¡Así, así, así empata el Madrid!

Esta película ya la hemos visto muchas otras veces con el Real Madrid.

Vaya arbitraje… (Foto: Athletic Club)
Lamentable pero es así. El Athletic le va ganando en su casa 0 a 1. Minuto 87 y gol del Real Madrid en claro fuera de juego de Sergio Ramos, que hace intención de tocar el balón. Por supuesto, el línea no lo ve. Así como tampoco ven una mano como un sol de Carvajal en el primer tiempo en su área. E incluso en el segundo tiempo otro brazo de Carvajal rechazando un tiro que entraba,… En fin… esto es el fútbol, así es el Madrid y así actúan los árbitros favoreciéndolo. Esta vez incluso no me he enfadado tanto… triste pero creo que me he acostumbrado… ya me parece hasta casi normal que nos roben. Si le roban al Bayern, si le roban a la Juve… pues será normal que nos roben también a nosotros. Esta vez el fenómeno trencilla era Martínez Munuera… pero ¡qué más da! Se llame como se llame siempre pasa lo mismo. No me olvido de los linieres que la mayor parte de las veces la culpa es de ellos. De estos no sabemos los nombres, pero… ¡ni falta que hace! Por cierto, Cristiano, ¡deja de tirarte en las áreas! Menos mal que el árbitro no ha picado (hubiese sido la guinda), pero eso sí, te ha perdonado la tarjeta que te merecías por tirarte.
Y no se me olvida el nuevo detallito de “señorío y deportividad” de los blancos no tirando el balón fuera con Íñigo Lekue en el suelo, cuando en el primer tiempo Córdoba ha frenado un contrataque al dolerse Carvajal. Lamentables.
Y ahora, hablando de fútbol (lo otro es asqueroso), decir que de nuevo Kepa ha estado excepcional. Supongo que se estarán comiendo los higadillos en Madrid por la pifia de dejar escapar a este porterazo… ¡qué se lamenten lo que quieran! Él ha conseguido mantener al Athletic en el partido con sus intervenciones.
Mucho nivel también en Íñigo Martínez y en Unai Núñez. No echo de menos a Aymeric absolutamente nada.
Iñaki Williams definiendo cara a puerta como le pedimos… perfecto, tras pase maravilloso de Íñigo Córdoba que lo deja solo frente al portero.
En general todo el equipo ha estado muy bien. Es dificilísimo aguantar al Madrid en su campo y a su ataque continuo, pero lo han conseguido, de nuevo, como en Villarreal, con un trabajo coral de todo el equipo.
La pregunta otra vez es la misma ¿por qué son capaces de jugar así, en el estadio de la Cerámica y en el Bernabeu y luego hacerlo tan mal en San Mamés? Ni idea. ¿Cúal será la versión contra el Levante el lunes? A saber…
¡A por el Levante y aúpa Athletic!

Un gran Celta pierde en San Mamés

¡Qué injusto puede llegar a ser el fútbol!

El gran Fidel Uriarte casi seguro que acompañó en el triunfo
El gran Fidel Uriarte casi seguro que acompañó en el triunfo
Visto el partido de ayer es muy difícil explicar el triunfo del Athletic. El Celta jugó un muy buen partido dominándolo casi de cabo a rabo, excepto los 10 últimos minutos. Tuvieron oportunidades para meternos una goleada. Pero ahí tenemos la frase tan repetida en este deporte de quién perdona paga. Y bien que pagó el Celta ayer. De todas formas si queréis conocer cómo se desarrolló el partido no tenéis más que poner la rueda de prensa pospartido de Ernesto Valverde. Habla con claridad. Muy desacertados en el juego. Muchas facilidades. Unos cuantos jugadores flojos en las entregas. El peor partido del equipo en La Catedral. Muy bien el equipo contrario. Seguramente el que más ocasiones ha creado en nuestro campo. Nos ha tocado cara. Y tanto que cara, Txingurri. Cara, San Mamés, la Virgen de Begoña… y todo el santoral. ¡Qué bonito es el fútbol! Sobre todo si ganas sin jugar casi nada. Eso sí, a alma y a fe y a lucha… no se les puede poner un pero. Empujaron y empujaron hasta llevarse el gato al agua.
Nombres propios. Kepa hizo unas paradas que nos mantuvieron en el partido. Paradas difíciles y complicadas. Sobresaliente. Iñaki Williams, aún estando bastante desafortunado en el primer tiempo, en el segundo fue el que a base de garra y velocidad consiguió ese penalti y expulsión de Roncaglia, que fue el inicio de la remontada. Y el segundo gol fue también asistencia suya. Asi como un par de carreras que pusieron al público en órbita.
También el no dar un balón por perdido de Iñigo Lekue que nos dio en los últimos 15 minutos insistencia, profundidad y peligro.
Bueno y el gol definitivo de Mikel San José al que le vendrá fenomenal el haberlo metido. Moral y a ver si le ayuda a superar el momento bajo en el que se encuentra.
Bueno, tampoco me quiero olvidar del arbitraje calamitoso de Martínez Munuera y sus auxiliares. Unos fenómenos. Ni fueras de banda, ni corners, ni penaltis (dos en la primera parte). No dieron una. Un desastre.
Para acabar, insistir de nuevo que aún jugando mal el Athletic sigue en los puestos de cabeza. Cuando juguemos bien… o nos pasa lo que a los vigueses ayer… o nos salimos de la tabla por arriba.
¡Aúpa Athletic y a por el Racing!

