Todo en su contexto

20150219_todo

Iker Casanova tiene el mismo derecho que yo a decir lo que le plazca, cada uno desde su contexto. Él tuitea sobre “una paz justa en Colombia” después de pasar once años en la cárcel por pertenencia a organización terrorista y de sustituir en el parlamento vasco a Laura Mintegi, varias veces candidata de Herri Batasuna en los años de plomo. Yo escribo la opinión que ese tuit, como otros, me merecen. Una opinión que, sí, coincide con la del lehendakari: de paz no debería hablar quien quiera, sino quien pueda.

Piensa mal y…

La noticia de ‘El Boletín’ que les traslado me sorprendió tanto que tuve que buscarla en varios medios para comprobar que era cierta: “El tribunal que investigaba el caso del borrado de los ordenadores del PP que usaba Luis Bárcenas ha extraviado toda la información recabada al respecto”. Eso sí, “para subsanar el error ha citado de urgencia este viernes a los querellantes para que vuelvan a aportar toda la documentación que tengan al respecto y reconstruir así las diligencias abiertas hace dieciséis meses”. Información que serán archivos digitales que pueden haber sido nuevamente borrados.

Varoufakis se topa con la realidad

Antonio Maqueda es duro pero certero en su reflexión sobre Yanis Varoufakis en ‘Vozpópuli’: “Tan pronto se sentó con todos sus pares de la zona euro a la vez, el fenómeno Varoufakis se desinfló. Nadie se cree las bravuconadas de un portero de discoteca con una bufanda de marca al cuello”. Y eso que “causó sensación el día que lo nombraron titular de Finanzas griego. Ducho en twitter, bloguero y escritor de algún best-seller sobre economía”. Pero la realidad es terca, y el griego ha tenido que plegarse a ella.

Tomás Gómez, ¿tertuliano?

Ese es el miedo que tienen en el PSOE, que Tomás Gómez acabe siendo “carne de tertulia” después de su salida del PSM. Su situación laboral, como profesor asociado en la universidad Carlos III de Madrid, es comprometida: 600 € brutos al mes de ingresos fijos, con lo que la televisión se convierte en una tentación, ¡y más con las ganas que tendrá de hablar sobre Pedro Sánchez! Así que, según ‘El Confidencial Digital’, le buscan “una salida” antes de que él la encuentre.

La rudeza rusa

‘Russia Beyond the Hidelines’ (‘RBTH’) es un medio financiado por el gobierno ruso para dar a conocer en el mundo noticias del país. Más allá de la propaganda, ayer nos encontramos una noticia “curiosa” cuando menos: un grupo de turistas rusos se enfrentó en Chiapas a un grupo de asaltantes y, después de la pelea, que se saldó con una herida de bala en un dedo y una nariz rota, siguieron con su periplo. Y continuaron, también, agrandando la fama de “tipos duros” de los rusos.

«Normalidad»

20140906_normalidad

Es perfectamente legítimo que Iker Casanova, que en 2009 fue condenado a siete años y seis meses de cárcel por pertenencia a organización terrorista, sustituya a Laura Mintegi en el Parlamento. Como bien dicen en la web de Bildu, está en posesión de todos sus derechos, pero se equivocan en que “ha de ser entendido con toda normalidad”, porque cuando una agrupación política coloca en la cámara a un condenado a siete años de cárcel, por el delito que sea, lo hace conociendo y utilizando esa excepcionalidad. Y ahí radica la verdadera normalidad, en decidir ejercer los derechos, pero también en dejar que otros los ejerzan.

Comprar “followers”

Si no eres firme, la presión de Twitter te puede llevar a sobrevalorar fácilmente el número de seguidores. Realmente, lo más importante no es “cuántos” te sigan, sino la imagen de tu marca en esta red social. Por supuesto, un buen número de seguidores luce más, pero estos tienen que ser reales para que no te pase lo que a Rajoy, que le han “surgido” unos cuantos miles de falsos seguidores que parecen comprados. No obstante, el equipo de comunicación se ha apresurado a negarlo, con poca credibilidad, y habla de “extraña campaña”. Ya.

Un poco de contexto

Moe de Triana cifra en más de 300.000 los falsos seguidores de Mariano Rajoy, que en junio se felicitaba por haber superado los 500.000 (ayer eran casi 600.000). Pero, ¿por qué los políticos hacen estas cosas? En Podemos aseguran que Rajoy no quería que Pablo Iglesias le superara en número de seguidores en Twitter. Pero no es el primero que cae en este error: en pleno apogeo de Patxi López como “el lehendakari twittero”, José Antonio del Moral calculó 50.000 falsos seguidores de un López que, por entonces, tenía un total de 60.000 en esta red social.

Marca PP

La polémica del número de seguidores que tiene Mariano Rajoy en Twitter carece de importancia aunque sí ayuda a identificar qué le parece relevante al personaje (las mayorías) y qué no (las personas). Pero el guionista Xose Morais presentaba ayer otras dos claves que quiere colarnos el PP: “Por lo visto, la regeneración democrática consiste en hacer un pucherazo electoral y en registrar a tu nombre el logo de otro partido”. La última referencia, la de un concejal del PP en Valencia que ha registrado la marca “Guanyem” también fue muy comentada en Twitter.

Vascos terroristas

Eso seguiremos siendo para algunos durante muchos años. Y con esta culpa tienen que cargar a medias ETA y su entorno, y quienes son incapaces de distinguir entre una cabalaza y una castaña. Y no hace falta que hablemos de víctimas del terrorismo o de política en Euskadi, solo es necesario un partido de la selección española de fútbol para encontrar en Twitter que San Jose “igual pone una bomba el muy hijo de puta” y por eso tiene que ir “a tomar por culo, etarra”. Ambos tweets los escribe el mismo que se pregunta: “Consideran seleccion española a un equipo lleno de nacionalizados, independentistas vascos y catalanes ? Asco” (sic).