Te lo recomienda Agustín

Agustín Rosety, diputado de Vox, tuiteaba esto hace solo un par de días: “Francisco Franco fue uno de los fundadores de la Legión y protagonista de algunas de sus acciones militares más heroicas. No se puede celebrar el centenario de la Legión honrando a todos los legionarios, menos a uno de ellos. Os recomiendo el libro de Niko Roa. ‘El joven Franco’”. Por si acaso a alguno le quedaban dudas de qué son los de Vox. Lo que no entiendo es que, en democracia, pueda glosarse la figura del dictador que la precedió sin ningún problema. Porque no me hace falta leer el libro que recomienda Rosety para saber de qué va.

Algo más ya queda

Visto el tuit de Agustín Rosety, el de Borja Sémper sobre el enésimo homenaje a un preso de ETA, parece un poco deslavado: “Si algo queda en España del franquismo son los rescoldos de ETA: sus apologetas”. Bueno, algo más ya queda: quedan los franquistas y hasta un partido político fundado por un ministro de Franco. Un partido que a Sémper le tiene que sonar, por mucho que haya cambiado de vida (un cambio bien hecho porque en política se vive mal). Franquismo aparte, las imágenes del recibimiento en Hernani son las del fracaso de una parte importante de la sociedad, como dijo Arkaitz Rodríguez.

¡Claro que hay diferencia!

En una situación tan complicada como esta, me he puesto siempre del lado del gobierno, de cualquier gobierno, porque en una pandemia tomar decisiones difíciles, encontrar recursos y soportar la presión de todo el mundo que pide: “¿Qué hay de lo mío?”, no es fácil. Al contrario. En resumen: la pandemia nos afecta a todos por igual pero hay diferentes maneras de hacerla frente. Y hay algunos responsables que lo están haciendo mal: colocar dispensadores de hidrogel en 50 estaciones de metro en Madrid (hay más de un centenar) el 22 de septiembre debería de darles vergüenza en vez de sacarlo en su televisión autonómica.

No estarán tan mal en Nafarroa…

No estarán tan mal en Nafarroa cuando ELA y LAB no han convocado una huelga ni han anunciado más movilizaciones, y UGT y CCOO no se han puesto a disposición de los sindicatos vascos. Pero parece que pese a esa paz sindical, el coronavirus está golpeando al territorio, sobre todo en los municipios donde han celebrado “no-fiestas”. Lo que nos lleva a otro debate: pueden hacerse los indignados tanto como quieran los de siempre, pero el principal punto de contagio del coronavirus está en el ocio y luego los contagiados difunden el virus. No se trata de criminalizar, sino de ser realistas y atajar los contactos.

¿Cuántos avisos más tendrá?

Ojalá Javier Negre no haga caso a las recomendaciones y siga subiendo a su canal en YouTube contenido censurable. Al final y después de varios avisos o suspensiones temporales, llega un momento en que las plataformas cierran definitivamente los espacios problemáticos, que es en lo que se está convirtiendo el de este periodista que da voz a lo más fascistoide de las redes sociales (el nuevo famoseo rancio, un primor): solo hace un mes que le habían devuelto el canal en YouTube cuando han vuelto a cerrárselo por un tiempo. Así que, ¡ánimo, Javier, que tú puedes lograr el cierre definitivo!

Un desalojo, ¿otra ocupación?

La justicia ha ratificado lo que dictaba el sentido común. Ahora solo falta que se ejecute la sentencia cuanto antes y la familia Franco sea desalojada del Pazo de Meirás que, por cierto, puede acabar ocupado por los Borbón porque la jueza interpreta que la propiedad fue regalada (curioso eufemismo) al jefe de Estado de turno, no a Franco y sus herederos. De momento, la reclamación la ha hecho el Estado y este ha sido reconocido como dueño, sin tener que pagar, además, una compensación a los descendientes del dictador por su mantenimiento, como estos y su cara dura exigían.

