¿Ahora sí mola Villarejo?

José Manuel Villarejo es un personaje despreciable, por mucho poder que haya acumulado sirviéndose de las necesidades y las miserias de PSOE y PP. Lo es siempre, no solo cuando las filtraciones de las grabaciones perjudican al Rey y al PP o cuando hacen que los cimientos ya maltratados del PSOE vuelvan a tambalearse. Lo de señalarle como parte del problema o de la solución en función de a quién fastidie es tan pueril, me temo, como habitual, pese a la crítica directa de algunos tuiteros. El problema es que hay un Villarejo al que recurrir y una sed de sangre que saciar.

¿Quién le hace el juego a la extrema derecha?

Siempre que tengo la suerte de dirigirme a alumnos de periodismo les pido que dejen de hacer caso a eso de “el periodista de raza”. Pero sí hay señales de periodismo bien hecho que hay que valorar: Dani Álvarez resolvió en un tuit que Vox ha pedido una sala de 150 personas en el Euskalduna para que quepan todos los que espera reunir en su único acto en la CAV. Sin embargo, algunos periódico como El Mundo prefieren hacer el juego a la ultraderecha, que ha informado de que va a este palacio “para ganar aforo” de un modo capcioso, sin citar la expectativa real.

Más buen periodismo

Donald Trump está basando la campaña de las legislativas en EE.UU. en la supuesta amenaza que supone la caravana de inmigrantes que está atrapada en la frontera sur mexicana. Como si esos grupos de personas que lo dejan todo atrás y cargan con sus hijos e hijas huyendo de la miseria y la violencia fueran todos delincuentes. Y como si EE.UU., igual que la mayoría de países desarrollados, no necesitara la inmigración para equilibrar su pirámide poblacional. Lo más importante es que estamos hablando de sufrimiento humano que podemos ver gracias a periodistas como Ane Irazabal o Asier Vera, entre otros

Pero, ¿no lo declaraban?

Conozco el sector tecnológico de primera mano y no tengo bitcoins. Básicamente porque todo lo que sé de este negocio me genera recelos o me parece poco ético. Por ejemplo, el gasto energético que se necesita para generarlo (con una computación muy exigente que requiere de muchos equipos conectados y funcionando), que sea el refugio de blanqueadores de dinero o que incluso los inversores de andar por casa no declaren sus ingresos, ganancias o (sobre todo) pérdidas, mientras los demás tenemos que apoquinar cada vez que sacamos dinero de un fondo.

La colonización idiomática

¿Nos gustaría que en la universidad vasca el idioma vehicular fuera el inglés? ¿Por qué no? Básicamente porque detrás de esa idea integradora, aparentemente progresista y beneficiosa para nuestros hijos e hijas, lo que encontramos es un riesgo real de empobrecimiento de nuestra propia cultura e infrautilización de la lengua que hablamos. En la versión en castellano de la BBC podemos leer un reportaje sobre cómo en Holanda voces dentro de la propia universidad (lingüistas e incluso rectores) alertan de la pérdida de identidad en el nombre de la globalización.

Sí, lo es

Elisenda Torrents solo tiene 55 seguidores en Twitter, pero ha conseguido casi 4.000 interacciones de uno de sus tuits simplemente porque su indignación es la de todos: se queja de que, con 4 euros de consumo, la factura de la luz ascienda a 158 gracias a conceptos como la “regularización y otros” (50€), la potencia contratada (45€), los derechos de contratación (34€), el IVA (20€), el impuesto especial a la electricidad (que abonamos los consumidores, 2€) y el alquiler de equipos (que consumen energía, otros 2€). Sin duda, es la mayor estafa consentida de nuestros tiempos.

¿Cuál fue el parte médico?

Pablo Casado recordaba en Twitter el primer aniversario “del violento asedio de los secesionistas a la Guardia Civil en Barcelona”. Él cree necesario considerarlo así y yo no voy a criticarlo, aunque si añado que ojalá hubiéramos vivido en Euskadi el independentismo todos con el mismo ánimo pacifista. Dicho esto, me gustaría conocer el parte médico de los guardias afectados para usar, a partir de ahora, “violento asedio” con la misma precisión que el community manager de Casado. Porque, ¿no estarán usando una retórica belicista para tapar acciones pacíficas?

No me gusta ninguno

No me gusta Yusnaby Pérez, que encaja perfectamente en la figura de agente desestabilizador creado por la inteligencia estadounidense contra Maduro. No me gusta Nicolás Maduro, ya lo saben. Y por lo que he podido leer y ver de Salt Bae, no me gusta nada este chef turco que el presidente venezolano decidió visitar, excéntrico y vendehúmos. Tampoco me gusta ella, Cilia Flores, que ostenta el título de “primera combatiente” del gobierno venezolano. Nada en la imagen es de mi agrado, sobre todo, el ostentoso banquete que se aprietan Maduro y Flores mientras en su país lo que aprieta es la escasez.

