Aritz, grande hasta en la despedida

Gracias, Aritz (Foto: Athletic Club)

Mi primera reacción ayer al saber la noticia, aunque ya era sabida, fue quedarme sin palabras. Todo lo que digamos es poco y se va a quedar corto. Es un grande, ha sido un grande y seguirá siendo un grande. Ayer nos dijo que «esto es solo una anécdota. Olvidémonos de los finales soñados» Nos olvidamos Aritz pero… repito, aunque sabido, la pena es grande, tan grande, como eres tú.

He estado releyendo algunos de los comentarios que escribí tras alguna de tus machadas… (no las puedo llamar de otra forma) y en la mayoría de ellas también estaba sin palabras. Si queréis hacer un ejercicio de nostalgia como hice yo, os pongo algunos de los comentarios para que veáis como viví yo esos momentos. Me remontó sólo al año 2015, por ejemplo, cuando en septiembre, le metió 2 goles en San Mamés al Augsburgo para ganar 3 a 1. ¡¡¡¡Aritzzzzz….. AAADURIIIZZZZ!!!!. O en febrero de 2016 con el voleón desde 30 metros en Marsella, ¡Aduriz qué grande eres!. O el mismo año cuando Aduriz tumba al Genk con cinco goles, en UEFA. Competición que, por cierto, ha escrito tres Twittes para despedirle, y recordar sus logros, entre ellos, el ser el único jugador en la historia que ha conseguido 5 goles en dicho torneo (@EuropaLeague ). Y la última, la maravilla de gol que le mete al Barcelona en el minuto 88 en el primer partido de está su última Liga, para dar los 3 puntos a su equipo del alma, a nuestro equipo. Don ARITZ ADURIZ. Y no me resisto a poneros el vídeo del gol. Disfrutadlo.

En esos textos está lo que pienso de Aritz, y, repito, en todos me quedo corta. Además nos diste un campeonato. Una copa, aunque muchos digan que es menor, es un título que, encima, se lo arrebatamos al Súper Barça, nuestra Supercopa que fue tu Supercopa. Nos la regalaste con 3 goles en La Catedral y 1 en el Camp Nou. ¡Ahí es nada! Así que Ter Stegen estará encantado con tu retirada, porque dice que eres el rival más difícil con el que se ha enfrentado.

Humilde, «Yo sin el equipo no soy nadie». Frase suya después de meterle los 5 al Genk. Nada más que decir. La frase le define por sí sola.

«Yo abro los brazos en señal de abrazo con mi afición», tampoco nada más que añadir. Bueno sí, que al hacerlo todos los aficionados nos sentíamos abrazados. Mila esker, Aritz.

Te vas y nos dices… «Y sí, ha llegado la hora del adiós y así se acaba para mí este camino, inolvidable y maravilloso de principio a fin. Muchas gracias» Maravillosos los años que tú nos has dado a nosotros. Desde el primero hasta el último. Tú fuerza, tu pasión, tu trabajo, tu compañerismo, tu juego, tu entrega por lo que hacías, tu lucha continua, tu inteligencia, de hecho, eres el Zorro Aduriz. Y, sobre todo, tu calidad, como futbolista y, por lo que dicen, los que te conocen, tu calidad humana. Muchas gracias te tenemos que decir nosotros a ti. Lo que nos has dado es impagable. Vivir todos esos momentos contigo y poder decir: ¡Yo he visto jugar a Aritz Aduriz! Sí señor. DON ARITZ ADURIZ.

Suerte en todo lo que hagas de aquí en adelante, y otra vez,

Mila esker, Aritz! Y…

¡Aúpa Athletic!

Las palomas mensajeras del Athletic

Las palomas mensajeras (Foto: Futbolretro.es)

Mis abuelos, Cecilio y Sole, mi madre, Sole, y sus hermanas, Mila y Simo vivían en Olaveaga, cerquita, cerquita de San Mamés, y me cuentan que cuando eran crías siempre iban a ver al Acero, el equipo de su barrio. Que ahí se inició su afición al fútbol. Desde pequeñas iban a verle jugar cuando jugaba en casa. Luego ya, siendo más mayores, no le veían solo en casa, sino que se trasladaban a donde se terciase: Bermeo, Zalla, Sodupe, Carranza, Sestao… Vamos que eran auténticas hinchas del equipo. Me cuenta Simo que las aficiones del Bermeo y del Zalla eran terroríficas, pero que ahí iban ellas, a animar contra viento y marea. En ese equipo jugaron varios años mi padre, Valen y su hermano Iñaki. También, dice, que durante años el equipo era muy bueno y estaba normalmente muy bien clasificado. De hecho, Rosi, hermana de Valen e Iñaki, me comenta que un año ganaron la final del Trofeo Hierro, jugando la final en San Mamés. Aquel partido lo jugó mi tío Iñaki. Y por supuesto, el partido mi familia paterna lo vio desde el balcón de Luis Briñas, que comentaba el otro día. Al año siguiente, el Athletic se llevó de una tacada a cuatro jugadores a la vez, entre ellos, recuerdan (sin saberlo seguro) a Orue, Gojenuri y Prieto.

