Pensemos en los presos

La guerra de los lazos amarillos poco tiene que ver ya con los políticos presos que motivaron su utilización, y eso es una victoria de quien quiere que sigan en las cárceles y que dejemos de ver los famosos lazos amarillos. Por eso creo que son las personas responsables de la difusión de este símbolo lo son también el buen uso del mismo también por parte de quienes tienen las mejores intenciones: que nadie se olvide de los detenidos ni de la injusticia que con ellos se está cometiendo. No podemos entrar en el juego de la batalla de colores que pretende la oposición en Catalunya.

¿A quién le importan más los colores?

Solo hay que ver lo que prepara la liga de Tebas para el Girona-Barcelona que, si nadie lo impide, se jugará en Miami: un montón de iconografía española impuesta a buena parte de los aficionados catalanes que se desplacen a EE.UU. a seguir a sus equipos. La elección de un derby catalán y la imposición de las banderas españolas no puede ser una casualidad. Y si lo es, es porque el fútbol no solo enriquece a los más pillos, también regala capacidad de decisión a los menos listos. La de los colores es una batalla en la que se sienten cómodos los que tienen un estado, no les hagamos el juego.

Hablando de EE.UU.

Se trata de un país extremadamente liberal, tanto que unas empresas tienen capacidad para cubrir de oro a la liga española (ya de por sí empapelada de billetes) pero el estado no garantiza los cuidados de su población: un consultor de 87 años ha tenido que subirse a un camión para pagar el tratamiento de su mujer, ya que con su edad es el único sector en el que veía posibilidades de crecimiento económico. No es el único: más de 250.000 personas jubiladas mayores de 85 años han regresado a algún tipo de oficio en el último año allí, la mayoría obligadas por la falta de recursos.

Doblejetas

Miren, si una persona decide convertir una vivienda que no usa en un piso de alquiler, bien permanente, bien ocasional (o turístico), y se hace cargo de sus responsabilidades como casero en la comunidad de vecinos y pagando los impuestos que le tocan, me parece bien. Pero lo que me parece en todo punto censurable es que algunos pretendan hacer negocio con las viviendas de VPO que entre todos les hemos pagado (al menos, en parte). Así que las medidas que toman en Donostia para vigilar ese negocio con vivienda pública, y que cuentan en El Confidencial, me parecen estupendas.

El diésel ya está muerto

Y lo hemos matado los consumidores: casi nadie va a comprar ya un vehículo que consuma diésel, y hasta quienes lo han adquirido recientemente están haciendo ya cálculos para cambiar de motorización. El diésel ya está muerto porque el mercado, es decir: nosotros, no lo queremos, y aunque las autoridades reculen, la etiqueta de “obsoleto” y, sobre todo, la de “más caro”, ya están puestas. ¿Esto es bueno? ¿Es malo? ¿Para el planeta? ¿Para la industria? Tengo la sensación de que no nos lo han explicado bien pero alguien ha logrado su objetivo tocando la tecla adecuada.

Buenas noticias

No es habitual que en los periódicos demos buenas noticias. De hecho, las malas, si se fijan, solo son “las noticias”, son las buenas las que tenemos que calificar. Hoy les traigo, para variar, una noticia estupenda: los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias han salido adelante después de dos meses de lucha de toda la familia. La política, no lo olvidemos, la hacen las personas, y los políticos (y alguna vez confieso que se me olvida) sienten, padecen y son felices con las mismas cosas que sus votantes o quienes comentamos sus pasos. Ni más ni menos. Zorionak a Leo, a Manuel, a Irene y a Pablo.

Todo eso ya estaba allí

Pablo Iglesias e Irene Montero han dado a conocer el estado de sus hijos del mismo modo que el primero dio a conocer junto a Tania Sánchez que su relación de pareja se terminaba: con una carta firmada por ambos y publicada, a la vez, en Facebook y Twitter. Una carta en la que, esta vez, dan las gracias a los reyes de España, a los compañeros de otros partidos y a la sanidad pública. Es decir, a la casta y a lo que, según ellos, no funciona. No aprovecho un momento de debilidad: pongo de manifiesto que en la vida, cuando ya te juegas algo, todos dejamos atrás la adolescencia y empezamos a ser adultos.

Willy Toledo, la víctima

La justicia española falla más que una escopeta de feria: víctimas de verdad, como la de La Manada, se sienten desprotegidas y el resto de mujeres, desamparadas. Y amigos de los victimarios acaban siendo convertidos en mártires. En este último caso me refiero a Willy Toledo, que no reconoce a un dictador cuando lo tiene delante y que ahora se ha convertido en el último icono de la injusticia española porque ésta le reclama después de que no se presente a declarar por sus blasfemias. Ojalá se presente, le absuelvan (lo contrario sería ridículo) y todos dejen de vestirle de santo.

Se acabó, Mourinho

Yo era mourinhista… hasta que nos enteramos de que también él había defraudado a Hacienda. El entrenador lo negó en repetidas ocasiones y ahora ha pactado un año de cárcel y 3,3 millones de euros de fraude que tendrá que resarcir. Es cierto que su declive deportivo coincidió con la noticia de su desfalco y que es fácil hacer leña del árbol caído, pero no es menos cierto que es labor de todos, especialmente de los medios, no ensalzar a personajes que, siendo millonarios, deciden no contribuir como todos. Y Messi, por cierto, está en la misma situación.

Los chollos serán los “kilómetro cero”

Seguro que usted también ha leído la noticia de que en agosto los concesionarios de coches han batido su récord de ventas por las ofertas antes de que entren en vigor los nuevos impuestos por contaminación de los vehículos. Pero no se arrepienta de haber llegado tarde si esta oportunidad le pilló con el bañador y el tinto de verano: en Motorpasión explican que el récord es de matriculación, y que al mismo han contribuido los concesionarios que volverán a sacar su stock a la venta ya como seminuevos o “kilómetro cero”. Esta vez no podrán elegir el color… pero sí el descuento.