molesta: lo aplaudo y envidio. Lo que me preocupa es que el espectáculo reine porque nadie da la información.