Casi Athletic pero… ¿ayudita al Barça?

Lo hemos tenido. Lo hemos incluso acariciado pero… el Barça es mucho rival y siempre tienen que tener esa ayudita que les da el empujón final. Es el rollo de siempre. Ellos son buenísimos y tienen oportunidades para ganarte de sobra, pero por hache o por be, no lo estaban consiguiendo. No sólo eso, el Athletic iba por delante en el marcador y ha llegado la ayudita, que si no llega a darse, podía haber sido un triunfo definitivo. Tras el gol de Aduriz y los catalanes nerviosos, Susaeta mete un segundo gol pero…  ahí estaba el línea para hacernos la puñeta. Markel no estaba en fuera de juego, era difícil de ver, pero el reglamento dice que ante la duda no hay que pitarlo. Claro, no hay que pitarlo si es a favor de los grandes pero si es en contra y supone gol, por supuesto que se pita. Era el 0 – 2. Posiblemente definitivo pero… En el Camp Nou siempre nos pasa algo. Recuerdo un penalti de Gorka Iraizoz a Henry, que se lo hizo con el labio. En mi vida había visto cosa igual… patada de Henry a Gorka en la boca y penalty. Hay más pero… Si me limito a este partido la falta sobre Messi que supone el segundo gol, ¿es falta? ¿No saca De Marcos el balón? Era la segunda falta a su favor (más que dudosas) en el borde del área, teniendo a Messi, casi medio gol. Y encima si el portero ayuda… gol completo, porque justo Iraizoz en esa jugada ha ayudado… ¡Qué rabia!

¡Único fallo del partido! (Foto: LFP)
¡Único fallo del partido! (Foto: LFP)

Pero a lo que iba… ¡Qué fácil se les pita a ellos, Martínez Munuera!

Si me olvido del árbitro, y me limitó al juego, sí que el Barcelona ha jugado mucho y ha tenido muchísimas oportunidades. De hecho, Gorka Iraizoz estaba siendo el mejor de nuestro equipo, con varias paradas importantes (muchas, pena el fallo en el segundo gol). Pero nosotros también estábamos teniendo alguna oportunidad, no tantas pero sí algunas. Nada más empezar, el tiro raso de Aritz que saca el meta. Y sobre todo, pena que la maravilla plástica, de nuevo de Aduriz, esa soberbia chilena, no entre, sólo porque la suerte se alía con Pinto, que había hecho la estatua, pero… ahí estaba el poste para fastidiar el momento. Eso sí, la belleza, a pesar de no ser gol es impresionante. Seguido, tras repeler el palo, el balón le llega a Susaeta, pero está claro que Markel tiene que tener muchas oportunidades para meter un gol. En el segundo tiempo sí lo ha conseguido pero… era anulado (con lo que te cuesta marcar…). También más tarde ha tenido otra Markel pero el tiro ha sido peor, de hecho Pinto no se ha ni inquietado. No tiene que estar muy contento con su partido Markel, no sólo por las oportunidades perdidas sino también porque ha estado poco afortunado con los pases.

Pena también por todos los balones que podían haber sido contraataques y que Muniain ha desperdiciado uno tras otro. Su cantidad de imprecisiones ha sido desesperante. Los laterales también se han visto un poco desbordados, tanto Balenciaga por Alexis, como De Marcos por Pedrito (¡qué dos jugadorazos!), aunque tampoco han tenido mucha ayuda de sus compañeros en labores defensivas. Sobre Pedrito, decirle que agradezca que juega en el Barça porque tu segunda patada en cualquier otro equipo (salvo el Madrid) hubiese sido segunda amarilla, y a la caseta. ¡Martínez Munuera, cobarde!

Y para acabar, otra pena, que Mikel Rico no haya hecho justicia empatando en ese último tiro que saca Mascherano, cuando parecía que entraba.