Por cierto, unos Gojenuri vivían en Olaveaga y eran de sus amigos. De una familia de estos Gojenuri, era el caserío del mismo nombre, que estaba al lado de San Mamés y que pertenecía a José Gojenuri, que era el cuidador del campo. Mi ama me habla de Josetxu y Santos Gojenuri y de sus hermanas, que eran las encargadas de lavar los equipajes del Athletic, todos ellos hijos de José. Mi ama se acuerda de haber estado en esa casa porque ella era amiga de Charito Gojenuri. También recuerda ver allí todas las camisetas, y calcetines zurigorris y los pantalones. ¡Buena trabajera se pegarían con la cantidad de barro que había en aquella época!

Como curiosidad os repito, que yo estoy aquí gracias al Acero, ya que mis padres se conocieron, cuando mi ama iba a ver los partidos y mi padre, jugaba en el equipo. Para rizar el rizo, os diré que hoy en día, uno de mis sobrinos, Iker, juega en el Acero. Es decir, una vuelta a los orígenes, el nieto de Valen y Sole, ahí está defendiendo los colores de sus abuelos.

Vuelvo al Athletic. Mi madre y sus hermanas no iban a San Mamés porque el dinero no les llegaba, pero lo que sí les llegaba era el ruido del campo, los murmullos, los silbidos, pero, sobre todo recuerdan el estruendo que había cuando se metían los goles, que se oían perfectamente. Supongo que se oían más que ahora porque el campo era mucho más abierto.

Así como también se acuerdan de las palomas mensajeras que se enviaban cuando el equipo marcaba un gol. A veces dicen que las veían, porque las buscaban después de oír la celebración del gol. Esta historia la desconocía y me ha parecido bonita para contarla aquí.

Desde el siglo XIX se venía demandando en Bilbao la existencia de un hospital que se especializase en el cuidado de los enfermos de tuberculosis, que era una enfermedad que se estaba extendiendo mucho. En 1927 gracias al dinero dado por Luis Briñas nació un hospital que tenía su nombre, pero que a lo largo de los años se fue ampliando, con cada vez más camas, hasta que acabó tomando el nombre de Santa Marina. Entre los enfermos de Santa Marina había muchos aficionados al fútbol y al Athletic y para tenerlos debidamente informados de lo que ocurría en San Mamés, los días de partido, como las comunicaciones no son lo de ahora, todo inmediato, al segundo de ocurrir las cosas, al párroco del hospital se le ocurrió pedir ayuda a un amigo suyo aficionado a las palomas y muy athleticzale. Dicho y hecho. Ese amigo instruyó a sus palomas para que aprendiesen el camino de La Catedral al Hospital. Sobre 1946 empezó esta tradición, que duró más o menos 25 años. El Athletic metía un gol y se soltaba desde el campo una paloma blanca que dicen, iba y sobrevolaba el hospital, por lo que los enfermos ya sabían que el Athletic había marcado. Si la palomaque mandaban era oscura, malo, ya que era el rival el que había conseguido un gol. Parece que posteriormente se fue mejorando el sistema y en la pata de la paloma se ponía un mensaje con minuto, nombre del goleador y resultado hasta el momento. ¡Genial! El dueño de las palomas era Remigio López, llamado «el morito» por ser chiquitín y muy moreno, y el párroco, Alberto Álvarez. La información la he sacado de un comentario de Futbolretro.es, que os introduzco por si alguien está interesado. Como anécdota también decir que un día las palomas tuvieron mucho trabajo porque tuvieron que ir doce hasta el hospital, ya que se le metieron esos goles al Celta en un partido de Copa, siendo 8 de ellos, de Piru Gainza. Esto último se comenta en Conoce Bilbao con Esme, un blog muy chulo que he encontrado en la red y os recomiendo.

