Meter a ETA es un error

“Los jueces” que “equiparan el acoso que padecen en Cataluña al que vivieron en Euskadi con ETA” cometen un error. Meter a ETA en el tema catalán, en general, lo es. Y de los gordos. También se equivocan los que intentan blanquearnos su propia historia en Euskadi con la actualidad catalana porque los atropellos que está sufriendo una ciudadanía que nunca optó por la violencia no son comparables con los que recibieron unos grupos que sí la defendían o practicaban.

Ilegalizarlo todo como opción

Josep María Mainat denunciaba con acierto que se considere incluso investigable que en un partido de fútbol del Reus se desplegara una senyera (la bandera oficial de Catalunya, no una estelada) gigante. Pero así es: la Federación Española de Fútbol ha abierto un expediente disciplinario al club por este acto. ¿Por qué? ¿Qué tiene de ilegal? ¿Qué tiene de provocación que no tuvo, por ejemplo, la bandera española en las camisetas del Las Palmas en el Camp Nou?

España en una portada de Interviú

“De víctima de ETA a independista”, “sacerdotes, frailes y monjas” y las familias de la casa cuartel en Vic que se mojan con el tema catalán. Una diputada de la CUP que homenajea, precisamente, a la Guardia Civil, tatuajes y la senadora alavesa de Podemos que defraudó con su VPO como desnudo (no se ve ni media teta) de portada. Según el escritor vasco José Antonio Pérez, “Deberían dar esta revista en todos los vuelos internacionales con destino a España”.

Emoticonos, no

Ni siquiera ante un hecho tan grave como los incendios en Galiza el community manager del ministerio de Defensa dejó de publicar emoticonos: un bombero, un camión y, por supuesto, una bandera española. Por lo menos no puso el de las llamas. Pero, en serio: ¿qué aportan? Que me lo expliquen, por favor. Para mí es la muestra más evidente de falta de creatividad en quien comunica. Por lo menos, escribió todas las palabras por completo y los signos de puntuación.

Colaboración de las tuiteras

Hace unos días expresé en Twitter mi sorpresa ante el tuit de Adirana Andolini, que pedía colaboración a sus seguidoras en esta red social porque estaba “escribiendo sobre feminismo islámico”. Me respondió airadamente y luego borró el tuit, y eso que admití que puede que me haga viejo y que mis métodos, como el elegir y llamar yo a las fuentes, estén quedando desfasados pero, ¿todo lo nuevo por el mero hecho de serlo es mejor? Casi siempre, sí. Lo sé.

«Ya voto yo que tú no sabes»

La otra opción que tenía para titular esta columna era: “La culpa es de las putas viejas”, que es lo que ha expresado bastante explícitamente el usuario @DavidPerro en Twitter. Una opinión que, con más o menos sutileza, han tuiteado de un modo similar muchos más usuarios: como si quienes hacían cadenas humanas contra el fuego esta semana o recogieron chapapote en Galiza no votasen. Como si el problema fueran las viejas que votan mal o, peor, que van a votar.

El pueblo, la gente…

Otra competición bastante inútil que hemos observado entre tuiteros de sofá es la de apropiarse de la heroicidad de la ciudadanía gallega. “La gente”, decían los de Podemos, cómo no. “El pueblo”, el resto de progres. “Los verdaderos patriotas” señalaban los que reparten carnés de buen español o nacionalista malo. Pero no: solo eran personas desesperadas que se sentían desprotegidas porque las instituciones, pueden negar la mayor, no dieron la talla.

“El diálogo es fácil”

Copio el titular del párrafo a mi admirado Quim Monzó, que rescató esas cuatro palabras del largo tuit del PSOE en el que recogían las declaraciones de Oscar Puente sobre lo “posible” que era el diálogo si quería Puigdemont. Se lo resumo: básicamente tiene que renunciar a todo. Renunciar a los acuerdos en el Parlament, renunciar incluso a que la cámara es la base de la soberanía popular catalana, y reducirlo todo, agárrense, a una comisión parlamentaria. Una humillación.

¡Qué error!

La llamada “de broma” que realizó Catalunya Radio y no emitió es un error mayúsculo: llamaron a un empresario y, haciéndose pasar por la delegación del gobierno español en Catalunya, le ofrecían ayuda para trasladar su sede. Insisto en que al final tuvieron el sentido común de no emitirla, pero tampoco avisaron al empresario de que se trataba de una broma y este, indignado, la grabó y difundió. El error y sus consecuencias son solo imputables a la emisora.

Elige un día para indultar

¿Qué mejor día para declarar una serie de indultos a condenados por corrupción que cualquiera de esta semana con el tema catalán al pil-pil? Algo parecido han pensado en el gobierno español, que ha aprovechado para llevar a cabo “los primeros 11 indultos de 2017. Tres de ellos condenados por delitos contra la salud pública, uno por lesiones y los otros seis por prevaricación continuada” (Público). Una serie de sentencias en el Ayuntamiento de Rota han quedado anuladas de facto.

La tragedia como excusa

Están los que no entienden nada y están en los que no quieren entender. Están los que ven una tragedia como la de Galiza y se les mueve algo por dentro y los que la ven y aprovechan para echar balones fuera. Esteban González Pons tuiteaba a Puigdemont: “Hoy no tengo cuerpo para tus delirios” y, solo unas horas después, el del PP retuiteaba varios enlaces a su artículo sobre el president de Catalunya. No niego la tristeza de Pons, pero tampoco su intención.

Los bulos nos perjudican a todos

Sobre los incendios en Galiza la cuenta Maldito Bulo en Twitter ha tenido que desmentir varias informaciones falsas que corrían por las redes sociales digitales: que la ley de montes permite edificar sobre suelo quemado, que el agua de Vigo ya no es potable y que Portugal (donde también sufren el fuego, otra vez, y con peores consecuencias) enviaba bomberos a Galiza. ¡Bastante mal está España e incapaz se muestra su gobierno como para que difundamos bulos que perjudican a todos!

Malas intenciones

“Si el ministro dice que en Catalunya no se enseña el castellano, yo que viví toda mi vida allí debo haber escrito mis dos libros en esperanto”, tuiteaba el periodista Xavier Aldekoa en respuesta a la denuncia de moda desde España: que la escuela catalana adoctrina con el idioma y los contenidos. Este largo puente también hemos visto ese Aznarismo de que la catalana es una sociedad enferma. La misma mierda, exactamente, que echaron contra Ibarretxe y Euskadi.

A Rosa Díez se le ha ido de las manos

No es la primera ni será la última a la que su obsesión contra una forma de pensar se le ha ido de las manos. Me refiero a Rosa Díez, capaz de ver una rojigualda en una canoa sobre el Nervión. Lapitz mostraba el tuit y opinaba que tal vez la de UPyD necesitara ayuda. Aner Gondra también en Twitter le recordaba que no podía criticar el “chanchulleo” con nacionalistas quien había sido consejera con Ardanza. Pero ella ya va a tumba abierta, no pierde nada. Ya ni dignidad.

¡Bien por el Athletic!

Por tuits como el que les enseño dimos a los community managers el primer reconocimiento de Deia a estos nuevos profesionales. En este caso han tenido que responder a un “hooligan” (eso dice él) de la Real Sociedad que mostró una foto de tres jugadores negros de la cantera del Athletic y poniendo en duda su origen vasco. Una visión capada de la realidad que los de Ibaigane respondieron con acierto: “Vascos de Zumaia, Iruñea y Gasteiz”. El de la Real ha borrado su tuit.