Errejón, abatido

El de hoy es un lunes frío que nos deja a las puertas de la Navidad, con todo lo que tenemos que hacer aún en el trabajo y con los preparativos para casa… Pero si para usted el lunes es malo, para Errejón seguramente lo esté siendo peor. Según leemos en Vozpópuli, el político madrileño está pasando su peor momento desde que se profesionalizó en esto del servicio público. Su golpe en la mesa le ha salido francamente mal: Podemos ha resistido el pulso y Manuela Carmena parece que espera a que Pedro Sánchez le ofrezca ahora un puesto, abandonando a su surte a otro líder de la izquierda.

Y en Vox, a lo suyo

Mientras Errejón digiere su derrota, en Vox siguen celebrando una victoria que, además, parece que les ha blindado ante “pequeñeces” como la que denuncian en InfoLibre: “El ex número dos de Vox en Albacete utilizó a dos rumanos como testaferros en empresas creadas para defraudar al fisco”. Y seguimos leyendo: “Juan Francisco Robles renunció poco antes de las elecciones del 10-N, tras publicarse que el fiscal le pide 24 años por cuatro delitos fiscales”. “Los testaferros estaban en dos sociedades sin actividad que confeccionaban facturas falsas para Bodegas Unidas La Mancha, según la Agencia Tributaria”.

Casado, dispuesto a cargarse el PP

La integración de Ciudadanos en el PP puede ser la excusa de Pablo Casado para refundar su partido. Un paso muy importante y con mucho riesgo pero que puede servirle para aligerar la mochila de la corrupción que entre todos han llenado. Lo normal sería que Inés Arrimadas disolviera su partido y que de un modo discreto algunos enfilaran para la calle Génova a ver si allí hay algo que hacer. Pero lo que propone el del PP es algo completamente diferente y de un calado mucho mayor. También todo puede ser otro error táctico de Casado y que este solo quiera una foto como la de Fraga, no lo descarto.

El fracaso es la oferta del servicio

Las empresas tienen que ganar dinero. Y “la cosa pública” entre otras funciones tiene que contemplar la de ser garante de que con sus contratos las empresas y sus trabajadores ganen dinero. Por el contrario, la treintena de trabajadores del servicio de hostelería de Moncloa que están hoy en la calle son víctimas de una espiral dañina: lo público tira por el suelo las ofertas económicas y las empresas privadas entran aun a riesgo de ir ecañonándose cada día un poco más… Hasta que todo explota. Ojalá empecemos a ver el correcto gasto público en proveedores como un acierto y no como un derroche.

Más de lo mismo

Después de los influencers de moda o “lifestyle” llegaron los influencers segmentados: los de juguetes, los de videojuegos, los de cocina y hasta los de libros. Los “booktubers” son un tipo de influencer muy joven que se dirige con críticas literarias a personas de un segmento concreto: otros lectores muy jóvenes. El aumento de la popularidad de este género, obviamente, ha atraído a las marcas, en este caso, editoriales, que se enfrentan a la pregunta que nadie ha resuelto hasta ahora: ¿se tiene que identificar el contenido patrocinado aun a riesgo de perder influencia? Sí, y se llama publicidad.

Así viven los ricos

Los ricos como Begoña Villacís se alquilan sus propias casas a un precio fuera de mercado (más barato) por supuesto, por medio de sociedades con las que adquieren las propiedades. Y todo esto, claro, activa un juego de desgravaciones y fiscalidades ventajosas nada desdeñable. Así acaba, de momento, la semana en la que hemos conocido los entuertos inmobiliarios de la de Ciudadanos: su madre posee más de cien viviendas en Madrid, y ella montó una sociedad con su marido para comprar una parcela de 2.000 metros y levantar una vivienda de más de 600 que hoy sabemos que se realquilan. ¡Cómo son los ricos!

