Los «siempremalistas»

El término entrecomillado no es mío, sino del genial Javier Vizcaíno, y es perfectamente aplicable a aquellos que, como Arkaitz Rodríguez, siempre creen que todo está mal hecho: Bildu presionó para que la hostelería cerrase en primavera y el lehendakari mantuvo la actividad económica. Mal. Cuando la pandemia aconsejó el cierre de bares y restaurantes y Urkullu lo ordenó, mal. Y ahora que se les permite abrir, por supuesto, para el líder de Sortu y unos cuantos más ubicados en las esquinas políticas también está mal. Los “siempremalistas” creen que siempre ganan. Pero ganan mal.

Y los que de verdad están mal

La crisis sanitaria está siendo dura en lo colectivo y en lo personal (por eso llevo tan mal la existencia de quienes quieren beneficiarse de nuestro cansancio por su interés), y la económica derivada también lo va a ser. Muchos ya lo sufren, con ERTE o despidos (y sin la ayuda de emergencia que prometió el gobierno español), pero hay quien incluso lo sufre más: la tragedia de Badalona que acabó con tres vidas y 17 heridas y heridos (y podía haber sido mucho peor ya que podían vivir hasta 200 personas en la nave incendiada, según El Periódico) nos ha puesto también frente a un problema que no hemos querido ver.

¿Vuelve el velo?

La calidad democrática de España está ante su enésima prueba de fuego (después de quemarse en todas las anteriores, empezando por los presos políticos catalanes que siguen en la cárcel): la justicia puede seguir adelante con la causa contra Juan Carlos I ya que, según cuentan en InfoLibre, había sido avisado de la investigación por lo que la regulación voluntaria de parte de lo ocultado no le eximiría de la culpa… O puede volver a poner un velo sobre los asuntos reales, dar por buena esa regularización y cerrar en falso otro escándalo de la jefatura de Estado española. Ellos deciden. Luego lo haremos nosotros.

Que no digan que no están enterados

Tan lejos de mí quiero a la monarquía española como a los republicanos que gritan para ocultar lo que callan: varios digitales explican que el gobierno español estaría colaborando con la Casa Real para encontrar el mejor momento y la mejor manera de que Juan Carlos I regrese al suelo sobre el que reinó. “Hay clara sintonía entre la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín”, explican en Esdiario. Lo que lleva a la siguiente pregunta: ¿está enterado Iglesias y todo lo que dicen desde Podemos es pura pose o hay, de facto, dos gobiernos paralelos que se esconden para negociar?

¿Dónde se va o de dónde viene?

El modelo de Spotify tampoco es rentable: “Puestos al robo, casi preferimos volver al clásico” es una de las declaraciones que recopilan en El Confidencial en su extensa pieza sobre el modelo de negocio de la gran app de música. Grande… Pero poco rentable para la propia empresa (que invierte todo lo que tiene y lo que no para seguir creciendo) y para los músicos que, además, sufren otros perjuicios: más atención a los más grandes que con el formato físico y la certeza de que los usuarios ya no escuchamos discos enteros, solo singles. Pero la gran pregunta es: ¿estamos dispuestos a pagar más por mejorar todo esto?

Debe de ser la nueva política

Reírse de un partido que ofrece su mano tendida para aprobar los presupuestos de un gobierno en el que tienes una vicepresidencia y cuatro ministerios, eso debe de ser la nueva política. Se ve que no solo no lo hemos captado hasta ahora sino que, cuando por fin la apreciamos con nitidez, no somos capaces de comprenderla. Yo, por lo menos, me declaro incapaz de seguir el razonamiento que expone Pablo Echenique en uno de sus últimos tuits, en el que intenta hacer un chiste a costa de Ciudadanos y de que Arrimadas siga intentando negociar. O yo no entiendo nada o no lo hace Echenique.

