ATHLETIC TXAPELDUN!!!

Desde luego el título no es el más original que he puesto, ni el más imaginativo. Simplemente es el mejor. El mejor por el significado. ¡Por fin! Treinta y un años persiguiéndolo y POR FIN, se ha conseguido.

¡Gracias Athletic!
¡Gracias Athletic!
El sábado decía, en mi anterior comentario, que el Athletic merecía un título y lo necesitaba. Por eso mismo, y por la cercanía de la meta, después del partido del viernes, estos tres días han sido muy largos, muy muy largos, por la incertidumbre de si nuestros leones iban a ser capaces de aguantar el asedio del mejor equipo de la historia. El Barcelona es mucho equipo y aunque en La Catedral el Athletic les barrió del campo, no nos podíamos fiar en absoluto. El miedo es libre y yo tenía mucho. No es falta de confianza en los rojiblancos, es la misma realidad la que decía que si alguien podía remontar ese resultado tan abultado, eran ellos. Los mismos que nos han dado para el pelo tantas veces y en tantas finales. ¡Por fin, se la devolvemos! Me da igual que estemos al principio de temporada y su poco rodaje. También nosotros estamos poco rodados. Nuestros chicos han sido capaces de ir al Camp Nou y empatar allí a uno, consiguiendo no sólo la Supercopa, sino que encima el resultado global ha sido nada más y nada menos que un 5 – 1. Palabras mayores. David ha derrotado a Goliat. La juventud, la inexperiencia,… han sido sustituidas por el coraje, la fuerza, y el hambre… de unos jugadores mayoritariamente inferiores en lo deportivo a los culés, pero que han dado todo lo que tenían, consiguiendo lo máximo a lo que podían aspirar. Un título. Han obrado el milagro. Un milagro que muchos, todos hemos perseguido desde hace 31 años, y repito, POR FIN, estos jugadores lo han logrado.
Cuando Aduriz ha conseguido el gol he empezado a llorar y no podía parar. Llanto incontrolable por saber que ya estaba, que se había conseguido, que tras tantos años sin nada que echarse a las manos, la Copa era nuestra. Una Copa. Otra Copa. Algo tan normal antes, pero tan raro o imposible en la actualidad. Lágrimas de tranquilidad, de alegría. Lágrimas por todos los jugadores a los que les hubiese gustado levantarla (habiendo jugado alguna final) y no habiéndolo conseguido. Por los jugadores que aún mereciéndolo por calidad, ni siquiera tuvieron la posibilidad de disputar una final. Por Iraola o por Toquero que ya no están en el equipo (aunque estén). Por Gurpegi que ha logrado levantar un trofeo que tanto deseaba y merecía. Por mi padre que estará encantado en el cielo con todos sus amigos zurigorris (Zarra, Eneko Arieta, Lezama, Jose Iragorri, Txema Landa…) Por todos esos niños, mis hijos incluidos, que me han preguntado estos días que cuándo sacan la gabarra. Por todas las personas mayores que pensaban que se iban a ir sin volver a ver al Athletic campeón. Por todos los que necesitaban un título para seguir creyendo. Por los que piden extranjeros para que tarden un poco más en volver a solicitarlos. Lágrimas, ¡qué demontre!, por mi también, que tuve la suerte de vivir los anteriores títulos de Ligas y Copas, pero que quiero dejar de contárselo a nuestros pequeños, porque ellos también habrán vivido una como protagonistas, y ya no pensarán que casi les mentimos, que eso es imposible que ocurriese. Lágrimas también por todos los athleticzales que lo han pasado tan mal o peor que yo. E incluso por los que nos tiene que aguantar con nuestra locura, que son aficionados más tranquilos, o más racionales, o que ni siquiera son aficionados.
Y para acabar lágrimas por el milagro que es el Athletic con su filosofía. Un equipo que se asemeja a una isla minúscula que por momentos parece poder acabar devorada por este mar o este fútbol actual. Parece, digo, sólo parece, porque es imposible que suceda por la afición que tiene detrás. Afición que sin un triste título que llevarse a la boca ahí ha estado a las duras y a las maduras durante 31 años. Así que esta Supercopa va para todos ellos, va para todos nosotros, va para las generaciones anteriores y para las futuras que ya tienen algo más que contar. Así nuestros hijos podrán contar a sus hijos, vivida en primera persona, la Supercopa ganada, al Campeón de todo de ese año, al Barça, al que se le ha privado de su sexto título en un solo año… al campeón de la Champion, al campeón de la Liga, al campeón de la Copa, al campeón de la Supercopa europea,… a ese mismo Barcelona. ¿Y quién lo ha conseguido? El ATHLETIC Y SU AFICIÓN ¡¡Enhorabuena a todos!!
ATHLETIC TXAPELDUN!