Sí, sucede. Y sucederá más

Sobre el trasvase de votos de Podemos a Vox, muy debatido esta semana porque hemos visto cómo se lo han reprochado a Íñigo Errejón, Javier Lezaola ha escrito un tuit bastante clarificador: “Cuando ese chaval dice ‘los obreros votan a Vox’ está apuntando un problema (‘ya hay obreros que votan a Vox’) que puede agravarse, no está diciendo ‘los obreros votan masivamente a Vox’. Esto no creo que haga falta ser Einstein para comprenderlo, vamos”. Y yo añado lo que llevo tiempo avisando: lo peor para Podemos es que se está extendiendo la idea de que los morados han decepcionado.

Y ellos, a lo suyo

Y mientras ambas cosas suceden: que no pocos indignados optarán por Vox porque Podemos les ha decepcionado y que esta idea se extiende, va IU y anuncia que se está pensando separarse de Podemos. La tormenta perfecta se cierne sobre la sede de un partido que muchos auguramos que acabaría mal pero poco supieron ver que todo se precipitaría tan pronto. Aunque al final IU se quede en el barco (creo que eso será lo que suceda), el daño ya está hecho: la tentación de abandono se extiende, empezando por Errejón, siguiendo por IU… Y terminando por el votante potencial.

De repente, el Pequeño Nicolás

Si el Lazarillo de Tormes viviese hoy se habría aprovechado de un político en vez de un ciego y se llamaría Francisco Nicolás Gómez. El Pequeño Nicolás, el máximo exponente de la picaresca tradicional española en la España contemporánea ha fundado un partido, cómo no, de nombre oportunista: coges a los jóvenes, coges a los influencers a los que siguen, los juntas y, ¿qué te sale? “Influencia Joven”. Por supuesto, está triunfando en Instagram… Pero gracias a una trampa que revelan en República.com: la de comprar y cambiar de nombre una cuenta que ya tenía cientos de miles de seguidores.

Lo peor del fútbol contemporáneo

Todos los males del fútbol contemporáneo se resumen en la noticia de que el Chelsea no podrá fichar durante un año porque ha sido sancionado después de mercadear con 29 juveniles: la ambición de los representantes, los muchos intereses generados, los poquísimos escrúpulos para sacar a niños de sus entornos… Y que el castigo sea no fichar, que se ha convertido en lo máximo a lo que aspira un club, desechando una cantera real. Por lo menos, la noticia será buena para Kepa Arrizabalaga, cuestionado en una temporada mala de todo el equipo, que tampoco tendrá competencia el año que viene.

¿Entonces, el futuro es…?

Albert Rivera justificaba en televisión y en Twitter haber entrado en un pacto entre PP y Vox de la siguiente manera: “El mapa político ahora es muy complejo y hay dos opciones: volver a los bandos, mirar al siglo XX y dividir a los ciudadanos en rojos y azules otra vez o mirar al futuro y llegar a acuerdos desde el centro, la moderación, la unión y los valores constitucionales”. Ha sido más concreto en su descripción del pasado que en la del futuro, pero todos sabemos lo que quiere decir: que Vox, la extrema derecha, es lo que nos viene. Y ojo, tiene toda la razón: ya los tenemos encima. Y nos tendrán enfrente.

Aquí, lo pactado

Para Rivera, por lo tanto, el futuro es llegar a acuerdos, directos e indirectos, con quien defiende lo siguiente: “Se dan ayudas a cien maltratadas pero sólo tres son reales”. Lo ha dicho a El Mundo (y lo recoge El Plural) Francisco Serrano, el líder de Vox en Andalucía, que es consecuente con el falaz argumentario de su partido durante la campaña: el fin de los chiringuitos feministas, según sus propias palabras. La gravedad es máxima, porque se está refiriendo a quien gestiona la atención a víctimas de violencia de género. Estos son los amigos de Rivera, Casado… Alonso y Sémper.