Edito el texto para añadir un dato que desconocía y me ha dado Ismael Arnaiz (gracias), cuando ha entrado a comentar en esta entrada. Se ve que los enfermos de Santa Marina eran aficionados también del Barakaldo, porque las mismas palomas al fin de semana siguiente, cuando el Athletic jugaba fuera de casa, y el Baracaldo lo hacía en su campo, en Lasesarre, salían para anunciar los goles del conjunto fabril. Es decir, se alternaban, un domingo en San Mamés y otro en Lasesarre.

Para acabar, volver a decir, que el Athletic no es sólo un equipo de fútbol, si os dais cuenta hay más cosas. Los jugadores son los de tu barrio, por ejemplo, Olaveaga, ya que su equipo, el Acero, le pasa jugadores, que son de la familia. Esa familia tiene amigos que están encantados de que los chavales jueguen en el Athletic. Los que están en el campo son de los tuyos, familiares, amigos, conocidos,… Así mismo, de vez en cuando, se dan detalles como esta anécdota de las palomas, que algunos aficionados se preocupen de que los enfermos de un hospital de la ciudad estén informados de lo que ocurre en San Mamés,… detalle que hace que ame un poco más a este nuestro equipo.

¡Aúpa Athletic!

Sólo del Athletic

Hace dos semanas empecé un ejercicio de nostalgia, contando mis inicios en el sentimiento rojiblanco, en mi blog y con la entrada, ¿Por qué soy del Athletic?, en la que ya decía que era imposible abarcarlo en un solo comentario.

«Tribuna alta», calle Luis Briñas (Foto: Athletic Club)

Por ello, aquí estoy otra vez, cual abuela cebolleta, para deciros que mis primeros recuerdos están unidos a los partidos de San Mamés, pero no porque estuviese dentro viéndolos, sino porque el día de partido íbamos la familia entera en peregrinación a la casa de mis abuelos, por parte de padre, y luego a la de mi tía Simo, por parte de madre. Es decir, íbamos a la calle Luis Briñas, justo enfrente del campo. Con tan buena fortuna que vivían en el sexto piso.

-¡Qué más dará!- pensaréis…

Pues no, no daba igual, ya que desde ese piso se veía entero el campo de San Mamés, y no, no desde fuera, sino que se podían ver los partidos desde el balcón o las ventanas, ya que la vista abarcaba todo el césped. Un lujo, vamos. Por tanto, el balcón y la ventana estaban muy cotizados los domingos. Como ya he dicho, la casa inicialmente era de mis abuelos, Valen y Pepita, y de su hija Rosi, pero luego la compraron una de las hermanas de mi madre, Simo y su marido, Angel. Y ahí era donde veíamos los partidos. Mi hermano Valen dice que la casa era de buena construcción porque le parecía increíble que los balcones no se viniesen abajo de la cantidad de gente que los visitaba. Mis tías me comentan que se llenaba de familiares y amigos. Y Simo, no tiene para olvidar una vez que el partido era contra el Real Madrid y que vinieron a verlo desde Vitoria sus tres primos, Luis Mari, Pedro y Paco, con entrada, pero que como sabían que Simo tenía tribuna desde el balcón, buscaron la casa. Al ver el balcón, decidieron vender la entrada y verlo desde arriba, mucho mejor que desde la antigua general, que era de lo que tenían entradas. Además con el aliciente que con el dinero que consiguieron de la venta de dichas entradas llevaron al balcón buen jamón y buen vino para estar entretenidos en el descanso. Como ésta tienen infinidad de anécdotas. Yo era muy pequeña pero algún primer vago recuerdo sí que me queda.

El año 1972 se acabó el chollo de la tribuna desde el balcón, ya que se construyó en la antigua general, la llamada Tribuna Este, subiéndose toda la pared, casi hasta la altura de dicho 6º piso. Mi tíos se quedaron sin tribuna, y de hecho, vendieron la casa. Mi tía me dice que si no llegan a construir esa tribuna, seguirían viviendo ahí.

