¡Así, así, así empata el Madrid!

Esta película ya la hemos visto muchas otras veces con el Real Madrid.

Vaya arbitraje… (Foto: Athletic Club)
Lamentable pero es así. El Athletic le va ganando en su casa 0 a 1. Minuto 87 y gol del Real Madrid en claro fuera de juego de Sergio Ramos, que hace intención de tocar el balón. Por supuesto, el línea no lo ve. Así como tampoco ven una mano como un sol de Carvajal en el primer tiempo en su área. E incluso en el segundo tiempo otro brazo de Carvajal rechazando un tiro que entraba,… En fin… esto es el fútbol, así es el Madrid y así actúan los árbitros favoreciéndolo. Esta vez incluso no me he enfadado tanto… triste pero creo que me he acostumbrado… ya me parece hasta casi normal que nos roben. Si le roban al Bayern, si le roban a la Juve… pues será normal que nos roben también a nosotros. Esta vez el fenómeno trencilla era Martínez Munuera… pero ¡qué más da! Se llame como se llame siempre pasa lo mismo. No me olvido de los linieres que la mayor parte de las veces la culpa es de ellos. De estos no sabemos los nombres, pero… ¡ni falta que hace! Por cierto, Cristiano, ¡deja de tirarte en las áreas! Menos mal que el árbitro no ha picado (hubiese sido la guinda), pero eso sí, te ha perdonado la tarjeta que te merecías por tirarte.
Y no se me olvida el nuevo detallito de “señorío y deportividad” de los blancos no tirando el balón fuera con Íñigo Lekue en el suelo, cuando en el primer tiempo Córdoba ha frenado un contrataque al dolerse Carvajal. Lamentables.
Y ahora, hablando de fútbol (lo otro es asqueroso), decir que de nuevo Kepa ha estado excepcional. Supongo que se estarán comiendo los higadillos en Madrid por la pifia de dejar escapar a este porterazo… ¡qué se lamenten lo que quieran! Él ha conseguido mantener al Athletic en el partido con sus intervenciones.
Mucho nivel también en Íñigo Martínez y en Unai Núñez. No echo de menos a Aymeric absolutamente nada.
Iñaki Williams definiendo cara a puerta como le pedimos… perfecto, tras pase maravilloso de Íñigo Córdoba que lo deja solo frente al portero.
En general todo el equipo ha estado muy bien. Es dificilísimo aguantar al Madrid en su campo y a su ataque continuo, pero lo han conseguido, de nuevo, como en Villarreal, con un trabajo coral de todo el equipo.
La pregunta otra vez es la misma ¿por qué son capaces de jugar así, en el estadio de la Cerámica y en el Bernabeu y luego hacerlo tan mal en San Mamés? Ni idea. ¿Cúal será la versión contra el Levante el lunes? A saber…
¡A por el Levante y aúpa Athletic!

Agur a otro hincha del Athletic

Seguramente éste es el comentario más difícil que he escrito porque es sobre mi padre, Valentin Iriarte Gómez, fallecido la semana pasada. Alguna vez he confesado que la culpa de mi locura por el Athletic es suya y que le estoy muy agradecida, porque ¡bendita locura! Mi padre siempre ha estado relacionado con el deporte. Desde crió jugaba al futbol y lo hizo en varios equipos (muchas veces acompañado de su hermano Iñaki): el Lagun Beti, el Acero, el Juventus, el Indautxu, el Moraza, el Trueba de Espinosa de los Monteros,… seguro que me dejo algunos. Pudo haber jugado en el Athletic pero su padre no le dejó porque eran tiempos duros y tenía que trabajar para ayudar a la familia. Lo que son las cosas… ahora si jugases en el Athletic ayudarías a tu familia y a las siguientes generaciones. Antes… no te daba ni para que viviera tu propia familia. Lo que sí que jugó fue en el Athletic veteranos durante seis o siete años porque había jugado con los jugadores rojiblancos en otros equipos.

Valen agachado, agarrando del hombro a Jose Luis Arteche (Foto: Cecilio hijo)
Valen agachado, agarrando del hombro a Jose Luis Arteche (Foto: Cecilio hijo)
Así que yo me crié viendo partidos y fotos suyas con Zarra, Iriondo, Eneko Arieta, Orue, Artetxe, Maguregui, Panizo, Piru Gainza, Garai, Etura, Koldo Aguirre, Gorostiza, Rentería, … y muchos otros que se me olvidan. Con los que jugaba y de los que era amigo. Y si algo era mi padre era amigo de sus amigos. De hecho mis padrinos eran Eneko Arieta, Arieta I, y su mujer Begoña, muy amigos de mis padres en aquella época. Así, era francamente difícil que no me gustase el fútbol o que no fuese del Athletic. Mi padre hizo que yo creciese entre Garellano, Mallona, Olaveaga, San Mamés, Artxanda,… ¡La de fútbol que podíamos ver! Además no sólo fue jugador, era de los que se implicaba y acababa en directivas. Llegó a ser presidente del Moraza, varios años, donde se dio la curiosidad de que era jugador y presidente a la vez.
En el banquillo de San Mamés durante una final de la Copa Vizcaya, siendo presidente del Moraza (el de la izquierda)
En el banquillo de San Mamés durante una final de la Copa Vizcaya, siendo presidente del Moraza (el de la izquierda)
Así mismo, era presidente de honor del Indautxu, nombramiento que le hicieron después de ser presidente del club durante la época dorada de este equipo, cuando estaba en Segunda División. Y como historia que siempre le gustaba contarnos estaba, que la iluminación que aún hoy en día se conserva en la estación de Garellano, la consiguió él, no sin esfuerzo, cuando era presidente. Dicha iluminación para la época era una de las mejores del país, dentro de los campos de fútbol. Pues bueno era él, de Bilbao centro centro, consiguiendo lo mejor de lo mejor para su Indautxu. Así que siempre que paso por ahí y veo las torretas de focos me acuerdo de él.
Su curriculum deportivo se completa con su presencia en las directivas del Casco Viejo de Bilbao de Hockey sobre hielo, y su presidencia en el Vizcaya Hockey Club (cambia el nombre pero era el mismo equipo), con el que se consiguieron muchos títulos de Liga y de Copa.
De presidente con el equipo en la pista de hielo de Nogaro
De presidente con el equipo en la pista de hielo de Nogaro
Por cierto, una de estos títulos de Copa el equipo lo logró en Barcelona, precisamente “robándosela” al anfitrión, el Barça, que era uno de los mejores y por supuesto, el favorito para hacerse con el título, por jugar en su casa. A ver si es premonitorio, y este año logramos lo mismo en el Camp Nou.
Mi padre, más de Bilbao que las baldosas, nos pidió que echásemos sus cenizas en el Pagasarri. ¡Cómo no! Así que para acabar con una nota de humor, como a él le gustaba, ya que siempre estaba contando chistes, os diré que si alguna vez vais al Pagasarri y oís: “¡Cuidado, que me estás pisando!”, pensad que seguramente será Valentín Iriarte que estará ahí arriba, descansando, con sus amigos, y contándoles chistes, mientras ven a su Indautxu, a su Begoña, a su Acero, y por supuesto a su Athletic, jugar y convertirse de nuevo este año, en campeón de Copa. ¡Qué así sea!
Goian bego!