Patria, sí, pero la que ellos quieran

Después de dar la bienvenida en Twitter al anuncio de la serie “Patria” con la foto del cartel de la misma, Fernando Aramburu ha reculado en su blog y se ha sumado a los críticos con la equidistancia que, según muchos y casi todos de derechas, muestra. No les ha gustado que junto a la imagen de un atentado de ETA haya otra de una tortura policial (ambas son del fotógrafo vasco David Herranz). Aramburu va al grano: su novela no es equidistante y se centra en un sufrimiento. Como se centra, también, en una única manera de ver e interpretar lo que pasó, convertida ahora en estrategia de marketing.

La casa de la ultraderecha

En ese espacio entre la derecha y la pared podemos encontrar críticos televisivos, críticos de fotos promocionales, racistas pero con amigos negros, xenófobos pero con amigos gays, liberales en lo económico, lectores de OK Diario y, la última moda, negacionistas de la pandemia y opositores al uso de mascarilla o a las restricciones. La detención de un tuitero por “incitar a la violencia, pasarse por un profesional sanitario del Instituto Carlos III y hacer afirmaciones falsas sobre el COVID” ha levantado la liebre sobre cómo estos perfiles se relacionan con seguidores de la extrema derecha, muy activos en Internet.

Enseñar la bandera en Twitter

En “American History X”, el primer día en el patio de la cárcel, Derek Vinyard decide “enseñar la bandera”, como él mismo dice: se quita la camiseta para hacer pesas y para que el resto de reclusos vean sus tatuajes con simbología nazi. Y siguen haciéndolo: la extrema derecha se oculta torpemente hasta que decide que ha llegado el momento de enseñar la bandera. Ahí, ya, no hay vuelta atrás y la violencia toma el protagonismo. Así que es significativo que la diputada Rocío de Meer divulgue con insistencia en su propio Twitter material audiovisual que generan y dinamizan grupos de extrema derecha.

Lo que es el teletrabajo y lo que pensamos que es

Antes de la pandemia era necesario legislar el teletrabajo. Hoy es imprescindible. Sobre todo, para aclarar qué es teletrabajo, ya que hay demasiadas versiones. Teletrabajar no consiste en acortar las semanas. Quienes llevan años teletrabajando saben que, de hecho, es todo lo contrario. Así que, por un lado, sorprenden las quejas del trabajador ante una regulación exigente con él (esperamos la misma exigencia para la empresa, que no tiene presos en celdas pagadas por el reo) y, por otro, que en el propio ministerio crean que quien pica tecla puede estar pensando en alargar los fines de semana.

¿Nos lo creemos o no?

No me cansaré de repetirlo: una vez rubricado el convenio de las jugadoras profesionales de fútbol, por fin, nos toca. Nos toca tomarnos en serio el fútbol. Porque nos ha gustado ver fútbol de Segunda B y Tercera en la Copa, nos gusta hablar del fútbol base y, por supuesto, disfrutar de los primeros equipos. Siempre que jueguen chicos, claro. El fútbol femenino queda para las “fiestas” y las fotos oficiales, de momento. Pero esto tiene que cambiar: hay que ir a verlas, a animarlas, a apretar a las rivales, hay que comprar sus camisetas y, para empezar, hay que conocerlas y reconocerlas.

Iglesias se lo puso en bandeja

La invitación de Pablo Iglesias a que los agricultores españoles siguieran manifestándose y apretando ha tenido consecuencias: “Una organización de agricultores muy ligada al PP planea manifestarse frente a la casa de Iglesias”, leemos en El Plural. Eso es lo que pasa cuando uno es vicepresidente pero se niega a abandonar la pancarta, que da pie a que el esperpento continúe y se agrave. El matiz político lo explican muy bien en El Plural, pero en el resto de digitales han ido al trazo grueso. Si se consuma el escrache me parecerá mal, como siempre. Pero no todos en Podemos han criticado antes este tipo de ataques.

“La herencia de Carmen Polo”

Reconozco que el titular en La Información me ha indignado: “Los Franco venden a precio de saldo la herencia de Carmen Polo para hacer caja”. Porque la herencia de la hija del dictador que ahora se vende a derribo es, en realidad, la herencia del franquismo, de una dictadura que se apropió del Pazo de Meirás, convertido en un icono y puesto a la venta por ocho millones de euros, o de un lote de terrenos en Vigo (250.000 €) que la autoridad portuaria discute que sea de los Franco. También venden una villa entre Oviedo y Gijón por 2,9 millones, y que heredó directamente la mujer del dictador de su propia familia.

