Sí, esto va así

Cuando parte de los trabajadores tuvieron que volver a las fábricas algunos se apresuraron a pronosticar el fin del mundo. Oímos argumentos de lo más peregrinos que solo calaban en quien quería ser mojado, pero el miedo fue generalizado. Poco a poco, la situación se ha normalizado y los políticos (empezando por los sindicatos) han tenido que buscar otros elementos de presión al gobierno. El empleo se salvó. Y sí, las grandes empresas generan más empleo. Ahora, como bien dicen en Pymes y Autónomos, hay que salvar a las empresas de todos los tamaños para superar la crisis económica derivada.

Regreso al pasado

La crisis sanitaria no está superada pero tenemos que enfrentarnos ya a la económica. Las primeras consecuencias serán las más evidentes: claros retrocesos que comprobaremos en lo grande e importante y en lo pequeño y accesorio. En Magnet adelantan un previsible encarecimiento de los billetes de avión. Volar será, como hace años, para quien pueda permitírselo. La parte buena, añado yo, es que dejaremos de coger el avión para mantener reuniones, una costumbre de lo más innecesaria en pleno siglo XXI. Ha tenido que venir un confinamiento para que generalicemos las videoconferencias.

¿Y el teletrabajo?

Algunas consecuencias pueden ser positivas pese al sufrimiento que está dejando el coronavirus: el teletrabajo puede dejar de ser algo excepcional. Eso, sí, habrá que regularlo. Hemos avanzado en lo tecnológico, con escritorios virtuales, videollamadas, colaboraciones en red… Solo falta que avancemos en la sensibilidad hacia la posibilidad para conciliar incluso con las ikastolas en funcionamiento. Alemania ha anunciado ya una normativa para cuando pase el confinamiento porque el 25% de las y los alemanes han podido seguir trabajando desde casa. Es un dato relevante que merece atención. Y se la están dando.

Pero con cuidado

Antes del confinamiento ya había teletrabajado. Conocía sus beneficios y sus riesgos. Pero la intensidad de las últimas semanas lo ha transformado todo. El teletrabajo funciona… Porque todos los teletrabajadores que conozco se pasan el día delante del ordenador. El asunto, con niños o mayores en casa, se complica. Es evidente, como sugieren en El Confidencial, que nos hemos pasado. Algunos jefes o clientes y también algunos compañeros que van acumulando tareas no han respetado un derecho básico: el derecho al descanso. Que estemos en casa significa que tendremos que adaptar nuestro descanso, no prescindir de él.

El extraño caso de Smith… O no tanto

El de Ted Smith puede ser un nombre importante en la historia del fútbol: el portero del Southend (en la tercera liga inglesa), de 24 años, y pretendido por Mourinho para su Tottenham, ha anunciado que se retira. No hay lesión física de gravedad: renuncia a seguir viviendo bajo la presión del fútbol. La suya no es la historia de una estrella, pero sí la de una persona que dice “basta”. Y esto, en sí mismo, ya es reseñable. Si tenemos en cuenta el contexto futbolístico, es especialmente reseñable: no todos los futbolistas son de primera y ganan millonadas, pero sí todos tienen que resistir cada domingo.

Lunes de teletrabajo

Hay más coches en la carretera y más gente en la calle. Nos estamos incorporando poco a poco a la normalidad, por suerte. Pero todavía hoy habrá mucha gente que teletrabajará y que lo seguirá haciendo durante los próximos meses, por lo menos, como recuerdan en Pymes y Autónomos, hasta julio será la opción preferente después de comprobar que es posible. Pero, ¿es posible? ¿Cuántas horas teletrabajamos? ¿Más que en la oficina o menos? ¿Respetamos los horarios? Ojo, no pregunto si los respetan los jefes o clientes, si no si somos capaces de hacerlo nosotros mismos. La autorregulación laboral es básica.

¡Los que faltaban!

