Que sea un derecho

La convocatoria de huelga de hoy es absolutamente legítima, igual que trabajar: los sindicatos vascos han echado un pulso político al gobierno de Urkullu, Bildu ha nombrado a su candidata a lehendakari a tiempo para capitalizar el resultado y Ernai ha calentado el tema (la cuenta en Twitter que informa sobre la convocatoria en los últimos días ha relanzado sobre todo tuits de la organización juvenil de Sortu). Ahora solo queda medir el éxito o no del paro, pero sin trampas, sin que nadie obligue a nadie porque en campaña y precampaña todo vale. Los secuestros a los vascos hace tiempo que se acabaron.

Sin problemas de sueldo

Los que parece que nunca han tenido ningún motivo para la huelga son los que más mandan en Vox. Los contactos con los que a todas luces cuentan y han contado les han permitido vivir holgadamente. Contactos como los que tenían en la oposición iraní (que también patrocina grupos armados) que donó una pasta gansa, tanta que vivieron un año Abascal y Espinosa de los Monteros cobrando 65.000 € cada uno (lo cuenta El País y lo recoge El Plural). Espinosa, con su habitual soberbia, ha intentado explicarlo en Twitter pero incluso su versión es tenebrosa: ¿por qué eligen su formación y a él para regarles de euros?

Otros que tampoco los tienen

En Vanitatis han solapado dos informaciones que, cuando uno las suma, dibujan una realidad de privilegios difícilmente explicables: la Infanta Elena dejará la fundación de La Caixa. No entro ni en la labor que hacía ni en su decisión: lo relevante es el incremento en su sueldo en función de sus necesidades familiares hasta los 238.000 euros anuales cuando se mudaron a Ginebra. Ojalá contar con unos jefes tan generosos… Eso pensará su marido, Iñaki Urdangarin, que ya acaricia el segundo grado penitenciario y una vida en Ginebra, donde no puede residir ningún emigrante condenado en su país de origen… O casi ninguno.

Dos más

Sé que en política hay niveles en los que importa más saber de procedimientos y leyes que del área en el que se encuentra la persona. Por eso hay verdaderos expertos que van saltando de departamento en departamento y se adaptan rápidamente, porque lo importante es la gestión. No sé si será es el caso de Irene Lozano ni de Marimar Blanco, que parece que saltan del congreso a las oficinas más dispares en función de los huecos, las oportunidades y la disponibilidad que siempre han tenido para su partido (en el caso de Lozano, para más de un partido). Son profesionales de la política, vale, ¿y de la gestión?

El espejo catalán

Quienes pintan una Euskal Herria idílica en el que los nacionalistas con diferentes principios básicos son capaces de armar un país solo porque lo desean pueden ir mirando a Catalunya, donde ERC y PDeCat han decidido que todo salte por los aires. Querer no es poder: como un amigo tuiteaba ayer, puedes llevar 30 años queriendo ser un melocotón y no vas a poder. Y si te empeñas, te puedes encontrar con que te han puesto cabeza abajo: ERC es ahora el partido moderado y el PDeCat, o lo que queda de él, el radicalizado. Y veremos el papel que juega Puigdemont, que por fin tiene lo que quiere… Lejos de Catalunya.

¿Ahora, sí? Bienvenidos todos

No sé si será porque las encuestas le dan un subidón que convertiría de nuevo a España en un peligro dentro la UE pero el velo que cubría a Vox parece que por fin se ha caído, y ya solo sus socios, PP y Ciudadanos, siguen sin señalarles como lo que son: extrema derecha. El resto de partidos se ha sumado, también algunos periodistas como Susana Griso que, después de colaborar en su blanqueo, ha intentado meter las gomas a Espinosa de los Monteros (aunque le ha salido fatal). Por fin, sus discursos fachas son reconocidos por todos como tal: hasta una cita del falangista Ramiro Ledesma nos coló Abascal en el debate.

Una simple descripción

Ahora que muchos se van sumando a arrinconar al fascismo, es el momento de apretar y señalar a quien, como Pepe Reina, da alas a la extrema derecha. Sillonbowl, un usuario de Twitter interesante y que es de los que antes también llamaba a las cosas por su nombre, era así de claro: “Pepe Reina es fascista por votar a fascistas y compartir ideas fascistas. Y decir que alguien es basura por votar fascismo o por coquetear con ideas propias del fascismo, por mucho que después se haga el digno… Eso no es fascismo, es descripción”. Por el bien de todos, no podemos ceder en el marcaje.

Menos gestos y más gestas

Entiendo que para ellos será difícil admitir que cometieron un gravísimo error, pero tenemos que obligar entre todos a que el PP rompa sus acuerdos con Vox. Eso sí que es una gesta, y no los gestos de los que presume Cayetana Álvarez de Toledo: una foto en la plaza de Vic (donde los partidos nacionalistas son elegidos por una amplísima mayoría) y un vídeo de ella soltando lazos amarillos en TV3 son sus mayores “logros” contra personas que solo se solidarizan con los presos políticos catalanes. Lo verdaderamente valiente es que el PP rompa sus acuerdos con Vox. Todo lo demás es colaboracionismo.