Gracias, Larry

Suelo decir que esta columna no sería la mismo sin Twitter. Pero la verdad es que sería muy diferente sin la innovación que aportó Larry Tesler, que desarrolló la opción de copiar y pegar en los ordenadores. Gracias a ella traigo yo los tuits al periódico. Pero sobre todo, gracias a esta función muchos digitales, bloggers y tuiteros generan sus contenidos: copiando y pegando de aquí y allá. Dicen que el periodismo es informar de que Lord Jones ha muerto a lectores que no sabían que Lord Jones había vivido (esta no la he copypasteado, me la sé de memoria). Pues yo tampoco conocía a Teslar, pero le doy gracias infinitas.

Hablemos de Mateu Lahoz

Hoy juega el Athletic. A las 14:00, nuestro horario habitual. Y nos arbitra en el derby Mateu Lahoz. Un colegiado que a nadie gusta en San Mamés. ¿Por qué? Me limito a trasladar lo que tuitea Roger Álvarez en su Adurizpedia: “Es el árbitro con el que el Athletic ha perdido más partidos en toda su historia: 21. Las derrotas con él más que triplican a las victorias. El Athletic es el equipo que más partidos de Primera ha perdido con Lahoz (20). Casi duplica al segundo, el Sevilla”. “El Athletic tiene un 65% de derrotas con Mateu en Liga (20 de 31). El porcentaje de derrotas en Liga del Athletic en esos mismos años es del 35%”.

El poder de la televisión

Ni Internet ni los periódicos: la entrevista-masaje de Pablo Motos a Santiago Abascal en El Homiguero influyó en los buenos resultados de Vox el pasado 10-N. No solo en ese momento la tele tuvo algo que ver: la retransmisión de la exhumación de Franco incluso activó la transferencia de voto de PSOE y Podemos a Vox. Y César Calderón también cita un tercer hito que fue ampliamente cubierto por los informativos de televisión: la sentencia a los presos políticos catalanes. Este tipo de datos y de lecturas nos tienen que ayudar a pisar suelo y tomar decisiones para dejar de alimentar al monstruo.

Cuidado: el Rey va a trabajar

Parece una noticia de El Jueves pero lo es de El Confidencial Digital: en Zarzuela están un poco preocupados con el encaje de la agenda de Felipe VI que tendrá que recibir a 19 portavoces parlamentarios en pocos días. Imagínense el horror: levantarse 19 veces, estrechar la mano 19 veces, tocar a 19 plebeyos, asentir varias veces durante 19 entrevistas y despedirte 19 veces esperando 19 genuflexiones… Agotador. Igual hasta suda. Menos mal que algunos se autodescartarán para evitar la foto de la pleitesía, eso dará al Borbón un poco de margen para recuperar el resuello e igual echar una siestecilla.

Bien por Daviz Muñoz

Nunca he comido en Diverxo y dudo que lo haga porque cada día más valoro la técnica sobre la innovación por la innovación, y el personaje me cae mal como todos los que son pretenciosos. Pero reconozco que su respuesta en Twitter a una clienta me ha sorprendido tanto como me ha agradado: “Cerramos sábado, domingo y lunes desde enero para que el personal descanse y yo pueda atender mis otros restaurantes”. Así se hacen las cosas, también en hostelería, y no estirando turnos, despreciando el descanso o confundiendo el cansancio con la falta de compromiso. Esta sí es innovación de la buena.

La bicoca de Madrid

La comunidad de Madrid presume de una fiscalidad baja pero una recaudación meritoria como si la capitalidad del reino no fuera un factor determinante. Pero ahí siguen: robando patrimonios y sedes sociales al resto de España (también a Euskadi y Catalunya) con su dumping fiscal y su centralidad administrativa. “59 de las 83 mayores fortunas de España, las únicas que declaran un patrimonio superior a los 100 millones de euros, residen en la Comunidad de Madrid” gracias a que el impuesto sobre el Patrimonio está subvencionado al 100% (La Información). Luego reclamarán la solidaridad de los demás.