ANDONI IRAOLA, Agur a todo un señor

Siempre que llega la hora de la despedida es difícil, y más cuando el que se va es todo un deportista y un gran señor. Y Andoni Iraola lo es. Por supuesto, el anuncio de la despedida lo realizó en Lezama, su casa desde hace 16 años. Ahí es nada. Toda una vida.

Grande, ANDONI IRAOLA
Grande, ANDONI IRAOLA
El otro día se le dio un premio a Matthew Le Tissier, One Club Man, por su fidelidad a unos colores en este caso el Southampton. Desde luego se lo merecía, porque fue un hombre de Club, pero puestos… quizá no hubiese estado mal comenzar la andadura de un premio así, dándoselo a alguien de la casa. Podía haber sido a Andoni. ¿Por qué no? Como ya está hecho y no hay vuelta atrás, que quede claro que el premio también se lo merece él.
Dieciséis años y doce de ellos en el primer equipo. Años en los que ha demostrado una regularidad encomiable y una calidad puesta fuera de toda duda. Otros jugadores pueden provocar discusiones o disputas sobre si debe ser titular o no. En el caso de Andoni, eso pocas veces ha pasado. 507 partidos hasta ahora. 507. ¡Qué barbaridad! El cuarto jugador con más partidos En la historia del Athletic. Y sin despeinarse y sin una palabra más alta que la otra. Hablan de jugador inteligente. Yo añado educado. Ayer leí a un comentarista que decía que le hubiese gustado que fuese más echado para adelante. Más luchador. Más… Pues a mí no. Sino, no hubiese sido Andoni.
Se le preguntó por el mejor partido de los que ha jugado. El comenta que la eliminatoria contra el Manchester United. Supongo que por el escenario, sea La Catedral o el Teatro de los sueños, y por el ganar a un grande de Europa. Para mí también se han quedado como dos partidos referentes. Y sobre el gol, de los 37 que ha metido, no ha dicho nada pero hay que reconocer que el último que ha conseguido meter hasta ahora (todavía tiene tiempo…) fue de una calidad extraordinaria y de esos goles que pocos jugadores pueden firmar, sobre todo siendo laterales.
El momento de la despedida, un acierto porque ya se le nota que se le hacen largos los partidos. Yo ya le he dado desde estas líneas algún palito, pero es que somos así. Se pide el máximo. Y como él dice llevar la camiseta del Athletic es una enorme responsabilidad y hay que estar a tope. Buen momento para dejar paso al siguiente, aunque… se le va a echar de menos muchísimo, de eso no me cabe ninguna duda. Y ahora, haga lo que haga, desearle suerte y recordarle que él siempre será una parte importantísima de la historia de este club. Y ya puestos, hacerle, antes de que se vaya, una petición… jejeje… no hace falta ni que os la diga, ¿verdad? Pues claro. Que levante la Copa el 30 de mayo y que nos la traiga para casa. Vaya colofón sería para su carrera. Mejor broche de oro no podría existir y así, igual que ha entrado en la historia zurigorri la foto de Piru Gainza con la Copa, subido a hombros de Eneko Arieta, quedaría la de Andoni Iraola levantando la Copa en el Camp Nou. ¡Que pasada sería!
¡Aupa Andoni y Aupa Athletic!

