Madrid, en tres titulares

Estos tres titulares, publicados casi en días consecutivos en El Plural, son el resumen de un desenlace anunciado: “El fin del milagro de Ayuso: Madrid vuelve a los primeros puestos de incidencia del virus”. La propia Comunidad lo ha hecho público: “Madrid reconoce que el virus se ha disparado un 20% en una semana”. Pero parece que a la presidenta le da igual, ella va a seguir con su modelo: “Ayuso rechaza medidas más duras para Navidad mientras deja fuera de control el 40% de los casos”. ¿O acaso alguien creía de verdad que tomar medidas diferentes a las del resto de Europa era lo mejor?

El “tribunal sobrao”

Ya sé que hay sentencias en Euskadi, entre otros espacios, que obligan a los gobiernos a haber provisto a los servicios sanitarios y de emergencias de EPI u otras medidas de seguridad en plena pandemia, cuando, simplemente, no había acceso a ellas. Por eso hablamos de emergencia sanitaria y situación excepcional. Ahora, el Tribunal Supremo pide investigar esa gestión a nivel español porque se ve que los jueces (como los sindicatos) sí sabían dónde encontrar las soluciones. Igual que saben manejar como nadie lo de Catalunya, el gobierno en Nafarroa si no está UPN y rectifican a Estrasburgo.

ERC se aleja del 1-O

ERC está pagando un alto precio por su participación en el 1 de octubre catalán. Eso es innegable. Como lo es que, hasta que llegó la oscuridad de la justicia española, este partido intentaba quedarse fuera del charco al que empujaba a Puigdemont y su equipo. Aquello de traicionar a Catalunya por unas monedas quedará en el haber de quien lo dijo. Hoy, ERC es un partido precavido que “se desmarca del Consell per la República” (El Nacional), que elegirá a sus futuros representantes en una sesión constitutiva. La política es posibilista o no es. De igual manera que es coherente o no es política.

De ridículo en ridículo

La historia de que entra un hombre en una frutería catalana y, al pagar, se le cae el carné de Vox y el frutero responde enseñando el suyo, es en sí misma ridícula. Pero además es falsa, porque le ha pasado a tanta gente que lo ha contado en Twitter exactamente con las mismas palabras que, claramente, es un relato inventado y enviado a esos robots creados para difundir mensajes. Vamos, que la “anécdota” lo tiene todo: la fantasía típica de Vox y las trampas on-line típicas de Vox. Por cierto, el corolario del tuit es: “No hay duda, los de Abascal arrasarán en las catalanas”. Como todo, lo hará de manera virtual.

Un calendario “dirigido”

Cuando empezó la liga española de fútbol ya nos avisaron de un calendario dirigido, pero en esta España a todos se les va la mano: no ha acabado la primera vuelta de la competición y está claro que lo que hace el calendario es adulterarla. En la jornada 19 jugaban entre sí los 4 equipos que se enfrentarán en la Supercopa, pero no el Madrid con el Barcelona. Esa misma “casualidad” también se ha evitado en el sorteo del jueves con la excusa más chorra del mundo: que no hay campeón de Copa. Por eso, en vez de un sorteo puro… Separaron las bolas de Madrid y Barça. Menuda tomadura de pelo.

ERC pide elecciones… En julio

ERC pide elecciones tan pronto como se pueda dadas las circunstancias y el PDeCat quiere agotar la legislatura porque necesita ganar todo el tiempo que pueda para fortalecerse. La política catalana parece lógica, por fin. Lo que no parece tan lógico desde hoy es que Bildu niegue que julio es el mejor mes para las elecciones cuando sus socios catalanes (pero también los gallegos del BNG) dan por bueno e incluso reclaman ese mes para votar porque, previsiblemente, será el mejor para hacerlo. Aunque, vista la brecha reciente y creciente entre ellos, hablar de “socios” igual es demasiado.

¿Conviértete en un parásito?

