Casi Athletic pero… ¿ayudita al Barça?

Lo hemos tenido. Lo hemos incluso acariciado pero… el Barça es mucho rival y siempre tienen que tener esa ayudita que les da el empujón final. Es el rollo de siempre. Ellos son buenísimos y tienen oportunidades para ganarte de sobra, pero por hache o por be, no lo estaban consiguiendo. No sólo eso, el Athletic iba por delante en el marcador y ha llegado la ayudita, que si no llega a darse, podía haber sido un triunfo definitivo. Tras el gol de Aduriz y los catalanes nerviosos, Susaeta mete un segundo gol pero…  ahí estaba el línea para hacernos la puñeta. Markel no estaba en fuera de juego, era difícil de ver, pero el reglamento dice que ante la duda no hay que pitarlo. Claro, no hay que pitarlo si es a favor de los grandes pero si es en contra y supone gol, por supuesto que se pita. Era el 0 – 2. Posiblemente definitivo pero… En el Camp Nou siempre nos pasa algo. Recuerdo un penalti de Gorka Iraizoz a Henry, que se lo hizo con el labio. En mi vida había visto cosa igual… patada de Henry a Gorka en la boca y penalty. Hay más pero… Si me limito a este partido la falta sobre Messi que supone el segundo gol, ¿es falta? ¿No saca De Marcos el balón? Era la segunda falta a su favor (más que dudosas) en el borde del área, teniendo a Messi, casi medio gol. Y encima si el portero ayuda… gol completo, porque justo Iraizoz en esa jugada ha ayudado… ¡Qué rabia!

¡Único fallo del partido! (Foto: LFP)
¡Único fallo del partido! (Foto: LFP)

Pero a lo que iba… ¡Qué fácil se les pita a ellos, Martínez Munuera!

Si me olvido del árbitro, y me limitó al juego, sí que el Barcelona ha jugado mucho y ha tenido muchísimas oportunidades. De hecho, Gorka Iraizoz estaba siendo el mejor de nuestro equipo, con varias paradas importantes (muchas, pena el fallo en el segundo gol). Pero nosotros también estábamos teniendo alguna oportunidad, no tantas pero sí algunas. Nada más empezar, el tiro raso de Aritz que saca el meta. Y sobre todo, pena que la maravilla plástica, de nuevo de Aduriz, esa soberbia chilena, no entre, sólo porque la suerte se alía con Pinto, que había hecho la estatua, pero… ahí estaba el poste para fastidiar el momento. Eso sí, la belleza, a pesar de no ser gol es impresionante. Seguido, tras repeler el palo, el balón le llega a Susaeta, pero está claro que Markel tiene que tener muchas oportunidades para meter un gol. En el segundo tiempo sí lo ha conseguido pero… era anulado (con lo que te cuesta marcar…). También más tarde ha tenido otra Markel pero el tiro ha sido peor, de hecho Pinto no se ha ni inquietado. No tiene que estar muy contento con su partido Markel, no sólo por las oportunidades perdidas sino también porque ha estado poco afortunado con los pases.

Pena también por todos los balones que podían haber sido contraataques y que Muniain ha desperdiciado uno tras otro. Su cantidad de imprecisiones ha sido desesperante. Los laterales también se han visto un poco desbordados, tanto Balenciaga por Alexis, como De Marcos por Pedrito (¡qué dos jugadorazos!), aunque tampoco han tenido mucha ayuda de sus compañeros en labores defensivas. Sobre Pedrito, decirle que agradezca que juega en el Barça porque tu segunda patada en cualquier otro equipo (salvo el Madrid) hubiese sido segunda amarilla, y a la caseta. ¡Martínez Munuera, cobarde!

Y para acabar, otra pena, que Mikel Rico no haya hecho justicia empatando en ese último tiro que saca Mascherano, cuando parecía que entraba.

Pena porque no merecía perder y pena porque el Sevilla está ahí pisándonos los talones y se podía haber visto un partido el próximo domingo en San Mamés muy tranquilo teniendo a los del Guadalquivir a seis puntos de distancia, o incluso a cuatro. Pero… no ha podido ser. Así que nos toca jugar una final pero esta vez en San Mamés, en nuestro campo. Y hay que hacer que el factor campo sea determinante, que La Catedral, sea más Catedral que nunca. Hay que ganarles, imponernos para decir claramente que nos merecemos la Champions, porque ganamos también al rival que nos persigue. Hay que ir a por ellos Athletic, pero sabiendo que ellos son los que nos tienen que ganar, vamos, que sin locuras. El empate también vale. Aunque, claro, sin salir a por el empate, ya me entendéis.