Pena porque no merecía perder y pena porque el Sevilla está ahí pisándonos los talones y se podía haber visto un partido el próximo domingo en San Mamés muy tranquilo teniendo a los del Guadalquivir a seis puntos de distancia, o incluso a cuatro. Pero… no ha podido ser. Así que nos toca jugar una final pero esta vez en San Mamés, en nuestro campo. Y hay que hacer que el factor campo sea determinante, que La Catedral, sea más Catedral que nunca. Hay que ganarles, imponernos para decir claramente que nos merecemos la Champions, porque ganamos también al rival que nos persigue. Hay que ir a por ellos Athletic, pero sabiendo que ellos son los que nos tienen que ganar, vamos, que sin locuras. El empate también vale. Aunque, claro, sin salir a por el empate, ya me entendéis.

Athletic, el premio merece muchísimo la pena… así que  ¡A por el Sevilla!

¿Y por qué Herrerín no ha sido titular?

 La semana pasada Iago Herrerín fue el portero titular del Athletic estrenando San Mamés contra el Celta. El segundo gol de los celestes fue un claro error suyo al salir de puños de manera defectuosa y permitir que el delantero con un solo toque metiese un balón, sin peligro, en la red. Hasta ahí, totalmente de acuerdo. No lo hizo bien. Mis peros comienzan aquí. Se supone que Herrerín es un portero por el cual ha apostado el Club, ya que una vez fuera del mismo se le volvió a repescar. Empieza los primeros partidos a jugar, quizá porque Iraizoz se lesiona. Pero contra el Celta se apuesta por él.

Mi pregunta es ¿la apuesta era sólo por un partido? Y voy más allá. Teniendo en cuenta que son sus primeros minutos con el Athletic ¿no habría que haberle dado más partidos? ¿Qué ocurre? ¿Falla y se acabó?

Cuando he visto que el titular contra el Español era Iraizoz no me ha gustado nada, por lo que estoy comentando. Creo que habría que haberle dado más tiempo a Herrerín (¡qué menos que 5, 6 o 7 partidos!). Una vez que empieza el encuentro pienso que a muerte con Iraizoz y que ojalá lo haga bien. Pero… mis buenos deseos tardan en desvanecerse 2 minutos y 30 segundos, que es lo que tarda Gorka en hacer una anchoa, similar a la de Herrerín contra el Celta, y que no acaba en gol de auténtico milagro. Su salida de puños es tipo Arcomanta (un personaje de Forjes del Mundial 82), a por uvas.

¿Salida de puños?
¿Salida de puños?

Más tarde viene el gol, que se inicia con un rechace suyo de puños que no llega más allá del borde del área, y que después va a Víctor Sánchez que se saca un tiro buenísimo, pegado al poste, pero que casualmente era el poste que más cerca tenía Iraizoz. Chut increíble, pero otro portero podría haber hecho más (tampoco Muniain ni Mikel Rico están muy lucidos en esta jugada). El tercer gol… (sus compañeros también missing) dos paradas seguidas, y la tercera que era la más sencilla, por ser un remate de cabeza flojo que se lo tiran al cuerpo, va y se lo “autointroduce” (me he inventado el término…) él mismo en la portería.

Todo me lleva a hacer más preguntas: ¿Gorka lo ha hecho mejor que Herrerín el otro día? Lo voy a contestar yo. Está claro que no. No ha mejorado la actuación de Iago del otro día, ni tampoco la de la Real.

Más preguntas: ¿Y ahora va a seguir Gorka de titular? Lo lógico sería que no porque si el tema funciona con que el que falla se va al banquillo. Gorka no lo ha hecho bien, por tanto, debería volver al banquillo. Si sigue Gorka de titular el siguiente partido ¿qué pensaría yo? Lo que actualmente pienso: que este portero tiene bula. El año pasado falló más que una escopeta de feria, y ahí estuvo toda la Liga. Sólo se le quitó dos partidos seguidos que jugó Raúl. El primer partido muy bueno por su parte, y el segundo contra la Real malo, con varios fallos claros. Pero… A Raúl no se le dieron más oportunidades. Volvió Gorka, hizo dos partidos buenos pero de ahí en adelante volvió a sus fallos repetitivos y constantes. Eso sí el siguiente encuentro ahí seguía de titular.

Para acabar que me explique alguien por qué a Gorka se le dan tantas oportunidades (cuando sigue fallando y fallando) y a los jóvenes, que vienen de la cantera no. De hecho, da la sensación que a los jóvenes sólo se les permite fallar una vez. Lo cual no es precisamente el ideal de un equipo de cantera… que ¡oh, casualidad!, es lo que somos nosotros.

P.D. ¡Qué poca vergüenza tiene que tener el árbitro (Martínez Munuera) para no pitar ese penalti hecho a un metro de su nariz! Y van…