Agur a otro hincha del Athletic

Seguramente éste es el comentario más difícil que he escrito porque es sobre mi padre, Valentin Iriarte Gómez, fallecido la semana pasada. Alguna vez he confesado que la culpa de mi locura por el Athletic es suya y que le estoy muy agradecida, porque ¡bendita locura! Mi padre siempre ha estado relacionado con el deporte. Desde crió jugaba al futbol y lo hizo en varios equipos (muchas veces acompañado de su hermano Iñaki): el Lagun Beti, el Acero, el Juventus, el Indautxu, el Moraza, el Trueba de Espinosa de los Monteros,… seguro que me dejo algunos. Pudo haber jugado en el Athletic pero su padre no le dejó porque eran tiempos duros y tenía que trabajar para ayudar a la familia. Lo que son las cosas… ahora si jugases en el Athletic ayudarías a tu familia y a las siguientes generaciones. Antes… no te daba ni para que viviera tu propia familia. Lo que sí que jugó fue en el Athletic veteranos durante seis o siete años porque había jugado con los jugadores rojiblancos en otros equipos.

Valen agachado, agarrando del hombro a Jose Luis Arteche (Foto: Cecilio hijo)
Valen agachado, agarrando del hombro a Jose Luis Arteche (Foto: Cecilio hijo)
Así que yo me crié viendo partidos y fotos suyas con Zarra, Iriondo, Eneko Arieta, Orue, Artetxe, Maguregui, Panizo, Piru Gainza, Garai, Etura, Koldo Aguirre, Gorostiza, Rentería, … y muchos otros que se me olvidan. Con los que jugaba y de los que era amigo. Y si algo era mi padre era amigo de sus amigos. De hecho mis padrinos eran Eneko Arieta, Arieta I, y su mujer Begoña, muy amigos de mis padres en aquella época. Así, era francamente difícil que no me gustase el fútbol o que no fuese del Athletic. Mi padre hizo que yo creciese entre Garellano, Mallona, Olaveaga, San Mamés, Artxanda,… ¡La de fútbol que podíamos ver! Además no sólo fue jugador, era de los que se implicaba y acababa en directivas. Llegó a ser presidente del Moraza, varios años, donde se dio la curiosidad de que era jugador y presidente a la vez.
En el banquillo de San Mamés durante una final de la Copa Vizcaya, siendo presidente del Moraza (el de la izquierda)
En el banquillo de San Mamés durante una final de la Copa Vizcaya, siendo presidente del Moraza (el de la izquierda)
Así mismo, era presidente de honor del Indautxu, nombramiento que le hicieron después de ser presidente del club durante la época dorada de este equipo, cuando estaba en Segunda División. Y como historia que siempre le gustaba contarnos estaba, que la iluminación que aún hoy en día se conserva en la estación de Garellano, la consiguió él, no sin esfuerzo, cuando era presidente. Dicha iluminación para la época era una de las mejores del país, dentro de los campos de fútbol. Pues bueno era él, de Bilbao centro centro, consiguiendo lo mejor de lo mejor para su Indautxu. Así que siempre que paso por ahí y veo las torretas de focos me acuerdo de él.
Su curriculum deportivo se completa con su presencia en las directivas del Casco Viejo de Bilbao de Hockey sobre hielo, y su presidencia en el Vizcaya Hockey Club (cambia el nombre pero era el mismo equipo), con el que se consiguieron muchos títulos de Liga y de Copa.
De presidente con el equipo en la pista de hielo de Nogaro
De presidente con el equipo en la pista de hielo de Nogaro
Por cierto, una de estos títulos de Copa el equipo lo logró en Barcelona, precisamente “robándosela” al anfitrión, el Barça, que era uno de los mejores y por supuesto, el favorito para hacerse con el título, por jugar en su casa. A ver si es premonitorio, y este año logramos lo mismo en el Camp Nou.
Mi padre, más de Bilbao que las baldosas, nos pidió que echásemos sus cenizas en el Pagasarri. ¡Cómo no! Así que para acabar con una nota de humor, como a él le gustaba, ya que siempre estaba contando chistes, os diré que si alguna vez vais al Pagasarri y oís: “¡Cuidado, que me estás pisando!”, pensad que seguramente será Valentín Iriarte que estará ahí arriba, descansando, con sus amigos, y contándoles chistes, mientras ven a su Indautxu, a su Begoña, a su Acero, y por supuesto a su Athletic, jugar y convertirse de nuevo este año, en campeón de Copa. ¡Qué así sea!
Goian bego!

Florentino Pérez, ¡qué poca clase!