Nosotros también nos quedamos sin fútbol desde las alturas, pero… nos pasó algo mejor. Mis padres, Valen y Sole, nos hicieron socios a toda la familia. Y también el hermano de mi padre, Iñaki y su mujer, Pili hicieron lo mismo, hacer socios a toda la familia. Conclusión, cuando tenía siete años, nos hicieron socios y empezamos a ir a San Mamés ya de manera regular y en procesión familiar (12 personas). Vamos, que he sido una auténtica privilegiada. Curiosamente, como era la pequeña de 5 hermanos, al de un tiempo (esto ya no sé cuánto tiempo fue), mis padres dieron mi carnet a un amigo, para que fuese socio él, pensando que yo no iba a querer ir. Jejeje.. ¡vaya ojo clínico! Al final, la que sí iba era yo, entrando con el carnet de una de mis hermanas, hasta que un día en la puerta me lo quitaron porque los carnets eran intransferibles. En ese momento mis padres, decidieron que la que se quedaba sin carnet era Marisol, y me volvieron a hacer socia a mí. Y ese cambio fue, por lo que dice la web del club, el 1 de marzo de 1976. Es decir, que soy socia, desde que no tenía ni uso de razón. Un lujo, que he podido seguir manteniendo y que ahora comparto con mi familia, porque ya os he dicho que este es un sentimiento que se pasa de padres a hijos, y nosotros nos hemos encargado de pasárselo a nuestros hijos. Y cada dos semanas, o cuando se tercie, vamos juntos a La Catedral, igual que iba yo de pequeña con mi familia. E igual que van muchas familias.

El año pasado fui un día con mi madre y con mi tía. Disfrutaron mucho, pero yo disfruté más que ellas, llevándolas. Fue como la vuelta a los orígenes. Cuando tenía 3 años, hasta los 7, me llevaba mi ama a donde su hermana a ver al Athletic desde el balcón. El año pasado las llevé yo, teniendo ellas 89 y 86 años. Y espero poder volverlas a llevar y que mis hijos, en un futuro muy lejano, me lleven a mí con otro montón de años también. Y que podamos volver a gritar todos juntos… más pronto que tarde… y con ese sentimiento que nos une…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Animaos a contad aquí en comentarios vuestros primeros recuerdos del Athletic.

.

¡Ozú, Joaquín!

Me caía mejor Joaquín cuando no se dedicaba a meternos tres goles (es broma), pero… la vida es así.

Joaquín en modo arte (Foto: Deia)

El Athletic también es así, y de todos es sabido el afán o la suerte que nos acompaña de dar datos impactantes en el fútbol, como que un jugador que lleva mil años en activo y jamás ha metido un gol, nos lo meta a nosotros, o que venga el jugador más pequeñito de la Liga y el gol te lo meta de cabeza (su primer gol de ese modo), o un equipo que nunca gana fuera de casa y lo hace en San Mamés, o… o… o… podía seguir, pero prefiero ahorraros el trago… Fue así, ha sido así y lo seguirá siendo. Aunque todo hay que decirlo, también tenemos estadísticas de las buenas, si no que se lo pregunten a Osasuna, que el otro día les fastidiamos un récord histórico, 31 partidos seguidos sin perder en el Sadar (1 a 2), habiendo sido también los que hace mil años (en 1979, con un 1 a 8) les rompimos también el anterior mismo récord. No todo va a ser malo, jejeje… y menos con el Athletic.

La verdad es que el domingo a mí me extrañó que Joaquín no hubiese conseguido nunca un hat trick. Y aunque me da rabia que sea contra nosotros, tengo que decir que siempre me ha caído fenomenal, y me sigue cayendo. Es más, hasta creo que a él le encantará que su éxito haya sido contra nosotros y no contra otro equipo, por lo del nombre y eso. Además, hay que ver los goles… la verdad, muy muy buenos. El primero, parar con el pecho y voleón inapelable. El segundo, con una rosca perfecta para salvar a Unai y tirar a la cepa del poste, y el tercero, con velocidad y tranquilidad absoluta para tirar a donde no llega el arquero. Vamos, lo que viene siendo un máster en finalización. Menos mal que el cuarto no lo consiguió, y no llegó poker porque Unai le hizo un paradón en el segundo tiempo. Durante todo el partido estuvo de diez. Retuvo el balón lo necesario para dar pausa en los momentos finales de agobio. No había forma de quitarle el balón. Supongo que para nuestros chicos no sería «agradable» tenerle delante, porque varias veces les dejó en evidencia. Buenillo que es. Por cierto, he leído en las redes sociales que los aficionados del Athletic, que estuvieron en el campo, con su tercer gol se pusieron de pie y aplaudieron, lo que a los aficionados béticos les encantó y lo agradecieron allí, y en las redes. A lo que yo digo… ¡Cómo para no aplaudirle! Yo también le hubiese aplaudido, como creo recordar que se la aplaudido en La Catedral alguna vez al ser sustituido. Algo tendrá. Y no me refiero solo a los 38 añitos que tiene el prenda. También a que como es un buen tipo (o eso le parece a todo el mundo), tras el partido tuvo un recuerdo para nuestro crack, Aduriz, que es cinco meses mayor que el bético, al que dijo que quería mucho porque coincidieron en el Valencia (dos lujos de jugadores). ¡Felicidades, mi «arma»! o como diríamos por aquí… Zorionak, txo!

