La imagen que vale más que mil palabras

20170522_imagen

La de Ignacio González es la imagen que vale más que mil palabras sobre la corrupción en el PP. El protegido de Esperanza Aguirre que llegó a presidente de la Comunidad y hoy está entre rejas. Sobre él se filtran conversaciones entre chuscas y mafiosas con personajes igual de poco recomendables como Zaplana. Solo fue otro que se lo llevó, como Granados. Y para colmo, era un derrochador que nunca ocultó su alto nivel de vida, incompatible con los ingresos de un político honesto.

Hablemos también de Granados

Una cosa que me sorprende de quien la hace es la poca capacidad que tiene para pagarla. Podemos hablar como en El Plural de Francisco Granados y sus muchos intentos de librarse de la cárcel de manera lastimera. Y podemos hablar también de supermachos que con las manos manchadas de sangre luego han ido de corderos entre rejas para ver si salían rápidamente. Yo pensaba, inocente de mí, que quien roba a lo grande o hace daño físico es capaz de asumir consecuencias.

El precio de la vivienda sube

Según leemos en La Información, el precio de la vivienda ha vuelto a niveles de 2004. Es decir, a tiempos de escalada de precios antes de que se pinchara la burbuja inmobiliaria. También leemos que lo que no ha subido al mismo ritmo que el precio es el aumento de transacciones. Pero, aunque menos, son de más valor, como hemos visto. Con cada noticia de este tipo confirmamos que la bajada de precios sin crédito solo benefició a los especuladores que ahora pueden hacer caja.

¡Claro!

A veces no entiendo las decisiones de algunos expertos en marketing. Y supongo que las grandes empresas que mueven muchos millones cuentan con expertos también para que les hagan el marketing, que no es otra cosa que la lectura del mercado. Por ejemplo, Mercadona lo ha hecho bien: que la aversión al aceite de palma esta palpitando. ¡Fuera el aceite de palma de su marca blanca! Ya veremos si es bueno o malo para la salud, pero para la facturación de la empresa será estupendo.

Porque…

Celebro comprobar que no soy el único que lee Twitter con un pesimismo creciente cada día. El usuario @TraedRuffles (sí, como lo leen), con más de 107.000 seguidores, también es cada vez más sarcástico con sentencias como: “Todo el mundo es manipulable menos vosotros”. Lo cierto es que somos manipulables, miren si no cómo reaccionamos ahora ante el aceite de palma. Pero no es menos cierto que en Twitter abundan los que señalan a los demás sin verse a sí mismos como parte o producto del problema.

En España descubren a Patxi López

20160117_patxi

Cuando hace unos años algunos explicábamos exactamente lo mismo que ahora leemos en algunos medios españoles sobre Patxi López, nos decían que éramos unos aldeanos resentidos. “Mintió en su curriculum cuando dijo que era ingeniero industrial (…) Ni rastro de alguna referencia a la experiencia profesional en la empresa privada o a unas oposiciones. Se afilió a las Juventudes Socialistas con 16 años. Dos años después, al PSOE. Y a escalar (…) Nos ha llamado la atención una frase en su web: ‘Me encantan los espacios abiertos, como el mar y las nubes’”, leemos en Sueldos Públicos.

El homenaje a Rodrigo Rato

No es ninguna broma de mal gusto: “Cuando Rodrigo Rato salió de Bankia, esa misma semana, un montón de compañeros míos de Gobierno le hicieron una comida-homenaje. A mí no me invitaron, claro”. Quien se quedó fuera es Luis de Guindos, ministro de Economía en funciones, que es también el que lo contó durante una charla en Madrid. Y fue más allá: “Rato era un icono para el PP”, asegura, y saca pecho ante los reproches que algunos compañeros del propio PP le hicieron cuando sacó a la luz el vergonzoso asunto de las “tarjetas black” (OK Diario).

Entre pobres tenemos que ayudarnos…

Estoy seguro, además, de que entre los ricos sí que se ayudan. Me refiero a las cuatro familias españolas que suman 80.000 millones de euros de patrimonio, es decir, un 8% del PIB español. En cualquier caso, la diferencia entre la primera (los Ortega, dueños de Inditex) y la segunda (los Roig, que lo son de Mercadona) la diferencia es enorme. Después de estos encontramos a los primos Alberto Cortina y Alberto Alcocer, y a los Del Pino (Ferrovial). Seguro que si uno de ellos necesita un favor los otros se lo hacen.

La siguiente ronda la pagamos entre todos

En Catalunya han hecho falta dos sumas para desatascar la situación política: la suma de que el número de escaños independentistas no se repetiría después de unas nuevas elecciones, y la suma de que los partidos políticos catalanes están económicamente tocados después de tanto esfuerzo electoral. En España, sin embargo, el gasto no importa porque la ronda la pagamos, al parecer, entre más (incluidos los propios catalanes): Sánchez, Iglesias y Rivera apuestan por nuevas elecciones, según Vozpópuli.

Juan Carlos I intercedía por Urdangarín

Esta es una historia para leer, tranquilamente, un domingo lluvioso como el presente. La historia de un hijo político de un Rey, el yerno perfecto: deportista de élite de un deporte minoritario, apuesto y que dio aportó a la corona tres hijos rubios. Incluso amasó una fortuna con sus propios negocios. Todo iba bien hasta que se torció y supimos que los negocios eran capciosos y que la fortuna se la proporcionaba Juan Carlos I intercediendo, como reconoce Jaume Matas, que pagó a Urdangarín 2,3 millones de euros públicos.