Sí, la pandemia cuesta mucho dinero

Tengo la sensación de que, en cualquier momento, alguien va a destapar un caos absoluto en la Comunidad de Madrid por la gestión de la pandemia. Y no es menos cierto que Díaz Ayuso ha usado la crisis para buscar todo tipo de titulares, pero no creo que sea justo este de El Boletín: “Telefónica e Indra se embolsan otros 789.000 euros del Gobierno de Ayuso para el rastreo”, porque las citadas son dos empresas capacitadas para el trabajo y porque la pandemia está siendo carísima para todos. Sin excepción. Tanto dice de quien lo hace buscar una excusa estúpida como buscar una acusación estúpida.

Y va Aznar, y dice…

“Tiene una cara de inútil que no puede con ella”, eso es lo que José María Aznar ha dicho de Pedro Sánchez en una entrevista a Expansión y que recogen digitales como InfoLibre. Después de ese titular me dan igual el resto de respuestas porque Aznar ha dejado claro que él no ha acudido a la conversación con el periodista dispuesto a hablar de España, del gobierno ni de política, él ha ido a jugar y a hacerse con el escaparate final a base de ocurrencias de sobremesa nocturna y botella de whisky abierta sobre el mantel. De su reputación gasta Aznar, pero también de la del PP y de la de España, esta vez.

Revolucionarios, sí, pero con colchón

Fui a un colegio concertado, estudié en una universidad pública, soy trabajador autónomo y tengo una casa (con hipoteca) y una furgoneta familiar. Ni soy pobre ni soy rico: soy clase media en Bizkaia de libro. Así que no puedo ir de obrero ni a comer a restaurantes de 50 € el cubierto cada día cuando no hay pandemia. Desde mi posición y aspiraciones ajustadas tengo claro lo que no soporto: a quienes van de pobres y a quienes van de revolucionarios cuando tienen un colchón bien mullido sobre el que caer si les va mal. Por fin, 40 años después, vemos a Alaska y Bosé, y a todos los que ellos representan, como son.

Guardiola, el City y el catalán

El nacionalismo necesita a más personas como Pep Guardiola: un número uno mundial en su trabajo y con una notoriedad a la altura. Una persona y un profesional, además, comprometido con aquello en lo que cree hasta tal punto que ha provocado (o impulsado, pero me da lo mismo) que el Manchester City ponga en marcha un canal de información en catalán en Twitter. Así nos hemos enterado de su renovación en un equipo con las más altas aspiraciones: ganar la mejor liga y la mejor competición continental. ¿Que no le dan bola en España por sus ideas? A él le da igual. Y a los que le seguimos, también.

La fantasía. Primera parte

Juan Carlos I es un hombre ejemplar: con una asignación justita (según se empeñaban en recordarnos, una de las más bajas de las casas reales contemporáneas) ha logrado ahorrar 10 millones de euros que guarda en una cuenta en la isla de Jersey. Entretenerse en que se trata de un paraíso fiscal es de pobres. Lo que es de buenos españoles es aplaudir la capacidad de guardar para el futuro sin dejar de disfrutar la vida que ha tenido el rey emérito. Un modelo a seguir para cualquier pensionista, autónomo o asalariado, esté o no en ERTE por la pandemia. Campechano y buen gestor, Juan Carlos I nos da sopas con onda a todos.

La fantasía. Segunda parte

Albert Rivera es un buen abogado. Lo ha demostrado todos estos años que ha sido líder de Ciudadanos, primero en Catalunya y, después, en España. Lo ha demostrado cediendo su partido a plataformas antieuropeístas en unas elecciones europeas a cambio de dinero. Y lo ha demostrado con su olfato político, cuando no evitó una repetición electoral que destrozó a su partido. Sí, en todos esos momentos demostraba que era un buen abogado. Por eso le contrataron rápidamente en un bufete cuando dejó la política activa, y por eso ahora Pablo Casado recurre a él, para hacer frente a leyes catalanas.

La fantasía. Tercera parte

Lo que España necesita es más policías negacionistas, agentes con autoridad que puedan defender una forma de pensar diferente. No hagan caso a quienes creen que si alguien dice “plandemia” es gilipollas. Puede que no sea cierto. Puede que ese grupo de policías que montaron una manifestación en Madrid en pleno repunte para protestar contra la mascarilla y dejaron que se juntaran negacionistas del covid y hasta de las vacunas, tengan razón en algo. Del mismo modo, puede que no sea justo, o sí, que en El Plural se hayan fijado en la agente que se grababa conduciendo y mirando a cámara de camino a su manifa.

