Pablo Iglesias o “todo por el tuit”

20160204_tuit

Pablo Iglesias llega al Congreso y, ¿qué es lo primero que hace? ¿Llama a algún portavoz para negociar una futura investidura? No: va a desayunar para dejar claro en Twitter que la casta (de la que ahora forma parte plenamente) desayuna a buen precio: 2,45 €, “más barato que en la facultad”, según el de Podemos. Pero Iglesias, loco por el tuit, cometió un error: en su facultad, el mismo desayuno cuesta 10 céntimos menos. A ver si, al final, la casta que cobra bien, trabaja lo justo y cuenta con beneficios, estaba en otro sitio.

Los cinco escapistas del Caso Malaya

Lo más grave de los casos de corrupción en el PP es que se confirmen. Si los jueces van confirmando que tanto el partido como sus políticos se beneficiaron de su posición de poder, estaríamos ante un escándalo mayúsculo. Lo más divertido es, sin duda, los personajes que hemos descubierto en esta dura travesía. Personajes como “los cinco listos” de la Operación Malaya que siguen eludiendo la cárcel aunque algunos tengan sentencias firmes. Incluso uno de ellos habría pasado por diferentes cirugías para despistar a la policía y disfrutar de su dinero.

The Guardian cierra parcialmente los comentarios

La noticia no es menor: The Guardian ha anunciado que limitará la participación en su página web. La moderación, además, será más rígida. El motivo es doble: por un lado evitar lo que ha sucedido (comentarios xenófobos, conversaciones para tirar a la basura en su conjunto), y por otro, posibilitar unas conversaciones útiles. Ojo, que el modelo no es novedoso, ni siquiera especialmente restrictivo: la BBC solo permite comentarios en las noticias en las que la participación ciudadana puede aportar información útil complementaria.

¿Indignarse, para qué?

Creo que el enfoque no es el adecuado, de verdad: ¿por qué te indigna que Burberry haya contratado al hijo mayor de los Beckham para sacar las fotos de su alguna colección? Lo “indignante”, en mi opinión, es saber que el chaval ha cumplido ya 16 años y, por lo tanto, nos recuerde lo viejos que somos a quienes hemos visto jugar a su padre. Que Brooklyn Beckham forme parte de la campaña de turno de Burberry, a modo de fotógrafo (al que, además, le habrán dado hecho lo más difícil: la luz), no significa nada.

Lo que no echaremos de menos de Tuenti

Sigo azotándome: soy tan mayor que mi adolescencia no tuvo nada que ver con Tuenti. Yo, directamente, empecé mi relación con las redes sociales con Facebook. Pero muchos no tan jóvenes hoy sí que fueron usuarios muy asiduos de la red que va a cerrar ahora Telefónica. En Magnet recrean la intensa actividad de la generación que sí usó Tuenti como forma de ligar, como escaparate, como gran álbum de fotos (por cierto, hoy difícilmente accesible, según parece), etc.