Cuando ya todos dábamos por hecho que íbamos a votar en julio y solo faltaba que el lehendakari confirmase qué domingo, Mikel Otero tuiteó esto: “Trabaja, consume, vota”. ¿Qué sugería el parlamentario de Bildu? ¿Que es malo hacerlo? ¿Que es mejor no trabajar, no consumir y no votar? ¿No te convierte eso en un parásito? ¿Quién paga los servicios sociales a quien ni trabaja ni consume, y no vota porque, total, todos son iguales? ¿De verdad un representante que cobra del Parlamento aunque esté disuelto (y de julio a septiembre son tres meses más) puede permitirse tuitear eso?

Y estos, ¿a quién votan?

¿A qué partido van a votar los que cada noche pintan un batzoki diferente? ¿Y los que quemaron un cajero en Ea? ¿Y los que organizaron una manifestación después de intentar una ocupación de un edificio público en Getxo? Todos lo tenemos claro, ¿no? Pues quien recibe esos votos debería de pronunciarse. Y si no lo hace, se saca un selfie. Sí ha hablado Itxaso Atutxa, en Twitter y de esta manera: “A los pintores: os quedan más de 100 batzokis”. La inversión en pintura en espray de algunos (que luego también dan lecciones de ecologismo) parece que no sirve para amedrentar a nadie.

Sí, el cabreo es un arma electoral

Tuiteaba Mr. Insustancial que “va a ser más difícil desescalar que desencabronar”, dadas las normas que se van solapando. Pero el “desencabronamiento” también va a ser duro. Y eso lo saben quienes se han dedicado en el confinamiento, precisamente, a cabrear al personal. En España lo han hecho PP y Vox, y en la CAV, Bildu. Podemos ha jugado a ser oposición y gobierno, a enfadar aquí y resolver allí… Y así le va ir. El enfado ha sido, sin duda, un arma política y electoral que han intentado convertir en poderosa las oposiciones española y vasca, actuando casi al unísono, como hemos visto todos.

Otro antiguo “socio”

Empezaba la columna hablando de socios políticos que más bien parecen exsocios… Y la termino casi igual: Nicolás Redondo Terreros, el que comenzó la estrategia de pactos del PSE con el PP que luego sublimó su delfín, Patxi López, carga ahora contra Sánchez y el gobierno de coalición de PSOE y Podemos. El hijo del histórico sindicalista de Portugalete ha montado una plataforma junto a otro exsocialista, Leguina, para impulsar “La España que Reúne”, frente a “un Gobierno decidido a rendir pleitesía a los nacionalistas y a los neocomunistas” (Vozpópuli). Algunos parecen anclados en lo que fueron y dijeron.

Bildu, al Grupo Mixto

Cuando Javier Ruiz publicó el dibujo del próximo Congreso me sorprendió el bloque central: Unidos Podemos, ERC y el PNV, juntos pero no revueltos, evidentemente. Después, me puse a contar los asientos de los catalanes: 15. Los mismos que escaños había logrado en Catalunya. Es decir: ni rastro del grupo con Bildu. Así que lo que avisamos durante la campaña, al final, se ha cumplido: ERC no contemplaba el pacto que Otegi vendió insistentemente. ¿Quién lo ha roto? ¿O simplemente nunca existió ese pacto que se vendió fraudulentamente para captar votos? Y la pregunta que importa: ¿nadie va a dar una explicación?

Igual la culpa es solo de Podemos

Panik se describe en Twitter “cansado de medios de información manipulados y derechas camufladas”, y tuitea cosas como esta: “¿Qué esconderá la gran cloaca española para que el principal objetivo de PP, PSOE, VOX y Ciudadanos sea que Unidas Podemos jamás entre en el gobierno? Siente terror sólo de pensar que entre gente de la calle y levanten todas las alfombras”. Para empezar, ese “jamás” es relativo porque Podemos solo tiene cinco años y poca experiencia de gobierno. Para seguir, igual no hay ninguna conspiración y el problema es que la idea de Iglesias como ministro solo les gusta a ellos.

¡Claro que tienen algo que esconder!