La gravísima cortina de humo

Echar por tierra consensos básicos como el apoyo a las mujeres maltratadas, pese a su gravedad, no es más que una cortina de humo, como nos recuerda Luis Arroyo acertadamente: el acuerdo de las derechas en Andalucía es, básicamente, de derechas. Pero sin tapujos: las exenciones de impuestos e incluso las subvenciones (a la caza y la tauromaquia) benefician a las clases altas andaluzas. “Dicen hablar en nombre del pueblo contra el establishment, pero lo que hacen es justamente lo contrario: perpetuar el dominio de los señoritos del cortijo, que, de hecho, son ellos mismos”.

El valor del equipo

Esta semana me he llevado una gran decepción con Francisco Ibáñez, el creador de Mortadelo y Filemón entre otros personajes tan importantes para mí en la niñez… Y un poco después. El genial dibujante ha despreciado recientemente la labor del entintador, esa persona que coge sus dibujos a lápiz y les da color y volumen. Para compensar mi chasco, generado por una persona a la que aprecio como artista, les recomiendo la lectura del post de Pablo Vicente en Canino, motivado por la misma decepción, sobre la importancia de los entintadores, también la de los de Ibáñez.

La garra del Athletic

Aprovecho la foto que ha colgado en Facebook Ángel Ruiz de Azua, de su propio archivo, para sumarme al deseo del fotógrafo (cuyo nombre fue uno de los primeros que memoricé cuando tuve claro que quería ser periodista) de que este Athletic siga mostrando sus garras. Hoy tenemos un examen duro: si ganamos al Sevilla nos enfrentaremos con nuestro principal rival, el Villarreal, con más confianza y más capacidad para reaccionar. Además, contamos con Ibai Gómez. No es momento de mirar hacia abajo ni hacia atrás, pero la icónica foto de Ruiz de Azua nos tiene que inspirar a todos.

Y en Andalucía ganará el PSOE

Pase lo que pase, en Andalucía ganará el PSOE. Y parece que, salvo sorpresa mayúscula, Susana Díaz será la presidenta, aunque solo sea por la incapacidad de la oposición para ponerse de acuerdo y articular una alternativa. ¿Cómo puede ser, con una crisis casi sistémica y un sistema clientelar salpimentado con corrupción en los juzgados? Porque los andaluces y las andaluzas así lo quieren, que esa es la base de la democracia: cada voto cuenta, vale y es la expresión de una voluntad. Y sobre todo porque en Andalucía lo saben y son más prácticos de lo que parece.

A Sánchez le va en el sueldo

El sueldo de Pedro Sánchez incluye aguantar a Pablo Iglesias y sus iluminaciones. Porque Pablo sí que sabe hacer la política. Y el periodismo. Y la ciencia en la universidad. Y las negociaciones para que los presupuestos españoles salgan adelante. Y la tortilla de patata seguro que también la borda. Y Sánchez aguanta. Aguanta su sapiencia y su falta de compromiso. Porque la política no va de anunciar que en esto sí te apoyo y en esto ya veré. Solo quien se la toma desde esta ignorancia manifiesta es capaz de atreverse a sustituir al presidente en la facultad de disolver las cortes.

La “faena” del sistema

O en Glovo no entienden nada o nos mienten: si ellos están convencidos de que sus repartidores pueden ser todos falsos autónomos es que desconocen por completo el mercado laboral y desoyen absolutamente a todos sus asesores (damos por supuesto que se han encontrado con alguno profesional y honesto). Si saben que con esta estratagema abaratan costes que asume el trabajador y se colocan en una posición de ventaja respecto a la competencia legal, y se hacen los tontos, malo: Óscar Pierre podría ser considerado un sinvergüenza antológico merecedor de un severo castigo comercial.