Nos asomamos a otra semana de confinamiento con la obligación de sacar a tus hijos a la calle una hora manteniendo el ritmo de teletrabajo o las difíciles condiciones laborales actuales, y lo que menos necesitamos es que José María Aznar, Cayetana Álvarez de Toledo, Albert Rivera y Mario Vargas Llosa reclamen su cuota de protagonismo con un manifiesto contra el encierro y por las libertades individuales, al más puro estilo de los descerebrados estadounidenses que llevamos viendo un par de semanas. Al parecer, la tontería es contagiosa, y algunos no tienen problema en imitar las prácticas más reprobables. ¿A cambio de qué?

El vicio del protagonismo

No hace falta haber abierto telediarios o la revista Diez Minutos para intentar hoy recuperar el protagonismo: Jesús Candel, el médico más conocido en Internet como Spiriman, está siendo uno de los más mencionados en las últimas semanas por cómo sus recaudaciones de fondos que generan dudas, por sus formas cada vez más histriónicas, por sus contradicciones e incluso por pedir a los pacientes que escupan, literalmente, a sus médicos si no están de acuerdo con un diagnóstico o tratamiento. En Magnet, que siempre están al cabo del tuit, han hecho un repaso a sus barbaridades más recientes. Todo por el retuit.

Vuelve La Falange oculta tras el coronavirus

Quique San Francisco, Arévalo y Pepe Reina, entre otros, han lanzado preguntas muy similares: ¿por apoyar a Vox son fachas? Pues sí. Y si no lo ven que se gradúen la vista. Fíjense hasta qué punto: la parlamentaria andaluza Luz Belinda Rodríguez, que abandonó Vox, se ha hecho ahora de la Falange. Pero como no dejó su acta, ahora la Falange tiene una representante. Todo esto hecho con la nocturnidad a plena luz del día que ofrece el coronavirus, por supuesto. Eso es lo que provoca Vox: transfuguismo a quienes han venido a sustituir, lo que todos sabíamos y sabemos. Así que, que nadie se haga el tonto ni el listo.

La nueva tele es… La tele

Al final, YouTube no ha sustituido a la tele. Y ya no lo hará porque se ha debilitado por culpa de su propio algoritmo, de la cantidad de morralla que genera su efecto llamada, y porque la competencia no se ha quedado quieta y ahora existen alternativas como Twitch. Pero Internet sí ha cambiado nuestros usos y costumbres frente al electrodoméstico: Netflix se ha disparado con hasta 16 millones de nuevos suscriptores durante la pandemia (República.com). Personalmente, he incorporado Amazon Prime a mi consumo diario. La tele bajo demanda se ha instalado por fin en nuestros sofás.

El otro virus

Como los capitanes que aprovechan un desastre medioambiental para verter al mar residuos de sus bodegas o motores, muchos jefecillos aprovecharán los ERTE o haber realizado despidos en principio temporales, para rebajar las plantillas. Otras empresas se verán obligadas a hacer ceses hasta que la demanda se recupere. Para detener ese virus es importante encontrar cuanto antes también la fórmula que permita conjugar prevención sanitaria y laboral. Los del cuanto peor, mejor, son los únicos que están cómodos y fuertes pidiendo ahora imposibles sanitarios y luego, imposibles económicos.

Qué morro

Estar en la oposición en tiempos de pandemia es mucho más fácil. Por eso Podemos juega a pedir desde los parlamentos lo que puede decidir en el Consejo de Ministros. Por eso los del PP tapan su acción donde gobiernan y potencian su labor de líder de la oposición. Lo jodido es tomar decisiones duras. Lo fácil es decir que tú sí lo veías venir desde tu casa o pedir lo que pudiste hacer en el gobierno y ahora reclamas a voz en grito, como Maroto, que ya ve lógico que un autónomo sin ingresos no pague la cuota. Moe de Triana ironizaba en Twitter: “Ojalá el PP hubiera estado alguna vez en el Gobierno para llevar esa medida a cabo”.