Athletic, el premio merece muchísimo la pena… así que  ¡A por el Sevilla!

¡Partidazo del Athletic contra el Barça!

El rival hace que multipliquemos el valor de la victoria, por cuatro, pero es normal. Primera derrota en Liga del Todo poderoso Barcelona. Y han sido nuestros chicos, los de Txingurri, quien se la han infligido. Bien, no. Genial. Además al Barça, con las ganas que le tenemos, desde siempre, pero mucho más desde las finales. Y no soy rencorosa… jeje.

¡Qué mejor homenaje!
¡Qué mejor homenaje!

Lo que ha hecho hoy el Athletic ha sido la mejor forma de homenajear a un presidente que nos ha dejado. Beti Duñabeitia, de quien mi padre siempre ha hablado fenomenal (era de su quinta y un buen amigo), un trabajador, como lo han sido hoy más que nunca los leones. O quizá más que leones, gladiadores (como me ha dicho otro amigo). Le he respondido que me gustaría saber el número de kilómetros que han hecho todos ellos. ¡Qué derroche de energia! El rival lo exigía, igual que todos me diréis, pero… en realidad no. El Barça lo exige más por la calidad que atesora. Los catalanes en el primer tiempo han tenido un par de jugadas de Play Station, que no han acabado en gol, de milagro. Uno de los milagros ha sido la mano que Iraizoz le ha sacado a Neymar en un balón que ya estaba dentro. Lo curioso del caso es que Iraizoz no ha tenido que parar más, a pesar de que Martino ha dicho que sus jugadores han estado muy bien y que han merecido más. Hombre, no estoy de acuerdo. Si algún portero ha intervenido hoy más ha sido Pinto. Incluyendo una palomita que le ha quedado, desde mi punto de vista, RIDÍCULA. El Athletic ha tenido más oportunidades, ha sido el que más ha tirado a puerta. El que más lo ha buscado no puedo decir, porque el Barcelona no ha bajado los brazos en ningún momento. Aunque el gol les ha caído como un mazazo y a partir de ahí eran incapaces de casi sacar el balón de su campo porque los rojiblancos seguían inmensos en la presión, todos, absolutamente todos. Aunque si tenemos que destacar un nombre en esta faceta, por supuesto destaca el de Toquero. Es como un milagro que haya podido acabar el partido. Ya me gustaría saber los kilómetros que ha hecho, aunque es probable que haya pasado de vueltas el cuenta kilómetros Pena que no haya podido redondear su trabajo con un gol. Pero aún y sin gol, su trabajo hoy ha sido fundamental. ¡Bravo Gaizka!

Destaco a todos, pero por mencionar más nombres, Rico e Iturraspe han sido providenciales tapando o haciendo casi desaparecer el centro del campo catalán. De hecho hemos tenido pocas noticias de Xabi e Iniesta (sustituidos los dos uno entre aplausos y el otro entre silbidos de San Mamés, como todo el partido) y el que hayan pasado desapercibidos ha sido gracias a Mikel y Ander, aunque por supuesto, no a ellos solos. También Ander Herrera se ha vaciado y a pesar de estar con la reserva en el segundo tiempo ha sido capaz de recuperar ese balón en el minuto 70 y servírselo perfecto a Susaeta para que la pusiese en el lugar preciso. Y gracias a la ambición de nuestros jugadores no teníamos sólo un jugador en el centro del área, sino dos. No llega Toquero, pero sí Iker, para llevar el éxtasis a la afición rojiblanca. El defensor del Barça estaba con los dos. El Barça dormido, pero los nuestros no, porque querían la victoria. Y a partir de ahí, más cerca el 2-0 que el empate. Repito, que ha sido una pena que ese cabezazo a bocajarro de Gaizka haya ido justo al cuerpo de Pinto. Hubiese sido el no va más.

Hablando de penas también lo ha sido la lesión de Balenciaga, que hasta ese momento, lo estaba haciendo muy bien. A ver si se queda en nada porque se estaba asentando en el equipo y sería una faena volver a salir de él, con lo que cuesta asentarse en el “maldito” lateral izquierdo.

Por último, a disfrutar dos semanitas de la situación en la que nos encontramos en Liga. ¡En Champion y con 29 puntazos!. Y entre medio, a luchar por la Copa en Vigo. ¡A por el Celta!