Harto de poner notas

Además de ciertas reinvenciones (la comunicación, el marketing, la política o el mercado laboral), la tecnología nos ha traído la posibilidad de poner nota a casi todos los servicios y profesionales. Obsesión que raya ya lo enfermizo. Desconozco si tendríamos que haber empezado por puntuar a los profesores y dejarlo ahí, pero el hecho de que todo y todos estemos constantemente valorados por usuarios que, seamos sinceros, a veces no tenemos ni idea ni de ser consumidores de ciertos productos o servicios, es una grave perversión contemporánea.

Para esto están las públicas

Charles Chaplin logró un estimable 6,4% de audiencia la noche el miércoles con El Gran Dictador, que emitió La2. Otro ejemplo de que cuando programas algo interesante, aunque esté en blanco y negro, despierta cierto interés. Qué revelación, ¿verdad? Según Vertele, una película de 1940 ha dado el mejor dato en Prime Time a la segunda cadena pública española en lo que va de año y ha triplicado la media de su audiencia. Además, ha quedado por delante de Los Cuatro Fantásticos, que emitió Cuatro, y solo el tercer Batman de Nolan pudo superar al Hitler de Chaplin.

El PP, ¿en la extrema derecha europea?

Así les ve Steve Banon. El que fuera mano derecha de Trump desde que la campaña para la presidencia se puso seria, y ya en la Casa Blanca hasta que, como todo en ese gobierno de circo, tuvo que salir airadamente, pretende articular un movimiento de extrema derecha en Europa con Le Pen, Farage, Orban, Salvini… Y Pablo Casado, según El Diario. Banon llegó a la campaña de Trump desde una web de noticias con un enfoque ultraconservador, precisamente, y ahora intenta extender su modelo a Europa… Como modelo de negocio, que también son ultraliberales.

Esto va en serio

Luis Arroyo también alerta del peligro de la ultraderecha: Donald Trump despreció la investigación del New York Times sobre el modo que el presidente había recibido la fortuna de su padre, cómo había defraudado para conservarla y cómo había mentido con un relato de hombre hecho a sí mismo que tapa la realidad de heredero millonario y caprichoso. “Ni el más admirable trabajo del New York Times puede con el mensaje envenenado de un cretino”, concluye Arroyo. Y también alerta: la extrema derecha penetra hoy mejor en la sociedad con argumentos simplistas.

Muy en serio

No me cansaré de repetirlo: el futuro será enfrentarse a la extrema derecha. Esto no tiene vuelta atrás. Y la extrema derecha de hoy, además de tener una mayor facilidad para colocar sus mensajes, tiene armas más potentes y más baratas para acabar violentamente con quienes no pensamos como ellos. En Alemania, donde el horror del fascismo fue mayor que en ningún otro Estado, han detenido a los miembros de un comando que pretendía atentar contra sus “enemigos políticos”. Esto va en muy en serio, con los Banon, los Salvini, los descerebrados y quienes les lavan la cara.

Volvemos a casa

Bueno, a la casa del vecino. Esta semana hemos visto cómo en El Español disfrutaban haciendo leña del árbol caído llamado Puigdemont. En este digital han tenido acceso a una pieza muy menor: el correo electrónico que dos personas cruzaron asegurando que Gaspart había ofrecido a Mas su red de contactos para legitimar las elecciones anticipadas que hubieran salvado a Catalunya del 155 y quién sabe si incluso el procés. Ya conocemos lo que ocurrió después: Puigdemont no fue valiente, acabó exiliado; sus compañeros, en la cárcel, y Catalunya, en un callejón de difícil salida.

Sobre el Concierto y el Cupo

Este primer domingo lluvioso del otoño es perfecto para recuperar mi serie de recomendaciones para leer tranquilamente en su tablet. Y empiezo por el artículo de Pedro Luis Uriarte en Ctxt sobre el Concierto y el Cupo. En esencia, nada que no sepamos los vascos, pero resulta interesante cómo el hombre pelea por explicarlo en España donde muchos, simplemente, no quieren entender. No quieren entender que pagamos más impuestos, que corremos más riesgos, que ingresamos más porque generamos más y que lo repartimos mejor. Le pese a quien le pese.