Sobre el resto del partido, decir que es muy difícil que regalando 20 minutos y 3 goles en ese tiempo, puedas llevarte algo positivo. 20 minutos horribles nuestros, pero también 20 minutos increíbles de ellos. El rival también juega y lo bordó. No supimos pararles. Pero… después, nuestros chicos estuvieron a punto de lograr la machada, lo que ya tiene mérito. El cambio de sistema en el segundo tiempo ayudó. El jugar con 3 centrales y dejar a los carrileros subir más libremente, hizo que el Betis pasase momentos de agobio. Sobre todo, con el 3 a 2. Hubo ahí una jugada definitiva que corta el árbitro (que no me gustó nada), que podía haber supuesto el empate. Me refiero a ese balón que se lleva Williams, desde mi punto de vista no era plancha, y que había dejado a Yuri solo encarando área. Una pena. Una pena de arbitraje. ¿Fue penalti a Iñaki el del minuto 5? Ahí dejo la pregunta. Vuelvo al juego. Mejoró, lo cual no era difícil, pero bien Gaizka por el cambio de sistema. Pena que nos faltasen unos minutillos para conseguir algo. Dejadme que me quede con lo bueno, con la reacción del equipo y ahora… ¡A por el Eibar! Eso sí, a otra hora distinta… ¿sabrán jugar los chicos si no es al mediodía? Y como siempre…

¡Aúpa Athletic!

Los resultados invitan a soñar al Athletic

Los fines de semana saben mucho mejor si vienen acompañados de una victoria del Athletic, y éste así ha sido, encima, pudiéndolo disfrutar desde el viernes.

Los dos destacados (Foto: Athletic Club)

Si a eso le añadimos que hemos ido viendo, poco a poco, día a día, como los rivales directos de los rojiblancos han ido perdiendo u empatando sus partidos,… vamos… alegría total. La jornada ha sido redonda. Los puestos europeos están relativamente cerca. A tres puntos la Europa League y a 6 puntos la Champions. Soy de las que sigue diciendo que hay que ir partido a partido, pero tampoco puedo negar la evidencia y olvidarme de dónde estamos situados. Mejor que la semana pasada y ya veremos… qué ocurre ésta.

De momento, este fin de semana hemos solventado la jornada trayéndonos los tres puntos de Girona, algo que casi podemos denominar como de milagro, porque por lo que he leído en los distintos medios de comunicación y redes sociales (gracias a Adurizpedia de twitter, un crack), el Athletic llevaba 12 años sin ganar en Catalunya. Ahí es nada. Encima por si fuera poco, el Girona se adelantó en el primer tiempo. A lo que añadimos que el Athletic llevaba sin poder remontar un partido fuera de casa desde hace 4 años… Vamos… todo en contra… pero como siempre decimos, las estadísticas están para romperse y así lo hicieron los leones. En mucha parte, gracias a Raúl García y a Iñaki Williams, pareja que resultó fundamental para nosotros y letal para los catalanes. Entre los dos fabricaron los dos goles y los remataron. Raúl en su línea de crack, metiendo un pase extraordinario entre líneas, de esos pases que sólo ven los muy buenos jugadores, para dejar solo a Yuri, que a su vez le puso el balón a Iñaki para que, aunque no es su fuerte, metiese el gol de cabeza. Empate. Y seguido, sin dar tiempo, a los también rojiblancos, a despertarse del mazazo, internada y centro de Iñaki para que el más listo de la clase, Raúl se le adelante al defensa y remate de cabeza picado, impidiendo al portero detenerlo. 1 a 2 y a mantener el resultado, eso sí, sin grandes agobios porque el Girona, tras hacer una buena parte más que meritoria, no pudo mantener ni el ritmo ni el nivel. Triunfo y para casa más contentos que un niño con zapatos nuevos.

Así que, el milagro de Garitano nos hace muy difícil el no soñar con Europa, pero por otro lado, sin ilusionarnos mucho, ya que no se nos olvida de dónde venimos. Una mezcla rara.

Eso sí, pronto vamos a saber cuáles son los objetivos reales ya que esta misma semana tenemos dos partidos, por supuesto, fundamentales. Miércoles, Levante en La Catedral y domingo, el Getafe en Madrid. Poco a poco y partido a partido, pero con ambición máxima.

¡A por el Levante! y …

¡Aúpa Athletic!