El medio siempre es el mensaje

La gran jefa de YouTube, Susan Wojcicki, ha reconocido que no deja que sus hijos vean YouTube. Solo su versión para niños y solo durante un tiempo determinado, según leemos en Trecebits porque, según ella misma, “demasiado de cualquier cosa no es una buena cosa”. Especialmente, de YouTube, web cuyo sistema de recomendación de vídeos te lleva a contenidos cada vez más escabrosos. Solo hay que pasar el tiempo suficiente en YouTube para acceder a los vídeos que no querríamos ver y a los tutoriales que no deberían existir. Esto lo sabemos y lo saben. Por eso Wojcicki hace lo que hace en su propia casa.

Franco solo les dejó unas pocas perras

Aunque solo hubieran sido 100.000 pesetas en el banco y un piso en la calle Requena, toda la herencia de Franco a sus descendientes es la herencia de lo robado durante una dictadura y solo su devolución es lo que deberíamos contemplar. Por el contrario, tenemos que tragar, además, con que robó poco y, por extensión, que todo lo logrado por los Franco ha sido fruto de su esfuerzo. Para que se hagan una idea: la misma que firma la exclusiva del testamento en El Mundo es la que escribió junto a Francis Franco el libro “Cuando mi abuelo era persona”. Dos documentos que en pleno revival franquista dicen más que lo que cuentan.

Neoliberales, sí, pero de cuna

Incluso aunque me tragara que ese testamento es el real, es evidente que el fortunón del que disfrutan ahora los herederos directos del dictador tiene mucho que ver con las buenas relaciones que, ya en democracia, han mantenido con los grandes poderes. Pero los Franco de hoy son solo el epítome de esa clase social que todo lo consigue gracias a las buenas relaciones de sus mayores. Para todos ellos, una usuaria de Twitter proponía: “Un reality en el que a un grupo de niños de papá les pongan en una nueva ciudad sin contactos y con 500 € al mes y ver cómo con ‘esfuerzo’ se intentan hacer millonarios”.

No sueltan ni una rama

La unidad de España, de hecho, tiene mucho que ver con esa economía de clase muy alta que no suelta ni una rama y, si puede, se la roba al que tiene menos. Porque la unidad de España, al final, es una cuestión económica. No lo digo yo, sino Santiago Niño Becerra en RAC1: “Lo que está pasando con el procés a Catalunya es puramente económico. España quiere a Catalunya por simple interés”. ¿Se imaginan una España sin Catalunya ni Euskadi? ¿Quién sería el motor? ¿Valencia? ¿Cantabria? ¿Madrid? ¿Qué sería capaz de generar la capital de España sin robar vía dumping y politiqueos sedes sociales a otros?

Incoherencia para regalar

Esa España que solo sabe hablar de su unidad y a la que le tiemblan las piernas ante la perspectiva de que el estado de las autonomías pase a ser, por fin, una realidad, es al mismo tiempo la España que solicita la creación de selecciones dentro de los estados. ¡Y qué selecciones! “Es llamativo que la Federación Española de Rugby haya ‘provocado’ la creación de una selección regional extranjera. Este sábado jugó ante Occitania en Toulouse. España se quedó sin rivales para amistoso, y le propuso a Occitania ‘crear’ su selección, que no había jugado nunca”, tuiteaba el periodista deportivo Aitor Lagunas.

España es así

Ya hablaremos de las lecciones que tiene que dar Bilbao a los aficionados de la selección española que vengan a visitarnos durante la Eurocopa, pero hoy toca hablar de cómo es esa España deportiva: la reincorporación al mundo del fútbol de Luis Enrique Martínez es una buena noticia, pero cómo han tratado en la Federación al actual seleccionador, Robert Moreno, describe un modo de actuar y de ser. Luis Rubiales lleva en dos años tantos seleccionadores como Villar en más de veinte, y este bombero pirómano es el que va a presidir los partidos de España en San Mamés.