Si se pincha es una burbuja

Lo que cobran los futbolistas lleva años siendo una exageración. Todavía me acuerdo cuando los más importantes empezaban a cobrar mil millones de pesetas al año, y ahora andar entre los cinco y los seis millones de euros al año es lo normal para muchos. Mejor dicho: hasta ahora. En esta crisis ellos también están sufriendo, y supongo (y espero) que los mediadores estén sufriendo aún más. ¿Cuánta gente que no lo merece por talento o esfuerzo ha ganado muchísimo dinero con el fútbol? La caída de los ingresos y la fragilidad de las grandes ligas puede pinchar una burbuja que ya temblaba.

Sí, teletrabajar es difícil

En el blog Pymes y Autónomos han tirado de ironía para dejar clara una realidad amarga: “teletrabajar tiene un problema, hay que trabajar”. En efecto. En la época en la que más lo hice, sin hijos, mi objetivo diario era apagar el ordenador cuando empezara el Teleberri de la noche. En casa se trabaja peor y, sobre todo, se meten más horas (no siempre efectivas). Y los que soñaban con hacerlo se veían como instagramers, con una taza de té con un mensaje motivador. Pero la realidad es difícil para el trabajador… Y para la empresa, que tiene que habilitar entornos y herramientas.

Los influencers también «teletrabajan»

En esta crisis muchos sectores lo están pasando mal, sobre todo algunos que han engordado en este mundo de globalidad virtual como los representantes futbolísticos, los vendedores de reiki y alternativas a las vacunas, los youtubers (ahora resulta que la gente ve la tele) y muchos influencers que no tienen la escapadita que colocar a sus seguidores. Como bien expresan en Magnet, algunos intentan vendernos ahora pijamas y ropa cómoda. Ojo, también algunos se lo están currando, manteniendo la atención con buenas ideas y dedicación. En una crisis económica también se decanta. Y en la que viene lo veremos.

Autónoma, autónomo, vamos a pagar más

Muchos nos sorprendimos el pasado 1 de enero porque no nos habían subido la cuota de autónomos. Pues bien, tengo malas noticias para los que son sus propios jefes y demás cuentos: sí que la subieron pero no se aplicó. Y cuando lo hagan será con retroactividad. Vamos, que de los 283,32 € vamos a pasar a los 286,15 peo en febrero abonaremos el atraso: 288,98 €. ¿Es mucho? No. El problema es que son ya muchas las veces que sufrimos incrementos y que el gobierno de Sánchez e Iglesias será muy progre pero sigue apretando a quienes más impuestos pagamos y menos consumimos.

Navarristas

Sergio Sayas ha tenido la suerte de que un tuit suyo haya tenido cierto eco esta semana. No sé si buena o mala suerte. Eso tendrá que decidirlo él porque no son pocos los que aseguran (o se consuelan) que lo importante es que hablen de uno aunque sea mal. En este caso, el tuit de Sayas habla mal de quien lo publica: intenta jugar a responder a Díaz Ayuso, que criticó la singularidad navarra, asegurando que se trata de un reino propio (hasta ahí, de acuerdo) “fundador de España”. Y aquí es donde saltan las risas y aplausos. Porque Sayas dice que es navarrista y confunde, al mismo tiempo, una conquista con una fundación.

Martínez-Almeida no lo hizo mal

El alcalde de Madrid ha recibido esta semana su ración de críticas porque en el estreno de un campo de fútbol ha dado con un balón a un niño (yo creo que le roza). Antes de eso, publicaron un vídeo de Martínez-Almeida dando toques a una pelota sin que caiga al suelo, que también fue criticado. Creo que el del PP hace muchas cosas mal, pero desde el punto de vista de la comunicación política esta vez lo hicieron bien. Y el atosigamiento, la risa, el chiste fácil a cada paso, al final, acaba dándose la vuelta y generando una corriente de cierto aprecio a quien es vapuleado por sistema.

Hablemos de droga

Esta columna va sobre Internet. Si la mitad de textos que leen no hablan de sexo o pornografía es porque estoy haciendo un esfuerzo por esquivar lo que más hay y más fácilmente se encuentra en esta red social. En Internet también hay manuales para hacer cócteles Molotov y abrir cerraduras. Y se habla mucho de droga, por ejemplo. Todos ellos, temas que no les suelo traer. Pero hoy haré una excepción porque en Beatburguer han publicado un estupendo artículo sobre cómo cortan la cocaína antes de venderla. Òscar Nin lo escribe sin paternalismo, y de un modo claro. Para esto también está Internet.