Si no me fío de Pablo Iglesias ni como director de un departamento universitario, menos me fío de algunos partidos españoles que mencionan en titulares como el que hemos encontrado en Público: “El presidente del PP en Castilla y León, acusado de falsificar 5.000 firmas e ingresar 500.000 euros en B para ganar las primarias”. ¿Cómo lo hicieron? Alfonso Fernández Mañueco y Fernando Martínez Maíllo pagaron las cuotas de afiliados y falsificaron sus firmas para obtener más votos en esas primarias que se adjudicaron. Según el digital, que cita a Diario16, la denuncia ha sido admitida a trámite. ¡Y en unas primarias!

Esto sí que me parecen cloacas

Tampoco dudo de que en el estado español del GAL y, más recientemente, del Comisario Villarejo, existan esas “cloacas” recurrentes en los discursos de izquierda. Pero si en algún sector me parece que tiene que haber subterfugios, acuerdos oscuros y una permisibilidad excesiva, es en el eléctrico. Gracias a una iniciativa popular, un juez va a investigar la sustitución de 28 millones de contadores por los eléctricos que, para empezar, consumen vatios. Pero lo más grave es que esa sustitución no ha traído transparencia ni sencillez para el consumidor, por lo que nada evidente sostiene ese supercambio.

El tuit

No tengo nada contra Eduardo Casanova. Lo que tengo es todo a favor de quien ha escrito este tuit desde la redacción de El País: “A Eduardo Casanova lo conocimos en ‘Aída’ como un niño sabiondo que se ganó la simpatía. Ahora es un artista que prepara su segundo filme: ‘Siento una pulsión disidente, antisistema’, sentencia durante la presentación de la nueva campaña de Mahou”. No ha sido necesario caer en el “clickbait” para que todos estemos pendientes del medio y la noticia: solo ha hecho falta una redacción en un estilo periodístico puro (información explícita e implícita) para llamar nuestra atención.

¿Y qué?

No es cierto lo que tuitea Gabriel Rufián: en este periódico y en muchos otros hemos hablado de la manifestación en Altsasu. Y lo que es innegable es que es un éxito que 5.000 personas hayan visitado un portaaviones en Getxo. ¿Y qué? Puedo entender el rechazo al barco de guerra, pero cómo nos molan las pelis de explosiones, y cómo vemos Juego de Tronos que va, básicamente, de militares. A los que no puedo entender es a quienes, para exhibir su nacionalismo vasco o catalán, criminalizan a quien no se sienta así. Y al revés. Como detector de acomplejados e ignorantes, el portaaviones de Getxo ha funcionado muy bien.

Fake-news a la vasca

Gabriel Rufián estaba de gira por Euskadi como una estrella del rock, sacándose fotos con los fans y participando en ruedas de prensa de los teloneros, en plan favor. Me refiero a Bildu, por supuesto. Porque en la web de ERC no hay ni rastro del acuerdo que, según anuncian los portavoces de la izquierda abertzale, les llevará a formar grupo con ERC para ser influyentes en Madrid. ¿Puede ser influyente una minoría en un grupo dominado por otros? ¿De verdad ERC va a compartir todos sus privilegios (empezando por el tiempo en el estrado) con Bildu? ¿Por qué ERC omite activamente estas noticias si son tan relevantes?

Y a la americana

Hace unas semanas tuve la suerte de compartir mesa y mantel con un profesional de la política estadounidense, uno de verdad. Y me decía sobre Bannon que estábamos sobrevalorándolo en Europa, que no era mucho más que un intoxicador y un freak. En el mismo sentido va este tuit de Álvaro Imbernón: “No entiendo el afán por publicitar a Bannon como un gran gurú tras el auge de la extrema derecha en Europa. El ascenso ha ocurrido sin él. Gran parte de lo que la prensa le atribuye roza lo conspiranoico. Lo que sí sabemos es de su pericia para propagar noticias falsas en EE.UU.”.