De Madrid

Hay que tener la cara muy dura o el cerebro para estrenar, para referirse a Francisco Franco como “el caudillo que ganó la guerra civil hace 82 años”. Lo hizo Begoña García, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, durante una pregunta al vicepresidente de su Comunidad, Pedro Rollán, sobre el balance de la Agencia de Seguridad y Emergencias de Madrid, durante la que también acusaba al PSOE de “enfrentar y dividir a los españoles” por promover la exhumación del dictador. García ha pasado así a ser una política conocida a nivel nacional por fin pese a que es alcaldesa de Santa María de la Alameda desde 1995.

Los que ya emigraron

La periodista Ane Irazabal ha recuperado recientemente en su Instagram un fragmento de una película de 1962 en el que se ve la llegada de emigrantes del sur de Italia a Milán. Eran conocidos como los “terroni” y les calificaban como “la mierda del Sur”. Como bien dice la periodista, 60 años más tarde se repite la historia y los emigrantes, esta vez de más al Sur, quieren alcanzar la costa italiana aunque eso suponga enfrentarse al racismo. Racismo que, añado yo, puede incluso venir de aquellos que entonces fueron inmigrantes. Más nos valdría conocer la historia para no repetirla.

“Que pidan perdón a los catalanes”

Es evidente que a Albert Rivera le va bien diciendo burradas. Así que seguirá haciéndolo. ¿Para qué cambiar cuando en España parece que están dispuestos a comprar políticamente cualquier barbaridad o enormes contradicciones? Como bien señala Jesús Barcos en Twitter, ahora asegura que los independentistas tienen que pedir perdón a los catalanes como condición para levantar el 155. Como si fueran de ETA, como si él fuera el portavoz de las víctimas.

Los que restan en Catalunya

Beatriz Talegón resta a la causa independentista catalana. Y como ella, los periodistas y políticos ávidos de atención que actúan como paracaidistas y rescatadores de catalanes que, si les dejan (si les deja Puigdemont), se sacan solos adelante, como han hecho siempre. Ahora, Talegón difunde un vídeo en YouTube de una indocumentada que asegura que Rajoy ha abusado de menores. Sin pruebas, ¿para qué? Y Talegón, ojo, es periodista. Qué poca vergüenza. Qué poco suma.

Se caen las caretas

Beppe Grillo fue la punta de lanza de una “nueva izquierda” que en otros países de Europa fue llegando después. En España, la figura del humorista metido a político era ensalzada por quienes le veían como un modelo para esa izquierda ascendente. Grillo no solo se ha mantenido: hoy lidera la política italiana. Pero aquí cambia la historia: acaba de unirse a la extrema derecha de su país para gobernar, los antiinmigración, como recordaba Ane Irazabal en Twitter.

No eran terroristas, estaban borrachos

Después del policía nacional de paisano agredido en Córdoba por ser policía y los siete guardia civiles fuera de servicio apaleados por cuarenta personas por ser guardia civiles en Algeciras, me reafirmo: el mensaje que recibimos en las comunidades vasca y navarra es que aquí una agresión a un agente de la autoridad sin uniforme es terrorismo. En España es una paliza o un linchamiento de narcotraficantes (ya serían trapicheadores) borrachos. Y con plena colaboración de los medios españoles.

Os la cuelan (II)

Ayer me quejaba por el modo en el que tantos colaboraban en el lavado de cara de Israel, vía Eurovisión, el mismo fin de semana en que ese estado bombardeaba Palestina. Hoy añado el tuit de Agustín Fernández Mallo: “Eurovisión, para soñarlo: pastiche de lo peor de todos los tiempos. Del refrito étnico-ruralista a la peor música disco, pasando por la música ligera de USA europeizada, balada rock acaramelada y -los más avezados- copian al peor Coldplay. Espejo de geopolítica europea”. Y concluye: “Israel ganando Eurovisión con una canción antibullyng es un chiste de los buenos”.

Mojigatería de ocasión

20160319_mojigateria

El martes en esta misma columna avisábamos de que venía a Bilbao un espectáculo teatral protagonizado por un “youtuber”, burdo y seguramente mal clasificado por edades (con evidente contenido para mayores de edad y un público potencial menor), y recomendábamos a aitas y amas que antes de comprar la entrada visitaran el canal del autor. Lo que no esperábamos es la mojigatería de oportunidad de algunos a los que José Antonio Pérez retrata muy bien en Twitter: “Me pregunto qué coartada va a emplear Bildu para oponerse a la censura de ciertos grupos de música tras apoyar la censura a Wismichu”.