La autobiografía de Manuel Vázquez

Mi infancia es leer un tebeo. Me recuerdo haciéndolo en la huerta del caserío de amama al que íbamos los fines de semana, en cualquier sitio de la casa de ama y aita, en el coche y hasta en la calle. Dibujantes como Francisco Ibáñez, Rod Whigham o John Byrne me han regalado horas de disfrute. Tanto como he disfrutado leyendo en Canino a Pablo Vicente la leyenda negra de Manuel Vázquez. Una leyenda que él mismo dibujó: siempre reconoció que había tenido carencias y perpetró alguna estafa, y acabó dibujándolas. Tan mordaz fue su autocrítica que el moroso de 13 Rue del Percebe es un homenaje de Ibáñez a Vázquez.

La última gran broma del año (espero)

Miles Fisher ha terminado el año con un vídeo viral de verdad, de los de alcance planetario: su parodia de Tom Cruise presentándose a la carrera electoral estadounidense es extraordinario por la puesta en escena convincente (de hecho, a alguno sí que le ha colado), por el guion (el falso Cruise se presenta como un patriota de pelo perfecto como si su filmografía le validara como piloto, espía, astronauta o abogado) y por la verosimilitud: en un país liderado por Trump la irrupción de un actor capaz de reírse de sí mismo y cautivar con su presencia parece una salida sensata… Y necesaria.

Rusia se ha desconectado del mundo

Desde hace unos años aprovecho el 28 de diciembre para lanzarles una serie de noticias, como la de Tom Cruise, que podrían ser inocentadas pero son reales (en el caso del actor es real la parodia, que quede claro). Por ejemplo: Rusia se desconectó del mundo durante varios días la semana pasada, según Wwwhatsnew. ¿Cómo lo han hecho? Desconectando su red de Internet de la red mundial y proveyendo sus servicios solo por medio de RuNet, su infraestructura nacional. Lo han logrado con inversiones y modificaciones legislativas que en un futuro les permitirán hacerlo a discreción y sin explicaciones, según el digital.

Un escándalo: el 80% de los autónomos descansa

En Pymes y Autónomos han recogido los datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, y ojalá fuesen una inocentada, pero no lo son: “El 21% de los profesionales del colectivo de los autónomos no tiene ningún día de descanso a la semana en España”, “el 14% trabaja al menos 10 horas al día” y “el 82% de los trabajadores por cuenta propia trabajan una media de entre 7 y 10 horas”. Sí, esa es nuestra realidad también en Euskadi. Y eso sin entrar en el gran tabú: el menor gasto que hacemos a la Seguridad Social. ¡Normal que Olentzero me trajese la ya célebre “puta agenda del autónomo”!

¡Venga ya!

Según Forbes, el youtuber mejor pagado de 2019 es un niño de ocho años de Texas que se dedica a abrir cajas de juguetes aunque, según él mismo anunció, dedicaría su canal también a otras cuestiones educativas. Nada menos que 26 millones de dólares es lo que se han embolsado en 2019 los padres de Ryan Kaji, que también afrontan una controversia porque algunos de estos juguetes serían para menores de 5 años, y con ese público no se puede hacer negocio, según las normas de YouTube. Definitivamente, Internet nos ha agilipollado como sociedad y cuanto antes nos espabilemos, mejor.

Una más

Ryan Kaji es una estrella mundial con la que sus padres hacen negocio del gordo (siempre he llevado muy mal eso de los niños usados como maquinitas de imprimir billetes) y Tamara Falcó es una estrella emergente en España que, por supuesto, también hace su business internetero, que lo on-line lo aguanta todo: “Entre 1.300 y 2.400 euros por cada post o fotografía que publica” en redes sociales como Instagram es lo que calculan en Vozpópuli que se saca la hija de Isabel Presyler después de su paso por Masterchef Celebrity (por cierto, pagado con dinero público) y gracias a marcas desde Zara a Tanqueray.