Triunfo soporífero del Athletic en Butarque

«Clasificación, amigo» que diría el bueno de Caparrós.

Reaparición de Rico (Foto: EFE)

El Athletic ha conseguido traerse los tres puntos en su enfrentamiento con el Leganés en Madrid, en un campo en el que en esta Liga todavía no había ganado ninguno de los seis primeros clasificados. Por algo será y está claro que Garitano lo sabía, por eso cementó todavía más de lo normal el equipo, poniendo una defensa de tres centrales. Visto el resultado como si llega a poner ocho. Tres puntos como tres soles, que nos acercan al objetivo. Eso sí, jugar, jugar, lo que se dice jugar al fútbol, no es que se hiciese mucho. Me da igual porque el partido fue muy parecido al que jugamos contra el Getafe y de allí volvimos con cara de tontos porque los también madrileños, sin hacer prácticamente nada, se llevaron los tres puntos. Pues esta vez nos ha tocado a nosotros.

Y venimos con los tres puntos curiosamente gracias a un golazo de cabeza de En-Nesyri, el delantero centro del Leganés, que estoy convencida que se confundió de portería, porque lo hizo todo perfecto: desmarque, salto, giro de cabeza y balón a la escuadra. Golazo. Pero… en su propia puerta. Inexplicable. Se tuvo que confundir. El remate fue tras saque se córner de Lekue, que no era el primero que ponía y muy bien los dos. El anterior lo remató Íñigo Martínez pero al centro de la portería.

A destacar, por novedad, la reaparición de Mikel Rico en detrimento de Beñat que ni siquiera estaba en el banquillo. Enorme trabajo del de Arrigorriaga, pero destruyendo, no creando. También lo tenía difícil para crear porque los balones le pasaban por encima de la cabeza, ya que el juego de su equipo, fundamentalmente era en largo. Bueno juego, juego no. Lo que hacían, fuese lo que fuese, era en largo. Pero insisto, en que me da igual, porque nos hemos venido con los tres puntos.

Aduriz jugó casi todo el partido aunque estaba pidiendo el cambio a gritos. ¿Igual hubiese sido mejor partido para Kodro? Da igual, hecho está. ¡Como para ponerle pegas a Garitano! ¡Chapeau el trabajo que está haciendo!

Y ahora el sábado contra el Alavés, al que también hay que ganar, con juego, sin juego, con gol de Abelardo en propia o como sea pero… todo sea por el objetivo. Y encima, es que los resultados de los rivales directos están acompañando. ¡A por el Alavés! Y…

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic sin rumbo pierde en Leganés

Sin rumbo, sin chispa, sin juego, sin ideas, sin capacidad de reacción,… demasiados sin para que el Athletic sacase algo positivo de Leganés.

Gol y se acabó (Foto: EFE)

Un partido casi casi tan malo como el que el Athletic de Valverde jugó en el mismo lugar, Butarque, en Liga la temporada pasada. Si nos queremos consolar de alguna manera diremos que quizá  el del año pasado fue aún peor, en cuanto a juego, aunque no en resultado porque empatamos. Jugando, o mejor, no jugando a casi nada, es imposible ganar, lo lógico es perder como ayer (1 a 0). Lo peor de todo quizá fueron las dos declaraciones después del partido que les oí a Mikel San José y a Ánder Iturraspe. Ambos dijeron que el equipo jugó bien. ¡MADRE MÍA! ¿A qué llaman éstos jugar bien?

En el primer tiempo ni un sólo tiro a puerta. Un remate raquítico de cabeza de Raúl García y un tiro a palos (entiéndase término de rugby) de San Jo. El comentarista dio en el minuto 35 del primer tiempo el desolador dato que el Athletic llevaba solo el 55% de acierto en el pase. El centro del campo no creó absolutamente nada, sí a eso le añadimos el dar continuamente el balón al contrario… nos sale el truño que salió. Además los centrales se unieron al despropósito: tanto Núñez como Laporte regalaron una oportunidad de gol  cada uno a los madrileños. ¿Tan difícil es pasar el balón a los compañeros?… sobre todo sin oposición. ¿En qué estabas pensando Aymeric para darle ese balón al del Leganés? No doy crédito.

En el segundo tiempo se mejoró durante 12 minutos… tuvimos hasta 3 oportunidades. Pero incomprensiblemente Williams no vio a Aduriz solo a su izquierda y, lo peor de todo,  volvió a chutar al muñeco (bueno, el muñeco hizo una buena parada). Mikel San José cabeceó al travesaño, y… se acabó. ¿Cómo? preguntaréis. Pues con un nuevo regalo, en este caso de éste último mencionado,  Mikel, que por enésima vez en esta temporada, se durmió y se dejó comer la tostada por Beauvue. Pérdida en el centro del campo y autopista para el delantero que, tras romper la cintura a Laporte, fusiló a Kepa. Agur partido, agur tres puntos,… Había tiempo más que de sobra para empatar e incluso, ganar el partido, pero el jarro de agua fría fue tan enorme que de nuevo los jugadores no supieron sobreponerse. Susaeta saliendo desde el banquillo lo volvió a intentar pero no consiguió nada. Córdoba tampoco cejó en el intento pero sin éxito. Tuvo un tiro muy bueno que iba a portería pero le dio en la cabeza a un defensa. Nada más. Eso sí,… para Mikel y Ander el equipo jugó bien. En fin, pues esperemos que de aquí en adelante el equipo deje de jugar bien, como creen los futbolistas, y empiecen a hacerlo genial, de maravilla, estupendamente,… porque esto no pinta muy bien.

A pesar de todo, no perdamos la calma y sigamos animando. Alguien podría pensar que después de criticarles como lo estoy haciendo es un poco contrasentido decir la frase anterior, pero no. Claro que voy a seguir animando, lo cual no quita para que desde aquí les critique, sobre todo porque no es de recibo que tras el horroroso partido digan que han jugado bien… Sin más. Pero a partir de ahí, animar y animar y ya, porque, de momento, este mismo miércoles se inicia la competición de Copa contra el Formentera, en su campo, así que… ¡a por el Formentera! y …

¡Aúpa Athletic!