La fantasía. Cuarta parte

En esta recopilación voy a dejar estas líneas a Juan C. Sosa Azpúrua porque su tuit, incluidas las menciones al final del mismo, sí que es pura fantasía: “Luce plausible que el ‘Virus Chino’ fue una estrategia para promover el ‘voto por correo’ y hacer fraude más grande de la historia de la humanidad. A los ‘Progre’ les creo capaces de todo. Fraguaron el golpe de Estado al mejor presidente de USA desde Lincoln. @POTUS @trish_regan”. Igual el propio Trump o la periodista Regan contestan a este tuitero que, con estas ideas, tiene 343.000 seguidores. Lo que es seguro es que muchos viven en esta fantasía.

La fantasía. Quinta parte

Este titular del Abc que ha llegado a la portada de Menéame me ha parecido la fantasía más onírica de todas las que hemos visto en los últimos días: “Fiesta ilegal de intercambio de parejas en la estación del AVE de Zaragoza”. En plena pandemia, hay quien decide acudir a un local en la estación del AVE de Zaragoza a acostarse con la pareja de otra persona. La verdad es que me sobran un par de líneas, porque no sé ya ni qué poner. Solo sé que para enfrentarte a algunas noticias es mejor tirar de ironía o sarcasmo que plantarte ante ellas solo ante el peligro de una lectura y una escritura sin retranca.

Si Vox marca la agenda…

Si Vox pretende marcar nuestra agenda, adelante. Así que, hablemos de Vox y de Santiago Abascal: “Tres meses después de haber adquirido un chalé de 185 metros cuadrados con garaje, jardín de 100 metros, localizado en una zona de alto nivel al norte de Madrid y de precio desconocido pero sujeto a una hipoteca de nada menos que 736.000 €, Santiago Abascal sigue sin actualizar su declaración de bienes. El Congreso obliga a los diputados a hacerlo (…). La compra se formalizó ante notario seis días antes de que Abascal anunciase su intención de presentar la moción de censura” (InfoLibre).

La noticia que no lo parece

A estas alturas, no resulta “noticioso” que Vox maneje cuentas falsas o automatizadas en redes sociales. Es lo esperable, es lo que hemos visto o barruntado e incluso tengo la sensación de que lo ha leído antes. Lo grave es el hecho en sí que describe el equipo de César Calderón: que la extrema derecha haya montado una estructura digital para difundir sus mensajes extremistas y populistas, por ejemplo, para calentar una moción de censura que solo busca los focos, porque no busca realmente los votos. No podemos permitirnos que el fascismo coja el micrófono. La historia nos lo ha enseñado.

Iglesias se apunta

Curiosamente, esta moción de censura va a ser más incómoda para el líder del principal partido de la oposición que para el presidente del Gobierno. De hecho, Sánchez estará encantado de enfrentarse, con todas las cámaras enfocándoles, a Santiago Abascal. Tan claros están los beneficios para el gobierno de la maniobra de Vox que se ha apuntado hasta Pablo Iglesias. De este modo, Podemos tendrá doble turno, como el PSOE (la portavocía del grupo parlamentario y el gobierno) y ayudará a alimentar al monstruo con cierta irresponsabilidad. A la extrema derecha, ni agua. Y mucho menos, voz y atención.

Y Casado tiene al enemigo en casa

Haga lo que haga, Pablo Casado va a generarse un problema. Así que solo le queda medir bien y decidirse por el menor de todos. En El Nacional explican que “el diario La Razón se aventura a asegurar categóricamente que el PP votará ‘no’”. Hoy lo sabremos. Pero ese rechazo hará que Vox tense la cuerda (el lunes leíamos en República.com que podría pedir entrar en los gobiernos madrileño y andaluz) y que el partido cruja por la derecha: Cayetana Álvarez de Toledo pedía en su canal en YouTube que el voto no fuese negativo, liderando una corriente que el PP ahora minimiza pero antes impulsó.

