La importancia de votar bien

El periodista Alberto Rivera denunciaba en Twitter la contradicción de la diputada de Ciudadanos por A Coruña que celebraba San Isidro con una llamativa pasión por la ciudad. ¿Es legítimo? Claro, tanto como legal. ¿Es relevante? También. Porque, ¿cómo va a defender Marta Rivera la circunscripción por la que se presenta? Los partidos de la nueva política cogen lo peor de la más vieja, aplicando un reparto de puestos en el que se sirven de la representatividad en ver de servir (o por lo menos intentarlo) a las personas representadas. Si los partidos pasan serán los votantes los que elijan.

Y Lacalle pasa de ser diputado

El resultado del PP en las anteriores elecciones, que solo puede ser superado por el desastre que se avecina en las siguientes, ha obligado a Pablo Casado a mover sillas. Así, Daniel Lacalle, el economista ultraliberal que había obtenido un escaño, lo deja para que entre Marimar Blanco. La lectura que estamos obligados a hacer es la de una derrota política, pero tengo la impresión de que a Lacalle no le ha costado: ser diputado le tiene que parecer de pobres a él, que siempre se ha movido en el mundo de la consultoría y las operaciones hechas sin escrúpulos. Otra cosa hubiera sido ser ministro, claro.

Una vida de delincuente

Cuando anunciaron la detención de Josu “Ternera” Urrutikoetxea, una persona que había pasado su vida entre asesinos, en la cárcel o huido, me pregunté si realmente su vida le había merecido la pena. Según leemos en El Confidencial, parece que sí, por lo menos por momentos: rescatan el libro de Jesús Eguiguren en el que califica como “terrorista VIP” a Urrutikoetxea porque entendía de vinos y le gustaba la buena mesa. Salvo esos momentos de tranquilidad, se trataba de una persona distante y acostumbrada a la huida y a mantener el pulso por el control de ETA dentro y fuera de la cárcel.

Negociar con nacionalistas

Si negociar con terroristas no es un delito, y el propio Eguiguren puede corroborarlo, como otros miembros de diversos gobiernos españoles, hacerlo con nacionalistas lo es menos. Pero para Albert Rivera es algo parecido al pecado. Un pecado recurrente, además, ya que lo mismo le sirve para acusar a Pedro Sánchez que a Manuela Carmena. A Carmena, sí, que se presenta como candidata en el ayuntamiento de Madrid, Albert Rivera le acusa de negociar con nacionalistas. No solo lo dice, es que lo escriben en un tuit, lo dejan ahí para que comprobemos lo poco que les importa el ridículo.

Sí, nos retrata

“Que haya miles de personas movilizándose para cambiar la ficción en vez de la realidad es como una maravillosa descripción del siglo XXI”, tuitea con acierto Antonio Martínez Ron después de haber leído que miles de aficionados a la serie Juego de Tronos se han movilizado por medio de una recogida de firmas para que rehagan la octava temporada, que está siendo controvertida. No tengo yo mucha fe en esta mecánica de las firmas, y menos cuando se hace on-line, pero no puede haber una tontería mayor que pretender que otros cambien una ficción a tu gusto. Como sociedad idiotizada, sin duda, nos retrata.

Sobre las SICAV y otras demagogias

20140702_sicav

Me ha encantado el post de Daniel Lacalle en su blog de ‘El Confidencial’ sobre las SICAV. Acusa a los políticos de “crearse sus propios infiernos” y explica cómo estos fondos de inversión son legales y sus beneficios tributan. También niega que el uso mayoritario sea el de sociedades de ricos con accionistas de paja, como ha trascendido, y recuerda que son muchos los ahorradores que entran en SICAV directa o indirectamente por medio de sus bancos. Y sobre todo, alerta contra la demagogia y pide lo que pedimos muchos: esfuerzos por explicar la realidad y honestidad política antes que la búsqueda del titular.

Gran jornada electoral en 2015

Según ‘Vozpópuli’, Mariano Rajoy estaría pensando muy seriamente en adelantar las elecciones generales que tocarían en otoño de 2015 hasta hacerlas coincidir con las del último domingo de mayo, municipales y, en el caso de la CAV, también forales. El motivo: la situación de debilidad que tendrá el líder del PSOE en primavera. En el PP creen que, por un lado, esto les beneficia y, por otro, que alargar su estancia en Moncloa no les reportaría ningún beneficio añadido.

Los negocios del abuelo

Juan Carlos I se ha retirado a vivir la vida. Yo me lo imagino haciendo lo mismo que siempre con la salvedad de que ya no estampa su firma ni para pagar una cuenta, que para algo ha sido rey. Pero su pasado le persigue. De ahí el asunto del aforamiento, no vaya a verse salpicado por el chorreo que está cayéndole a Urdangarín, por ejemplo. En ‘Tercera Información’ mencionan el libro ‘El Conseguidor’, sobre el marido de la infanta Cristina, y cómo en este volumen cuentan que el propio Juan Carlos I pidió a Rita Barberá y Francisco Camps atendieran a un asunto de 105 millones de euros públicos que iba a proponerles Urdangarín.

El fútbol no tiene que ser así

Muy interesante y necesario el reportaje de Víctor Gil en ‘La Información’ sobre “el día después” del Mundial o la Eurocopa en los países que acogen dichos eventos. Sudáfrica, por ejemplo, sigue pagando la factura de aquellos excesos, vía impuestos. Y Alemania ha hecho una vez más del pragmatismo su bandera y se ha asegurado de amortizar cada infraestructura futbolística. Por mi parte, me pregunto: ¿quien designa a un país organizador no debería de tener en cuenta la viabilidad social y económica de la operación? ¡Ah, perdónenme ustedes, que estaba hablando de la FIFA sin darme cuenta!

El no-milagro de las tecnológicas

La de los creadores de Foursquare era una gran idea: usar los dispositivos móviles para generar el mapa más grande de locales y espacios, observar los más concurridos y dejar anotaciones sobre qué hacer o degustar en cada sitio. De hecho, el mapa generado es usado por otras plataformas, pero a Foursquare se le acaba la gasolina, es decir, el dinero y la paciencia de los inversionistas, según ‘El Blog Salmón’. Lo que sucede con esta plataforma es un buen ejemplo de lo que sucede con otras, como Twitter: carísimos castillos en el aire que quieren ser como Facebook y que nos hacen vivir en una virtualidad doble.