Aunque mejor están calladas…

Solo quedan dos días de campaña y la gran metedura de pata de Cayetana Álvarez de Toledo o Isabel Díaz Ayuso no llega. Pablo Casado ha logrado retener a las líderes con discurso extremo que él mismo ha aupado y en el PSOE tienen un problema: si logran repetir sus resultados de abril lo darían todo por bueno. En cambio, la que habla es Marimar Blanco, contra la que el PSOE no va a alzarse, para asegurar que en el gobierno navarro hay un miembro de Bildu aunque no sepa cómo se llama. Jon Arrizabalaga le responde en Twitter con lo obvio: “No sabes su nombre porque no lo hay”.

Señalar a periodistas también es de nazis

Marimar Blanco, Cayetana Álvarez de Toledo o Inés Arrimadas, como Santiago Abascal, aunque sean vascas y catalanas o se presenten por Euskadi y Catalunya, comparten una estrategia: utilizar estas nacionalidades para hacer campaña en España. Por eso, cuando Arrimadas señaló al moderador del debate en TV3, que también es director de la cadena, y le dijo que cuando apliquen el 155 “lo primerito” será despedirle, se dirigía más a los votantes españoles que a los vascos. Pero es que además hizo algo muy nazi: señalar al periodista enemigo. Por cierto, que también lo hicieron algunos independentistas en la calle y está igual de mal.

La importancia de votar bien

El periodista Alberto Rivera denunciaba en Twitter la contradicción de la diputada de Ciudadanos por A Coruña que celebraba San Isidro con una llamativa pasión por la ciudad. ¿Es legítimo? Claro, tanto como legal. ¿Es relevante? También. Porque, ¿cómo va a defender Marta Rivera la circunscripción por la que se presenta? Los partidos de la nueva política cogen lo peor de la más vieja, aplicando un reparto de puestos en el que se sirven de la representatividad en ver de servir (o por lo menos intentarlo) a las personas representadas. Si los partidos pasan serán los votantes los que elijan.

Y Lacalle pasa de ser diputado

El resultado del PP en las anteriores elecciones, que solo puede ser superado por el desastre que se avecina en las siguientes, ha obligado a Pablo Casado a mover sillas. Así, Daniel Lacalle, el economista ultraliberal que había obtenido un escaño, lo deja para que entre Marimar Blanco. La lectura que estamos obligados a hacer es la de una derrota política, pero tengo la impresión de que a Lacalle no le ha costado: ser diputado le tiene que parecer de pobres a él, que siempre se ha movido en el mundo de la consultoría y las operaciones hechas sin escrúpulos. Otra cosa hubiera sido ser ministro, claro.

Una vida de delincuente

Cuando anunciaron la detención de Josu “Ternera” Urrutikoetxea, una persona que había pasado su vida entre asesinos, en la cárcel o huido, me pregunté si realmente su vida le había merecido la pena. Según leemos en El Confidencial, parece que sí, por lo menos por momentos: rescatan el libro de Jesús Eguiguren en el que califica como “terrorista VIP” a Urrutikoetxea porque entendía de vinos y le gustaba la buena mesa. Salvo esos momentos de tranquilidad, se trataba de una persona distante y acostumbrada a la huida y a mantener el pulso por el control de ETA dentro y fuera de la cárcel.

Negociar con nacionalistas

Si negociar con terroristas no es un delito, y el propio Eguiguren puede corroborarlo, como otros miembros de diversos gobiernos españoles, hacerlo con nacionalistas lo es menos. Pero para Albert Rivera es algo parecido al pecado. Un pecado recurrente, además, ya que lo mismo le sirve para acusar a Pedro Sánchez que a Manuela Carmena. A Carmena, sí, que se presenta como candidata en el ayuntamiento de Madrid, Albert Rivera le acusa de negociar con nacionalistas. No solo lo dice, es que lo escriben en un tuit, lo dejan ahí para que comprobemos lo poco que les importa el ridículo.

Sí, nos retrata

“Que haya miles de personas movilizándose para cambiar la ficción en vez de la realidad es como una maravillosa descripción del siglo XXI”, tuitea con acierto Antonio Martínez Ron después de haber leído que miles de aficionados a la serie Juego de Tronos se han movilizado por medio de una recogida de firmas para que rehagan la octava temporada, que está siendo controvertida. No tengo yo mucha fe en esta mecánica de las firmas, y menos cuando se hace on-line, pero no puede haber una tontería mayor que pretender que otros cambien una ficción a tu gusto. Como sociedad idiotizada, sin duda, nos retrata.

Los políticos también van al paro

20151206_paro

La de ‘El Confidencial’ no es la única recopilación de candidatos a Diputado que pueden pasar de las listas al congreso a las listas del paro el 21 de diciembre. Durán i Lleida, los ex militares José Julio Rodríguez (fichado por Podemos) y Zaida Cantera (por el PSOE), y unos cuantos vascos: Javier Maroto, Borja Sémper y Marimar Blanco en el PP, y Eduardo Madina y Odón Elorza en el PSOE, y Andrés Herzog, por supuesto, de la desahuciada UPyD.