Sí lo es

De lo que no queda duda es de que Bannon es un tipo de extrema derecha y, como tal, peligroso e indeseable. Pero en España no necesitan importarlos porque tienen de sobra, si no, lean este terrorífico primer párrafo que hemos encontrado en El Independiente: “El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, se ha comprometido a impulsar cuando gobiernen una Ley de protección a la maternidad para que las mujeres embarazadas cuenten con ‘todos los recursos del Estado’ para seguir adelante con el embarazo porque consideran que ‘el aborto no es un derecho’”.

Si lo escribo, me echan

He borrado el titular que había puesto para este párrafo porque reconozco que era demasiado explícito mostrando lo que pienso sobre Villarejo después de leer cómo extiende la sombra de la duda de los atentados del 11-M en Madrid. ¿Cuánto más van a tener que sufrir las familias de las víctimas que ven cómo las muertes y heridas de sus seres queridos son solo “un tema” más para los más despreciables? Por supuesto, la noticia la hemos encontrado en El Español, de Pedro J. Ramírez, que ya usó El Mundo para extender hasta el ridículo las teorías de la conspiración y ETA, que dictara José María Aznar.

El proyecto tiene que ser sólido

20160105_proyecto

No voy a criticar a la CUP por haberse tomado en serio, por fin, a sí misma y a su propio método, y haber votado “no” a lo que anunciaron que votarían “no”. Sí me parece criticable hoy el arrepentimiento de la Asamblea Nacional Catalana (El Confidencial), ese actor aparecido de no-sé-dónde, y que pidió el voto para cualquier partido independentista porque, oigan, a algunos les da igual sistemas que antisistema. También me parece ampliamente criticable la mamarrachada de Pilar Rahola, que sugiere que detrás de la decisión de la CUP está el CNI (Libertad Digital). Igual es mejor empezar haciendo autocrítica.

Pues eso, autocrítica

En OK Diario enfocan bien el desaguisado de la no-invesidura de Artur Mas: la CUP le ha prejubilado. Salvo que medie un acuerdo oculto con algún partido (pongamos, por ejemplo, con el PSOE, que también necesita a lo que queda de Convergència en Madrid), Artur Mas se tiene que ir. En sus pecados encontrará su propia penitencia: en Mil21 entresacan con retranca que una de las últimas cosas que ha hecho Artur Mas como “president” en funciones es inaugurar la cárcel que podría alojar a los hijos de Jordi Pujol.

ERC sale ganando… merecidamente

En Público recuerdan acertadamente que la CUP ha dicho que “no” a Artur Mas pero no a otro candidato de la lista de Junts Pel Sí. De hecho, en el caso de que fuera uno de ERC, los 10 parlamentarios de los asamblearios votarían a favor. Lo de ERC es un win-win: si logran plantear un candidato alternativo ahora, ganan. Pero si se presentan a las elecciones repetidas en solitario, estoy seguro de que también las ganarían como opción de nacionalista de menos riesgo (frente a una CiU centrifugada) y más centrada, gracias a la radicalidad mostrada por la CUP.

¿Por qué seguimos hablando de Ciudadanos?

Creo que Ciudadanos es un partido amortizado por su propio líder único, Albert Rivera. Su abrazo a Rajoy, antes incluso del domingo electoral de 20-D, y su actual insistencia en hacerle presidente, le ponen en la rampa de salida hacia el ostracismo político. Y creo que de ese desgaste buscado por sí mismo no va a librarse, tampoco, Arrimadas, con quien tocó su techo en las pasadas elecciones catalanas. En las siguientes me temo que empezará la curva de Ciudadanos hacia abajo.

Un adelanto electoral que condiciona a otro

No estoy de acuerdo con Vozópuli: el adelanto electoral catalán, a menos que Artur Mas renuncie a ser investido, sí puede condicionar el adelanto electoral español. ¿Cómo? Rajoy sabe (como lo sabe Pablo Iglesias, que empieza a padecer una insinceridad galopante) que el adelanto le beneficiaría recuperando voto que se fue a Ciudadanos, pero si logra repetir ahora como presidente en España mostraría la capacidad articuladora que le ha faltado a Artur Mas. Un tanto de Rajoy que aplaudirían “los mercados”, Europa y las grandes empresas españolas.