Hablar catalán resulta ofensivo

Es el retrato de una parte de España (me niego a creer que esta sea una sensibilidad generalizada): que un trabajador se comunique con sus compañeros en catalán cuando todos son catalanes resultó ofensivo a una parte de la audiencia de un partido de Champions de un equipo español, y así se lo hicieron saber en Twitter, con formas muy discutibles, a Axel Torres y Miguel Ángel Román, protagonistas del “incidente”. Como muestra de altura moral, impagable.

La tragedia griega de Pedro Sánchez

La conversación entre Pedro Sánchez y Alexis Tsipras en la que el primero pedía al presidente griego que intercediera para que Pablo Iglesias le apoyara, le ha salido cara al secretario general del PSOE. Para empezar, Tsipras se desentendió del asunto. ¿Qué ganaba metiéndose en medio? Para seguir, en Twitter, Manuel García recordaba a Sánchez que hacer una referencia negativa a la derecha española a alguien que gobierna con la derecha griega resulta un poco ridículo.

La doble moral de Twitter

A principios de la semana fueron muchos los usuarios de Twitter que se solidarizaron con periodistas como Ane Irazabal, que fueron detenidos en la frontera entre Macedonia y Grecia mientras cubrían el paso de los refugiados sirios. Al final de la semana, también fueron muchos los que comentaron la noticia de Menéame sobre qué bloqueador de anuncios funciona mejor. ¡Viva la doble moral! La mejor manera de ser solidario con la prensa es no ahogarla económicamente… Pero hacer un tuit es más divertido que cerrar un anuncio manualmente.

La resaca de San Patricio

No me refiero a la que tendrían ayer (y quién sabe si hasta hoy) millones de irlandeses, descendientes de irlandeses, y simpatizantes de ese gran pueblo. Me refiero a noticias como la que hemos encontrado en el Belfast Telepgraph: un grupo (me atrevo a decir que bastante reducido) de unionistas se concentraron frente al ayuntamiento de Belfast en el día grande de Irlanda para defender la vigencia de la Union Jack en el territorio conquistado y nunca devuelto por los ingleses hace cinco siglos. Mejor si se hubieran quedado en el pub.

El PP de Valencia en tres titulares

20160316_valencia

La grabación telefónica de María José Alcón, ex concejala del PP en Valencia, ha dado para tres titulares demoledores en los que pueden ser hoy los tres digitales más importantes: “Era corrupción política total”, leemos en El Español; “10.000 para ti, 5.000 para mí y 5.000 para el PP”, explican en OK Diario; “hay fajos de billetes en el grupo municipal”, martillean en El Confidencial. Con estos mimbres a ver qué cesto hacen los Rajoy, Alonso, Damborenea, Oyarzábal…

Lo que significa “democracia” para el PP

“Que gobierne el que ganó. Eso es lo que significa ‘democracia’”, aseguran Mariano Rajoy y el PP, que hasta lo ha puesto en Twitter. No me extraña el usuario @Armunho, entre otros, haya hecho bromas sobre el error de bulto (o la manipulación burda, que todo puede ser) en la etimología de la palabra. En el fondo, que al PP le importe “una higa”, como diría Celia Villalobos, qué significa la “democracia” es bastante representativo. Y me remito al primer párrafo de esta columna para confirmarlo.

La última muestra… de hoy

Si tres de cinco párrafos de esta columna tienen que ver con el PP es por culpa de los corruptos, del rodillo de Rajoy en la legislatura pasada, y de imbéciles sin paliativos como Óscar Bermán (concejal y “líder” del PP en el municipio catalán de Palafolls), que aseguró que “Ada Colau estaría limpiando suelos en una sociedad sana”. La alcaldesa de Barcelona le respondió muy bien en Twitter: “En una sociedad sana ser alcaldesa y fregar suelos es compatible. Ser machista y concejal no debería serlo”.

Eskerrik asko, Ane Irazabal

La periodista Ane Irazabal fue una de las detenidas en la frontera entre Macedonia y Grecia. Estaba allí para contarnos a todos cómo familias enteras de refugiados sirios huyen del horror y se encuentran con el dolor de las puertas cerradas, del esfuerzo que parece baldío, de una Europa que niega el pan, la sal, un techo y algo de calor a seres humanos que solo quieren sobrevivir. Irazabal ha vuelto a Grecia pero seguro que volveremos a verla en primera línea del sufrimiento para que todos podamos estremecernos… Y actuar.

No, lo que plantean no es bueno para los autónomos

En Vozpópuli han destripado el asunto de los autónomos y las famosas promesas de cotización variable, adecuada, en función de ingresos, etc., que encontramos en los programas de los partidos y, más recientemente, en el documento que han firmado PSOE y Ciudadanos. La realidad es que mientras sigamos con las bases más caras del entorno y en una economía jodidamente deprimida, la progresividad solo va a significar que cuando por fin tengas un mes bueno tendrás que pagar bastante más. Lo demás es solo propaganda política para asalariados.