Ciudadanos también tiene seguidores falsos

En ‘InfoLibre’ han recogido el análisis de ‘Ctxt’ de una bolsa de seguidores en Twitter con toda la pinta de falsos y con toda la intención de alentar a Albert Rivera. ¿Qué consiguen con esta amalgama de robots? Que los mensajes salgan con más potencia por medio de retuits, y que haya una corriente de mensajes positivos preprogramados que, por ejemplo, le hacen brillar durante y después de los debates. La “nueva” política también hace “nuevas” trampas.

Y Pablo Iglesias no sabe ni contesta

La televisión iraní tiene un canal de televisión en Internet en castellano. En ese canal, Pablo Iglesias dirige un programa de televisión, una tertulia, que realiza una productora gestionada por Juan Carlos Monedero. “Carlos Riobóo, aseguró hace unos meses a ‘El Economista’ que cobraba una cantidad de 3.000 € a la semana por la tertulia. También precisó que los pagos se canalizan a través de la empresa Producciones Con Mano Izquierda” (‘Vozpópuli’), la de Monedero. Ahora parece que los iraníes han cerrado el grifo, e Iglesias no sabe ni contesta.

El Rey, amigo de los amigos del EI

Curiosamente, en el tablero geopolítico mundial, los iraníes ya no se sitúan en la parte del tablero de los enemigos de occidente. El Estado Islámico ha reconfigurado ese mapa en función de quiénes son sus amigos, y algunos han cambiado de bando, como Irán o como Arabia Saudí… Pero en sentido contrario. Eso no ha sido problema para Juan Carlos I, que ha visitado a sus amigos de la familia real saudí, a la que acusan de permisividad y hasta connivencia con el EI.

Sí, estas listas importan

Me ha sorprendido y no para bien que en las listas de lugares más fotografiados, no ya del mundo, pero sí del Estado español, no haya ninguna referencia vasca. Tampoco en la lista de ciudades: Alicante, Granada, Málaga, Valencia o Marbella tienen más fotos de Instagram “posicionadas” sobre su correspondiente chincheta digital que Bilbao o Donostia. Y estas listas también importan porque dan notoriedad y pueden hacer “efecto reclamo”.

Rajoy hace un «guiño» a las víctimas

20151125_guino

Estoy seguro de que Marimar Blanco tiene mucho que aportar como Diputada por su trayectoria en Euskadi y, actualmente, como asistente de la mesa en el Senado. Por lo que el planteamiento de que su candidatura por Madrid al Congreso para hacer un “guiño” (‘Estrella Digital’) a las víctimas del terrorismo me parece, casi, insultante. Para empezar, a la propia Blanco, que no solo es una víctima. Para seguir, a las víctimas, que no necesitan guiños sino pasos para cerrar heridas y rehacer sus vidas.

¿El Estado Islámico nació en una cárcel estadounidense?

En la ‘BBC’ hemos encontrado una historia tan negra como perfectamente plausible. Y ahí es donde empieza el terror: el germen del Estado Islámico podría encontrarse en la cárcel estadounidense de Camp Bucca, en el desierto de Irak. Allí fueron enviados hasta 24.000 reclusos, entre ellos varios de sus principales líderes que, además, habrían coincidido. Los detenidos podían salían radicalizados y organizados en un asentamiento de muchos metros y en el que disponían de mucho tiempo libre.

Se buscan programadores

Sorprendentemente, en los tiempos que vivimos, no es la primera noticia similar que me encuentro: hacen falta más trabajadores cualificados. Vean el ejemplo que hemos encontrado en ‘Economía Digital’: “32 empresas tecnológicas multinacionales participaron en la Feria Europea del Empleo Digital, celebrada en la sede de Telefónica este viernes en Madrid, para conseguir empleados pero ninguna ha tenido éxito en fichar a todo el personal que necesitan”.

Sobran jetas

El buen momento de forma de Neymar sirve también a su padre, representante y urdidor de tramas millonarias, para reclamar al FC Barcelona que asuma la deuda que han generado con la Hacienda brasileña si quieren que su hijo renueve con el club. Estaríamos hablando de 42 millones de euros, que es el importe por el que la justicia brasileña ha incautado bienes a los Neymar por impago de impuestos.

Yo también soy un “leísta”. O eso creo

Hay alguna regla que he memorizado y me esfuerzo en poner en práctica antes de hablar: si hay complemento directo no hace falta poner un “lo” o un “la”. El problema lo tengo con el “le”, lo reconozco. Y me consuela parcialmente dar por hecho que muchos de los que leen esta columna comparten mi problema… Aunque algunos seguramente ni lo sepan. Los reincidentes en este error tenemos una nueva oportunidad: en ‘Yorokobu’ se apiadan y nos dan un par de recomendaciones para que nos resulte más fácil aprender la norma.