Era de las optimistas que pensaba que era imposible que un presidente de todo un Real Madrid, iba a ser capaz de tropezar dos veces en la misma piedra. ¡Qué panchita! Visto que una vez no cedió su estadio para la final, ¿cómo lo iba a dejar ahora? Este hecho me lleva a confirmar la baja categoría que puede llegar a demostrar un Club, que curiosamente es un club que quiere ir de señor, un club deportivo que estaría bien que demostrase cualidades deportivas. No. Imposible.

Florentino Pérez  (Foto: EFE)
Florentino Pérez (Foto: EFE)
Se ve que a mí me han educado de otra manera. Recuerdo que mi padre hace muchos años decía que el Madrid sería lo que fuera, pero que era un club señor. Me contaba una historia para intentar convencerme porque yo lo dudaba. Me decía que un jugador del Athletic, amigo suyo tuvo un infarto mucho después de dejar el fútbol , y recibió un telegrama del Real Madrid, preocupándose por su estado y que si quería algo no tenía más que pedirlo. Pues efectivamente, es un detalle de club señor. No se lo podía negar a mi padre. Pero… Nunca mejor dicho… ERA. Ya desde luego no lo es. El señorío hay que demostrarlo con los hechos, y estos hechos de los que hablo muestran precisamente lo contrario. Hay que ser muy cutre y ruin para no ceder el estadio. Y por supuesto, no me sirve como disculpa que no nos lo deja porque no se lo quiere dejar al Barcelona, porque ya eso sólo, me parece que demuestra muy poco calidad como persona. Si Florentino está respaldado por sus socios, todo lo que estoy diciendo sobre el presidente lo traslado, al que así opine. De todas formas me niego a pensar que esto es lo que piensa la mayoría de los socios de ese equipo. Me niego.
Relacionado con esto me ha llamado poderosamente la atención las reacciones de la prensa o de los que opinan sobre temas futbolísticos, que no critican de forma clara dicha decisión. Algunos se disculpan diciendo que ellos no dejarían San Mamés. Pues igual de mal me parece una cosa que la otra. ¿Por qué no se critica abiertamente? A saber. Hay tantos favores que pagar que cualquiera sabe… casi mejor ignorarlo para que no nos de más asco todavía.
Hablando de asco, tampoco se va a salir de rositas la Federación. ¿No se supone que es la que organiza el torneo? ¿No podría haber mediado para que “el tito Floren” hubiese dejado el Barnabeu? Incluso diría, como es uno de los clubs que participa en el torneo ¿no podría haberle obligado a cederlo? ¡Qué va! Imposible. ¿Y si se enfada el presi blanco? Igual, igual que si se enfada el Barcelona. Noooo. No conviene a la Federación que los dos equipos grandes se enfaden. Da igual que los tejemanejes de estos dos sean asquerosos, inmorales, y sobre todo poco deportivos. Y encima, siempre les quedarán el resto de primos, léase, el resto de clubs sin ningún tipo de poder, para que les rían las gracias y hacer de ellos y con ellos lo que les de la gana a los mal llamados “grandes” porque la grandeza se demuestra con otras acciones. Primos, incluido el Athletic. Que además de ser primo, y enviarle a jugar al peor campo posible la final, a un campo no neutral, ni siquiera van a protestar. Es más, el presidente del club gravemente perjudicado va a salir y va a decir que está muy contento de ir a Barcelona. ¡Toma ya! Esto último, es lo que le reprocho a Josu Urrutia. Ya lo dije el jueves, tenía que haber salido de la reunión llamando a las cosas por su nombre. O incluso antes de la votación negarse a separar los dos bloques como lo hicieron. Supongo que es mucho pedirle. Y, por supuesto, debería romper relaciones con el Real Madrid. Que quede claro que el Athletic no acepta a los que le ningunean.
Por cierto, la anécdota del jugador que comento, era de Eneko Arieta, o eso me contaba mi padre. Eneko, casualmente uno de “los once aldeanos” que hicieron la machada de ganarle la final de la Copa en su estadio al Real Madrid super campeón de aquellos años. ¿Será premonitorio? ¡Ojalá!
¡Aúpa Athletic y a por el mal llamado grande, Barcelona!