Arrimadas, ¿por la moderación?

Voy a ser bueno y voy a pensar que Inés Arrimadas está siendo sincera en sus deseos: a la de Ciudadanos le gustaría ser la centrada y moderada durante la moción de censura, pero su historial indica otra cosa. Arrimadas, como muchos otros en su partido, entendieron la nueva política como la de la puesta en escena de la tensión artificial. Ya sin ETA, la tensión había que crearla acudiendo al desfile del Orgullo después de haberse asociado con un partido homófobo como Vox o montando teatrillos para insultar a compañeras de hemiciclo. La tensión creciente en la política española tiene padres y madres que ahora se esconden.

Alucino

Hay cosas que no son opinables. Y punto. Ya lo avisó Umberto Eco: el problema empezó cuando los medios pusieron, pusimos, al mismo nivel a un experto y a cualquiera que pasaba por ahí. Y así hemos llegado a dar voz a los negacionistas de la pandemia con un tratamiento que, sin tapujos, está mal hecho. Un portavoz de estos escépticos no es un “médico” aunque él se presente así, es un “médico negacionista”. Eso es informar. El resto es hacerles el juego. Y para que quede claro: los líderes españoles de esta barbaridad son “profesor de yoga, un entrenador de fitness y un exdirigente de Vox” (InfoLibre).

¿Seguro que no tienen miedo?

No me creo que ninguno de los asistentes a esa manifestación de negacionistas en Madrid, sin mascarilla y gritando bien juntitos, tenga miedo después de saber que acudió un enfermo de Coronavirus que ahora está ingresado con neumonía y, al parecer, grave. Seguramente algunos aseguren que es una casualidad o parte del plan maquiavélico que mueve a la OMS y a todos los gobiernos del mundo, pero todos los locos tienen momentos de lucidez, y algunos se sorprenderán a sí mismos examinando en silencio si eso que notan es carraspera o tos y si perciben el sabor de las comidas. Tarde, amigos.

¿Quieres ser Ussía?

En resumen, es tan sencillo como esto: ¿quieres ser como Alfonso Ussía, un viejo de cualquier edad pasado de vueltas que porque sabe escribir se cree que sus opiniones son válidas aunque sean barbaridades, o quieres ser una persona normal y razonable? Quien elija lo primero, que vaya ensayando el argumentario con sus tuits: “Adelanto. Si quieren confinarme, en la cárcel, no en mi casa. Voy a fumar respetando a los no fumadores cuando me apetezca. Si solo se pueden manifestar grupos de diez personas, seré el undécimo. Harto de prohibiciones estalinistas”. Algunos estamos hartos de los que se tienen por listos.

Sí se puede… Intervenir

El injustificable acoso que están sufriendo Pablo Iglesias, Irene Montero y sus tres hijos pequeños tiene quien lo justifica, mezclando, además, churras con merinas: “Pues imaginen el dolor de unos padres cuyos hijos eran guardias civiles y les segaron la vida con una bomba lapa bajo el coche. O el sufrimiento de esos hijos que se quedaron sin sus padres. ¿A eso sí hay derecho?”. Esto lo tuitea Francisco G. Ruiz, que se presenta en Twitter como el “presidente de la Unión de Oficiales de la Guardia Civil. Asociación profesional de mandos del Cuerpo”. Esto es lo que hay. Pero también hay un gobierno que puede intervenir.

Fue Casado quien la lió

En el entremés veraniego que protagoniza Cayetana Álvarez de Toledo (entrevistada, relevada, protagonista de una rueda de prensa y, a partir de ahora, lo que surja) me sorprende el papel que le asignan los medios españoles a Pablo Casado, al que presentan como un político que tuvo que cargar con ella y ahora ha tomado una decisión difícil hacia el posibilismo. Ni por el forro. Pablo Casado la designó como portavoz sabiendo muy bien dónde posicionaba al partido, y si ahora se ha visto obligado a corregirse a sí mismo es porque eligió a una representante de su partido que le dejaba entre la derecha y la pared.